Coman­dan­te Chá­vez: ¿has­ta dón­de lo lle­va­rán esos cami­nos?- Nar­ci­so Isa Con­de

Nun­ca pen­sé hacer­me esta pre­gun­ta en rela­ción con los pasos a dar por el coman­dan­te Hugo Chá­vez.

Ha sido tan valio­so su apor­te des­de que como mili­tar con­tri­bu­yó a for­jar el Movi­mien­to Revo­lu­cio­na­rio Boli­va­riano-200 (MRB-200), el cual le per­mi­tió enca­be­zar una valien­te e impac­tan­te insur­gen­cia mili­tar con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo y la corrup­ción encar­na­da en régi­men de Car­los Andrés Pérez, que con­fie­so nun­ca pasó por mi muer­te que sería nece­sa­rio hacer este tipo de cues­tio­na­mien­to.

El res­pe­to, la admi­ra­ción, el reco­no­ci­mien­to sin­ce­ro a su irrup­ción como pun­ta de lan­za de la nue­va la inde­pen­den­cia con­ti­nen­tal, no deja­ba espa­cio en mí ser para pen­sar en la posi­bi­li­dad de una situa­ción como la que esta­mos vivien­do y sufrien­do en estos días amar­gos.

Algo refor­za­do por nues­tra pro­xi­mi­dad al ejem­plo del coro­nel Caa­ma­ño, líder polí­ti­co- mili­tar de la ges­ta nacio­nal mas impor­tan­te del siglo XX, tan apre­cia­da por el pro­pio Chá­vez y tan pare­ci­da al pro­yec­to que él ha encar­na­do en este nue­vo siglo. En con­se­cuen­cia solo una iden­ti­dad fun­da­men­tal y un inmen­so cari­ño polí­ti­co podían alo­jar­se en mi cora­zón en cuan­to a todo lo rela­cio­na­do con la deno­mi­na­da revo­lu­ción boli­va­ria­na por él enca­be­za­da.

A la valo­ra­ción de sus con­vic­cio­nes anti­im­pe­ria­lis­tas se le agre­gó su pro­cla­ma a favor de un socia­lis­mo que supe­ra­ra las expe­rien­cias falli­das del siglo pasa­do (algo que ha ocu­pa­do una par­te de mis inquie­tu­des y esfuer­zo teó­ri­co-polí­ti­cos), acom­pa­ña­das has­ta hace poco de una con­sis­ten­te sen­si­bi­li­dad social y huma­na.

  • Las sinuo­si­da­des del pro­ce­so y los dere­cha­zos recien­tes.
  • Cier­to que al paso de los años el pro­ce­so se estan­có y, en cier­ta medi­da, se defor­mó a par­tir de la ges­ta­ción y desa­rro­llo en su inte­rior de una espe­cie de nue­va bur­gue­sía buro­crá­ti­ca (“boli-bur­gue­sía”), gene­ra­da a tra­vés de la corrup­ción de Esta­do; nue­vo con­glo­me­ra­do social aus­pi­cia­dor de un vira­je hacia una varian­te de esta­tis­mo refor­mis­ta social-demo­cra­ti­zan­te, en lugar de la revo­lu­ción de orien­ta­ción socia­lis­ta mil veces pro­me­ti­da.

    Pero no más cier­to es que todo esto, real­men­te preo­cu­pan­te, podía enten­der­se como algo toda­vía en dispu­ta, no defi­ni­ti­vo, caren­te has­ta hace poco de líneas de recon­ci­lia­ción con fuer­zas enemi­gas a muer­te del pro­mi­so­rio pro­ce­so trans­for­ma­dor empren­di­do en los albo­res del nue­vo siglo.

    Sin embar­go, lamen­ta­ble­men­te no tar­da­ron en apa­re­cer polí­ti­cas públi­cas real­men­te omi­no­sas que apun­tan en esa nefas­ta direc­ción.

    Por­que si las deten­cio­nes y depor­ta­cio­nes de repre­sen­tan­tes de la izquier­da vas­ca… si la entre­ga al Esta­do colom­biano de gue­rri­lle­ros del ELN y de las FARC, des­per­ta­ron jus­ti­fi­ca­das inquie­tu­des en el cam­po de las fuer­zas de izquier­da a esca­la mun­dial, el apre­sa­mien­to y extra­di­ción de Joa­quín Pérez Bece­rra des­ató una olea­da crí­ti­ca con fuer­tes ingre­dien­tes de indig­na­ción y serias aprehen­sio­nes res­pe­to a la posi­bi­li­dad con­ce­sio­nes aun mas gra­ves y per­ma­nen­tes, que evi­den­cia­rían la entro­ni­za­ción de la ten­den­cia a pac­tar con el opro­bio­so régi­men colom­biano, renun­cian­do a caros y vita­les prin­ci­pios.

    A raíz de ese hecho des­ga­rra­dor, el Minis­tro de Defen­sa Rodri­go Rive­ra, repre­sen­tan­do al régi­men nar­co-para-terro­ris­ta de Colom­bia, aho­ra pre­si­di­do por Juan Manuel San­tos, decla­ró lo siguien­te:

    “de for­ma resuel­ta, sin vaci­la­cio­nes, el gobierno de Vene­zue­la, en un tema coor­di­na­do con el pre­si­den­te Chá­vez direc­ta­men­te, nos ha res­pon­di­do envián­do­lo a Colom­bia. Y nos han dicho que fren­te a cual­quier infor­ma­ción como esta que les demos, ellos van a res­pon­der de la mis­ma mane­ra» (APORREA 01−05−11)

    De pri­me­ra inten­ción no pocas per­so­nas, ante el anun­cio colom­biano de ese com­pro­mi­so del pre­si­den­te Chá­vez a actuar de mane­ra simi­lar a futu­ro, pudie­ron inter­pre­tar­lo como una exa­ge­ra­ción de quie­nes infla­dos por esa “vic­to­ria” con­cre­ta, esti­mu­la­ban y pre­sio­na­ban a la par­te vene­zo­la­na a seguir esa ruta de con­ce­sio­nes injus­ti­fi­ca­bles, con la idea de seguir pro­vo­can­do su des­gas­te.

    El enor­me cos­to polí­ti­co deri­va­do de esa infe­liz deci­sión, que ope­ró en detri­men­to de la bien gana­da auto­ri­dad moral y del pres­ti­gio revo­lu­cio­na­rio del líder del pro­ce­so trans­for­ma­dor vene­zo­lano, pare­cía ser una con­tun­den­te lec­ción a asi­mi­lar para no con­ti­nuar por eso malos cami­nos.

    La con­sis­ten­te olea­da nacio­nal, con­ti­nen­tal y mun­dial de crí­ti­cas des­ata­das con­tra la deci­sión del coman­dan­te Chá­vez de apre­sar y extra­di­tar ile­gal­men­te a Pérez Bece­rra, fue sin dudas una cla­ra señal sobre la con­ve­nien­cia de dete­ner ese cur­so y, even­tual­men­te, a dejar sin efec­to ese pac­to.

    Ese fue, ade­más el sin­ce­ro deseo de mucho/​as amigos/​as y par­ti­da­rios de la apre­cia­da y valio­sa Vene­zue­la boli­va­ria­na.

    Pero lamen­ta­ble­men­te el Rodri­go Rive­ra tenía razón.

  • Con­se­cuen­cias de la repre­sión del can­to insu­mi­so.
  • La infor­ma­ción del recien­te apre­sa­mien­to (en un ope­ra­ti­vo con­jun­to) y la deci­sión de extra­di­ción del can­tau­tor y diri­gen­te gue­rri­lle­ro colom­biano Julián Con­ra­do, con­fir­man peno­sa­men­te la deter­mi­na­ción del gobierno vene­zo­lano de defen­der a cual­quier pre­cio esa com­pli­ci­dad.

    A pesar de los pesa­res y de las lec­cio­nes de la vida, no hubo replie­gue alguno, mucho menos rec­ti­fi­ca­ción del gobierno vene­zo­lano.

    El gobierno vene­zo­lano no dila­tó en seguir por esa peli­gro­sa pen­dien­te. Ni siquie­ra optó por enfriar­se un poco del calen­tón Pérez Bece­rra. Por­que lo acon­te­ci­do a Julián Con­ra­do, no deja dudas sobre la deter­mi­na­ción del jefe de gobierno vene­zo­lano de situar­se en deter­mi­na­dos aspec­tos repul­si­vos abier­ta­men­te al lado del terro­ris­mo de Esta­do de un régi­men opro­bio­so como el colom­biano.

    El cua­dro se agra­va al pro­pi­ciar jun­to al régi­men colom­biano la con­mo­ve­do­ra cap­tu­ra y extra­di­ción de una gran artis­ta, de un ser humano dedi­ca­do en cuer­po y alma a una legí­ti­ma insur­gen­cia y a for­jar día a día, ver­so a ver­so, nota a nota, com­pás tras com­pás… la expre­sión artís­ti­ca- cul­tu­ral de una rebel­día capaz de apor­tar a la cons­truc­ción de la nue­va Colom­bia.

    Ayer se cri­mi­na­li­zó la plu­ma, el tecla­do, el talen­to de la comu­ni­ca­ción alter­na­ti­va aco­sa­da por ver­du­gos. Aho­ra se pena­li­za la voz, la gui­ta­rra, el acor­deón, la poesía…En ambos casos se asu­mió absur­da­men­te la feroz per­se­cu­ción de los idea­les de jus­ti­cia y del com­pro­mi­so revo­lu­cio­na­rio a toda prue­ba.

    El cos­to, la decep­ción y el recha­zo en este nue­vo caso podrían ser toda­vía de mayor dimen­sión; amén del efec­to de acu­mu­la­ción de cul­pas. No olvi­de­mos que los pue­blos se expre­san con una sen­si­bi­li­dad muy espe­cial cuan­do se encar­ce­la, tor­tu­ra y/​o ase­si­na la belle­za, la ale­gría y el can­to insu­mi­so.

  • El pac­to con el Israel de nues­tra Amé­ri­ca.
  • El pac­to de Chá­vez con el gobierno de Juan Manuel San­tos está en ple­na fase de des­plie­gue y pro­fun­di­za­ción. Y no es un pac­to cual­quie­ra.

    Equi­va­le a la recon­ci­lia­ción de una admi­ra­ble Vene­zue­la ‑pro­cla­ma­da­men­te boli­va­ria­na- nada más y nada menos que con el Israel de nues­tra Amé­ri­ca patro­ci­na­do como régi­men terro­ris­ta, gue­rre­ri­ta y cri­mi­nal por EEUU.

    En fin, se tra­ta de una con­ce­sión medu­lar al impe­rio esta­dou­ni­den­se y sus socios, impo­si­ble de dige­rir por las fuer­zas anti­im­pe­ria­lis­tas que han res­pal­da­do a Chá­vez a todo lo lar­go de su irrup­ción en la vida públi­ca, sus­ten­tan­do a la vez un pro­yec­to de revo­lu­ción, que aho­ra lamen­ta­ble­men­te luce estan­ca­da y en pro­ce­so de des­gas­te.

  • Soli­da­ri­dad ejer­cien­do el dere­cho a la crí­ti­ca
  • Ante esta acción repre­si­va, abe­rran­te e inde­co­ro­sa, no es posi­ble guar­dar silen­cio; menos aun asu­mir jus­ti­fi­ca­cio­nes o pos­tu­ras com­pla­cien­tes.

    Todos los pre­tex­tos esgri­mi­dos en el caso de Joa­quín Pérez Bece­rra (“tram­pa a Chá­vez, “pro­vo­ca­ción”, “situa­ción de hecho”, “posi­ble infil­tra­ción”…), no solo han sido bien reba­ti­dos, sino que ade­más, con la com­pli­ci­dad vene­zo­la­na en la agre­sión infa­me a Julián Con­ra­do, se han des­plo­ma­do estre­pi­to­sa­men­te.

    Cola­bo­rar en la cap­tu­ra de Julián y ser feli­ci­ta­do por San­tos, con­fir­mar que la alian­za con ese régi­men impli­ca la cri­mi­na­li­za­ción por Vene­zue­la de todos/​as los/​as criminalizados/​as por el Esta­do colom­biano, es algo real­men­te imper­do­na­ble; esto sin agre­gar los ries­gos de tor­tu­ras, de lar­ga pri­sión y de muer­te que ase­chan a este otro for­mi­da­ble lucha­dor de toda la vida, dedi­ca­do fun­da­men­tal­men­te a la músi­ca, el can­to y la poe­sía, a la crea­ción artís­ti­ca enla­za­da con el afán por la eman­ci­pa­ción de los pobres del mun­do y de su que­ri­da tie­rra.

    Due­le en el alma tal derro­te­ro, sobre­to­do por la pro­ce­den­cia de esa acción des­de el cen­tro de un pro­ce­so que ha sido ‑y será- mere­ce­dor de nues­tra soli­da­ri­dad fren­te a un impe­ria­lis­mo que no cesa­rá en su empe­ño de revo­car total­men­te lo con­quis­ta­do y así favo­re­cer las dere­chas y sus pla­nes de res­tau­ra­ción de la IV Repú­bli­ca, como lo demues­tra el recien­te anun­cio de san­cio­nes a PDVSA de par­te de EEUU.

    Soli­da­ri­dad irre­nun­cia­ble para nosotros/​as, aun fren­te a estos des­ati­nos casi sui­ci­das.

    Soli­da­ri­dad aho­ra nece­sa­ria y obli­ga­to­ria­men­te acom­pa­ña­da de un tono cada vez más crí­ti­co res­pec­to a la dere­chi­za­ción en boga y a lo que todo esto impli­ca en tan­to renun­cia al latino-ame­ri­ca­nis­mo revo­lu­cio­na­rio, tan­to fren­te al pro­ce­so colom­biano como a otras luchas popu­la­res y patrió­ti­cas des­ple­ga­das al mar­gen de los Esta­do y gobier­nos.

    Por eso, en el aire y mi men­te sigue flo­tan­do la pre­gun­ta: ¿Hacia dón­de, apre­cia­do coman­dan­te, les lle­va­rán esos tor­tuo­sos cami­nos de alian­za con la oli­gar­quía y la dere­cha pro-impe­ria­lis­ta y cri­mi­nal colom­bia­na?

    3-06-2011, San­to Domin­go, RD.

    Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

    Share on facebook
    Share on Facebook
    Share on twitter
    Share on Twitter

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *