Las vio­len­cias del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y la izquier­da (Leyen­do a Zizek)

Para enten­der la ola de vio­len­cia que sacu­de a Méxi­co y la irrup­ción del Movi­mien­to por la Paz con Jus­ti­cia y Dig­ni­dad con­vie­ne dis­tin­guir tres tipos de vio­len­cia (Zizek, Sobre la vio­len­cia. Seis refle­xio­nes mar­gi­na­les), a saber:

1) la vio­len­cia sis­té­mi­ca u obje­ti­va, que refie­re las con­se­cuen­cias catas­tró­fi­cas del fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma eco­nó­mi­co y polí­ti­co (capi­ta­lis­ta), en par­ti­cu­lar duran­te su fase neo­li­be­ral: mise­ria, des­igual­dad, exclu­sión, delin­cuen­cia, etc.; ésta es una vio­len­cia nor­mal, natu­ra­li­za­da e invi­si­ble, pero es la cau­sa fun­da­men­tal de gran par­te de las vio­len­cias de nues­tra sociedad;

2) la vio­len­cia sim­bó­li­ca, que remi­te a la impo­si­ción de sen­ti­do del dis­cur­so de la cla­se domi­nan­te y a la ideo­lo­gía del pro­pio sis­te­ma (racis­mos, odios, dis­cri­mi­na­cio­nes, etc.), al poder de des­ta­car o invi­si­bi­li­zar y silen­ciar; ésta es, tam­bién, una vio­len­cia natu­ra­li­za­da e invi­si­ble, pero es la que natu­ra­li­za a la vio­len­cia sis­té­mi­ca y visi­bi­li­za a cier­tas expre­sio­nes de vio­len­cias subjetivas;

3) las vio­len­cias sub­je­ti­vas, que apun­tan de modo direc­to a las vio­len­cias con­cre­tas que se ven y des­ta­can los medios de comu­ni­ca­ción de masas: los crí­me­nes sádi­cos con­tra las muje­res, las masa­cres coti­dia­nas, las agre­sio­nes de nar­cos, poli­cías, mili­ta­res, para­mi­li­ta­res, etc., con “daños cola­te­ra­les” en la pobla­ción civil.

Sin embar­go, es nece­sa­rio tener pre­sen­te que es la vio­len­cia sim­bó­li­ca la que visi­bi­li­za a esta vio­len­cia sub­je­ti­va y la des­co­nec­ta de la vio­len­cia sis­té­mi­ca: mien­tras se invi­si­bi­li­zan las muer­tas en el Esta­do de Méxi­co o por abor­tos clan­des­ti­nos, las de los niños por des­nu­tri­ción o enfer­me­da­des cura­bles, las de muje­res y hom­bres gas­ta­dos por la mise­ria, cier­to tipo de vio­len­cias se des­ta­can para gene­rar mie­do, into­le­ran­cias diver­sas (cla­sis­tas, sexis­tas, racis­tas), pro­pa­gan­da polí­ti­ca o polí­ti­cas de con­trol de pobla­cio­nes (mili­ta­ri­za­ción). Por ejem­plo: las masa­cres de migran­tes, que se pre­sen­tan como absur­dos secues­tros del cri­men orga­ni­za­do; el “par­te de gue­rra” dia­rio del enfren­ta­mien­to entre poli­cías, nar­cos, para­mi­li­ta­res y ejér­ci­to, siem­pre con daños cola­te­ra­les civi­les (que, más bien, se ocul­tan o pasan a la cuo­ta de “enemi­gos” muer­tos); el ase­si­na­to a algún jefe nar­co como sus­ten­to a la afir­ma­ción de que el gobierno va ganan­do una fal­sa gue­rra en la que se pre­fie­re ata­car a per­so­nas pero no los cir­cui­tos millo­na­rios de dine­ro sucio.

Por­que la vio­len­cia sim­bó­li­ca (la del dis­cur­so y la ideo­lo­gía domi­nan­te, que se impo­ne de modo ver­ti­cal y sin posi­bi­li­dad de répli­ca) ocul­ta a la vio­len­cia sis­té­mi­ca del capi­ta­lis­mo y del neo­li­be­ra­lis­mo (la ince­san­te pro­duc­ción masi­va de pobres, de pre­ca­rios, de exclui­dos, muchos de ellos infec­ta­dos por el feti­chis­mo del dine­ro y del con­su­mis­mo), pues sólo mues­tra cier­tas vio­len­cias sub­je­ti­vas y ocul­ta otras.

Pero lo que prin­ci­pal­men­te ocul­ta es el hecho de que se pre­ten­de com­ba­tir a las vio­len­cias sub­je­ti­vas usan­do la vio­len­cia sis­té­mi­ca que las pro­vo­có: en vez de que aumen­te el gas­to públi­co social y se pro­mue­va el empleo bien paga­do, en lugar de res­pe­tar la ley y regu­lar el fun­cio­na­mien­to del Capi­tal, sigue cre­cien­do el des­em­pleo y si aumen­ta el gas­to guber­na­men­tal lo hace en bonos espe­cia­les para los polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les y el arma­men­to para la poli­cía y el ejército.

Si no se ata­ca la vio­len­cia sis­té­mi­ca, si se recu­rre a ella para ter­mi­nar con las vio­len­cias sub­je­ti­vas, el resul­ta­do nece­sa­rio será el incre­men­to de vio­len­cias, tan­to sis­té­mi­ca como sim­bó­li­cas y subjetivas.

Tomar en cuen­ta la vio­len­cia sis­té­mi­ca del capi­ta­lis­mo pue­de ayu­dar a rom­per la ilu­sión de que el capi­ta­lis­mo lle­va den­tro de sí el pro­yec­to de Esta­do de dere­cho y ciu­da­da­nía. Por lo con­tra­rio, la vio­len­cia sis­té­mi­ca capi­ta­lis­ta vuel­ve al “Esta­do de dere­cho” un “esta­do de sumi­sión” a los intere­ses capi­ta­lis­tas. Como han insis­ti­do Car­los Fer­nán­dez Lira y Luis Ale­gre, la vio­len­cia sis­té­mi­ca capi­ta­lis­ta impli­ca la nega­ción del Esta­do de dere­cho, mien­tras la vio­len­cia sim­bó­li­ca insis­te en impo­ner la fic­ción de que el capi­ta­lis­mo pro­mue­ve la lega­li­dad, la divi­sión de pode­res, la ciudadanía:

“Bajo con­di­cio­nes capi­ta­lis­tas, el dere­cho es un ins­tru­men­to de domi­na­ción de cla­se. No hay más que ver –dicen Fer­nán­dez Liria y Alegre‑, para empe­zar, quié­nes son los que sue­len ir a la cár­cel. En la cár­cel no hay más que gen­te pobre. Cuan­do los ricos son lla­ma­dos a jui­cio, lo nor­mal es que los jue­ces sean expe­dien­ta­dos, no que ellos sean con­de­na­dos. Y cuan­do excep­cio­nal­men­te la cla­se obre­ra ha logra­do, con­tra toda corrien­te, impo­ner legis­la­cio­nes que per­ju­di­ca­ban al capi­tal, los ban­que­ros se han paga­do un gol­pe de Esta­do o una gue­rra civil que die­ra al tras­te con toda apa­rien­cia de Derecho.”

Más allá de lo que afir­man algu­nos espe­cia­lis­tas sobre el colap­so del poder judi­cial en Méxi­co, lo que debie­ra que­dar cla­ro es que la lógi­ca capi­ta­lis­ta corroe al Esta­do dere­cho, dis­tor­sio­na el sis­te­ma jurí­di­co y vuel­ve una fic­ción la divi­sión de pode­res. Y como el capi­ta­lis­mo está mun­dia­li­za­do, esto ocu­rre a nivel mundial.
En toda socie­dad capi­ta­lis­ta que fun­cio­ne nor­mal­men­te, el poder polí­ti­co se subor­di­na al poder eco­nó­mi­co, esto es:

-el poder eje­cu­ti­vo sir­ve a la oli­gar­quía mien­tras gobier­na con­tro­lan­do a los otros pode­res y a la sociedad;

-el poder legis­la­ti­vo, some­ti­do por el eje­cu­ti­vo, resi­de en las buro­cra­cias de los par­ti­dos, las cua­les acuer­dan sus polí­ti­cas con los gober­nan­tes y los pode­res fác­ti­cos en lo “oscu­ri­to”, para lue­go impo­ner la línea a sus subor­di­na­dos (dipu­tados y senadores);

-estos pode­res, a su vez, con­tro­lan el acce­so al poder judi­cial, al que se lle­ga com­pro­me­ti­do polí­ti­ca­men­te para usar e inter­pre­tar la ley bus­can­do siem­pre con­ser­var al sistema.

