Las vio­len­cias del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y la izquier­da (Leyen­do a Zizek)

Para enten­der la ola de vio­len­cia que sacu­de a Méxi­co y la irrup­ción del Movi­mien­to por la Paz con Jus­ti­cia y Dig­ni­dad con­vie­ne dis­tin­guir tres tipos de vio­len­cia (Zizek, Sobre la vio­len­cia. Seis refle­xio­nes mar­gi­na­les), a saber:

1) la vio­len­cia sis­té­mi­ca u obje­ti­va, que refie­re las con­se­cuen­cias catas­tró­fi­cas del fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma eco­nó­mi­co y polí­ti­co (capi­ta­lis­ta), en par­ti­cu­lar duran­te su fase neo­li­be­ral: mise­ria, des­igual­dad, exclu­sión, delin­cuen­cia, etc.; ésta es una vio­len­cia nor­mal, natu­ra­li­za­da e invi­si­ble, pero es la cau­sa fun­da­men­tal de gran par­te de las vio­len­cias de nues­tra socie­dad;

2) la vio­len­cia sim­bó­li­ca, que remi­te a la impo­si­ción de sen­ti­do del dis­cur­so de la cla­se domi­nan­te y a la ideo­lo­gía del pro­pio sis­te­ma (racis­mos, odios, dis­cri­mi­na­cio­nes, etc.), al poder de des­ta­car o invi­si­bi­li­zar y silen­ciar; ésta es, tam­bién, una vio­len­cia natu­ra­li­za­da e invi­si­ble, pero es la que natu­ra­li­za a la vio­len­cia sis­té­mi­ca y visi­bi­li­za a cier­tas expre­sio­nes de vio­len­cias sub­je­ti­vas;

3) las vio­len­cias sub­je­ti­vas, que apun­tan de modo direc­to a las vio­len­cias con­cre­tas que se ven y des­ta­can los medios de comu­ni­ca­ción de masas: los crí­me­nes sádi­cos con­tra las muje­res, las masa­cres coti­dia­nas, las agre­sio­nes de nar­cos, poli­cías, mili­ta­res, para­mi­li­ta­res, etc., con “daños cola­te­ra­les” en la pobla­ción civil.

Sin embar­go, es nece­sa­rio tener pre­sen­te que es la vio­len­cia sim­bó­li­ca la que visi­bi­li­za a esta vio­len­cia sub­je­ti­va y la des­co­nec­ta de la vio­len­cia sis­té­mi­ca: mien­tras se invi­si­bi­li­zan las muer­tas en el Esta­do de Méxi­co o por abor­tos clan­des­ti­nos, las de los niños por des­nu­tri­ción o enfer­me­da­des cura­bles, las de muje­res y hom­bres gas­ta­dos por la mise­ria, cier­to tipo de vio­len­cias se des­ta­can para gene­rar mie­do, into­le­ran­cias diver­sas (cla­sis­tas, sexis­tas, racis­tas), pro­pa­gan­da polí­ti­ca o polí­ti­cas de con­trol de pobla­cio­nes (mili­ta­ri­za­ción). Por ejem­plo: las masa­cres de migran­tes, que se pre­sen­tan como absur­dos secues­tros del cri­men orga­ni­za­do; el “par­te de gue­rra” dia­rio del enfren­ta­mien­to entre poli­cías, nar­cos, para­mi­li­ta­res y ejér­ci­to, siem­pre con daños cola­te­ra­les civi­les (que, más bien, se ocul­tan o pasan a la cuo­ta de “enemi­gos” muer­tos); el ase­si­na­to a algún jefe nar­co como sus­ten­to a la afir­ma­ción de que el gobierno va ganan­do una fal­sa gue­rra en la que se pre­fie­re ata­car a per­so­nas pero no los cir­cui­tos millo­na­rios de dine­ro sucio.

Por­que la vio­len­cia sim­bó­li­ca (la del dis­cur­so y la ideo­lo­gía domi­nan­te, que se impo­ne de modo ver­ti­cal y sin posi­bi­li­dad de répli­ca) ocul­ta a la vio­len­cia sis­té­mi­ca del capi­ta­lis­mo y del neo­li­be­ra­lis­mo (la ince­san­te pro­duc­ción masi­va de pobres, de pre­ca­rios, de exclui­dos, muchos de ellos infec­ta­dos por el feti­chis­mo del dine­ro y del con­su­mis­mo), pues sólo mues­tra cier­tas vio­len­cias sub­je­ti­vas y ocul­ta otras.

Pero lo que prin­ci­pal­men­te ocul­ta es el hecho de que se pre­ten­de com­ba­tir a las vio­len­cias sub­je­ti­vas usan­do la vio­len­cia sis­té­mi­ca que las pro­vo­có: en vez de que aumen­te el gas­to públi­co social y se pro­mue­va el empleo bien paga­do, en lugar de res­pe­tar la ley y regu­lar el fun­cio­na­mien­to del Capi­tal, sigue cre­cien­do el des­em­pleo y si aumen­ta el gas­to guber­na­men­tal lo hace en bonos espe­cia­les para los polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les y el arma­men­to para la poli­cía y el ejér­ci­to.

Si no se ata­ca la vio­len­cia sis­té­mi­ca, si se recu­rre a ella para ter­mi­nar con las vio­len­cias sub­je­ti­vas, el resul­ta­do nece­sa­rio será el incre­men­to de vio­len­cias, tan­to sis­té­mi­ca como sim­bó­li­cas y sub­je­ti­vas.

Tomar en cuen­ta la vio­len­cia sis­té­mi­ca del capi­ta­lis­mo pue­de ayu­dar a rom­per la ilu­sión de que el capi­ta­lis­mo lle­va den­tro de sí el pro­yec­to de Esta­do de dere­cho y ciu­da­da­nía. Por lo con­tra­rio, la vio­len­cia sis­té­mi­ca capi­ta­lis­ta vuel­ve al “Esta­do de dere­cho” un “esta­do de sumi­sión” a los intere­ses capi­ta­lis­tas. Como han insis­ti­do Car­los Fer­nán­dez Lira y Luis Ale­gre, la vio­len­cia sis­té­mi­ca capi­ta­lis­ta impli­ca la nega­ción del Esta­do de dere­cho, mien­tras la vio­len­cia sim­bó­li­ca insis­te en impo­ner la fic­ción de que el capi­ta­lis­mo pro­mue­ve la lega­li­dad, la divi­sión de pode­res, la ciu­da­da­nía:

“Bajo con­di­cio­nes capi­ta­lis­tas, el dere­cho es un ins­tru­men­to de domi­na­ción de cla­se. No hay más que ver –dicen Fer­nán­dez Liria y Alegre‑, para empe­zar, quié­nes son los que sue­len ir a la cár­cel. En la cár­cel no hay más que gen­te pobre. Cuan­do los ricos son lla­ma­dos a jui­cio, lo nor­mal es que los jue­ces sean expe­dien­ta­dos, no que ellos sean con­de­na­dos. Y cuan­do excep­cio­nal­men­te la cla­se obre­ra ha logra­do, con­tra toda corrien­te, impo­ner legis­la­cio­nes que per­ju­di­ca­ban al capi­tal, los ban­que­ros se han paga­do un gol­pe de Esta­do o una gue­rra civil que die­ra al tras­te con toda apa­rien­cia de Dere­cho.”

Más allá de lo que afir­man algu­nos espe­cia­lis­tas sobre el colap­so del poder judi­cial en Méxi­co, lo que debie­ra que­dar cla­ro es que la lógi­ca capi­ta­lis­ta corroe al Esta­do dere­cho, dis­tor­sio­na el sis­te­ma jurí­di­co y vuel­ve una fic­ción la divi­sión de pode­res. Y como el capi­ta­lis­mo está mun­dia­li­za­do, esto ocu­rre a nivel mun­dial.
En toda socie­dad capi­ta­lis­ta que fun­cio­ne nor­mal­men­te, el poder polí­ti­co se subor­di­na al poder eco­nó­mi­co, esto es:

-el poder eje­cu­ti­vo sir­ve a la oli­gar­quía mien­tras gobier­na con­tro­lan­do a los otros pode­res y a la socie­dad;

-el poder legis­la­ti­vo, some­ti­do por el eje­cu­ti­vo, resi­de en las buro­cra­cias de los par­ti­dos, las cua­les acuer­dan sus polí­ti­cas con los gober­nan­tes y los pode­res fác­ti­cos en lo “oscu­ri­to”, para lue­go impo­ner la línea a sus subor­di­na­dos (dipu­tados y sena­do­res);

-estos pode­res, a su vez, con­tro­lan el acce­so al poder judi­cial, al que se lle­ga com­pro­me­ti­do polí­ti­ca­men­te para usar e inter­pre­tar la ley bus­can­do siem­pre con­ser­var al sis­te­ma.

La pelí­cu­la “Pre­sun­to cul­pa­ble”, que sacu­dió a la socie­dad mexi­ca­na, des­nu­da la situa­ción real de nues­tro sis­te­ma jurí­di­co: los jue­ces y poli­cías son delin­cuen­tes al ser­vi­cio de quien les pague.

En el capi­ta­lis­mo no nos gobier­nan las Leyes o el Dere­cho. El sis­te­ma capi­ta­lis­ta tam­po­co admi­te la demo­cra­cia efec­ti­va: en este sis­te­ma no hay “demo­cra­cia bur­gue­sa” o “demo­cra­cia sin adje­ti­vos” por­que el asun­to no es de adje­ti­vos sino de sus­tan­ti­vos: si, según Aris­tó­te­les, la demo­cra­cia es el gobierno de los muchos, que son pobres y la oli­gar­quía es el gobierno de los pocos, que son ricos, no cabe duda de que la for­ma polí­ti­ca carac­te­rís­ti­ca del capi­ta­lis­mo es el régi­men oli­gár­qui­co. Si en el capi­ta­lis­mo no gobier­na la Ley (Dere­cho) ni la Demo­cra­cia (el gobierno del pue­blo), en este sis­te­ma man­dan las leyes eco­nó­mi­cas, ena­je­na­das y ena­je­nan­tes, se impo­ne una Dic­ta­du­ra del Capi­tal con su vio­len­cia ins­ti­tu­cio­na­li­za­da y encu­bier­ta por una enor­me vio­len­cia sim­bó­li­ca que impi­de enten­der lo que logran ver y sen­tir todos aque­llos que pade­cen a dia­rio la vio­len­cia sis­té­mi­ca capi­ta­lis­ta.
La izquier­da socia­lis­ta lucha por la demo­cra­cia: por el gobierno del pue­blo, por dere­chos y leyes, por un Dere­cho que pro­te­ja la igual­dad y la liber­tad, por una Jus­ti­cia social con­tra y más allá del Capi­tal.

Des­ta­car el jue­go de estas vio­len­cias pue­de resul­ta reve­la­dor por­que des­ta­ca el doble dis­cur­so del régi­men: al mis­mo tiem­po que se dice defen­der el Esta­do de dere­cho, se reite­ra en la prác­ti­ca la rup­tu­ra de la lega­li­dad por par­te de los empre­sa­rios y gober­nan­tes así como su des­afo­ra­da corrup­ción. Mien­tras el sis­te­ma pro­mue­ve la gue­rra de todos con­tra todos, la com­pe­ten­cia sin nor­mas, la pro­li­fe­ra­ción públi­ca de frau­des y nego­cios sucios, la com­pli­ci­dad de nar­cos con empre­sa­rios en el lava­do de dine­ro, la des­re­gu­la­ción de la mar­cha del capi­ta­lis­mo delin­cuen­cial, se dice ata­car a los nacos, que son la per­so­ni­fi­ca­ción mis­ma del pro­pio sis­te­ma esta­ble­ci­do –un sis­te­ma bár­ba­ro, caren­te de civi­li­dad y éti­ca, que gene­ra empre­sas cri­mi­na­les que pro­du­cen mer­can­cías tóxi­cas (dro­gas, pero tam­bién ali­men­tos cha­ta­rra) con el solo afán de acu­mu­lar más rique­zas.

Des­de esta pers­pec­ti­va, el asun­to de la vio­len­cia se poli­ti­za y gene­ra pre­gun­tas inquie­tan­tes:

-¿Quién es más cri­mi­nal, pre­gun­ta­ba Ber­tolt Brecht, el que roba un ban­co o el que lo pone (para defrau­dar a quien se deje)? ¿El que ven­de dro­ga o el que se hace rico ven­dien­do pan que es de aire (Bim­bo)? ¿El poli­cía que acep­ta dine­ro del nar­co o el que come­te un frau­de elec­to­ral para hacer nego­cios con las pri­va­ti­za­cio­nes? ¿El que secues­tra o el que explo­ta y deja sin empleo? ¿Las empre­sas far­ma­céu­ti­cas, que tra­fi­can con la enfer­me­dad, las empre­sas tele­vi­si­vas, que hacen nego­cios con la estu­pi­di­za­ción, o una ban­da que roba coches? ¿El que acu­mu­la una de las más inmen­sas for­tu­nas sobre la Tie­rra por­que pri­va­ti­za la rique­za que era públi­ca en un país de pobres, o el joven estú­pi­do que mata por unos pesos?

Es cier­to que es terri­ble que ban­das de delin­cuen­tes maten a jóve­nes en una fies­ta, pero tam­bién lo es que mue­ran niños en una guar­de­ría por­que el gobierno sólo desea pro­mo­ver nego­cios pri­va­ti­zan­do (subro­gan­do) los ser­vi­cios públi­cos. Es escan­da­lo­so que se secues­tre a la gen­te para hacer dine­ro, como lo es el que se corran a miles de tra­ba­ja­do­res, rom­pien­do pre­cep­tos cons­ti­tu­cio­na­les, para hacer nego­cios con la fibra ópti­ca que ins­ta­la­ron esos mis­mos tra­ba­ja­do­res, como ocu­rrió con el SME.

¿No es vio­len­cia sis­té­mi­ca el que los gran­des empre­sa­rios no sólo no paguen impues­tos sino que tam­po­co res­pe­ten las leyes labo­ra­les, ni las ambien­ta­les, ni mucho menos se preo­cu­pen de la uti­li­dad, toxi­ci­dad o dura­bi­li­dad del pro­duc­to o de sus efec­tos con­ta­mi­nan­tes? A ellos, todos lo saben, no les impor­tan los tra­ba­ja­do­res ni la natu­ra­le­za, ni el mun­do en el que viven: sólo les impor­ta hacer dine­ro. El capi­ta­lis­mo pro­du­ce, en sus per­so­ni­fi­ca­cio­nes y en el mode­lo de ser humano que pro­mue­ven, seres necró­fi­los, ado­ra­do­res del Dine­ro y dis­pues­tos a sacri­fi­car todo (ley, vidas, dere­chos, dig­ni­dad pro­pia, el futu­ro del pla­ne­ta) con tal de acu­mu­lar más. ¿No es ese el per­fil de un sicó­ti­co aso­cial y per­ver­so?

No repe­ti­re­mos que la pro­pie­dad es un robo, pero sí que un sis­te­ma basa­do en la ena­je­na­ción y la explo­ta­ción de las mayo­rías, como lo es el capi­ta­lis­mo, un sis­te­ma que con­de­na a la mise­ria a la mayo­ría de la pobla­ción mun­dial, impli­ca una vio­len­cia sis­té­mi­ca y es uno de los mayo­res crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad. El capi­ta­lis­mo es, por esen­cia, delin­cuen­cial y corrup­tor: rom­pe con todo lo que era sagra­do para hacer dine­ro a toda cos­ta, e inclu­so pro­mue­ve deli­tos por los deseos con­su­mis­tas sem­bra­dos has­ta en los que son exclui­dos de todo.
Ante lo que está ocu­rrien­do en nues­tro país, debe­mos cri­ti­car la acti­tud del libe­ral tole­ran­te que se opo­ne a todo tipo de vio­len­cia, direc­tas (masa­cres, etc.) o ideo­ló­gi­cas (dis­cri­mi­na­ción) –aun­que se “olvi­da” de la vio­len­cia sis­té­mi­ca.

Por eso, des­de la izquier­da, debe­mos de cui­dar­nos de repe­tir el gri­to de alar­ma del libe­ral con­tra la vio­len­cia que vuel­ve a todo lo demás secun­da­rio –y con ello, “tapa otras for­mas de vio­len­cia” e inclu­so las jus­ti­fi­ca, por­que en el fon­do cla­ma por más vio­len­cia, poli­cia­ca y mili­tar.

Por eso es nece­sa­rio tener pre­sen­te las tres for­mas de vio­len­cia y resis­tir­se a la fas­ci­na­ción por el cúmu­lo de vio­len­cias sub­je­ti­vas y visi­bles que cre­ce ante nues­tros ojos: es pre­ci­so “his­to­ri­zar a fon­do la noción de vio­len­cia obje­ti­va” del capi­ta­lis­mo, vol­ver a insis­tir en que el Capi­tal como abs­trac­ción real (ena­je­na­da) deter­mi­na a la eco­no­mía y con­de­na a la mise­ria a la mayo­ría de la pobla­ción mun­dial, pro­mo­vien­do gue­rras abier­tas o sote­rra­das, corrup­ción, irres­pon­sa­bi­li­dad y cinis­mo en los ado­ra­do­res del Dine­ro; por­que el Capi­tal es una fuer­za social ena­je­na­da e indi­fe­ren­te a los seres huma­nos y a la natu­ra­le­za, que en su bús­que­da de ganan­cias “pro­por­cio­na la cla­ve de los pro­ce­sos y las catás­tro­fes de la vida real.” (p.23)

Es ahí don­de resi­de la vio­len­cia sis­té­mi­ca fun­da­men­tal del capi­ta­lis­mo, mucho más extra­ña que cual­quier vio­len­cia direc­ta socio-ideo­ló­gi­ca pre­ca­pi­ta­lis­ta: esa vio­len­cia ya no es atri­bui­ble a los indi­vi­duos con­cre­tos y sus ‘mal­va­das’ inten­cio­nes, sino que es pura­men­te ‘obje­ti­va’, sis­té­mi­ca, anó­ni­ma.” (Zizek, p.23)

Con­tra todas las per­so­ni­fi­ca­cio­nes del Capi­tal, sean locu­to­res, empre­sa­rios, inte­lec­tua­les o polí­ti­cos, es nece­sa­rio insis­tir que el capi­ta­lis­mo es vio­len­to y cri­mi­nal, cues­tio­nan­do el pro­pio dis­cur­so eco­nó­mi­co, en el que no impor­ta que aumen­te la mise­ria si la eco­no­mía (las ganan­cias del Capi­tal) va bien…

-Por eso es nece­sa­rio tener pre­sen­te las tres vio­len­cias y sus inter­de­pen­den­cias.

Al enfa­ti­zar la cues­tión de la segu­ri­dad se deja de lado la cues­tión social, y se hace post-polí­ti­ca que plan­tea el pro­ble­ma en el terreno de la admi­nis­tra­ción espe­cia­li­za­da (leyes, medi­das poli­cia­cas o mili­ta­res, etc.), des­po­li­ti­zan­do el asun­to: cor­tan­do su rela­ción con la vio­len­cia sis­té­mi­ca, con las res­pon­sa­bi­li­da­des polí­ti­cas de los que han per­mi­ti­do tal des­com­po­si­ción social. Por eso, la polí­ti­ca de izquier­da eman­ci­pa­to­ria debe ser radi­cal: plan­tear la raíz del asun­to, insis­tien­do en la vio­len­cia sis­té­mi­ca del capi­ta­lis­mo, y poli­ti­zar la cues­tión: plan­tean­do la nece­si­dad de un cam­bio radi­cal.

Tam­bién debe denun­ciar la hipo­cre­sía del dis­cur­so libe­ral o de dere­cha, que se dicen preo­cu­pa­dos por la vio­len­cia (sub­je­ti­vas) pero sólo pro­po­nen más vio­len­cia (sis­té­mi­ca): en lugar de hablar de una mejor dis­tri­bu­ción de la rique­za o de res­ca­tar las fun­cio­nes socia­les del Esta­do, cla­man por más poli­cías y mili­ta­res en las calles, aun­que sepan que estas ins­ti­tu­cio­nes se corrom­pen y pro­du­cen más vio­len­cia. En el fon­do, no es a la vio­len­cia delin­cuen­cial a la que temen los que tie­nen el poder y sus cóm­pli­ces libe­ra­les y con­ser­va­do­res, sino a la vio­len­cia social que sim­ple­men­te exi­ja, sin rom­per un vidrio pero de mane­ra masi­va, un cam­bio de polí­ti­cas eco­nó­mi­cas, de régi­men, de socie­dad.

Por­que has­ta aho­ra tene­mos una vio­len­cia san­grien­ta pero sin uto­pías, sin que se gene­ren en los movi­mien­tos socia­les que dicen estar “has­ta la madre” del sis­te­ma alter­na­ti­vas glo­ba­les al sis­te­ma. Y es que la vio­len­cia sim­bó­li­ca del pro­pio capi­ta­lis­mo no ofre­ce una car­to­gra­fía cog­ni­ti­va o sig­ni­fi­ca­ti­va que per­mi­ta cono­cer y com­pren­der lo que ocu­rre; el dis­cur­so del Capi­tal des­to­ta­li­za el sen­ti­do y dilu­ye visio­nes del mun­do mien­tras natu­ra­li­za el indi­vi­dua­lis­mo y la com­pe­ten­cia feroz de todos con­tra todos (don­de sólo hay triun­fa­do­res y losers). Por eso, el capi­ta­lis­mo aca­rrea una cri­sis de sen­ti­do e iden­ti­dad, que ali­men­ta fun­da­men­ta­lis­mos into­le­ran­tes que pro­vo­can más vio­len­cias.

-Con­tra la vio­len­cia sis­té­mi­ca del capi­ta­lis­mo se nece­si­ta un cam­bio de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, de régi­men, de socie­dad. Para recons­truir teji­dos socia­les y mun­dos socia­les huma­ni­za­dos, exi­gi­mos igual­dad y liber­tad como sus­ten­to de una Jus­ti­cia social efec­ti­va, en la ley y en la reali­dad social. Ello impli­ca, por supues­to, des­na­tu­ra­li­zar las vio­len­cias de este sis­te­ma capi­ta­lis­ta: cues­tio­nar la explo­ta­ción y la pri­va­ti­za­ción de rique­zas, pro­po­ner­se ter­mi­nar con las des­igual­da­des, mise­rias y exclu­sio­nes socia­les que gene­ra el capi­ta­lis­mo, repen­sar el papel del Esta­do y de la polí­ti­ca como esfe­ra públi­ca demo­crá­ti­ca.

-Con­tra los rela­ti­vis­mos y par­ti­cu­la­ris­mos, cabe recor­dar que el capi­ta­lis­mo es una maqui­na­ria eco­nó­mi­ca que se uni­ver­sa­li­za sin mun­do (de sen­ti­do) ni civi­li­za­ción (que pone lími­tes). Por ello mis­mo, la izquier­da anti-capi­ta­lis­ta debe uni­ver­sa­li­zar mun­do de vida y mane­ras civi­li­za­to­rias que sean igua­li­ta­rias, eman­ci­pa­do­ras, jus­tas, sus­ten­ta­das en el cui­da­do y el flo­re­ci­mien­to de la vida huma­na y natu­ral.

-Pero, ¿de dón­de vie­ne la posi­bi­li­dad de uni­ver­sa­li­dad? De las diver­sas luchas con­tra el Capi­tal:

“En otras pala­bras, en la lucha eman­ci­pa­do­ra no son las cul­tu­ras, en su iden­ti­dad, las que unen sus manos, es el repri­mi­do, el explo­ta­do y el que sufre, las ‘par­tes sin par­te’ de toda cul­tu­ra, las que se unen en una lucha com­par­ti­da.”

-¿La lucha eman­ci­pa­to­ria impli­ca vio­len­cia? Si es así, ¿qué tipo de vio­len­cia impli­ca la lucha eman­ci­pa­to­ria?

-Wal­ter Ben­ja­min habla de la “vio­len­cia divi­na” que es la “intru­sión de la jus­ti­cia más allá de la ley”, que bien podría ser ‑para seguir con la metá­fo­ra teo­ló­gi­ca- la inter­ven­ción eman­ci­pa­to­ria del ángel de la his­to­ria.

Por supues­to, ésta no tie­ne nada que ver con la vio­len­cia de los fun­da­men­ta­lis­tas reli­gio­sos, o de cual­quier tipo, ni con la mera explo­sión de los resen­ti­mien­tos. Es la vio­len­cia, que tal vez no rom­pa un vidrio o emi­ta una inju­ria, que hace jus­ti­cia: hace igual­dad y demo­cra­cia, qui­ta pri­vi­le­gios y juz­ga a los cul­pa­bles de las injus­ti­cias. Esa vio­len­cia divi­na es, en reali­dad, volun­tad del pue­blo de hacer jus­ti­cia, por­que, recor­de­mos: vox popu­li, vox dei.
‑Esa es la vio­len­cia que apo­ya la izquier­da: la que vie­ne de un pue­blo que ha dig­ni­fi­ca­do su rabia en acción de jus­ti­cia, amo­ro­sa con los que han sufri­do la injus­ti­cia sis­té­mi­ca pero dura y fría con los que la han fomen­ta­do para medrar con ella.

Esa vio­len­cia jus­ti­cie­ra, popu­lar, que de pron­to irrum­pe en la socie­dad para demo­cra­ti­zar, hacer igual­dad, tras­to­ca las leyes y rela­cio­nes socia­les para hacer­las más jus­tas, ins­ti­tuir un poder popu­lar demo­cra­ti­za­dor, es la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria, con la que la izquier­da anti-capi­ta­lis­ta y socia­lis­ta está fir­me­men­te com­pro­me­ti­da.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *