Otra per­la del Dic­cio­na­rio Bio­grá­fi­co: Los maquis eran «terro­ris­tas y ban­do­le­ros».

La his­to­rio­gra­fía con­tem­po­rá­nea ha defi­ni­do el fenó­meno del maquis uti­li­zan­do tér­mi­nos como «gue­rri­lle­ros» o «resis­ten­cia». Pero dos de los his­to­ria­do­res que par­ti­ci­pan en el Dic­cio­na­rio Bio­grá­fi­co Espa­ñol han pre­fe­ri­do des­em­pol­var la visión ultra­mon­ta­na sobre los maquis: eran «terro­ris­tas» y «ban­do­le­ros».
Car­los Inies­ta y José Mar­tín Bro­cos han escri­to la entra­da sobre Cami­lo Alon­so Vega, capi­tán gene­ral del Ejér­ci­to fran­quis­ta. Alon­so Vega fue nom­bra­do direc­tor gene­ral de la Guar­dia Civil al aca­bar la Gue­rra Civil, cuan­do «lle­vó a cabo una impor­tan­tí­si­ma acti­vi­dad con­tra las par­ti­das de ban­do­le­ros-terro­ris­tas, común­men­te lla­ma­dos maquis».
«La his­to­rio­gra­fía espa­ño­la retro­ce­de 60 años al des­cri­bir así a los maquis»
«Los estu­dios sobre el maquis de los últi­mos 20 años habían con­se­gui­do demos­trar que los cali­fi­ca­ti­vos usa­dos por el fran­quis­mo para des­cri­bir­los, ses­ga­dos por intere­ses polí­ti­cos, eran fal­sos. Escri­bir aho­ra que los maquis eran terro­ris­tas y ban­do­le­ros supo­ne un tre­men­do paso atrás para la his­to­rio­gra­fía. Como si retro­ce­dié­ra­mos 60 años», razo­na José Luis Ledes­ma, pro­fe­sor de His­to­ria Con­tem­po­rá­nea en la Uni­ver­si­dad de Zara­go­za.
No es el úni­co his­to­ria­dor estu­pe­fac­to con el cali­fi­ca­ti­vo usa­do en el dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia de la His­to­ria. «Es el mis­mo tipo de resis­ten­cia que hubo en Fran­cia, con De Gau­lle, con­tra la inva­sión nazi. A nadie se le ocu­rre lla­mar a la Resis­ten­cia fran­ce­sa terro­ris­tas. Es absur­do y pro­pio de la Aca­de­mia. Con­tra todo poder ile­gí­ti­mo, cual­quier for­ma de resis­ten­cia es legí­ti­ma. El terro­ris­mo suce­de cuan­do se ata­ca a un Esta­do fun­da­men­ta­do en las urnas», afir­ma Fer­nan­do Her­nán­dez, autor de Gue­rra o revo­lu­ción (Crí­ti­ca) y pro­fe­sor en la UAM.
Ledes­ma acla­ra que los man­dos fran­quis­tas que cali­fi­ca­ban a los maquis de «ban­do­le­ros» lo hacían para neu­tra­li­zar el com­po­nen­te «polí­ti­co» de su lucha: «Tra­ta­ban de enviar­los al terri­to­rio de la cri­mi­na­li­dad cual vul­ga­res ladro­nes. Los maquis roba­ron, sí, pero no para lucrar­se, sino para con­ti­nuar su lucha, ayu­dar a los enla­ces y apo­yar a los pre­sos».
«A nadie se le ocu­rre lla­mar terro­ris­tas a la Resis­ten­cia fran­ce­sa»
El tex­to sobre Alon­so Vega es un buen ejem­plo del cri­te­rio segui­do por la Real Aca­de­mia de la His­to­ria con los altos man­dos fran­quis­tas. José Mar­tín Bro­cos, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad San Pablo-CEU, con­vier­te la bio­gra­fía en un enfer­vo­re­ci­do epi­so­dio de Haza­ñas béli­cas de sie­te pági­nas de exten­sión (dos más que la entra­da de Luis Suá­rez sobre Fran­co). Bro­cos trans­for­ma a Vega en una espe­cie de Ram­bo espa­ñol que se enfren­tó a los marro­quíes en la Gue­rra del Rif («Debió actuar sólo con tres ame­tra­lla­do­ras fren­te al durí­si­mo asal­to de la har­ka enemi­ga»), se mos­tró rápi­do de refle­jos tras el «pro­nun­cia­mien­to» del 18 de julio 1936 («Redu­jo, ayu­da­do por un peque­ño gru­po y en un gol­pe de auda­cia, la resis­ten­cia de algu­nos ofi­cia­les») y lo dio abso­lu­ta­men­te todo duran­te la Gue­rra Civil: 1) «Bri­llan­tí­si­ma actua­ción en dicha bata­lla». 2) «El 5 fue gra­ve­men­te heri­do en Celo­rio. El día 28, sin estar res­ta­ble­ci­do, se rein­cor­po­ró al man­do de la Bri­ga­da». 3) Tras una mar­cha espec­ta­cu­lar, ocu­pó Colun­ga y Sales». 4) «Esta­ble­ció con­tac­to con el enemi­go, enfren­tán­do­se en la Sie­rra de Pan­dols, cuya cima ocu­pó el 14 de agos­to, des­pués de durí­si­mos com­ba­tes». 5) «Cru­zó el Llo­bre­gat aguas arri­ba de Mar­to­rell, para entrar fugaz­men­te a Bar­ce­lo­na…». 6) «El 19 de mayo des­fi­ló por el paseo de la Cas­te­lla­na, ante el jefe del Esta­do y gene­ra­lí­si­mo de los ejér­ci­tos, y fue feli­ci­ta­do…».
Vis­to lo vis­to, se podría decir sin temor a equi­vo­car­se que Cami­lo Alon­so Vega ganó la gue­rra él solo. ¿Y de la repre­sión? Ni una sola pala­bra.
Bro­cos tam­bién escri­be la entra­da sobre el tenien­te gene­ral del Ejér­ci­to fran­quis­ta Asen­sio Caba­ni­llas, don­de dice que su bio­gra­fia­do sopor­tó en una oca­sión «inten­so bom­bar­deo de avia­ción y arti­lle­ría roja». En la rese­ña se defi­ne de un modo pecu­liar el gol­pe del 36: «El 17 de julio con las fuer­zas a sus órde­nes tomó par­te, según reza hoja de ser­vi­cios en el Glo­rio­so Alza­mien­to Mili­tar, Sal­va­dor de la Patria” ».
Pero Mar­tín Bro­cos y Suá­rez no son los úni­cos his­to­ria­do­res dere­chis­tas encar­ga­dos de ala­bar la maqui­na­ria de gue­rra fran­quis­ta en el dic­cio­na­rio. Ángel David Mar­tín Rubio, sacer­do­te, pro­fe­sor de His­to­ria en la Uni­ver­si­dad San Pablo-CEU (2002−2008) y autor de Los mitos de la repre­sión en la Gue­rra Civil, se ha encar­ga­do de la entra­da del tenien­te gene­ral Anto­nio Mar­tín Aran­da.
Mar­tín Rubio ase­gu­ra que Aran­da «con­si­guió en poco tiem­po la paci­fi­ca­ción» de Astu­rias tras ser envia­do por el minis­tro de la Gue­rra y el gene­ral Fran­co a des­ar­ti­cu­lar la Revo­lu­ción de 1934. Paci­fi­ca­ción que, como Mar­tín Rubio evi­ta men­cio­nar, se cobró entre 2.000 y 4.000 muer­tos y entre 15.000 y 30.000 dete­ni­dos, según diver­sas esti­ma­cio­nes.
El «alza­mien­to nacio­nal» pilló a Aran­da en Ovie­do, una ciu­dad que «pare­cía des­ti­na­da a con­ver­tir­se en baluar­te del Fren­te Popu­lar» pero en la que la «pre­vi­sión y la auda­cia de Aran­da incli­na­ron defi­ni­ti­va­men­te hacia la suble­va­ción». Pues nada, de segu­ro que este «his­to­ria­dor» en otros paí­ses euro­peos lo hubie­sen meti­do en la cár­cel, pero esto es Espa­ña, don­de los fas­cis­tas y sus crí­me­nes siguen impu­nes.

CNT Chi­cla­na de la Fron­te­ra (Cádiz)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *