El Che Gue­va­ra, ejem­plo de vida para las nue­vas gene­ra­cio­nes- La Hai­ne

Este libro que aho­ra está en tus manos con­den­sa un tra­ba­jo de muchos años de inves­ti­ga­ción, estu­dio y mili­tan­cia.

Nues­tro pri­mer acer­ca­mien­to al pen­sa­mien­to del Che Gue­va­ra se pro­du­jo en los últi­mos años de la escue­la secun­da­ria, toda­vía bajo la dic­ta­du­ra mili­tar argen­ti­na. Un com­pa­ñe­ro nos rega­ló unas foto­co­pias total­men­te gas­ta­das y des­co­lo­ri­das de su her­ma­na mayor que para noso­tros sig­ni­fi­ca­ron la joya más pre­cia­da. Se tra­ta­ba del libro de Michael Löwy El pen­sa­mien­to del Che Gue­va­ra. Por esos años había­mos leí­do y estu­dia­do apro­xi­ma­da­men­te unas 50 veces, o qui­zás más, el men­sa­je del Che a la juven­tud (que los com­pa­ñe­ros cuba­nos publi­ca­ron con el títu­lo “¿Qué debe ser un joven comu­nis­ta?”). En esa secun­da­ria, la pri­me­ra car­te­le­ra del Cen­tro de Estu­dian­tes que hici­mos, siem­pre bajo dic­ta­du­ra mili­tar, la inau­gu­ra­mos con una car­tu­li­na blan­ca con la cara del Che y su entra­ña­ble “Car­ta a mis hijos” repro­du­ci­da con mar­ca­do­res y fibras esco­la­res. Nues­tra pri­me­ra revis­ta esco­lar se lla­mó La trin­che­ra. Su pri­me­ra por­ta­da lle­va­ba el ros­tro del Che y una estre­lla roja de cin­co pun­tas, tam­bién pin­ta­da arte­sa­nal­men­te con mar­ca­do­res (una por una). En medio de la movi­da de esa revis­ta cor­ta­mos la calle y toma­mos la escue­la, a ami­gos nues­tros los expul­sa­ron, noso­tros ter­mi­na­mos pre­sos en la comi­sa­ría. El Che nos acom­pa­ñó des­de nues­tra pri­me­ra mili­tan­cia ado­les­cen­te, cuan­do un sec­tor impor­tan­te de la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal argen­ti­na —la que que­dó viva lue­go del geno­ci­dio del gene­ral Vide­la— lo veía como “un extre­mis­ta”, “un román­ti­co idea­lis­ta”, “un aven­tu­re­ro” o sim­ple­men­te como “un foquis­ta”.

Muchos años des­pués fui­mos a Cuba. Cono­ci­mos com­pa­ñe­ros suyos que habían com­ba­ti­do jun­to a él en Sie­rra Maes­tra, en el Con­go, en Boli­via. Los entre­vis­ta­mos. Tam­bién con­ver­sa­mos y gra­ba­mos a los prin­ci­pa­les espe­cia­lis­tas en su obra. Nos tra­ji­mos un car­ga­men­to de libros y mate­ria­les. Segui­mos pro­fun­di­zan­do.

Nues­tro pri­mer escri­to teó­ri­co sobre el pen­sa­mien­to del Che fue publi­ca­do en 1989, en medio de la deba­cle ideo­ló­gi­ca de la Unión Sovié­ti­ca (URSS) y del san­di­nis­mo (Nica­ra­gua), mien­tras mili­tá­ba­mos en la villa mise­ria «Car­los Gar­del» (ubi­ca­da en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires), duran­te los nefas­tos tiem­pos de Raúl Alfon­sín (cuyos inte­lec­tua­les se reían de Gue­va­ra y lo carac­te­ri­za­ban como “el otro demo­nio” equi­pa­ra­ble al terro­ris­mo de esta­do). Allí, en ese pri­mer ensa­yo, titu­la­do “Mar­xis­mo y huma­nis­mo”, con­fron­tá­ba­mos al Che Gue­va­ra y su lec­tu­ra de El Capi­tal con Louis Althus­ser (y elíp­ti­ca­men­te, con Mar­ta Har­nec­ker, su prin­ci­pal dis­cí­pu­la lati­no­ame­ri­ca­na, de gran influen­cia en Argen­ti­na y en todo el con­ti­nen­te). Lue­go, en 1992, en pleno auge del neo­li­be­ra­lis­mo a esca­la mun­dial, nos fui­mos a Boli­via. Allí, jun­to a gue­va­ris­tas boli­via­nos publi­ca­mos nues­tro segun­do tex­to teó­ri­co sobre el Che (bos­que­jo del artícu­lo “El Che Gue­va­ra y la filo­so­fía de la pra­xis”, aquí incor­po­ra­do).

Has­ta que en 1997, ayu­da­dos por el Cen­tro Che Gue­va­ra de La Haba­na, inau­gu­ra­mos la pri­me­ra Cáte­dra Che Gue­va­ra en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires (UBA), como par­te de un colec­ti­vo de tra­ba­jo bas­tan­te hete­ro­gé­neo. Las Cáte­dras Che Gue­va­ra pro­li­fe­ra­ron por todo el país. Reco­rri­mos innu­me­ra­bles ciu­da­des argen­ti­nas con ese men­sa­je. El Che era —para noso­tros— el mejor antí­do­to con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo de Car­los Saúl Menem, uno de los per­so­na­jes más biza­rros y mise­ra­bles de nues­tra his­to­ria polí­ti­ca.

Des­de aquel lejano 1997 has­ta hoy pasó mucho tiem­po. Las modas van cam­bian­do. La “onda del momen­to” es muy errá­ti­ca. Algu­nos com­pa­ñe­ros aban­do­na­ron el bar­co, ya no se sen­tían afi­nes. Gira­ron entu­sias­tas hacia el pos­mo­der­nis­mo de Toni Negri. Otros y otras se des­pla­za­ron subrep­ti­cia­men­te hacia el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo y el auto­no­mis­mo. Las opcio­nes “a la moda” fue­ron de lo más varia­das. Noso­tros con­ti­nua­mos bata­llan­do con la Cáte­dra Che Gue­va­ra y la for­ma­ción polí­ti­ca de la mili­tan­cia de base. En la Uni­ver­si­dad Popu­lar Madres de Pla­za de Mayo, en el Hotel Bauen (recu­pe­ra­do), en la fábri­ca tex­til Bruk­man (recu­pe­ra­da), en la Escue­la pique­te­ra de for­ma­ción polí­ti­ca 22 de agos­to «Héroes de Tre­lew» que fun­cio­nó en una fábri­ca tex­til de Flo­ren­cio Vare­la (barrio peri­fé­ri­co de la ciu­dad de Bue­nos Aires), en la villa mise­ria «1−11−14» del Bajo Flo­res (villa ubi­ca­da en ple­na capi­tal fede­ral), en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires, aho­ra en la Uni­ver­si­dad de los Tra­ba­ja­do­res inau­gu­ra­da en la fábri­ca meta­lúr­gi­ca IMPA (recu­pe­ra­da) o don­de sea. Tam­bién inau­gu­ra­mos Cáte­dras Che Gue­va­ra en Chi­le y Boli­via y la Escue­la de cua­dros «Manuel Maru­lan­da» en Vene­zue­la, ade­más de par­ti­ci­par en la Escue­la Nacio­nal Flo­res­tan Fer­nan­des (ENFF) del Movi­mien­to Sin Tie­rra de Bra­sil. Con vien­to a favor, con vien­to en con­tra. Siem­pre reman­do y hacien­do tra­ba­jo de hor­mi­ga en la mis­ma direc­ción, tenien­do como faro y hori­zon­te al Che Gue­va­ra, a Mariá­te­gui y a Bolí­var. Con el pesi­mis­mo de la razón, pero con el irre­nun­cia­ble opti­mis­mo de la volun­tad.

Todos los aná­li­sis y estu­dios incor­po­ra­dos a En la sel­va cons­ti­tu­yen el pro­duc­to de esa his­to­ria per­so­nal que al mis­mo tiem­po es una his­to­ria polí­ti­ca colec­ti­va. Su fuen­te de ins­pi­ra­ción pue­de resu­mir­se en dos acti­vi­da­des para­le­las.

Por un lado, años y años de inves­ti­ga­ción (el mate­rial iné­di­to del Che Gue­va­ra en Boli­via nos lo entre­gó gene­ro­sa­men­te Tris­tán Bauer hace como diez años… bas­tan­te tiem­po para inver­tir en un libro, no es una inves­ti­ga­ción redac­ta­da de apu­ro en un fin de sema­na). Nos toma­mos en serio la tarea de inda­gar, pro­fun­di­zar y estu­diar al Che. No nos satis­fa­ce repe­tir tres con­sig­nas super­fi­cia­les. Gue­va­ra se mere­ce un estu­dio en serio.

Por otro lado, años y años de mili­tan­cia volun­ta­ria (jamás cobra­mos un solo peso) en la Cáte­dra Che Gue­va­ra y en todos los espa­cios de for­ma­ción antes men­cio­na­dos.

Mili­tan­cia, inves­ti­ga­ción y estu­dio. Ese es el “secre­to” de este libro. Así lo hici­mos. Como actual­men­te (fines de mayo de 2011) con­ti­nua­mos impul­san­do la Cáte­dra Che Gue­va­ra lo uti­li­za­re­mos para con­ti­nuar la bata­lla de las ideas y la for­ma­ción de la mili­tan­cia de base con el obje­ti­vo de for­mar cua­dros revo­lu­cio­na­rios. Nue­vos jóve­nes se acer­can hoy al Che. Oja­lá sean sus con­ti­nua­do­res. Como decía Lenin, no hay nada más diver­ti­do… que luchar por la revo­lu­ción.

Aun­que de ges­ta­ción y escri­tu­ra argen­ti­na, En la sel­va salió publi­ca­do por pri­me­ra vez en Vene­zue­la, gra­cias al apo­yo de los com­pa­ñe­ros boli­va­ria­nos de Misión Con­cien­cia, la Escue­li­ta “Un grano de maíz” y el perió­di­co Deba­te socia­lis­ta. La pri­me­ra pre­sen­ta­ción de todas se hizo jun­to a los obre­ros y obre­ras del petró­leo, orga­ni­za­dos en la agru­pa­ción sin­di­cal Van­guar­dia Obre­ra Socia­lis­ta (VOS) y en los núcleos sin­di­ca­les de tra­ba­jo volun­ta­rio de la cos­ta orien­tal del lago de Mara­cai­bo. El libro se dis­tri­bu­yó gra­tui­ta­men­te, prin­ci­pal­men­te entre los tra­ba­ja­do­res y en la juven­tud. Y ade­más se publi­có en Inter­net, tan­to en la pági­na web de nues­tra Cáte­dra Che Gue­va­ra-Colec­ti­vo Amau­ta como en varias otras pági­nas ami­gas de comu­ni­ca­ción alter­na­ti­va (Rebe­lión, La Hai­ne, La Rosa Blin­da­da, Kaos en la red, Revo­lu­ción o muer­te, etc).

En el momen­to en que redac­ta­mos este pró­lo­go a la edi­ción argen­ti­na, el libro En la sel­va ha sido ya tra­du­ci­do al galle­go-por­tu­gués y está sien­do publi­ca­do —nos refe­ri­mos a edi­cio­nes en papel, no solo digi­ta­les— en Gali­za y Por­tu­gal por las orga­ni­za­cio­nes Pri­me­ra Línea (comu­nis­ta inde­pen­den­tis­ta de Gali­za) y Polí­ti­ca Ope­ra­ria (de Por­tu­gal). En estos momen­tos se está eva­luan­do una edi­ción por par­te de com­pa­ñe­ros bra­si­le­ños a par­tir de esa mis­ma tra­duc­ción al por­tu­gués. Tam­bién está sien­do tra­du­ci­do al idio­ma eus­ke­ra y publi­ca­do por los revo­lu­cio­na­rios aber­tza­les que luchan por la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo de Eus­kal Herria (el país vas­co). En León (den­tro del esta­do espa­ñol) mili­tan­tes del sin­di­ca­to ferro­via­rio han pro­pues­to edi­tar el libro con dine­ro de sus sala­rios para la for­ma­ción de su mili­tan­cia sin­di­cal y de la juven­tud.

Asi­mis­mo, En la sel­va está sien­do publi­ca­do en estos momen­tos en Vene­zue­la y Colom­bia por la nue­va edi­to­rial vin­cu­la­da al Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano (MCB), Gen­te del sur-Insur-gen­te, acom­pa­ña­do por un exten­so pró­lo­go (en reali­dad un estu­dio pre­li­mi­nar) del coman­dan­te Jesús San­trich, inte­gran­te del esta­do mayor cen­tral de las FARC-EP (Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia-Ejér­ci­to del Pue­blo). Asi­mis­mo está sien­do publi­ca­do en Chi­le por ini­cia­ti­va del FPMR (Fren­te Patrió­ti­co Manuel Rodrí­guez) y en Uru­guay por par­te del Movi­mien­to 26 de mar­zo (M‑26).

Agra­de­ce­mos de cora­zón a todos estos com­pa­ñe­ros de Amé­ri­ca Lati­na y del mun­do que se han sen­ti­do repre­sen­ta­dos por lo que este libro inten­ta com­par­tir, tan­to por lo que el Che Gue­va­ra escri­bió y refle­xio­nó en sus últi­mos días de com­ba­te como por los estu­dios que acom­pa­ñan esos tex­tos.

Evi­den­te­men­te el gue­va­ris­mo no es algo “nos­tál­gi­co”, un pro­duc­to mer­can­til pasa­do de moda y sepul­ta­do en los años ’60 o un ino­fen­si­vo ícono pos­mo­derno. Que las prin­ci­pa­les fuer­zas socia­les y polí­ti­cas insur­gen­tes, e inclu­so polí­ti­co mili­ta­res, que en pleno siglo XXI siguen luchan­do por un mun­do mejor, se hayan apro­pia­do de este libro y lo publi­quen como mate­rial pro­pio de sus orga­ni­za­cio­nes nos lle­na de orgu­llo y de honor (oja­lá alguien lo tra­duz­ca y pue­da acer­cár­se­lo tam­bién a los com­pa­ñe­ros y her­ma­nos pales­ti­nos). Nin­gu­na de esas edi­cio­nes bus­ca dine­ro ni pre­ten­den con­ver­tir al Che en una mer­can­cía de shop­ping. Esas orga­ni­za­cio­nes her­ma­nas, insur­gen­tes, boli­va­ria­nas y gue­va­ris­tas, publi­can En la sel­va para que sir­va en la lucha con­tra el sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial. Eso está más que cla­ro, ¿no es cier­to?

Si esas son algu­nas de las prin­ci­pa­les edi­cio­nes que se están ges­tan­do y publi­can­do en diver­sos paí­ses del mun­do, al menos has­ta aho­ra (fines de mayo de 2011), dos pala­bras espe­cí­fi­cas para esta edi­ción argen­ti­na.

Aquí, en Argen­ti­na, el libro sale publi­ca­do en con­jun­to por dos sellos edi­to­ria­les: «Amau­ta insur­gen­te» y «Hom­bre Nue­vo».

El pri­me­ro, «Amau­ta insur­gen­te», corres­pon­de a nues­tra Cáte­dra Che Gue­va­ra y a nues­tro Colec­ti­vo. A lo lar­go de todos estos años de mili­tan­cia y tra­ba­jo de for­ma­ción polí­ti­ca hemos publi­ca­do muchí­si­mos mate­ria­les —inclu­yen­do algu­nas joyas de difí­cil acce­so que hemos res­ca­ta­do del olvi­do— pero como nun­ca tene­mos dine­ro, ya que siem­pre rea­li­za­mos nues­tra tarea con tra­ba­jo volun­ta­rio, edi­ta­mos nues­tros mate­ria­les en for­ma­to digi­tal por Inter­net. Los difun­di­mos en www​.amau​ta​.lahai​ne​.org Tam­bién publi­ca­mos nume­ro­sos cua­der­ni­llos en papel, pero en for­ma­to arte­sa­nal. Este es el pri­mer libro que edi­ta­mos.

La otra edi­to­rial, «Hom­bre Nue­vo», que en su momen­to cono­ci­mos gra­cias a nues­tro común ami­go Orlan­do Borre­go (ami­go y cola­bo­ra­dor de Ernes­to Gue­va­ra, e invi­ta­do a nues­tra cáte­dra en varias opor­tu­ni­da­des), tie­ne su pro­pia his­to­ria. Lue­go de años, nos reen­con­tra­mos con estos com­pa­ñe­ros gra­cias a los ami­gos de la fábri­ca recu­pe­ra­da IMPA, don­de fun­cio­na la Uni­ver­si­dad de los Tra­ba­ja­do­res y nues­tra cáte­dra.

Ade­más de cons­ti­tuir la con­ti­nui­dad de la publi­ca­ción de los libros gue­va­ris­tas de Orlan­do Borre­go El camino del fue­goRecuer­dos en ráfa­ga por ellos edi­ta­dos (y pre­sen­ta­dos en nues­tra Cáte­dra Che Gue­va­ra), acce­di­mos a publi­car en común jun­to con los com­pa­ñe­ros de la edi­to­rial «Hom­bre Nue­vo» por­que con­si­de­ra­mos que la revo­lu­ción en Argen­ti­na ten­drá que con­tar nece­sa­ria­men­te con la con­ver­gen­cia de diver­sos afluen­tes.

Noso­tros le dedi­ca­mos expre­sa­men­te En la sel­va a Mario Rober­to San­tu­cho y a la corrien­te gue­va­ris­ta que Robi repre­sen­tó (el Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los Tra­ba­ja­do­res-Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo) y con la cual nos sen­ti­mos ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca­men­te iden­ti­fi­ca­dos. Pero al mis­mo tiem­po le dedi­ca­mos esta obra a nues­tros 30.000 com­pa­ñe­ros des­apa­re­ci­dos, don­de indu­da­ble­men­te tam­bién están —entre muchos otros y otras— los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de Mon­to­ne­ros. Noso­tros rei­vin­di­ca­mos sin­ce­ra­men­te, sin opor­tu­nis­mo alguno, a todos los com­pa­ñe­ros caí­dos y des­apa­re­ci­dos, no sólo de Mon­to­ne­ros sino de todo el arco del pero­nis­mo revo­lu­cio­na­rio en su con­jun­to, inclu­yen­do tam­bién a las FAR, a las FAP, al Pero­nis­mo de Base, a ARP y a la resis­ten­cia al gol­pe gori­la de 1955. ¡Todos son nues­tros com­pa­ñe­ros!

Sin nin­gu­na duda Rodol­fo Walsh, Car­los Olme­do, Mar­cos Osa­tinsky, Rodol­fo Puig­grós, Rodol­fo Orte­ga Peña, Ali­cia Egu­ren y John William Cooke tam­bién son nues­tros com­pa­ñe­ros y nues­tros guías, aun­que sin­ta­mos mayor afi­ni­dad polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca por la corrien­te gue­va­ris­ta de Robi San­tu­cho, Ray­mun­do Gley­zer, Harol­do Con­ti, Sil­vio Fron­di­zi, entre otros.

El Che Gue­va­ra no tie­ne due­ño ni es pro­pie­dad pri­va­da de nadie. Por eso lo edi­ta­mos en con­jun­to dos edi­to­ria­les con orien­ta­cio­nes diver­sas. Cada uno lo inter­pe­la des­de su pro­pia his­to­ria y su pro­pia iden­ti­dad. En la sel­va cons­ti­tu­ye nues­tra mane­ra de inter­pe­lar­lo y traer­lo a nues­tro pre­sen­te. Nada más que eso. Como demues­tran otras insur­gen­cias, la revo­lu­ción socia­lis­ta argen­ti­na nece­sa­ria­men­te debe­rá recu­pe­rar todas las rebel­días del pasa­do, inclu­yen­do tam­bién —dicho sea de paso— las anar­quis­tas de la Pata­go­nia rebel­de de ini­cios del siglo XX y toda la gen­te que peleó y murió para cam­biar este país que tan­to se resis­te a cam­biar pero que algu­na vez logra­re­mos, por fin, dar vuel­ta en for­ma com­ple­ta y reor­de­nar de raíz.

Oja­lá este modes­to libro sir­va fun­da­men­tal­men­te para la gen­te joven, para comen­zar a for­mar nue­vos mili­tan­tes revo­lu­cio­na­rios del cam­po popu­lar que, siguien­do el ejem­plo insur­gen­te del Che, estén dis­pues­tos a poner en ries­go su vida no por dine­ro ni por un pues­ti­to polí­ti­co o algu­na otra mez­quin­dad medio­cre, sino por un pro­yec­to colec­ti­vo median­te el cual logre­mos la feli­ci­dad de nues­tro pue­blo, la Patria Gran­de lati­no­ame­ri­ca­na, la revo­lu­ción socia­lis­ta y nues­tra segun­da y defi­ni­ti­va inde­pen­den­cia.

En el ani­ver­sa­rio del cor­do­ba­zo,
Boe­do, 29 de mayo de 2011
Nés­tor Kohan
Edi­to­rial «Amau­ta Insur­gen­te», www​.amau​ta​.lahai​ne​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *