Chi­na expor­ta reac­to­res ató­mi­cos «low cost»

Chi­na va camino de con­ver­tir­se en el mayor expor­ta­dor mun­dial de reac­to­res nuclea­res en la pró­xi­ma déca­da, y eso que ni siquie­ra es hoy una poten­cia en el sec­tor. La inver­sión del gigan­te asiá­ti­co en tec­no­lo­gía nuclear es tan bru­tal, y la pri­sa por poner en mar­cha nue­vas cen­tra­les nuclea­res tan acu­sa­da, que Chi­na no sólo se sien­te con con­fian­za para ins­ta­lar con éxi­to los 34 reac­to­res a los que ha dado luz ver­de (26 de ellos ya en cons­truc­ción), sino tam­bién para comen­zar a expor­tar reac­to­res de fabri­ca­ción pro­pia a par­tir de 2013.¿Cómo pre­ten­de Chi­na dar este tre­men­do sal­to nuclear? A base de desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, por supues­to, pero sobre todo gra­cias a su gran arma comer­cial: el pre­cio. Este argu­men­to pue­de ser la cla­ve para que muchos paí­ses en vías de desa­rro­llo opten por com­prar reac­to­res nuclea­res bara­tos a Chi­na en lugar de a Fran­cia, Esta­dos Uni­dos y Japón, la san­tí­si­ma tri­ni­dad del pano­ra­ma nuclear, cuyo pro­duc­to es de mayor cali­dad pero tam­bién mucho más caro.

Ade­más del pre­cio, Chi­na ofre­ce unas con­di­cio­nes de finan­cia­ción muy atrac­ti­vas que podrían abrir­le las puer­tas del mer­ca­do nuclear en el sur­es­te asiá­ti­co, Áfri­ca y Amé­ri­ca Lati­na. Es una nue­va polí­ti­ca low cost tras el desas­tre de Fukushi­ma, y mien­tras paí­ses occi­den­ta­les, como Sui­za y Ale­ma­nia, renun­cian a la ener­gía nuclear, y otros (como por ejem­plo Espa­ña) revi­san sus cen­tra­les ató­mi­cas.

David Shen Dade, eje­cu­ti­vo de la Chi­na Guang­dong Nuclear Power Cor­po­ra­tion (CGNPC), des­ve­ló este mes que su com­pa­ñía, uno de los dos gigan­tes de pro­pie­dad esta­tal jun­to a la Chi­na Natio­nal Nuclear Cor­po­ra­tion (CNNC), está en con­ver­sa­cio­nes avan­za­das para expor­tar sus pro­duc­tos a Viet­nam, Tai­lan­dia, Mala­sia y Sin­ga­pur. No hay nin­gún país desa­rro­lla­do que haya mos­tra­do inte­rés en adqui­rir tec­no­lo­gía chi­na.

«El pre­cio es defi­ni­ti­va­men­te una ven­ta­ja», expli­ca Lin Boqiang, repu­tado exper­to nuclear y direc­tor del Cen­tro Chino para la Inves­ti­ga­ción Ener­gé­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Xia­men. «Chi­na es el mayor com­pra­dor mun­dial de tec­no­lo­gía nuclear, no un ven­de­dor. En los pró­xi­mos años, paí­ses como India pue­den lle­gar a com­prar pro­duc­tos nuclea­res pro­ce­den­tes de Chi­na, pero otros como Esta­dos Uni­dos no van a estar intere­sa­dos. Chi­na está inves­ti­gan­do nue­vas tec­no­lo­gías, no creo que sea el momen­to toda­vía de pro­du­cir en masa y expor­tar», ase­ve­ra.

Tec­no­lo­gía des­fa­sa­da

Está cla­ro que esa no es la corrien­te de opi­nión entre los que toman deci­sio­nes. Tian Jiashu, direc­tor nuclear de la CNNC, ase­gu­ró hace diez días, en el Con­gre­so de la Ener­gía Nuclear Chi­na cele­bra­do en Pekín, que su com­pa­ñía será capaz de expor­tar de for­ma inde­pen­dien­te sus reac­to­res a par­tir de 2013, cuan­do esté todo lis­to para su pro­duc­ción en masa. En con­cre­to se tra­ta del mode­lo CP1000, cuya tec­no­lo­gía per­te­ne­ce a la lla­ma­da «segun­da gene­ra­ción mejo­ra­da» de reac­to­res, un dise­ño que la CNNC lle­va desa­rro­llan­do des­de 1998 y del que posee los dere­chos de explo­ta­ción. Hoy, los gran­des del sec­tor ya han hecho el sal­to a la ter­ce­ra gene­ra­ción, que intro­du­ce impor­tan­tes mejo­res en la segu­ri­dad.

Has­ta que su mode­lo CP1000 esté lis­to, la CNNC tie­ne inten­ción de expor­tar reac­to­res de segun­da gene­ra­ción (la mis­ma que la cen­tral de Fukushi­ma) [1] a otros paí­ses, median­te acuer­dos comer­cia­les con la fran­ce­sa Are­va, titu­lar de la pro­pie­dad inte­lec­tual. Mien­tras en Occi­den­te ya nadie ins­ta­la reac­to­res de segun­da gene­ra­ción (nota­ble­men­te más vul­ne­ra­ble que la ter­ce­ra), y ni siquie­ra Chi­na los quie­re, pare­ce que Pekín no tie­ne incon­ve­nien­te en ven­der­los en el exte­rior.

Los dos úni­cos reac­to­res que has­ta hoy ha expor­ta­do Chi­na se encuen­tran en Pakis­tán, en la cen­tral nuclear de Chash­ma, y tie­nen una capa­ci­dad de 300 mega­va­tios (MW) cada uno. Su adju­di­ca­ción no fue fru­to de una libre com­pe­ten­cia del mer­ca­do en la que se impu­so la tec­no­lo­gía chi­na, sino de un acuer­do entre ambos esta­dos den­tro de su mar­co de coope­ra­ción estra­té­gi­ca. La CNNC tie­ne pre­vis­to ins­ta­lar dos nue­vos reac­to­res (núme­ro 3 y 4) en la plan­ta de Chash­ma y alcan­zar 1.000 MW, como un reac­tor de Ascó (Tarra­go­na).

«Has­ta la fecha, muchos de los reac­to­res fabri­ca­dos por Chi­na basa­dos en su pro­pio know-how incor­po­ran una tec­no­lo­gía que se uti­li­za­ba enOc­ci­den­te y en otros paí­ses avan­za­dos hace 30 años», ase­gu­ra Mark Hibbs, exper­to en ener­gía nuclear de la Fun­da­ción Car­ne­gie para la Paz Inter­na­cio­nal. «Esa es la tec­no­lo­gía que están expor­tan­do las empre­sas chi­nas a Pakis­tán». Este país sufre serios pro­ble­mas para abas­te­cer­se de ener­gía nuclear debi­do a que se nie­ga a fir­mar el Tra­ta­do de No Pro­li­fe­ra­ción Nuclear. Tras el desas­tre de Fukushi­ma, Chi­na puso en cua­ren­te­na varios pro­yec­tos y para­li­zó alguno, pero no detu­vo sus ope­ra­cio­nes en el país vecino.

«Lo impor­tan­te para Chi­na es que este acuer­do [nuclear] cimen­ta su coope­ra­ción estra­té­gi­ca con Pakis­tán a nivel polí­ti­co y mili­tar, pero tam­bién le pro­vee de un lugar de tra­ba­jo para que su indus­tria ganee xpe­rien­cia en la cons­truc­ción de cen­tra­les en el extran­je­ro, algo que desea con muchas ganas», pro­si­gue Hibbs.

Las dos pri­me­ras uni­da­des ven­di­das has­ta el momen­to están en Pakis­tán

«Chi­na está hacien­do gran­des esfuer­zos en el cam­po de la segu­ri­dad», ase­gu­ra el pro­fe­sor Lin. «Pero cada pro­duc­tor siem­pre dirá mi reac­tor es segu­ro”, por eso la ver­da­de­ra segu­ri­dad pro­ce­de siem­pre de las polí­ti­cas de los gobier­nos y de la socie­dad. Creo que debe­mos pre­sio­nar a nues­tro gobierno para que invier­ta más dine­ro en la segu­ri­dad de la indus­tria nuclear. Eso podría ralen­ti­zar un poco el desa­rro­llo de nues­tra tec­no­lo­gía, pero la segu­ri­dad tie­ne que ir por delan­te», advier­te el aca­dé­mi­co, antes de aña­dir: «Des­pués de Fukushi­ma, pasar de la segun­da gene­ra­ción y de la segun­da mejo­ra­da a la ter­ce­ra es una obli­ga­ción para Chi­na».

A la vis­ta de los hechos, Pekín no está por la labor de dar ese sal­to cua­li­ta­ti­vo, menos aún cuan­do a par­tir de 2013 pue­da lle­nar sus arcas con su reac­tor CP1000, del que ten­drá todos los dere­chos de pro­pie­dad inte­lec­tual. Eso sig­ni­fi­ca que la segun­da gene­ra­ción mejo­ra­da, que ya empie­za a con­si­de­rar­se obso­le­ta entre los gran­des pro­duc­to­res occi­den­ta­les, sobre­vi­vi­rá en los paí­ses emer­gen­tes y en desa­rro­llo duran­te los pró­xi­mos 60 años, tiem­po de vida útil del mode­lo CP1000.

Espa­ña no dis­po­ne de com­po­nen­tes nuclea­res chi­nos ni hay pre­vi­sión en el futu­ro. Para Juan Orte­ga, direc­tor de Tec­na­tom y pre­si­den­te del Spa­nish Nuclear Group for Chi­na, no hay moti­vo para la preo­cu­pa­ción: «Chi­na ha demos­tra­do su com­pro­mi­so con la segu­ri­dad. Tras Fukushi­ma ha pues­to pro­yec­tos en revi­sión y está hacien­do un aná­li­sis bas­tan­te rea­lis­ta de cómo tie­ne que modu­lar o modi­fi­car su pro­gra­ma nuclear para asu­mir las lec­cio­nes de Japón». Y aña­de: «No creo que nadie en el sec­tor pien­se que Chi­na tie­ne un com­pro­mi­so menor con la segu­ri­dad que el que exis­te en otros paí­ses. Que el pre­cio final de un reac­tor chino sea menor que uno occi­den­tal no afec­ta al con­cep­to de segu­ri­dad, sino que se debe a los cos­tes de fabri­ca­ción y mano de obra».

Chi­na, en todo caso y en su cali­dad de dic­ta­du­ra, pue­de hacer y des­ha­cer sin opo­si­cio­nes. Una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va que ha encum­bra­do su eco­no­mía en casi todos los sec­to­res y que pue­de alla­nar­le el camino tam­bién en el sec­tor nuclear, sobre todo en la escép­ti­ca y cau­te­lo­sa era pos-Fukushi­ma.

*

Chi­na aca­pa­ra casi la mitad del mer­ca­do mun­dial

43% de los nue­vos reac­to­res

El 43% de los reac­to­res nuclea­res pro­yec­ta­dos en el mun­do se con­cen­tran en Chi­na. De los 60 que hay en cons­truc­ción, 26 se sitúan en el país asiá­ti­co, y Pekín pla­nea 25 uni­da­des más en la pró­xi­ma déca­da. El país cuen­ta hoy con 14 reac­to­res.

400.000 MW de poten­cia en 2050

El obje­ti­vo final del Gobierno chino es mul­ti­pli­car por diez su actual pro­duc­ción de ener­gía nuclear, has­ta alcan­zar 80.000 MW en 2020; 200.000 MW en 2030 y 400.000 MW en 2050.

53.000 millo­nes en inver­sión

El bru­tal desa­rro­llo nuclear chino (53.000 millo­nes de euros inver­ti­dos para 2015) no es gra­tui­to: el país vive la peor esca­sez ener­gé­ti­ca de los últi­mos años y el 80% de su sumi­nis­tro depen­de del car­bón, una fuen­te muy poco efi­cien­te y extre­ma­da­men­te con­ta­mi­nan­te.

52 meses de cons­truc­ción

Se nece­si­tan 52 meses para cons­truir el reac­tor chino CP1000. El pre­cio de cada uni­dad es de sólo 1.100 euros por kilo­va­tio, con capa­ci­dad para alcan­zar 1GW. Una rela­ción cali­dad-pre­cio insu­pe­ra­ble para expor­tar a los paí­ses en desa­rro­llo, a pesar de su modes­ta tec­no­lo­gía.

2.000 inves­ti­ga­do­res

Chi­na for­ma­rá a 2.000 inves­ti­ga­do­res para desa­rro­llar las téc­ni­cas de fusión nuclear en los pró­xi­mos 10 años. El gigan­te asiá­ti­co finan­cia un 10% del Reac­tor Ter­mo­nu­clear Expe­ri­men­tal Inter­na­cio­nal (ITER), que se está cons­tru­yen­do en el sur de Fran­cia, pero sólo apor­ta el 5% de sus cien­tí­fi­cos.

Notas edi­ción: Comen­ta­rios lec­to­res:

1) El CP-1000 no es simi­lar a Fukushi­ma, como se dice en el artícu­lo. Se tra­ta de un reac­tor de agua a pre­sión basa­do en un dise­ño fran­cés de Fra­ma­to­me para el que, es cier­to, Chi­na adqui­rió todos los dere­chos. Fukushi­ma Dai­chi es un reac­tor de agua en ebu­lli­ción de dise­ño esta­dou­ni­den­se de la Gene­ral Elec­tric, de pri­me­ra (la uni­dad 1) y segun­da gene­ra­ción (las demás).

2) Uno de los padres de la bom­ba ató­mi­ca chi­na con­tra el plan de ener­gía nuclear.

Pekín, 30 may (EFECOM).- El pres­ti­gio­so y polé­mi­co cien­tí­fi­co chino He Zuo­xiu, uno de los exper­tos que tra­ba­ja­ron en el desa­rro­llo de las pri­me­ras armas ató­mi­cas chi­nas hace 40 años, ha publi­ca­do un artícu­lo cri­ti­can­do el pro­gra­ma nacio­nal de desa­rro­llo de ener­gía nuclear, al que con­si­de­ra insos­te­ni­ble y poco segu­ro.

En un artícu­lo en la revis­ta Scien­ce Times, del que se hace eco hoy el dia­rio South Chi­na Mor­ning Post, He dice que la cons­truc­ción ace­le­ra­da de cen­tra­les nuclea­res en el país obli­ga­rá a impor­tar dema­sia­do ura­nio, y que el hecho de que el Gobierno no infor­me de la resis­ten­cia de éstas a los seís­mos le preo­cu­pa.

En opi­nión del exper­to, de 84 años y miem­bro de la esta­tal Aca­de­mia Chi­na de Cien­cias, el pro­gra­ma nuclear chino es un nue­vo «Gran Sal­to Ade­lan­te», en refe­ren­cia al desas­tro­so inten­to maoís­ta de desa­rro­llar dema­sia­do rápi­do la indus­tria nacio­nal en los años 50, cau­san­do ham­bru­nas y déca­das de rece­sión.

«¿Esta­mos de ver­dad pre­pa­ra­dos para tal velo­ci­dad (de desa­rro­llo nuclear)? Creo que esta­mos gra­ve­men­te fal­tos de pre­pa­ra­ción, espe­cial­men­te en el cam­po de la segu­ri­dad», sub­ra­ya He en su artícu­lo.

Tras el acci­den­te nuclear en Japón el pasa­do mar­zo, el Gobierno de Chi­na sus­pen­dió la apro­ba­ción de nue­vas cen­tra­les nuclea­res, pero no las ya apro­ba­das, des­ta­can­do que los pla­nes de desa­rro­llo de ener­gía ató­mi­ca en el país con­ti­nua­rían.

Con una capa­ci­dad de gene­ra­ción eléc­tri­ca de 9 giga­va­tios en las actua­les cen­tra­les nuclea­res chi­nas, el país pla­nea que ésta se ele­ve a 200 giga­va­tios en 2030 y 400 en 2050, cuan­do podría repre­sen­tar más del 15 por cien­to de la ener­gía con­su­mi­da por la segun­da eco­no­mía mun­dial.

Chi­na posee 14 reac­to­res nuclea­res, está cons­tru­yen­do otros 26 y pla­nea otros 28, según datos de la Aso­cia­ción Nuclear Mun­dial.

Según He, estos pla­nes no tie­nen en cuen­ta los pro­ble­mas de segu­ri­dad, y así por ejem­plo las cen­tra­les japo­ne­sas tie­nen una resis­ten­cia a terre­mo­tos de 7 gra­dos, las sur­co­rea­nas aumen­ta­rán su nivel de 6,5 a 7 gra­dos, pero las chi­nas se nie­gan a reve­lar qué tipo de seís­mos serían capa­ces de resis­tir.

«Muchos exper­tos han dicho que nues­tras plan­tas son más segu­ras que las de Fukushi­ma, pero ¿cuál es su nivel de resis­ten­cia a terre­mo­tos? Nues­tros espe­cia­lis­tas nun­ca han dado una cifra», afir­ma He.

El exper­to tam­bién tie­ne sus dudas en la sos­te­ni­bi­li­dad de la ener­gía nuclear, ya que los ele­va­dos cos­tes que podría tener en el futu­ro la podrían hacer dema­sia­do cara.

De acuer­do con su artícu­lo, Chi­na tie­ne unas reser­vas de ura­nio insu­fi­cien­tes para las cen­tra­les futu­ras, por lo que ten­dría que aumen­tar de for­ma ver­ti­gi­no­sa sus impor­ta­cio­nes, afec­tan­do a los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les y con­vir­tien­do una mate­ria pri­ma actual­men­te bara­ta en cara, como ocu­rre aho­ra con el petró­leo.

Al mis­mo tiem­po, la nece­si­dad de cons­truir cen­tra­les nuclea­res resis­ten­tes a terre­mo­tos de has­ta 8 o 9 gra­dos, como se ha hecho paten­te tras la catás­tro­fe en Japón, «incre­men­ta­rá el cos­te de la ener­gía nuclear a nive­les astro­nó­mi­cos», con­clu­yó.

De acuer­do con South Chi­na Mor­ning Post, el artícu­lo del famo­so cien­tí­fi­co ha cau­sa­do gran revue­lo en la indus­tria, ya que se tra­ta del pri­mer exper­to de renom­bre que se ha atre­vi­do a cri­ti­car los pla­nes nuclea­res de Pekín.

He es céle­bre por sus radi­ca­les opi­nio­nes en varia­dos cam­pos, y cono­ci­do espe­cial­men­te por su crí­ti­ca al pen­sa­mien­to tra­di­cio­nal:

Él fue uno de los defen­so­res de derri­bar la mura­lla de Pekín en la épo­ca maoís­ta, ata­có el movi­mien­to reli­gio­so Falun Gong cuan­do éste fue ile­ga­li­za­do en los años 90, y se ha mos­tra­do par­ti­da­rio de aca­bar con la medi­ci­na tra­di­cio­nal chi­na. EFECOM

(http://​www​.expan​sion​.com/​a​g​e​n​c​i​a​/​e​f​e​/​2​0​1​1​/​0​5​/​3​0​/​1​6​1​9​7​1​7​7​.​h​tml

Fuen­te: http://​www​.publi​co​.es/​c​i​e​n​c​i​a​s​/​3​7​9​0​4​5​/​c​h​i​n​a​-​e​x​p​o​r​t​a​-​r​e​a​c​t​o​r​e​s​-​a​t​o​m​i​c​o​s​-​l​o​w​-​c​ost

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *