Pro­fe­sor Gan­da­rias: uni­ver­si­ta­rio y ami­go – José Luis Herre­ro, Ant­ton Azkargorta

Ha falle­ci­do recien­te­men­te el cate­drá­ti­co de la Facul­tad de Medi­ci­na de la UPV Juan Manuel Gan­da­rias, uno de los pio­ne­ros en la crea­ción de esta uni­ver­si­dad y tam­bién uno de sus más des­ta­ca­dos pro­ta­go­nis­tas en la his­to­ria de su desa­rro­llo. No nos corres­pon­de a noso­tros hacer un glo­sa­rio de sus méri­tos como ges­tor uni­ver­si­ta­rio, inves­ti­ga­dor, docen­te o aca­dé­mi­co ni una valo­ra­ción de su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal o ins­ti­tu­cio­nal. Todo eso es tarea de las per­so­nas que le cono­cie­ron y tra­ba­ja­ron con él y la de sus com­pa­ñe­ros y ami­gos con los que com­par­tió expe­rien­cias diver­sas. Nos gus­ta­ría, eso sí, que la uni­ver­si­dad le rin­die­ra el home­na­je que cree­mos se mere­ce por sus cua­li­da­des como uni­ver­si­ta­rio y por su con­di­ción de per­so­na singular.

Hemos man­te­ni­do rela­cio­nes con él des­de hace casi trein­ta años y pode­mos decir que Juan Manuel ha sido uno de los pocos pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios de reco­no­ci­da rele­van­cia aca­dé­mi­ca ofi­cial que, ade­más de com­pren­der nues­tra lucha por un pro­fe­so­ra­do pro­pio, nos ha apo­ya­do y ayu­da­do en todo lo que esta­ba a su alcan­ce. Muchas veces en con­tra de la corrien­te de opi­nión domi­nan­te y corrien­do indu­da­bles ries­gos por sos­te­ner una pos­tu­ra incó­mo­da para los diri­gen­tes uni­ver­si­ta­rios. Este com­por­ta­mien­to, un tan­to atí­pi­co en el espa­cio uni­ver­si­ta­rio, esta­ba moti­va­do por la sen­si­bi­li­dad espe­cial que Juan Manuel poseía ante la mani­fes­ta­ción de cual­quier tipo de suce­so que con­si­de­ra­se injus­to, prin­ci­pal­men­te cuan­do afec­ta­ba a per­so­nas que él inter­pre­ta­ba no habían reci­bi­do un tra­to ade­cua­do. Ese lati­do espe­cial ante los actos con­si­de­ra­dos por el falle­ci­do como injus­tos cons­ti­tuía un ras­go estruc­tu­ral de su carác­ter y noso­tros lo hemos podi­do com­pro­bar a lo lar­go de las nume­ro­sas oca­sio­nes en que pro­ble­mas de índo­le pare­ci­da salían a relucir.

Juan Manuel per­te­ne­cía a una cas­ta de uni­ver­si­ta­rios que pare­ce des­ti­na­da a des­apa­re­cer. De talan­te abier­to, con gran sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad social deman­da­da por los car­gos que ocu­pa­ba y una visión cla­ra de las nece­si­da­des futu­ras de la UPV, abor­da­ba las cues­tio­nes con espí­ri­tu con­ci­lia­dor, dis­pues­to siem­pre a escu­char a su inter­lo­cu­tor, razo­nar su posi­ción y lle­gar a cul­mi­nar acuer­dos y com­pro­mi­sos. Con hones­ti­dad inte­lec­tual, dedi­ca­ción ple­na, amplios cono­ci­mien­tos cul­tu­ra­les y pro­fe­sio­na­les y una voca­ción inte­lec­tual y uni­ver­si­ta­ria que echa­mos de menos en la uni­ver­si­dad actual. Sin sec­ta­ris­mos, inten­tan­do cali­fi­car a las per­so­nas por sus hechos y valo­res pro­pios y no por su ideo­lo­gía, posi­ción polí­ti­ca, titu­la­ción o esta­tus adqui­ri­do ofi­cial­men­te. Per­so­na nada dog­má­ti­ca, se mos­tra­ba siem­pre recep­tor a cual­quier nue­va apor­ta­ción en el cam­po de las cien­cias de la salud y no se cerra­ba nun­ca a cono­ci­mien­tos y avan­ces en el terreno de las lla­ma­das medi­ci­nas alter­na­ti­vas o com­ple­men­ta­rias, al con­tra­rio de muchos de sus cole­gas, nada con­des­cen­dien­tes con enfo­ques no convencionales.

Pero había un aspec­to que en Juan Manuel resal­ta­ba y con­fe­ría una dimen­sión éti­ca a su per­so­na­li­dad: su inquie­tud huma­nis­ta. El fac­tor humano era esen­cial para él a la hora de enca­rar los pro­ble­mas téc­ni­cos, socia­les o polí­ti­cos que un uni­ver­si­ta­rio se encuen­tra en el desa­rro­llo de sus acti­vi­da­des. Este enfo­que huma­nis­ta era exten­si­vo a aquel equi­po direc­ti­vo enca­be­za­do por Ramón Mar­tín Mateo, cla­ve en el naci­mien­to de la UPV, que en la situa­ción muy difí­cil de la lla­ma­da tran­si­ción supo resol­ver de for­ma efi­caz para los tiem­pos que corrían los innu­me­ra­bles pro­ble­mas que plan­tea­ba la pues­ta en mar­cha de un pro­yec­to uni­ver­si­ta­rio público.

Dos días antes de su muer­te estu­vi­mos hablan­do con él. Nos con­fe­só que sen­tía una pena pro­fun­da por no haber podi­do des­en­vol­ver­se en eus­ka­ra, hecho del que se que­ja­ba mucho en los últi­mos años. Le suge­ri­mos que sería muy útil para la uni­ver­si­dad que escri­bie­ra un libro sobre la UPV, a par­tir pre­ci­sa­men­te de su expe­rien­cia his­tó­ri­ca y vital. Nos con­tes­tó que veía eso muy difí­cil por su edad y que, ade­más, se encon­tra­ba en con­di­cio­nes de jubi­la­do. Pero Juan Manuel no se jubi­ló nun­ca, ya que man­tu­vo has­ta el ulti­mo día de su vida una inten­sa acti­vi­dad inves­ti­ga­do­ra y divul­ga­do­ra, con ese entu­sias­mo carac­te­rís­ti­co de las per­so­nas voca­cio­na­les. Su gran ami­go, com­pa­ñe­ro de tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal y cola­bo­ra­dor Eucli­des Sabino nos infor­mó de que murió «con las botas pues­tas», pues esta­ba a pun­to de publi­car un nue­vo tra­ba­jo. Más de una vez Juan Manuel nos con­fe­só que morir sig­ni­fi­ca­ba pre­ci­sa­men­te pres­cin­dir de su acti­vi­dad aca­dé­mi­ca y universitaria.

Noso­tros siem­pre le recor­da­re­mos con gra­ti­tud por el cari­ño, la amis­tad y la apor­ta­ción inte­lec­tual que nos proporcionó.

.* Des­pe­di­dos de la UPV

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.