El Che Gue­va­ra, ejem­plo de vida para las nue­vas gene­ra­cio­nes- La Haine

Este libro que aho­ra está en tus manos con­den­sa un tra­ba­jo de muchos años de inves­ti­ga­ción, estu­dio y militancia.

Nues­tro pri­mer acer­ca­mien­to al pen­sa­mien­to del Che Gue­va­ra se pro­du­jo en los últi­mos años de la escue­la secun­da­ria, toda­vía bajo la dic­ta­du­ra mili­tar argen­ti­na. Un com­pa­ñe­ro nos rega­ló unas foto­co­pias total­men­te gas­ta­das y des­co­lo­ri­das de su her­ma­na mayor que para noso­tros sig­ni­fi­ca­ron la joya más pre­cia­da. Se tra­ta­ba del libro de Michael Löwy El pen­sa­mien­to del Che Gue­va­ra. Por esos años había­mos leí­do y estu­dia­do apro­xi­ma­da­men­te unas 50 veces, o qui­zás más, el men­sa­je del Che a la juven­tud (que los com­pa­ñe­ros cuba­nos publi­ca­ron con el títu­lo “¿Qué debe ser un joven comu­nis­ta?”). En esa secun­da­ria, la pri­me­ra car­te­le­ra del Cen­tro de Estu­dian­tes que hici­mos, siem­pre bajo dic­ta­du­ra mili­tar, la inau­gu­ra­mos con una car­tu­li­na blan­ca con la cara del Che y su entra­ña­ble “Car­ta a mis hijos” repro­du­ci­da con mar­ca­do­res y fibras esco­la­res. Nues­tra pri­me­ra revis­ta esco­lar se lla­mó La trin­che­ra. Su pri­me­ra por­ta­da lle­va­ba el ros­tro del Che y una estre­lla roja de cin­co pun­tas, tam­bién pin­ta­da arte­sa­nal­men­te con mar­ca­do­res (una por una). En medio de la movi­da de esa revis­ta cor­ta­mos la calle y toma­mos la escue­la, a ami­gos nues­tros los expul­sa­ron, noso­tros ter­mi­na­mos pre­sos en la comi­sa­ría. El Che nos acom­pa­ñó des­de nues­tra pri­me­ra mili­tan­cia ado­les­cen­te, cuan­do un sec­tor impor­tan­te de la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal argen­ti­na —la que que­dó viva lue­go del geno­ci­dio del gene­ral Vide­la— lo veía como “un extre­mis­ta”, “un román­ti­co idea­lis­ta”, “un aven­tu­re­ro” o sim­ple­men­te como “un foquista”.

Muchos años des­pués fui­mos a Cuba. Cono­ci­mos com­pa­ñe­ros suyos que habían com­ba­ti­do jun­to a él en Sie­rra Maes­tra, en el Con­go, en Boli­via. Los entre­vis­ta­mos. Tam­bién con­ver­sa­mos y gra­ba­mos a los prin­ci­pa­les espe­cia­lis­tas en su obra. Nos tra­ji­mos un car­ga­men­to de libros y mate­ria­les. Segui­mos profundizando.

Nues­tro pri­mer escri­to teó­ri­co sobre el pen­sa­mien­to del Che fue publi­ca­do en 1989, en medio de la deba­cle ideo­ló­gi­ca de la Unión Sovié­ti­ca (URSS) y del san­di­nis­mo (Nica­ra­gua), mien­tras mili­tá­ba­mos en la villa mise­ria «Car­los Gar­del» (ubi­ca­da en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires), duran­te los nefas­tos tiem­pos de Raúl Alfon­sín (cuyos inte­lec­tua­les se reían de Gue­va­ra y lo carac­te­ri­za­ban como “el otro demo­nio” equi­pa­ra­ble al terro­ris­mo de esta­do). Allí, en ese pri­mer ensa­yo, titu­la­do “Mar­xis­mo y huma­nis­mo”, con­fron­tá­ba­mos al Che Gue­va­ra y su lec­tu­ra de El Capi­tal con Louis Althus­ser (y elíp­ti­ca­men­te, con Mar­ta Har­nec­ker, su prin­ci­pal dis­cí­pu­la lati­no­ame­ri­ca­na, de gran influen­cia en Argen­ti­na y en todo el con­ti­nen­te). Lue­go, en 1992, en pleno auge del neo­li­be­ra­lis­mo a esca­la mun­dial, nos fui­mos a Boli­via. Allí, jun­to a gue­va­ris­tas boli­via­nos publi­ca­mos nues­tro segun­do tex­to teó­ri­co sobre el Che (bos­que­jo del artícu­lo “El Che Gue­va­ra y la filo­so­fía de la pra­xis”, aquí incorporado).

Has­ta que en 1997, ayu­da­dos por el Cen­tro Che Gue­va­ra de La Haba­na, inau­gu­ra­mos la pri­me­ra Cáte­dra Che Gue­va­ra en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires (UBA), como par­te de un colec­ti­vo de tra­ba­jo bas­tan­te hete­ro­gé­neo. Las Cáte­dras Che Gue­va­ra pro­li­fe­ra­ron por todo el país. Reco­rri­mos innu­me­ra­bles ciu­da­des argen­ti­nas con ese men­sa­je. El Che era —para noso­tros— el mejor antí­do­to con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo de Car­los Saúl Menem, uno de los per­so­na­jes más biza­rros y mise­ra­bles de nues­tra his­to­ria política.

Des­de aquel lejano 1997 has­ta hoy pasó mucho tiem­po. Las modas van cam­bian­do. La “onda del momen­to” es muy errá­ti­ca. Algu­nos com­pa­ñe­ros aban­do­na­ron el bar­co, ya no se sen­tían afi­nes. Gira­ron entu­sias­tas hacia el pos­mo­der­nis­mo de Toni Negri. Otros y otras se des­pla­za­ron subrep­ti­cia­men­te hacia el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo y el auto­no­mis­mo. Las opcio­nes “a la moda” fue­ron de lo más varia­das. Noso­tros con­ti­nua­mos bata­llan­do con la Cáte­dra Che Gue­va­ra y la for­ma­ción polí­ti­ca de la mili­tan­cia de base. En la Uni­ver­si­dad Popu­lar Madres de Pla­za de Mayo, en el Hotel Bauen (recu­pe­ra­do), en la fábri­ca tex­til Bruk­man (recu­pe­ra­da), en la Escue­la pique­te­ra de for­ma­ción polí­ti­ca 22 de agos­to «Héroes de Tre­lew» que fun­cio­nó en una fábri­ca tex­til de Flo­ren­cio Vare­la (barrio peri­fé­ri­co de la ciu­dad de Bue­nos Aires), en la villa mise­ria «1−11−14» del Bajo Flo­res (villa ubi­ca­da en ple­na capi­tal fede­ral), en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires, aho­ra en la Uni­ver­si­dad de los Tra­ba­ja­do­res inau­gu­ra­da en la fábri­ca meta­lúr­gi­ca IMPA (recu­pe­ra­da) o don­de sea. Tam­bién inau­gu­ra­mos Cáte­dras Che Gue­va­ra en Chi­le y Boli­via y la Escue­la de cua­dros «Manuel Maru­lan­da» en Vene­zue­la, ade­más de par­ti­ci­par en la Escue­la Nacio­nal Flo­res­tan Fer­nan­des (ENFF) del Movi­mien­to Sin Tie­rra de Bra­sil. Con vien­to a favor, con vien­to en con­tra. Siem­pre reman­do y hacien­do tra­ba­jo de hor­mi­ga en la mis­ma direc­ción, tenien­do como faro y hori­zon­te al Che Gue­va­ra, a Mariá­te­gui y a Bolí­var. Con el pesi­mis­mo de la razón, pero con el irre­nun­cia­ble opti­mis­mo de la voluntad.

Todos los aná­li­sis y estu­dios incor­po­ra­dos a En la sel­va cons­ti­tu­yen el pro­duc­to de esa his­to­ria per­so­nal que al mis­mo tiem­po es una his­to­ria polí­ti­ca colec­ti­va. Su fuen­te de ins­pi­ra­ción pue­de resu­mir­se en dos acti­vi­da­des paralelas.

Por un lado, años y años de inves­ti­ga­ción (el mate­rial iné­di­to del Che Gue­va­ra en Boli­via nos lo entre­gó gene­ro­sa­men­te Tris­tán Bauer hace como diez años… bas­tan­te tiem­po para inver­tir en un libro, no es una inves­ti­ga­ción redac­ta­da de apu­ro en un fin de sema­na). Nos toma­mos en serio la tarea de inda­gar, pro­fun­di­zar y estu­diar al Che. No nos satis­fa­ce repe­tir tres con­sig­nas super­fi­cia­les. Gue­va­ra se mere­ce un estu­dio en serio.

Por otro lado, años y años de mili­tan­cia volun­ta­ria (jamás cobra­mos un solo peso) en la Cáte­dra Che Gue­va­ra y en todos los espa­cios de for­ma­ción antes mencionados.

Mili­tan­cia, inves­ti­ga­ción y estu­dio. Ese es el “secre­to” de este libro. Así lo hici­mos. Como actual­men­te (fines de mayo de 2011) con­ti­nua­mos impul­san­do la Cáte­dra Che Gue­va­ra lo uti­li­za­re­mos para con­ti­nuar la bata­lla de las ideas y la for­ma­ción de la mili­tan­cia de base con el obje­ti­vo de for­mar cua­dros revo­lu­cio­na­rios. Nue­vos jóve­nes se acer­can hoy al Che. Oja­lá sean sus con­ti­nua­do­res. Como decía Lenin, no hay nada más diver­ti­do… que luchar por la revolución.

Aun­que de ges­ta­ción y escri­tu­ra argen­ti­na, En la sel­va salió publi­ca­do por pri­me­ra vez en Vene­zue­la, gra­cias al apo­yo de los com­pa­ñe­ros boli­va­ria­nos de Misión Con­cien­cia, la Escue­li­ta “Un grano de maíz” y el perió­di­co Deba­te socia­lis­ta. La pri­me­ra pre­sen­ta­ción de todas se hizo jun­to a los obre­ros y obre­ras del petró­leo, orga­ni­za­dos en la agru­pa­ción sin­di­cal Van­guar­dia Obre­ra Socia­lis­ta (VOS) y en los núcleos sin­di­ca­les de tra­ba­jo volun­ta­rio de la cos­ta orien­tal del lago de Mara­cai­bo. El libro se dis­tri­bu­yó gra­tui­ta­men­te, prin­ci­pal­men­te entre los tra­ba­ja­do­res y en la juven­tud. Y ade­más se publi­có en Inter­net, tan­to en la pági­na web de nues­tra Cáte­dra Che Gue­va­ra-Colec­ti­vo Amau­ta como en varias otras pági­nas ami­gas de comu­ni­ca­ción alter­na­ti­va (Rebe­lión, La Hai­ne, La Rosa Blin­da­da, Kaos en la red, Revo­lu­ción o muer­te, etc).

En el momen­to en que redac­ta­mos este pró­lo­go a la edi­ción argen­ti­na, el libro En la sel­va ha sido ya tra­du­ci­do al galle­go-por­tu­gués y está sien­do publi­ca­do —nos refe­ri­mos a edi­cio­nes en papel, no solo digi­ta­les— en Gali­za y Por­tu­gal por las orga­ni­za­cio­nes Pri­me­ra Línea (comu­nis­ta inde­pen­den­tis­ta de Gali­za) y Polí­ti­ca Ope­ra­ria (de Por­tu­gal). En estos momen­tos se está eva­luan­do una edi­ción por par­te de com­pa­ñe­ros bra­si­le­ños a par­tir de esa mis­ma tra­duc­ción al por­tu­gués. Tam­bién está sien­do tra­du­ci­do al idio­ma eus­ke­ra y publi­ca­do por los revo­lu­cio­na­rios aber­tza­les que luchan por la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo de Eus­kal Herria (el país vas­co). En León (den­tro del esta­do espa­ñol) mili­tan­tes del sin­di­ca­to ferro­via­rio han pro­pues­to edi­tar el libro con dine­ro de sus sala­rios para la for­ma­ción de su mili­tan­cia sin­di­cal y de la juventud.

Asi­mis­mo, En la sel­va está sien­do publi­ca­do en estos momen­tos en Vene­zue­la y Colom­bia por la nue­va edi­to­rial vin­cu­la­da al Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano (MCB), Gen­te del sur-Insur-gen­te, acom­pa­ña­do por un exten­so pró­lo­go (en reali­dad un estu­dio pre­li­mi­nar) del coman­dan­te Jesús San­trich, inte­gran­te del esta­do mayor cen­tral de las FARC-EP (Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia-Ejér­ci­to del Pue­blo). Asi­mis­mo está sien­do publi­ca­do en Chi­le por ini­cia­ti­va del FPMR (Fren­te Patrió­ti­co Manuel Rodrí­guez) y en Uru­guay por par­te del Movi­mien­to 26 de mar­zo (M‑26).

Agra­de­ce­mos de cora­zón a todos estos com­pa­ñe­ros de Amé­ri­ca Lati­na y del mun­do que se han sen­ti­do repre­sen­ta­dos por lo que este libro inten­ta com­par­tir, tan­to por lo que el Che Gue­va­ra escri­bió y refle­xio­nó en sus últi­mos días de com­ba­te como por los estu­dios que acom­pa­ñan esos textos.

Evi­den­te­men­te el gue­va­ris­mo no es algo “nos­tál­gi­co”, un pro­duc­to mer­can­til pasa­do de moda y sepul­ta­do en los años ’60 o un ino­fen­si­vo ícono pos­mo­derno. Que las prin­ci­pa­les fuer­zas socia­les y polí­ti­cas insur­gen­tes, e inclu­so polí­ti­co mili­ta­res, que en pleno siglo XXI siguen luchan­do por un mun­do mejor, se hayan apro­pia­do de este libro y lo publi­quen como mate­rial pro­pio de sus orga­ni­za­cio­nes nos lle­na de orgu­llo y de honor (oja­lá alguien lo tra­duz­ca y pue­da acer­cár­se­lo tam­bién a los com­pa­ñe­ros y her­ma­nos pales­ti­nos). Nin­gu­na de esas edi­cio­nes bus­ca dine­ro ni pre­ten­den con­ver­tir al Che en una mer­can­cía de shop­ping. Esas orga­ni­za­cio­nes her­ma­nas, insur­gen­tes, boli­va­ria­nas y gue­va­ris­tas, publi­can En la sel­va para que sir­va en la lucha con­tra el sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial. Eso está más que cla­ro, ¿no es cierto?

Si esas son algu­nas de las prin­ci­pa­les edi­cio­nes que se están ges­tan­do y publi­can­do en diver­sos paí­ses del mun­do, al menos has­ta aho­ra (fines de mayo de 2011), dos pala­bras espe­cí­fi­cas para esta edi­ción argentina.

Aquí, en Argen­ti­na, el libro sale publi­ca­do en con­jun­to por dos sellos edi­to­ria­les: «Amau­ta insur­gen­te» y «Hom­bre Nuevo».

El pri­me­ro, «Amau­ta insur­gen­te», corres­pon­de a nues­tra Cáte­dra Che Gue­va­ra y a nues­tro Colec­ti­vo. A lo lar­go de todos estos años de mili­tan­cia y tra­ba­jo de for­ma­ción polí­ti­ca hemos publi­ca­do muchí­si­mos mate­ria­les —inclu­yen­do algu­nas joyas de difí­cil acce­so que hemos res­ca­ta­do del olvi­do— pero como nun­ca tene­mos dine­ro, ya que siem­pre rea­li­za­mos nues­tra tarea con tra­ba­jo volun­ta­rio, edi­ta­mos nues­tros mate­ria­les en for­ma­to digi­tal por Inter­net. Los difun­di­mos en www​.amau​ta​.lahai​ne​.org Tam­bién publi­ca­mos nume­ro­sos cua­der­ni­llos en papel, pero en for­ma­to arte­sa­nal. Este es el pri­mer libro que editamos.

La otra edi­to­rial, «Hom­bre Nue­vo», que en su momen­to cono­ci­mos gra­cias a nues­tro común ami­go Orlan­do Borre­go (ami­go y cola­bo­ra­dor de Ernes­to Gue­va­ra, e invi­ta­do a nues­tra cáte­dra en varias opor­tu­ni­da­des), tie­ne su pro­pia his­to­ria. Lue­go de años, nos reen­con­tra­mos con estos com­pa­ñe­ros gra­cias a los ami­gos de la fábri­ca recu­pe­ra­da IMPA, don­de fun­cio­na la Uni­ver­si­dad de los Tra­ba­ja­do­res y nues­tra cátedra.

Ade­más de cons­ti­tuir la con­ti­nui­dad de la publi­ca­ción de los libros gue­va­ris­tas de Orlan­do Borre­go El camino del fue­goRecuer­dos en ráfa­ga por ellos edi­ta­dos (y pre­sen­ta­dos en nues­tra Cáte­dra Che Gue­va­ra), acce­di­mos a publi­car en común jun­to con los com­pa­ñe­ros de la edi­to­rial «Hom­bre Nue­vo» por­que con­si­de­ra­mos que la revo­lu­ción en Argen­ti­na ten­drá que con­tar nece­sa­ria­men­te con la con­ver­gen­cia de diver­sos afluentes.

Noso­tros le dedi­ca­mos expre­sa­men­te En la sel­va a Mario Rober­to San­tu­cho y a la corrien­te gue­va­ris­ta que Robi repre­sen­tó (el Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los Tra­ba­ja­do­res-Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo) y con la cual nos sen­ti­mos ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca­men­te iden­ti­fi­ca­dos. Pero al mis­mo tiem­po le dedi­ca­mos esta obra a nues­tros 30.000 com­pa­ñe­ros des­apa­re­ci­dos, don­de indu­da­ble­men­te tam­bién están —entre muchos otros y otras— los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de Mon­to­ne­ros. Noso­tros rei­vin­di­ca­mos sin­ce­ra­men­te, sin opor­tu­nis­mo alguno, a todos los com­pa­ñe­ros caí­dos y des­apa­re­ci­dos, no sólo de Mon­to­ne­ros sino de todo el arco del pero­nis­mo revo­lu­cio­na­rio en su con­jun­to, inclu­yen­do tam­bién a las FAR, a las FAP, al Pero­nis­mo de Base, a ARP y a la resis­ten­cia al gol­pe gori­la de 1955. ¡Todos son nues­tros compañeros!

Sin nin­gu­na duda Rodol­fo Walsh, Car­los Olme­do, Mar­cos Osa­tinsky, Rodol­fo Puig­grós, Rodol­fo Orte­ga Peña, Ali­cia Egu­ren y John William Cooke tam­bién son nues­tros com­pa­ñe­ros y nues­tros guías, aun­que sin­ta­mos mayor afi­ni­dad polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca por la corrien­te gue­va­ris­ta de Robi San­tu­cho, Ray­mun­do Gley­zer, Harol­do Con­ti, Sil­vio Fron­di­zi, entre otros.

El Che Gue­va­ra no tie­ne due­ño ni es pro­pie­dad pri­va­da de nadie. Por eso lo edi­ta­mos en con­jun­to dos edi­to­ria­les con orien­ta­cio­nes diver­sas. Cada uno lo inter­pe­la des­de su pro­pia his­to­ria y su pro­pia iden­ti­dad. En la sel­va cons­ti­tu­ye nues­tra mane­ra de inter­pe­lar­lo y traer­lo a nues­tro pre­sen­te. Nada más que eso. Como demues­tran otras insur­gen­cias, la revo­lu­ción socia­lis­ta argen­ti­na nece­sa­ria­men­te debe­rá recu­pe­rar todas las rebel­días del pasa­do, inclu­yen­do tam­bién —dicho sea de paso— las anar­quis­tas de la Pata­go­nia rebel­de de ini­cios del siglo XX y toda la gen­te que peleó y murió para cam­biar este país que tan­to se resis­te a cam­biar pero que algu­na vez logra­re­mos, por fin, dar vuel­ta en for­ma com­ple­ta y reor­de­nar de raíz.

Oja­lá este modes­to libro sir­va fun­da­men­tal­men­te para la gen­te joven, para comen­zar a for­mar nue­vos mili­tan­tes revo­lu­cio­na­rios del cam­po popu­lar que, siguien­do el ejem­plo insur­gen­te del Che, estén dis­pues­tos a poner en ries­go su vida no por dine­ro ni por un pues­ti­to polí­ti­co o algu­na otra mez­quin­dad medio­cre, sino por un pro­yec­to colec­ti­vo median­te el cual logre­mos la feli­ci­dad de nues­tro pue­blo, la Patria Gran­de lati­no­ame­ri­ca­na, la revo­lu­ción socia­lis­ta y nues­tra segun­da y defi­ni­ti­va independencia.

En el ani­ver­sa­rio del cordobazo,
Boe­do, 29 de mayo de 2011
Nés­tor Kohan
Edi­to­rial «Amau­ta Insur­gen­te», www​.amau​ta​.lahai​ne​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.