Mari­na­le­da, la otra derro­ta del PSOE anda­luz

Lunes 23 de mayo, Mari­na­le­da ama­ne­cía mucho más tran­qui­la de lo habi­tual. La Ave­ni­da de la Liber­tad, la prin­ci­pal arte­ria del pue­blo, des­per­ta­ba desier­ta, sin el nor­mal tran­si­to de coches y trac­to­res de todos los días, algo había pasa­do, y así fue: la noche ante­rior, en mitad de la eufo­ria des­ata­da por los resul­ta­dos obte­ni­dos por la CUT-BAI (Colec­ti­vo para la Uni­dad de los Tra­ba­ja­do­res-Blo­que Anda­luz de Izquier­das) inte­gra­da en Izquier­da Uni­da de Anda­lu­cía, se había deci­di­do por acla­ma­ción popu­lar no tra­ba­jar el día siguien­te y con­ti­nuar las cele­bra­cio­nes con una gran comi­da popu­lar a base de acei­tu­nas de la tie­rra, sal­mo­re­jo, jamón y cer­ve­za fría.

El que la CUT haya obte­ni­do una aplas­tan­te vic­to­ria y el que Juan Manuel Sán­chez Gor­di­llo vaya a ser ele­gi­do de nue­vo alcal­de, des­pués de 32 años, qui­zá ya no pue­da sor­pren­der a quien conoz­ca la pecu­liar his­to­ria de este peque­ño pue­blo de la comar­ca de la Sie­rra Sur de Sevi­lla. Pero si tene­mos en cuen­ta la pasa­da legis­la­tu­ra inau­gu­ra­da en el 2007, en la que la CUT tuvo un sig­ni­fi­ca­ti­vo retro­ce­so con res­pec­to a las elec­cio­nes ante­rio­res y las con­si­guien­tes aspi­ra­cio­nes del PSOE por inten­tar, al menos, aca­bar con la mayo­ría abso­lu­ta de la CUT, enton­ces sí encon­tra­mos ele­men­tos que han hecho de estas pasa­das elec­cio­nes muni­ci­pa­les una ver­da­de­ra bata­lla en la que el PSOE anda­luz se ha vis­to derro­ta­do cla­ra­men­te.

Como se ha dicho ante­rior­men­te, las inten­cio­nes del PSOE pasa­ban, como míni­mo, por aca­bar con la mayo­ría abso­lu­ta que des­de 1979 venía dis­fru­tan­do inin­te­rru­pi­da­men­te la CUT, pero no se tra­ta­ba de un sim­ple obje­ti­vo cual­quie­ra para un peque­ño pue­blo del inte­rior anda­luz. Con ello, el PSOE pre­ten­día empe­zar con el fin de un sím­bo­lo, de un pue­blo cuya lucha por la tie­rra, el tra­ba­jo y la liber­tad es de sobra cono­ci­da, con un sím­bo­lo que ejem­pli­fi­ca que las uto­pías se con­si­guen tra­ba­jan­do y luchan­do, y de que otras for­mas de gober­nar son ver­da­de­ra­men­te posi­bles. En defi­ni­ti­va, con un pue­blo cuya lucha sim­bo­li­za la pelea de todas aque­llas per­so­nas que com­ba­ten por una Anda­lu­cía libre y socia­lis­ta, por las liber­ta­des de todos los pue­blos opri­mi­dos, y por el fin de la explo­ta­ción del ser humano por el ser humano. Mari­na­le­da es una autén­ti­ca espi­na cla­va­da en ese PSOE que ha hecho de Anda­lu­cía su gran cor­ti­jo en el que hacer y des­ha­cer a su anto­jo con­for­me a los intere­ses de la gran oli­gar­quía impe­ria­lis­ta espa­ño­la. Por eso, el PSOE anda­luz no sólo ha cose­cha­do una estre­pi­to­sa derro­ta de pro­por­cio­nes his­tó­ri­cas en el con­jun­to de Anda­lu­cía per­dien­do cien­tos de miles de votos y cien­tos de con­ce­ja­les en favor del PP, sino que ha cose­cha­do tam­bién otra derro­ta al inten­tar aca­bar en estas elec­cio­nes con la mayo­ría abso­lu­ta de la CUT en Mari­na­le­da.

Los resul­ta­dos no dejan lugar a dudas

En 2007, a pesar de seguir reva­li­dan­do la mayo­ría abso­lu­ta, en la CUT de Mari­na­le­da se encen­die­ron todas las alar­mas. Se habían per­di­do apro­xi­ma­da­men­te 200 votos, que prác­ti­ca­men­te fue­ron a parar direc­ta­men­te a la can­di­da­tu­ra del PSOE, con­si­guien­do 4 con­ce­ja­les. Del 71,4% de los votos en 2003 se pasó al 61,8% en 2007, igual­men­te la abs­ten­ción había cre­ci­do de un 10% en 2003 a un 13,5% en 2007.

Estos resul­ta­dos, sin pre­ce­den­tes en Mari­na­le­da, die­ron pie a pen­sar en el PSOE anda­luz que era posi­ble aca­bar con la hege­mo­nía aplas­tan­te de la CUT. Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que todos los pue­blos que limi­tan con el tér­mino muni­ci­pal de Mari­na­le­da hayan sido gober­na­dos ferrea­men­te por el PSOE a la vez que mima­dos en inver­sio­nes de la Jun­ta de Anda­lu­cía, des­de los pri­me­ros ayun­ta­mien­tos post­fran­quis­tas y des­de la crea­ción de la Jun­ta de Anda­lu­cía como ins­ti­tu­ción. Nos refe­ri­mos a las loca­li­da­des de Este­pa, Herre­ra, El Rubio y Éci­ja. Sin embar­go, ese “cin­tu­rón de hie­rro” de alcal­días del PSOE alre­de­dor de Mari­na­le­da tam­bién se ha roto en estas elec­cio­nes: el PSOE ha per­di­do la mayo­ría abso­lu­ta en Este­pa a favor del Par­ti­do Anda­lu­cis­ta, tam­bién la ha per­di­do en Herre­ra, la man­tie­ne aun­que no tan hol­ga­da en El Rubio, y la ha per­di­do igual­men­te en Éci­ja a favor del PP.

La tác­ti­ca del PSOE duran­te estos cua­tro años se ha basa­do en explo­tar todas las con­tra­dic­cio­nes habi­das y por haber en el seno del pue­blo de Mari­na­le­da, jugan­do inclu­so la car­ta del popu­lis­mo xenó­fo­bo, que tan bue­nos resul­ta­dos da en tiem­pos de cri­sis del sis­te­ma. El PSOE ha inten­ta­do en estos cua­tros años echar por tie­rra los impor­tan­tes logros socia­les con­se­gui­dos en Mari­na­le­da, espe­cial­men­te la polí­ti­ca de acce­so popu­lar a vivien­das de auto­cons­truc­ción.

El des­plie­gue pro­pa­gan­dís­ti­co rea­li­za­do duran­te las elec­cio­nes por el PSOE en Mari­na­le­da ha ido acor­de a las inten­cio­nes tác­ti­cas y estra­té­gi­cas que se pre­ten­dían. Se pue­de afir­mar que el PSOE no ha esca­ti­ma­do ni dine­ro ni deta­lles en ese pro­pó­si­to.

Cons­cien­te del peli­gro que se cer­nía y sobre todo de los erro­res come­ti­dos cua­tro años atrás que per­mi­tie­ron el ascen­so del PSOE, la CUT de Mari­na­le­da ha veni­do inten­tan­do recu­pe­rar el espa­cio per­di­do, es decir, ir ganan­do la con­fian­za de per­so­nas que por diver­sas cir­cuns­tan­cias se habían des­col­ga­do del pro­yec­to, pero tam­bién hacien­do ver en el seno del pue­blo la ver­da­de­ra natu­ra­le­za del PSOE anda­luz y la Jun­ta de Anda­lu­cía. Todas esas inquie­tu­des se han refle­ja­do en la pro­pia con­fi­gu­ra­ción de la can­di­da­tu­ra en la que se inten­tó aglu­ti­nar no sólo a dife­ren­tes sen­si­bi­li­da­des, sino tam­bién a per­so­nas des­ta­ca­das entre dife­ren­tes sec­to­res de edad del pue­blo. Se pue­de afir­mar que uno de los mejo­res acier­tos fue la pro­pia can­di­da­tu­ra pre­sen­ta­da.

Los resul­ta­dos de Mari­na­le­da en el con­tex­to de los resul­ta­dos de las dife­ren­tes can­di­da­tu­ras de la CUT

Lamen­ta­ble­men­te, estos resul­ta­dos de la CUT en Mari­na­le­da no se han repro­du­ci­do en otros luga­res , feu­dos tra­di­cio­na­les del par­ti­do. En la pro­pia comar­ca de la Sie­rra Sur de Sevi­lla, nos encon­tra­mos con que las can­di­da­tu­ras de Izquier­da Uni­da vin­cu­la­das a la CUT han per­di­do posi­cio­nes como en Mar­tín de la Jara, Agua­dul­ce o Lan­te­jue­la, mien­tras que el PSOE man­tie­ne sus posi­cio­nes en Los Corra­les, El Sau­ce­jo y Osu­na, don­de la CUT pasa de 3 a 1 con­ce­jal. Sólo Pedre­ra y Gile­na man­tie­nen mayo­rías abso­lu­tas de la CUT en la comar­ca. Por otro lado, las can­di­da­tu­ras de IU vin­cu­la­das al PCE y que venían dis­fru­tan­do de amplias mayo­rías abso­lu­tas como eran Casa­ri­che y Bado­la­to­sa, tam­bién han caí­do.

Fue­ra del terri­to­rio his­tó­ri­co de la CUT y el SOC, como es la Sie­rra Sur, en El Coro­nil, en la Cam­pi­ña, otro lugar his­tó­ri­co, el PSOE ha con­se­gui­do la mayo­ría abso­lu­ta. El PSOE con­si­gue mayo­rías igual­men­te en Mon­te­llano y Los Mola­res. Mien­tras en Morón, la can­di­da­tu­ra de la Asam­blea Moro­ne­ra Alter­na­ti­va (AMA), don­de han par­ti­ci­pa­do per­so­nas vin­cu­la­das al SAT ha con­se­gui­do entrar en el Ayun­ta­mien­to con tres con­ce­ja­les. En Fuen­tes de Anda­lu­cía, don­de la CUT y el PCE entra­ron en con­flic­to abier­to no se ha con­se­gui­do con­ce­jal, mien­tras en Para­das se con­si­gue mayo­ría abso­lu­ta. En la Sie­rra de Cádiz, se con­si­guen mayo­rías sim­ples en Olve­ra y Puer­to Serrano, fren­te a la mayo­ría abso­lu­ta en Espe­ra. Mien­tras, la deno­mi­na­da Agru­pa­ción de Elec­to­res de la Izquier­da Alter­na­ti­va, for­ma­da por per­so­nas vin­cu­la­das al SAT y a la CUT ha con­se­gui­do obte­ner un con­ce­jal en El Bos­que. En la Sie­rra Mági­na de Jaén, en Jódar, se reva­li­da la mayo­ría abso­lu­ta, pero en la comar­ca del Ponien­te gra­na­dino, en Hué­tor Tájar, no se con­si­gue con­ce­jal, inclu­so se dis­mi­nu­ye en votos con res­pec­to al 2007, cuan­do la mili­tan­cia no se pre­sen­tó como Izquier­da Uni­da sino como Blo­que Anda­luz de Izquier­da (BAI).

En con­jun­to, se pue­de afir­mar que la CUT ha expe­ri­men­ta­do un con­si­de­ra­ble des­cen­so en votos, espe­cial­men­te en sus luga­res tra­di­cio­na­les. Es com­ple­jo ana­li­zar estos hechos por­que segu­ra­men­te en cada loca­li­dad se da una cir­cuns­tan­cia espe­cial y deter­mi­nan­te. Tam­po­co sabe­mos si estos resul­ta­dos van a tener algu­na reper­cu­sión en la rela­ción de la CUT con Izquier­da Uni­da, es decir, si estos resul­ta­dos van a refor­zar las ten­den­cias a la per­ma­nen­cia o no en Izquier­da Uni­da de Anda­lu­cía.

Los retos futu­ros de Mari­na­le­da

Esta amplia mayo­ría obte­ni­da en estas elec­cio­nes ha de ser­vir para afron­tar con fuer­za y deci­sión el futu­ro de este pue­blo, espe­cial­men­te, todas las difi­cul­ta­des y con­tra­dic­cio­nes que ani­dan en su seno.

Gene­ral­men­te, cuan­do se habla de Mari­na­le­da des­de la izquier­da trans­for­ma­do­ra se sue­le caer en dos extre­mos idea­lis­tas: uno, el que con­si­de­ra Mari­na­le­da como una espe­cie de “paraí­so socia­lis­ta” en la Tie­rra, don­de todo es per­fec­to y el pue­blo tra­ba­ja­dor ha lle­ga­do a unas cotas de con­cien­cia insu­pe­ra­bles; el otro, el que sub­es­ti­ma los impor­tan­tes logros con­se­gui­dos, el que nin­gu­nea la lucha desa­rro­lla­da en estos 30 años, o el que úni­ca­men­te se fija en los evi­den­tes defec­tos y pro­ble­mas que lógi­ca­men­te exis­ten. Estos dos extre­mos coin­ci­den en su fal­ta de rigor y aná­li­sis, y sobre todo, en no tener pre­sen­te el desa­rro­llo his­tó­ri­co, es decir, el no poner en su con­tex­to la lucha y los logros con­se­gui­dos en Mari­na­le­da, por ejem­plo, no tener en cuen­ta de las cir­cuns­tan­cias polí­ti­cas, socia­les, eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les en las que vivía Mari­na­le­da antes de la lle­ga­da de la CUT a la alcal­día en 1979.

El pue­blo tra­ba­ja­dor de Mari­na­le­da tie­ne ante si la supera­ción de impor­tan­tes retos que tie­nen que ver en gene­ral con mejo­rar la cali­dad de las for­mas ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­cas de toma de deci­sio­nes, con el fun­cio­na­mien­to de las dife­ren­tes asam­bleas, las coope­ra­ti­vas, la mejo­ra en la for­ma­ción, el aumen­to del nivel cul­tu­ral de la pobla­ción, o el fomen­to entre la juven­tud del pue­blo de una con­cien­cia social y polí­ti­ca trans­for­ma­do­ra, etc.

Exis­te aho­ra en Mari­na­le­da, des­pués de 30 años de lucha ejem­plar la opor­tu­ni­dad de ir a más, de mejo­rar y de ir aca­ban­do con las con­tra­dic­cio­nes que tan bien sabe explo­tar el enemi­go, pero ese reto le corres­pon­de afron­tar­lo al pue­blo tra­ba­ja­dor de Mari­na­le­da, pue­blo que ya ha demos­tra­do sobra­da­men­te su capa­ci­dad de lucha abne­ga­da y con­se­cuen­te.

A dife­ren­cia del res­to de Anda­lu­cía, en Mari­na­le­da el PSOE tie­ne una alter­na­ti­va sóli­da de izquier­das capaz de derro­tar­lo. Lamen­ta­ble­men­te, en Anda­lu­cía la alter­na­ti­va al PSOE es la repre­sen­ta­ción polí­ti­ca de lo más reac­cio­na­rio de la gran oli­gar­quía impe­ria­lis­ta espa­ño­la, el Par­ti­do Popu­lar. Dar a nues­tro pue­blo tra­ba­ja­dor una alter­na­ti­va de izquier­da, popu­lar, demo­crá­ti­co, defen­so­ra de los dere­chos nacio­na­les de Anda­lu­cía se con­vier­te pues en una nece­si­dad de pri­mer orden, espe­re­mos que la CUT-BAI sea igual­men­te cons­cien­te de ello y apor­te su fuer­za y su tra­di­ción de lucha a esa tarea.

Anto­nio Torres

CALPU

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *