Coman­dan­te Chá­vez: ¿has­ta dón­de lo lle­va­rán esos cami­nos?- Nar­ci­so Isa Conde

Nun­ca pen­sé hacer­me esta pre­gun­ta en rela­ción con los pasos a dar por el coman­dan­te Hugo Chávez.

Ha sido tan valio­so su apor­te des­de que como mili­tar con­tri­bu­yó a for­jar el Movi­mien­to Revo­lu­cio­na­rio Boli­va­riano-200 (MRB-200), el cual le per­mi­tió enca­be­zar una valien­te e impac­tan­te insur­gen­cia mili­tar con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo y la corrup­ción encar­na­da en régi­men de Car­los Andrés Pérez, que con­fie­so nun­ca pasó por mi muer­te que sería nece­sa­rio hacer este tipo de cuestionamiento.

El res­pe­to, la admi­ra­ción, el reco­no­ci­mien­to sin­ce­ro a su irrup­ción como pun­ta de lan­za de la nue­va la inde­pen­den­cia con­ti­nen­tal, no deja­ba espa­cio en mí ser para pen­sar en la posi­bi­li­dad de una situa­ción como la que esta­mos vivien­do y sufrien­do en estos días amargos.

Algo refor­za­do por nues­tra pro­xi­mi­dad al ejem­plo del coro­nel Caa­ma­ño, líder polí­ti­co- mili­tar de la ges­ta nacio­nal mas impor­tan­te del siglo XX, tan apre­cia­da por el pro­pio Chá­vez y tan pare­ci­da al pro­yec­to que él ha encar­na­do en este nue­vo siglo. En con­se­cuen­cia solo una iden­ti­dad fun­da­men­tal y un inmen­so cari­ño polí­ti­co podían alo­jar­se en mi cora­zón en cuan­to a todo lo rela­cio­na­do con la deno­mi­na­da revo­lu­ción boli­va­ria­na por él encabezada.

A la valo­ra­ción de sus con­vic­cio­nes anti­im­pe­ria­lis­tas se le agre­gó su pro­cla­ma a favor de un socia­lis­mo que supe­ra­ra las expe­rien­cias falli­das del siglo pasa­do (algo que ha ocu­pa­do una par­te de mis inquie­tu­des y esfuer­zo teó­ri­co-polí­ti­cos), acom­pa­ña­das has­ta hace poco de una con­sis­ten­te sen­si­bi­li­dad social y humana.

  • Las sinuo­si­da­des del pro­ce­so y los dere­cha­zos recientes.
  • Cier­to que al paso de los años el pro­ce­so se estan­có y, en cier­ta medi­da, se defor­mó a par­tir de la ges­ta­ción y desa­rro­llo en su inte­rior de una espe­cie de nue­va bur­gue­sía buro­crá­ti­ca (“boli-bur­gue­sía”), gene­ra­da a tra­vés de la corrup­ción de Esta­do; nue­vo con­glo­me­ra­do social aus­pi­cia­dor de un vira­je hacia una varian­te de esta­tis­mo refor­mis­ta social-demo­cra­ti­zan­te, en lugar de la revo­lu­ción de orien­ta­ción socia­lis­ta mil veces prometida.

    Pero no más cier­to es que todo esto, real­men­te preo­cu­pan­te, podía enten­der­se como algo toda­vía en dispu­ta, no defi­ni­ti­vo, caren­te has­ta hace poco de líneas de recon­ci­lia­ción con fuer­zas enemi­gas a muer­te del pro­mi­so­rio pro­ce­so trans­for­ma­dor empren­di­do en los albo­res del nue­vo siglo.

    Sin embar­go, lamen­ta­ble­men­te no tar­da­ron en apa­re­cer polí­ti­cas públi­cas real­men­te omi­no­sas que apun­tan en esa nefas­ta dirección.

    Por­que si las deten­cio­nes y depor­ta­cio­nes de repre­sen­tan­tes de la izquier­da vas­ca… si la entre­ga al Esta­do colom­biano de gue­rri­lle­ros del ELN y de las FARC, des­per­ta­ron jus­ti­fi­ca­das inquie­tu­des en el cam­po de las fuer­zas de izquier­da a esca­la mun­dial, el apre­sa­mien­to y extra­di­ción de Joa­quín Pérez Bece­rra des­ató una olea­da crí­ti­ca con fuer­tes ingre­dien­tes de indig­na­ción y serias aprehen­sio­nes res­pe­to a la posi­bi­li­dad con­ce­sio­nes aun mas gra­ves y per­ma­nen­tes, que evi­den­cia­rían la entro­ni­za­ción de la ten­den­cia a pac­tar con el opro­bio­so régi­men colom­biano, renun­cian­do a caros y vita­les principios.

    A raíz de ese hecho des­ga­rra­dor, el Minis­tro de Defen­sa Rodri­go Rive­ra, repre­sen­tan­do al régi­men nar­co-para-terro­ris­ta de Colom­bia, aho­ra pre­si­di­do por Juan Manuel San­tos, decla­ró lo siguiente:

    “de for­ma resuel­ta, sin vaci­la­cio­nes, el gobierno de Vene­zue­la, en un tema coor­di­na­do con el pre­si­den­te Chá­vez direc­ta­men­te, nos ha res­pon­di­do envián­do­lo a Colom­bia. Y nos han dicho que fren­te a cual­quier infor­ma­ción como esta que les demos, ellos van a res­pon­der de la mis­ma mane­ra» (APORREA 01−05−11)

    De pri­me­ra inten­ción no pocas per­so­nas, ante el anun­cio colom­biano de ese com­pro­mi­so del pre­si­den­te Chá­vez a actuar de mane­ra simi­lar a futu­ro, pudie­ron inter­pre­tar­lo como una exa­ge­ra­ción de quie­nes infla­dos por esa “vic­to­ria” con­cre­ta, esti­mu­la­ban y pre­sio­na­ban a la par­te vene­zo­la­na a seguir esa ruta de con­ce­sio­nes injus­ti­fi­ca­bles, con la idea de seguir pro­vo­can­do su desgaste.

    El enor­me cos­to polí­ti­co deri­va­do de esa infe­liz deci­sión, que ope­ró en detri­men­to de la bien gana­da auto­ri­dad moral y del pres­ti­gio revo­lu­cio­na­rio del líder del pro­ce­so trans­for­ma­dor vene­zo­lano, pare­cía ser una con­tun­den­te lec­ción a asi­mi­lar para no con­ti­nuar por eso malos caminos.

    La con­sis­ten­te olea­da nacio­nal, con­ti­nen­tal y mun­dial de crí­ti­cas des­ata­das con­tra la deci­sión del coman­dan­te Chá­vez de apre­sar y extra­di­tar ile­gal­men­te a Pérez Bece­rra, fue sin dudas una cla­ra señal sobre la con­ve­nien­cia de dete­ner ese cur­so y, even­tual­men­te, a dejar sin efec­to ese pacto.

    Ese fue, ade­más el sin­ce­ro deseo de mucho/​as amigos/​as y par­ti­da­rios de la apre­cia­da y valio­sa Vene­zue­la bolivariana.

    Pero lamen­ta­ble­men­te el Rodri­go Rive­ra tenía razón.

  • Con­se­cuen­cias de la repre­sión del can­to insumiso.
  • La infor­ma­ción del recien­te apre­sa­mien­to (en un ope­ra­ti­vo con­jun­to) y la deci­sión de extra­di­ción del can­tau­tor y diri­gen­te gue­rri­lle­ro colom­biano Julián Con­ra­do, con­fir­man peno­sa­men­te la deter­mi­na­ción del gobierno vene­zo­lano de defen­der a cual­quier pre­cio esa complicidad.

    A pesar de los pesa­res y de las lec­cio­nes de la vida, no hubo replie­gue alguno, mucho menos rec­ti­fi­ca­ción del gobierno venezolano.

    El gobierno vene­zo­lano no dila­tó en seguir por esa peli­gro­sa pen­dien­te. Ni siquie­ra optó por enfriar­se un poco del calen­tón Pérez Bece­rra. Por­que lo acon­te­ci­do a Julián Con­ra­do, no deja dudas sobre la deter­mi­na­ción del jefe de gobierno vene­zo­lano de situar­se en deter­mi­na­dos aspec­tos repul­si­vos abier­ta­men­te al lado del terro­ris­mo de Esta­do de un régi­men opro­bio­so como el colombiano.

    El cua­dro se agra­va al pro­pi­ciar jun­to al régi­men colom­biano la con­mo­ve­do­ra cap­tu­ra y extra­di­ción de una gran artis­ta, de un ser humano dedi­ca­do en cuer­po y alma a una legí­ti­ma insur­gen­cia y a for­jar día a día, ver­so a ver­so, nota a nota, com­pás tras com­pás… la expre­sión artís­ti­ca- cul­tu­ral de una rebel­día capaz de apor­tar a la cons­truc­ción de la nue­va Colombia.

    Ayer se cri­mi­na­li­zó la plu­ma, el tecla­do, el talen­to de la comu­ni­ca­ción alter­na­ti­va aco­sa­da por ver­du­gos. Aho­ra se pena­li­za la voz, la gui­ta­rra, el acor­deón, la poesía…En ambos casos se asu­mió absur­da­men­te la feroz per­se­cu­ción de los idea­les de jus­ti­cia y del com­pro­mi­so revo­lu­cio­na­rio a toda prueba.

    El cos­to, la decep­ción y el recha­zo en este nue­vo caso podrían ser toda­vía de mayor dimen­sión; amén del efec­to de acu­mu­la­ción de cul­pas. No olvi­de­mos que los pue­blos se expre­san con una sen­si­bi­li­dad muy espe­cial cuan­do se encar­ce­la, tor­tu­ra y/​o ase­si­na la belle­za, la ale­gría y el can­to insumiso.

  • El pac­to con el Israel de nues­tra América.
  • El pac­to de Chá­vez con el gobierno de Juan Manuel San­tos está en ple­na fase de des­plie­gue y pro­fun­di­za­ción. Y no es un pac­to cualquiera.

    Equi­va­le a la recon­ci­lia­ción de una admi­ra­ble Vene­zue­la ‑pro­cla­ma­da­men­te boli­va­ria­na- nada más y nada menos que con el Israel de nues­tra Amé­ri­ca patro­ci­na­do como régi­men terro­ris­ta, gue­rre­ri­ta y cri­mi­nal por EEUU.

    En fin, se tra­ta de una con­ce­sión medu­lar al impe­rio esta­dou­ni­den­se y sus socios, impo­si­ble de dige­rir por las fuer­zas anti­im­pe­ria­lis­tas que han res­pal­da­do a Chá­vez a todo lo lar­go de su irrup­ción en la vida públi­ca, sus­ten­tan­do a la vez un pro­yec­to de revo­lu­ción, que aho­ra lamen­ta­ble­men­te luce estan­ca­da y en pro­ce­so de desgaste.

  • Soli­da­ri­dad ejer­cien­do el dere­cho a la crítica
  • Ante esta acción repre­si­va, abe­rran­te e inde­co­ro­sa, no es posi­ble guar­dar silen­cio; menos aun asu­mir jus­ti­fi­ca­cio­nes o pos­tu­ras complacientes.

    Todos los pre­tex­tos esgri­mi­dos en el caso de Joa­quín Pérez Bece­rra (“tram­pa a Chá­vez, “pro­vo­ca­ción”, “situa­ción de hecho”, “posi­ble infil­tra­ción”…), no solo han sido bien reba­ti­dos, sino que ade­más, con la com­pli­ci­dad vene­zo­la­na en la agre­sión infa­me a Julián Con­ra­do, se han des­plo­ma­do estrepitosamente.

    Cola­bo­rar en la cap­tu­ra de Julián y ser feli­ci­ta­do por San­tos, con­fir­mar que la alian­za con ese régi­men impli­ca la cri­mi­na­li­za­ción por Vene­zue­la de todos/​as los/​as criminalizados/​as por el Esta­do colom­biano, es algo real­men­te imper­do­na­ble; esto sin agre­gar los ries­gos de tor­tu­ras, de lar­ga pri­sión y de muer­te que ase­chan a este otro for­mi­da­ble lucha­dor de toda la vida, dedi­ca­do fun­da­men­tal­men­te a la músi­ca, el can­to y la poe­sía, a la crea­ción artís­ti­ca enla­za­da con el afán por la eman­ci­pa­ción de los pobres del mun­do y de su que­ri­da tierra.

    Due­le en el alma tal derro­te­ro, sobre­to­do por la pro­ce­den­cia de esa acción des­de el cen­tro de un pro­ce­so que ha sido ‑y será- mere­ce­dor de nues­tra soli­da­ri­dad fren­te a un impe­ria­lis­mo que no cesa­rá en su empe­ño de revo­car total­men­te lo con­quis­ta­do y así favo­re­cer las dere­chas y sus pla­nes de res­tau­ra­ción de la IV Repú­bli­ca, como lo demues­tra el recien­te anun­cio de san­cio­nes a PDVSA de par­te de EEUU.

    Soli­da­ri­dad irre­nun­cia­ble para nosotros/​as, aun fren­te a estos des­ati­nos casi suicidas.

    Soli­da­ri­dad aho­ra nece­sa­ria y obli­ga­to­ria­men­te acom­pa­ña­da de un tono cada vez más crí­ti­co res­pec­to a la dere­chi­za­ción en boga y a lo que todo esto impli­ca en tan­to renun­cia al latino-ame­ri­ca­nis­mo revo­lu­cio­na­rio, tan­to fren­te al pro­ce­so colom­biano como a otras luchas popu­la­res y patrió­ti­cas des­ple­ga­das al mar­gen de los Esta­do y gobiernos.

    Por eso, en el aire y mi men­te sigue flo­tan­do la pre­gun­ta: ¿Hacia dón­de, apre­cia­do coman­dan­te, les lle­va­rán esos tor­tuo­sos cami­nos de alian­za con la oli­gar­quía y la dere­cha pro-impe­ria­lis­ta y cri­mi­nal colombiana?

    3-06-2011, San­to Domin­go, RD.

    Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

    Share on Facebook
    Share on Twitter

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.