La pelí­cu­la “Pre­sun­to cul­pa­ble”, que sacu­dió a la socie­dad mexi­ca­na, des­nu­da la situa­ción real de nues­tro sis­te­ma jurí­di­co: los jue­ces y poli­cías son delin­cuen­tes al ser­vi­cio de quien les pague.

En el capi­ta­lis­mo no nos gobier­nan las Leyes o el Dere­cho. El sis­te­ma capi­ta­lis­ta tam­po­co admi­te la demo­cra­cia efec­ti­va: en este sis­te­ma no hay “demo­cra­cia bur­gue­sa” o “demo­cra­cia sin adje­ti­vos” por­que el asun­to no es de adje­ti­vos sino de sus­tan­ti­vos: si, según Aris­tó­te­les, la demo­cra­cia es el gobierno de los muchos, que son pobres y la oli­gar­quía es el gobierno de los pocos, que son ricos, no cabe duda de que la for­ma polí­ti­ca carac­te­rís­ti­ca del capi­ta­lis­mo es el régi­men oli­gár­qui­co. Si en el capi­ta­lis­mo no gobier­na la Ley (Dere­cho) ni la Demo­cra­cia (el gobierno del pue­blo), en este sis­te­ma man­dan las leyes eco­nó­mi­cas, ena­je­na­das y ena­je­nan­tes, se impo­ne una Dic­ta­du­ra del Capi­tal con su vio­len­cia ins­ti­tu­cio­na­li­za­da y encu­bier­ta por una enor­me vio­len­cia sim­bó­li­ca que impi­de enten­der lo que logran ver y sen­tir todos aque­llos que pade­cen a dia­rio la vio­len­cia sis­té­mi­ca capitalista.
La izquier­da socia­lis­ta lucha por la demo­cra­cia: por el gobierno del pue­blo, por dere­chos y leyes, por un Dere­cho que pro­te­ja la igual­dad y la liber­tad, por una Jus­ti­cia social con­tra y más allá del Capital.

Des­ta­car el jue­go de estas vio­len­cias pue­de resul­ta reve­la­dor por­que des­ta­ca el doble dis­cur­so del régi­men: al mis­mo tiem­po que se dice defen­der el Esta­do de dere­cho, se reite­ra en la prác­ti­ca la rup­tu­ra de la lega­li­dad por par­te de los empre­sa­rios y gober­nan­tes así como su des­afo­ra­da corrup­ción. Mien­tras el sis­te­ma pro­mue­ve la gue­rra de todos con­tra todos, la com­pe­ten­cia sin nor­mas, la pro­li­fe­ra­ción públi­ca de frau­des y nego­cios sucios, la com­pli­ci­dad de nar­cos con empre­sa­rios en el lava­do de dine­ro, la des­re­gu­la­ción de la mar­cha del capi­ta­lis­mo delin­cuen­cial, se dice ata­car a los nacos, que son la per­so­ni­fi­ca­ción mis­ma del pro­pio sis­te­ma esta­ble­ci­do –un sis­te­ma bár­ba­ro, caren­te de civi­li­dad y éti­ca, que gene­ra empre­sas cri­mi­na­les que pro­du­cen mer­can­cías tóxi­cas (dro­gas, pero tam­bién ali­men­tos cha­ta­rra) con el solo afán de acu­mu­lar más riquezas.

Des­de esta pers­pec­ti­va, el asun­to de la vio­len­cia se poli­ti­za y gene­ra pre­gun­tas inquietantes:

-¿Quién es más cri­mi­nal, pre­gun­ta­ba Ber­tolt Brecht, el que roba un ban­co o el que lo pone (para defrau­dar a quien se deje)? ¿El que ven­de dro­ga o el que se hace rico ven­dien­do pan que es de aire (Bim­bo)? ¿El poli­cía que acep­ta dine­ro del nar­co o el que come­te un frau­de elec­to­ral para hacer nego­cios con las pri­va­ti­za­cio­nes? ¿El que secues­tra o el que explo­ta y deja sin empleo? ¿Las empre­sas far­ma­céu­ti­cas, que tra­fi­can con la enfer­me­dad, las empre­sas tele­vi­si­vas, que hacen nego­cios con la estu­pi­di­za­ción, o una ban­da que roba coches? ¿El que acu­mu­la una de las más inmen­sas for­tu­nas sobre la Tie­rra por­que pri­va­ti­za la rique­za que era públi­ca en un país de pobres, o el joven estú­pi­do que mata por unos pesos?

Es cier­to que es terri­ble que ban­das de delin­cuen­tes maten a jóve­nes en una fies­ta, pero tam­bién lo es que mue­ran niños en una guar­de­ría por­que el gobierno sólo desea pro­mo­ver nego­cios pri­va­ti­zan­do (subro­gan­do) los ser­vi­cios públi­cos. Es escan­da­lo­so que se secues­tre a la gen­te para hacer dine­ro, como lo es el que se corran a miles de tra­ba­ja­do­res, rom­pien­do pre­cep­tos cons­ti­tu­cio­na­les, para hacer nego­cios con la fibra ópti­ca que ins­ta­la­ron esos mis­mos tra­ba­ja­do­res, como ocu­rrió con el SME.

¿No es vio­len­cia sis­té­mi­ca el que los gran­des empre­sa­rios no sólo no paguen impues­tos sino que tam­po­co res­pe­ten las leyes labo­ra­les, ni las ambien­ta­les, ni mucho menos se preo­cu­pen de la uti­li­dad, toxi­ci­dad o dura­bi­li­dad del pro­duc­to o de sus efec­tos con­ta­mi­nan­tes? A ellos, todos lo saben, no les impor­tan los tra­ba­ja­do­res ni la natu­ra­le­za, ni el mun­do en el que viven: sólo les impor­ta hacer dine­ro. El capi­ta­lis­mo pro­du­ce, en sus per­so­ni­fi­ca­cio­nes y en el mode­lo de ser humano que pro­mue­ven, seres necró­fi­los, ado­ra­do­res del Dine­ro y dis­pues­tos a sacri­fi­car todo (ley, vidas, dere­chos, dig­ni­dad pro­pia, el futu­ro del pla­ne­ta) con tal de acu­mu­lar más. ¿No es ese el per­fil de un sicó­ti­co aso­cial y perverso?

No repe­ti­re­mos que la pro­pie­dad es un robo, pero sí que un sis­te­ma basa­do en la ena­je­na­ción y la explo­ta­ción de las mayo­rías, como lo es el capi­ta­lis­mo, un sis­te­ma que con­de­na a la mise­ria a la mayo­ría de la pobla­ción mun­dial, impli­ca una vio­len­cia sis­té­mi­ca y es uno de los mayo­res crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad. El capi­ta­lis­mo es, por esen­cia, delin­cuen­cial y corrup­tor: rom­pe con todo lo que era sagra­do para hacer dine­ro a toda cos­ta, e inclu­so pro­mue­ve deli­tos por los deseos con­su­mis­tas sem­bra­dos has­ta en los que son exclui­dos de todo.
Ante lo que está ocu­rrien­do en nues­tro país, debe­mos cri­ti­car la acti­tud del libe­ral tole­ran­te que se opo­ne a todo tipo de vio­len­cia, direc­tas (masa­cres, etc.) o ideo­ló­gi­cas (dis­cri­mi­na­ción) –aun­que se “olvi­da” de la vio­len­cia sistémica.

Por eso, des­de la izquier­da, debe­mos de cui­dar­nos de repe­tir el gri­to de alar­ma del libe­ral con­tra la vio­len­cia que vuel­ve a todo lo demás secun­da­rio –y con ello, “tapa otras for­mas de vio­len­cia” e inclu­so las jus­ti­fi­ca, por­que en el fon­do cla­ma por más vio­len­cia, poli­cia­ca y militar.

Por eso es nece­sa­rio tener pre­sen­te las tres for­mas de vio­len­cia y resis­tir­se a la fas­ci­na­ción por el cúmu­lo de vio­len­cias sub­je­ti­vas y visi­bles que cre­ce ante nues­tros ojos: es pre­ci­so “his­to­ri­zar a fon­do la noción de vio­len­cia obje­ti­va” del capi­ta­lis­mo, vol­ver a insis­tir en que el Capi­tal como abs­trac­ción real (ena­je­na­da) deter­mi­na a la eco­no­mía y con­de­na a la mise­ria a la mayo­ría de la pobla­ción mun­dial, pro­mo­vien­do gue­rras abier­tas o sote­rra­das, corrup­ción, irres­pon­sa­bi­li­dad y cinis­mo en los ado­ra­do­res del Dine­ro; por­que el Capi­tal es una fuer­za social ena­je­na­da e indi­fe­ren­te a los seres huma­nos y a la natu­ra­le­za, que en su bús­que­da de ganan­cias “pro­por­cio­na la cla­ve de los pro­ce­sos y las catás­tro­fes de la vida real.” (p.23)

Es ahí don­de resi­de la vio­len­cia sis­té­mi­ca fun­da­men­tal del capi­ta­lis­mo, mucho más extra­ña que cual­quier vio­len­cia direc­ta socio-ideo­ló­gi­ca pre­ca­pi­ta­lis­ta: esa vio­len­cia ya no es atri­bui­ble a los indi­vi­duos con­cre­tos y sus ‘mal­va­das’ inten­cio­nes, sino que es pura­men­te ‘obje­ti­va’, sis­té­mi­ca, anó­ni­ma.” (Zizek, p.23)

Con­tra todas las per­so­ni­fi­ca­cio­nes del Capi­tal, sean locu­to­res, empre­sa­rios, inte­lec­tua­les o polí­ti­cos, es nece­sa­rio insis­tir que el capi­ta­lis­mo es vio­len­to y cri­mi­nal, cues­tio­nan­do el pro­pio dis­cur­so eco­nó­mi­co, en el que no impor­ta que aumen­te la mise­ria si la eco­no­mía (las ganan­cias del Capi­tal) va bien…

-Por eso es nece­sa­rio tener pre­sen­te las tres vio­len­cias y sus interdependencias.

Al enfa­ti­zar la cues­tión de la segu­ri­dad se deja de lado la cues­tión social, y se hace post-polí­ti­ca que plan­tea el pro­ble­ma en el terreno de la admi­nis­tra­ción espe­cia­li­za­da (leyes, medi­das poli­cia­cas o mili­ta­res, etc.), des­po­li­ti­zan­do el asun­to: cor­tan­do su rela­ción con la vio­len­cia sis­té­mi­ca, con las res­pon­sa­bi­li­da­des polí­ti­cas de los que han per­mi­ti­do tal des­com­po­si­ción social. Por eso, la polí­ti­ca de izquier­da eman­ci­pa­to­ria debe ser radi­cal: plan­tear la raíz del asun­to, insis­tien­do en la vio­len­cia sis­té­mi­ca del capi­ta­lis­mo, y poli­ti­zar la cues­tión: plan­tean­do la nece­si­dad de un cam­bio radical.

Tam­bién debe denun­ciar la hipo­cre­sía del dis­cur­so libe­ral o de dere­cha, que se dicen preo­cu­pa­dos por la vio­len­cia (sub­je­ti­vas) pero sólo pro­po­nen más vio­len­cia (sis­té­mi­ca): en lugar de hablar de una mejor dis­tri­bu­ción de la rique­za o de res­ca­tar las fun­cio­nes socia­les del Esta­do, cla­man por más poli­cías y mili­ta­res en las calles, aun­que sepan que estas ins­ti­tu­cio­nes se corrom­pen y pro­du­cen más vio­len­cia. En el fon­do, no es a la vio­len­cia delin­cuen­cial a la que temen los que tie­nen el poder y sus cóm­pli­ces libe­ra­les y con­ser­va­do­res, sino a la vio­len­cia social que sim­ple­men­te exi­ja, sin rom­per un vidrio pero de mane­ra masi­va, un cam­bio de polí­ti­cas eco­nó­mi­cas, de régi­men, de sociedad.

Por­que has­ta aho­ra tene­mos una vio­len­cia san­grien­ta pero sin uto­pías, sin que se gene­ren en los movi­mien­tos socia­les que dicen estar “has­ta la madre” del sis­te­ma alter­na­ti­vas glo­ba­les al sis­te­ma. Y es que la vio­len­cia sim­bó­li­ca del pro­pio capi­ta­lis­mo no ofre­ce una car­to­gra­fía cog­ni­ti­va o sig­ni­fi­ca­ti­va que per­mi­ta cono­cer y com­pren­der lo que ocu­rre; el dis­cur­so del Capi­tal des­to­ta­li­za el sen­ti­do y dilu­ye visio­nes del mun­do mien­tras natu­ra­li­za el indi­vi­dua­lis­mo y la com­pe­ten­cia feroz de todos con­tra todos (don­de sólo hay triun­fa­do­res y losers). Por eso, el capi­ta­lis­mo aca­rrea una cri­sis de sen­ti­do e iden­ti­dad, que ali­men­ta fun­da­men­ta­lis­mos into­le­ran­tes que pro­vo­can más violencias.

-Con­tra la vio­len­cia sis­té­mi­ca del capi­ta­lis­mo se nece­si­ta un cam­bio de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, de régi­men, de socie­dad. Para recons­truir teji­dos socia­les y mun­dos socia­les huma­ni­za­dos, exi­gi­mos igual­dad y liber­tad como sus­ten­to de una Jus­ti­cia social efec­ti­va, en la ley y en la reali­dad social. Ello impli­ca, por supues­to, des­na­tu­ra­li­zar las vio­len­cias de este sis­te­ma capi­ta­lis­ta: cues­tio­nar la explo­ta­ción y la pri­va­ti­za­ción de rique­zas, pro­po­ner­se ter­mi­nar con las des­igual­da­des, mise­rias y exclu­sio­nes socia­les que gene­ra el capi­ta­lis­mo, repen­sar el papel del Esta­do y de la polí­ti­ca como esfe­ra públi­ca democrática.

-Con­tra los rela­ti­vis­mos y par­ti­cu­la­ris­mos, cabe recor­dar que el capi­ta­lis­mo es una maqui­na­ria eco­nó­mi­ca que se uni­ver­sa­li­za sin mun­do (de sen­ti­do) ni civi­li­za­ción (que pone lími­tes). Por ello mis­mo, la izquier­da anti-capi­ta­lis­ta debe uni­ver­sa­li­zar mun­do de vida y mane­ras civi­li­za­to­rias que sean igua­li­ta­rias, eman­ci­pa­do­ras, jus­tas, sus­ten­ta­das en el cui­da­do y el flo­re­ci­mien­to de la vida huma­na y natural.

-Pero, ¿de dón­de vie­ne la posi­bi­li­dad de uni­ver­sa­li­dad? De las diver­sas luchas con­tra el Capital:

“En otras pala­bras, en la lucha eman­ci­pa­do­ra no son las cul­tu­ras, en su iden­ti­dad, las que unen sus manos, es el repri­mi­do, el explo­ta­do y el que sufre, las ‘par­tes sin par­te’ de toda cul­tu­ra, las que se unen en una lucha compartida.”

-¿La lucha eman­ci­pa­to­ria impli­ca vio­len­cia? Si es así, ¿qué tipo de vio­len­cia impli­ca la lucha emancipatoria?

-Wal­ter Ben­ja­min habla de la “vio­len­cia divi­na” que es la “intru­sión de la jus­ti­cia más allá de la ley”, que bien podría ser ‑para seguir con la metá­fo­ra teo­ló­gi­ca- la inter­ven­ción eman­ci­pa­to­ria del ángel de la historia.

Por supues­to, ésta no tie­ne nada que ver con la vio­len­cia de los fun­da­men­ta­lis­tas reli­gio­sos, o de cual­quier tipo, ni con la mera explo­sión de los resen­ti­mien­tos. Es la vio­len­cia, que tal vez no rom­pa un vidrio o emi­ta una inju­ria, que hace jus­ti­cia: hace igual­dad y demo­cra­cia, qui­ta pri­vi­le­gios y juz­ga a los cul­pa­bles de las injus­ti­cias. Esa vio­len­cia divi­na es, en reali­dad, volun­tad del pue­blo de hacer jus­ti­cia, por­que, recor­de­mos: vox popu­li, vox dei.
‑Esa es la vio­len­cia que apo­ya la izquier­da: la que vie­ne de un pue­blo que ha dig­ni­fi­ca­do su rabia en acción de jus­ti­cia, amo­ro­sa con los que han sufri­do la injus­ti­cia sis­té­mi­ca pero dura y fría con los que la han fomen­ta­do para medrar con ella.

Esa vio­len­cia jus­ti­cie­ra, popu­lar, que de pron­to irrum­pe en la socie­dad para demo­cra­ti­zar, hacer igual­dad, tras­to­ca las leyes y rela­cio­nes socia­les para hacer­las más jus­tas, ins­ti­tuir un poder popu­lar demo­cra­ti­za­dor, es la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria, con la que la izquier­da anti-capi­ta­lis­ta y socia­lis­ta está fir­me­men­te comprometida.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.