Hay que des­pe­dir al secre­ta­rio gene­ral de las Nacio­nes Uni­das – Glo­bal Research

El secre­ta­rio gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, Ban Ki-moon, ha toma­do la deci­sión poco usual de pre­sio­nar a los gobier­nos miem­bros para que res­pe­ten los “cana­les lega­les del gobierno israe­lí rela­cio­na­dos con el flu­jo de bie­nes y ayu­da a la Fran­ja de Gaza”. Al res­pec­to, Ban Ki-moon lla­mó a los gobier­nos a impe­dir que la Flo­ti­lla de la Liber­tad pro­gra­ma­da para junio se diri­ja a la Fran­ja de Gaza:

El secre­ta­rio gene­ral ha envia­do una car­ta a los gobier­nos de paí­ses alre­de­dor del Mar Medi­te­rrá­neo. En estas car­tas, el secre­ta­rio gene­ral indi­có que sigue con preo­cu­pa­ción los infor­mes en los medios sobre posi­bles flo­ti­llas hacia Gaza. Expre­só que cree que la ayu­da y los bie­nes des­ti­na­dos a Gaza deben cana­li­zar­se a tra­vés de cru­ces legí­ti­mos y cana­les esta­ble­ci­dos [con­tro­la­dos por Israel].

El secre­ta­rio gene­ral lla­mó a todos los gobier­nos con­cer­ni­dos a que usen su influen­cia para des­alen­tar seme­jan­tes flo­ti­llas, que tie­nen el poten­cial de esca­lar hacia un con­flic­to vio­len­to. Ade­más lla­mó a todos, inclui­do el gobierno de Israel, a actuar res­pon­sa­ble­men­te y con cui­da­do para evi­tar todo inci­den­te vio­len­to.

El secre­ta­rio gene­ral reite­ró que, aun­que cree que las flo­ti­llas no son úti­les para resol­ver los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos bási­cos en Gaza, la situa­ción allí sigue sien­do insos­te­ni­ble. Ins­tó al gobierno de Israel a dar más pasos sig­ni­fi­ca­ti­vos y tras­cen­den­ta­les para aca­bar con el cie­rre [blo­queo] de Gaza, den­tro del mar­co de la Reso­lu­ción 1860 (2009) del Con­se­jo de Segu­ri­dad. En par­ti­cu­lar sub­ra­yó que es esen­cial para la ope­ra­ción de cru­ces legí­ti­mos que sean ade­cua­dos para satis­fa­cer las nece­si­da­des de la pobla­ción civil de Gaza. (Nacio­nes Uni­das, por­ta­voz del secre­ta­rio gene­ral en Car­tas del Secre­ta­rio Gene­ral sobre Posi­bles Flo­ti­llas hacia Gaza, 27 de mayo de 2011, énfa­sis agre­ga­do).

Al reco­no­cer los “cru­ces legí­ti­mos” de Israel a Gaza a tra­vés de terri­to­rio israe­lí, Ban Ki-moon con­do­na en lugar de con­de­nar la vio­la­ción del dere­cho inter­na­cio­nal rela­ti­vo a las fron­te­ras sobe­ra­nas de Pales­ti­na.

La decla­ra­ción de Ban Ki-moon tuvo lugar cuan­do “la nue­va flo­ti­lla lan­za­da en el pri­mer ani­ver­sa­rio del mor­tí­fe­ro ata­que israe­lí con­tra la Flo­ti­lla de la Liber­tad en el que murie­ron nue­ve acti­vis­tas cuan­do la arma­da israe­lí abor­dó vio­len­ta­men­te el bar­co tur­co; doce­nas resul­ta­ron heri­dos… La nue­va Flo­ti­lla de la Liber­tad se diri­gi­rá hacia Gaza en la segun­da mitad del pró­xi­mo mes, y en ella par­ti­ci­pa­rán por lo menos diez bar­cos de diver­sos paí­ses europeos,y uno de EE.UU…”

El Espí­ri­tu de Rachel Corrie y la Flo­ti­lla de la Liber­tad

El Espí­ri­tu de Rachel Corrie que está actual­men­te vara­do en el puer­to egip­cio de Al Arish par­tió de El Pireo el 11 de mayo, pre­ce­dien­do a la Flo­ti­lla de la Liber­tad, pro­gra­ma­da para junio.

Este bar­co es el pri­me­ro que desa­fía este año el blo­queo israe­lí. El 16 de mayo pene­tró aguas terri­to­ria­les de Gaza sin que lo detec­ta­ran has­ta que la arma­da israe­lí le dis­pa­ró:

El Espí­ri­tu de Rachel Corrie (cono­ci­do ofi­cial­men­te como FINCH) con una car­ga huma­ni­ta­ria para Gaza, fue ata­ca­do por una patru­lla naval israe­lí den­tro de la deno­mi­na­da Zona de Segu­ri­dad Pales­ti­na el 15 de mayo.

Des­pués de que la arma­da israe­lí dis­pa­ra­ra a matar con armas auto­má­ti­cas, el bar­co cam­bió de ruta y fue escol­ta­do por una patru­lla de la arma­da egip­cia a las aguas terri­to­ria­les egip­cias, a poca dis­tan­cia del puer­to de Al Arish.

…El Espí­ri­tu de Rachel Corrie lle­va 7,5 kiló­me­tros de cañe­rías de alcan­ta­ri­lla­do de UPVC (plás­ti­co) para ayu­dar a res­tau­rar el devas­ta­do sis­te­ma de alcan­ta­ri­lla­do en Gaza.

Las auto­ri­da­des egip­cias man­tie­nen su deci­sión. Des­de el 16 de mayo, el Espí­ri­tu de Rachel Corrie está vara­do en aguas terri­to­ria­les egip­cias fren­te a la cos­ta del puer­to de Al Arish.

El gobierno egip­cio ha sido con­tac­ta­do a tra­vés de cana­les diplo­má­ti­cos. El gobierno post Muba­rak, que afir­ma que está com­pro­me­ti­do con la “demo­cra­cia”, cola­bo­ra con Tel Aviv. La deci­sión de El Cai­ro es ser­vir los intere­ses israe­líes e impo­ner el embar­go sobre Gaza por tie­rra y por mar.

(Glo­bal Research, 19 de mayo de 2011)

La deci­sión egip­cia de impe­dir que el bar­co atra­que en el puer­to y que se posi­bi­li­te que la misión vaya por tie­rra a Gaza se tomó des­pués de con­sul­tar con Tel Aviv.

Israel, cuyas patru­llas mari­nas ata­ca­ron el Rachel Corrie, se pre­sen­ta como víc­ti­ma. Según el Jeru­sa­lem Post, Tel Aviv pre­sen­tó una pro­tes­ta ante el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU “con res­pec­to a un bar­co mala­sio… que tra­tó de rom­per el blo­queo marí­ti­mo de la Fran­ja de Gaza el lunes por la noche, pero fue recha­za­do por la arma­da”.

La Misión Espí­ri­tu de Rachel Corrie está patro­ci­na­da por la Fun­da­ción Paz Glo­bal Per­da­na de Mala­sia, diri­gi­da por el ex pri­mer minis­tro Mahathir Moha­mad.

Las auto­ri­da­des egip­cias han recha­za­do cate­gó­ri­ca­men­te que su car­ga pase por el cru­ce Rafah, e insis­ten en que debe enviar­se a tra­vés de un pun­to de con­trol israe­lí. Esta deci­sión de Egip­to se ajus­ta a la insis­ten­cia de Ban Ki-moon de que el comer­cio y la ayu­da se cana­li­cen a tra­vés de pun­tos de con­trol “legí­ti­mos” israe­líes.

Ban Ki-moon vio­la las nor­mas y pro­ce­di­mien­tos de las Nacio­nes Uni­das

Obvia­men­te, Ban Ki-moon reci­be órde­nes de Tel Aviv y Washing­ton en lugar de reci­bir­las de la Asam­blea Gene­ral de la ONU, en menos­ca­bo de su man­da­to.

Su deci­sión no solo vio­la el dere­cho inter­na­cio­nal, tam­bién hace caso omi­so de las nor­mas y pro­ce­di­mien­tos inter­nos de las Nacio­nes Uni­das. Ban Ki-moon ha igno­ra­do el infor­me de la misión de inves­ti­ga­ción inde­pen­dien­te del Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de las Nacio­nes Uni­das nom­bra­do por la Asam­blea Gene­ral. Las con­clu­sio­nes de ese infor­me son ine­quí­vo­cas: Las accio­nes de las Fuer­zas de Defen­sa Israe­líes (FDI-ejér­ci­to israe­lí) al inter­cep­tar y ata­car la Flo­ti­lla de Gaza (mayo/​junio de 2010) en aguas inter­na­cio­na­les cons­ti­tu­ye­ron una vio­la­ción del dere­cho huma­ni­ta­rio inter­na­cio­nal:

“La con­duc­ta de los mili­ta­res israe­líes y de otro per­so­nal hacia los pasa­je­ros de la flo­ti­lla no fue solo des­pro­por­cio­na­da para la oca­sión, sino que ade­más demos­tró nive­les de vio­len­cia total­men­te inne­ce­sa­rios e increí­ble vio­len­cia. Reve­ló un nivel inacep­ta­ble de bru­ta­li­dad. Una con­duc­ta seme­jan­te no pue­de ser acep­ta­da o con­do­na­da por moti­vos de segu­ri­dad u otros. Cons­ti­tu­yó una gra­ve vio­la­ción de las leyes de dere­chos huma­nos y del dere­cho huma­ni­ta­rio inter­na­cio­nal.

La Misión con­si­de­ra que se han come­ti­do varias infrac­cio­nes y ofen­sas… Hay una cla­ra evi­den­cia que jus­ti­fi­ca el pro­ce­sa­mien­to por los siguien­tes crí­me­nes den­tro de los tér­mi­nos del artícu­lo 147 de la Cuar­ta Con­ven­ción de Gine­bra:

  • Ase­si­na­to deli­be­ra­do;
  • Tor­tu­ra o tra­ta­mien­to inhu­mano;
  • Cau­sa deli­be­ra­da de gran sufri­mien­to o gra­ves heri­das al cuer­po o a la salud.

La Misión tam­bién con­si­de­ra que ha habi­do una serie de vio­la­cio­nes de las obli­ga­cio­nes de Israel bajo la ley inter­na­cio­nal de dere­chos huma­nos, inclui­dos:

  • El dere­cho a la vida (art. 6, Acuer­do Inter­na­cio­nal sobre Dere­chos Civi­les y Polí­ti­cos);
  • Tor­tu­ra y otro tra­ta­mien­to o cas­ti­go cruel, inhu­mano o degra­dan­te (art. 7, Acuer­do Inter­na­cio­nal; Con­ven­ción con­tra la Tor­tu­ra);
  • Dere­cho a la liber­tad y la segu­ri­dad de la per­so­na y liber­tad con­tra arres­to o deten­ción arbi­tra­ria (art. 9, Acuer­do Inter­na­cio­nal);
  • Dere­cho de los dete­ni­dos a ser tra­ta­dos con huma­ni­dad y res­pe­to por la dig­ni­dad inhe­ren­te de la per­so­na huma­na (art. 10, Acuer­do Inter­na­cio­nal);
  • Liber­tad de expre­sión (art. 19, Acuer­do Inter­na­cio­nal).

El dere­cho a un reme­dio efec­ti­vo debe garan­ti­zar­se a todas las víc­ti­mas. No debe inter­pre­tar­se como si la misión hubie­ra dicho que se tra­ta de una lis­ta exhaus­ti­va.

266. La Misión seña­la que la reten­ción por las auto­ri­da­des israe­líes de pro­pie­dad con­fis­ca­da ile­gal­men­te sigue sien­do una ofen­sa con­ti­nua y se lla­ma a Israel a devol­ver esa pro­pie­dad de inme­dia­to. (para. 265) http://​www2​.ohchr​.org/​e​n​g​l​i​s​h​/​b​o​d​i​e​s​/​h​r​c​o​u​n​c​i​l​/​d​o​c​s​/​1​5​s​e​s​s​i​o​n​/​A​.​H​R​C​.​1​5​.​2​1​_​e​n​.​pdf

La deci­sión del secre­ta­rio gene­ral de la ONU res­pal­da la legi­ti­mi­dad del blo­queo de Gaza por par­te Israel, hacien­do caso omi­so de la Asam­blea Gene­ral de la ONU.

Ban Ki-moon se refie­re a “cru­ces legí­ti­mos y cana­les esta­ble­ci­dos” hacia Gaza a tra­vés de terri­to­rio israe­lí y pun­tos de con­trol con­tro­la­dos por Israel, negan­do así a Pales­ti­na el dere­cho más impor­tan­te de una nación sobe­ra­na, es decir el dere­cho a con­tro­lar sus fron­te­ras inter­na­cio­na­les por tie­rra y por mar.

La deci­sión de Ban Ki-moon nie­ga el dere­cho de Pales­ti­na a comer­ciar y nego­ciar con paí­ses extran­je­ros. Obli­ga a Pales­ti­na a pedir la auto­ri­dad y per­mi­so de Israel al reci­bir ayu­da huma­ni­ta­ria, así como al rea­li­zar comer­cio de mer­can­cías.

La aper­tu­ra del cru­ce fron­te­ri­zo de Rafah el 28 de mayo tie­ne que ver con el movi­mien­to de per­so­nas. Per­mi­te a las per­so­nas que aban­do­nen la Fran­ja de Gaza, que se ha con­ver­ti­do en una pri­sión de fac­to, mien­tras impi­de que Pales­ti­na comer­cie con el mun­do exte­rior.

Ban Ki-moon res­pal­da la juris­dic­ción de Israel sobre las fron­te­ras de Pales­ti­na en vio­la­ción del dere­cho inter­na­cio­nal:

“…Sobe­ra­nía sig­ni­fi­ca ante todo y sobre todo el con­trol de las fron­te­ras.

Un Esta­do sobe­rano sin fron­te­ras sobe­ra­nas es una con­tra­dic­ción, un con­tra­sen­ti­do.

Israel pue­de deci­dir la reti­ra­da de su ejér­ci­to, de su admi­nis­tra­ción y de sus colo­nos de toda Cis­jor­da­nia ‑como lo hizo de la Fran­ja de Gaza; Israel pue­de per­mi­tir la for­ma­ción de un gobierno (o inclu­so dos), una ban­de­ra, un himno nacio­nal e inclu­so un esca­ño en la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das- y mien­tras no reco­noz­ca la sobe­ra­nía pales­ti­na sobre las fron­te­ras, Cis­jor­da­nia segui­rá sien­do un terri­to­rio ocu­pa­do y no una enti­dad sobe­ra­na, de la mis­ma mane­ra que la Fran­ja de Gaza sigue sien­do, según el dere­cho inter­na­cio­nal, un terri­to­rio ocu­pa­do.” (Alter­na­ti­ve News, Sove­reign Pales­ti­nian Sta­te Requi­res Sove­reignty Over Bor­ders, 25 de abril de 2010

La deci­sión de Ban Ki-moon tam­bién res­pal­da al sio­nis­mo en dero­ga­ción de la Reso­lu­ción de la Asam­blea Gene­ral de la ONU de 1975 inti­tu­la­da ‘Sio­nis­mo es racis­mo’ (Reso­lu­ción 337).

El secre­ta­rio gene­ral de la ONU es nom­bra­do por la Asam­blea Gene­ral, “por reco­men­da­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad”.

Ban Ki-moon vio­la su man­da­to. Debe­ría ser des­pe­di­do de su pues­to por la Asam­blea Gene­ral.

© Copy­right Michel Chos­su­dovsky, Glo­bal Research, 2011

Fuen­te: http://​www​.glo​bal​re​search​.ca/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​c​o​n​t​e​x​t​=​v​a​&​a​i​d​=​2​5​049

Una reve­la­ción del infor­me del Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de la ONU

Vier­nes 1 de octu­bre de 2010 por CEPRID

Richard Light­bown

Pales­ti­ne Chro­ni­cle

Tra­du­ci­do para el CEPRID (www​.nodo50​.org/​c​e​p​rid) por María Val­dés

Tras el ata­que de Israel con­tra la Flo­ti­lla de la Liber­tad de Gaza el 31 de mayo, el Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos deci­dió esta­ble­cer una misión inter­na­cio­nal inde­pen­dien­te para inves­ti­gar las vio­la­cio­nes del dere­cho inter­na­cio­nal, inclui­do el dere­cho huma­ni­ta­rio y los dere­chos huma­nos. El 23 de julio, se nom­bró una misión com­pues­ta por el pre­si­den­te, Karl Hud­son-Phi­llips, juez reti­ra­do de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal y ex Pro­cu­ra­dor Gene­ral de Tri­ni­dad y Toba­go, Sir Des­mond de Sil­va, el ex Fis­cal Gene­ral de la ONU en el Tri­bu­nal Espe­cial para Sie­rra Leo­na, y la Sra. Mary Shanthi Dai­riam, una espe­cia­lis­ta en los dere­chos inter­na­cio­na­les de las muje­res. Esta­ban asis­ti­dos por un gran equi­po de espe­cia­lis­tas exter­nos en pato­lo­gía foren­se, asun­tos mili­ta­res, armas de fue­go, el dere­cho del mar y del dere­cho inter­na­cio­nal huma­ni­ta­rio. La Misión comen­zó a tra­ba­jar en Gine­bra el 9 de agos­to y una edi­ción avan­za­da, no edi­ta­da de su infor­me, se publi­có poco más de seis sema­nas des­pués, el 22 de sep­tiem­bre.

La res­pues­ta de Israel has­ta aho­ra ha sido una decla­ra­ción de 138 pala­bras decla­ran­do que Israel siem­pre ha sabi­do cómo se inves­ti­gan, ala­ban­do las nor­mas de la Comi­sión Tur­kel y ha cen­su­ra­do al Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos decla­ran­do que no ve razón algu­na para coope­rar con la «Comi­sión», cuyo infor­me no obs­tan­te dice que va a leer y estu­diar.

La Misión comen­zó con el anun­cio de los supues­tos de su com­pe­ten­cia. En lugar de asu­mir que la acti­vi­dad delic­ti­va se había pro­du­ci­do comen­zó con el con­sen­so gene­ral de que se había pro­du­ci­do una inter­cep­ta­ción de las fuer­zas israe­líes de una flo­ti­lla de buques que trans­por­ta­ban car­ga­men­tos de carác­ter huma­ni­ta­rio. Acto segui­do tuvo que con­si­de­rar su exis­ten­cia en el con­tex­to de la crea­ción de un gru­po espe­cial de inves­ti­ga­ción sobre el inci­den­te de la flo­ti­lla por la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das (con el acom­pa­ña­mien­to de las lla­ma­das de la Admi­nis­tra­ción de EE.UU. y el gobierno de Israel para la Misión de que se disol­vie­se [argu­men­tan­do que Israel ya inves­ti­ga­ba]). Sin embar­go, el Gru­po Espe­cial de la ONU fue crea­do sólo para revi­sar los infor­mes de las inves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das por los gobier­nos de Israel y Tur­quía con el fin de reco­men­dar medi­das para evi­tar inci­den­tes simi­la­res en el futu­ro. La Misión con­si­de­ró que su man­da­to era dife­ren­te y se negó a dejar­se pre­sio­nar por los intere­ses crea­dos [de los paí­ses que se opo­nían a la mis­ma]. El 18 de agos­to, el gobierno de Israel decla­ró por escri­to su posi­ción de no reco­no­ci­mien­to y no coope­ra­ción con la Misión.

En su eva­lua­ción, la Misión dio par­ti­cu­lar impor­tan­cia a la evi­den­cia direc­ta de tes­ti­gos entre los pasa­je­ros y la tri­pu­la­ción, las prue­bas foren­ses y entre­vis­tas con fun­cio­na­rios del gobierno. Debi­do a la divul­ga­ción muy limi­ta­da y selec­ti­va de la gran can­ti­dad de evi­den­cia foto­grá­fi­ca en manos de Israel, la Misión se sin­tió obli­ga­da a tra­tar con extre­ma pre­cau­ción el mate­rial publi­ca­do [en los momen­tos pos­te­rio­res al asal­to] por las auto­ri­da­des israe­líes que no se corres­pon­dían con la evi­den­cia pro­por­cio­na­da por los tes­ti­gos ocu­la­res. Para la reco­pi­la­ción de datos la Misión se entre­vis­tó en Lon­dres, Gine­bra, Estam­bul y Ammán con 112 inte­gran­tes de la flo­ti­lla (una mues­tra de más del 15%). Se reci­bie­ron nue­vas decla­ra­cio­nes escri­tas de varias per­so­nas a tra­vés de abo­ga­dos. Había via­ja­do a Isken­de­run para visi­tar los tres buques (Mavi Már­ma­ra, Def­ney y Gaz­ze), que habían sido libe­ra­dos por Israel, y ver de pri­me­ra mano los agu­je­ros de bala que las auto­ri­da­des israe­líes habían relle­na­do y pin­ta­do. Visi­ta­ron el hos­pi­tal de Ata­turk en Anka­ra, don­de muchos de los heri­dos fue­ron tra­ta­dos a su lle­ga­da a Tur­quía (y don­de algu­nos toda­vía per­ma­ne­cen en un esta­do crí­ti­co). Tam­bién ha habi­do reunio­nes con orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les en Gine­bra, Estam­bul y Ammán. A pesar de la pos­tu­ra israe­lí, la Misión ha podi­do obte­ner algu­nas trans­crip­cio­nes de las prue­bas apor­ta­das a la inves­ti­ga­ción Tur­kel, aun­que las trans­crip­cio­nes de las prue­bas pre­sen­ta­das en sesión a puer­ta cerra­da no esta­ban dis­po­ni­bles para ella.

De las cua­tro inves­ti­ga­cio­nes sobre el ata­que, (las otras son una inves­ti­ga­ción inter­na de las FDI enca­be­za­da por el gene­ral Eiland; la pro­pia comi­sión israe­lí de inves­ti­ga­ción, la Comi­sión Tur­kel, y el Gru­po Espe­cial de las Nacio­nes Uni­das), ésta es la más acor­de con el dere­cho inter­na­cio­nal, la más inde­pen­dien­te y la úni­ca que ha entre­vis­ta­do per­so­nal­men­te a miem­bros de la flo­ti­lla. (Se pue­de supo­ner que Eiland ha teni­do acce­so a la infor­ma­ción del Shin Bet [ser­vi­cios secre­tos israe­líes] de los inte­rro­ga­to­rios rea­li­za­dos en Ash­dod y otros luga­res, y que posi­ble­men­te algu­nos de estos se pue­den haber fil­tra­do a tra­vés de las otras dos inves­ti­ga­cio­nes.) Este es, pues, pro­ba­ble­men­te el rela­to más com­ple­to y auto­ri­za­do. En este caso tris­te­men­te céle­bre, y mien­tras no haya nin­gu­na acción judi­cial en un tri­bu­nal inter­na­cio­nal, sus con­clu­sio­nes lega­les siguen sien­do las más acep­ta­bles para los obser­va­do­res inde­pen­dien­tes. Por esto solo debe­mos estar muy agra­de­ci­dos de que la Misión haya man­te­ni­do su rum­bo y ter­mi­na­do su man­da­to. Tur­kel y el Gru­po de las Nacio­nes Uni­das aún no infor­man sobre sus con­clu­sio­nes y será intere­san­te ver cómo res­pon­den, en todo caso, a esta infor­ma­ción fide­dig­na ya de domi­nio públi­co.

Des­pués de una intro­duc­ción, se ini­cia una sec­ción de fon­do con una visión gene­ral de las res­tric­cio­nes de acce­so marí­ti­mo a la Fran­ja de Gaza, inclu­yen­do el blo­queo naval de Israel y las deman­das de una base jurí­di­ca para el blo­queo y con men­ción de las zonas de veda impues­ta arbi­tra­ria­men­te por Israel el 28 de de mayo, antes de la lle­ga­da de la flo­ti­lla. (La Misión reci­bió tes­ti­mo­nios de que estas órde­nes no se publi­ca­ron en el Bole­tín Ofi­cial.)

A con­ti­nua­ción pasa a la situa­ción huma­ni­ta­ria en la Fran­ja de Gaza, en refe­ren­cia a las Reso­lu­cio­nes 1850 y 1860; una decla­ra­ción con­jun­ta de las Nacio­nes Uni­das de 31 de mayo de 2010; la decla­ra­ción del Emba­ja­dor de los Esta­dos Uni­dos ante las Nacio­nes Uni­das el 1 de junio de 2010; la decla­ra­ción públi­ca emi­ti­da por el Comi­té Inter­na­cio­nal de la Cruz Roja (CICR) el 14 de junio de 2010; y las obser­va­cio­nes del Comi­té de Dere­chos Huma­nos de julio de 2010. Se pres­ta espe­cial aten­ción a la infor­ma­ción sobre Gaza pro­por­cio­na­da por la Ofi­ci­na de Coor­di­na­ción de Asun­tos Huma­ni­ta­rios de las Nacio­nes Uni­das (OCHA), que des­cri­be a la Misión:

  • El dete­rio­ro de los ser­vi­cios públi­cos;
  • La pobre­za gene­ra­li­za­da;
  • La inse­gu­ri­dad ali­men­ta­ria;
  • Más del 40 por cien­to de des­em­pleo;
  • El 80 por cien­to de la pobla­ción depen­de de la ayu­da;
  • Un aumen­to en el núme­ro de refu­gia­dos en situa­ción de pobre­za extre­ma, de 100.000 a 300.000, des­de la impo­si­ción del blo­queo;
  • 61 por cien­to de los hoga­res en inse­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, con la con­si­guien­te preo­cu­pa­ción por las defi­cien­cias de mine­ra­les y vita­mi­nas;
  • La cri­sis ener­gé­ti­ca que pro­vo­ca pro­lon­ga­dos cor­tes de ener­gía de ocho a doce horas dia­rias, con efec­tos en la cade­na de refri­ge­ra­ción de ali­men­tos;
  • Más del 40 por cien­to de la pér­di­da de agua debi­do a fugas;
  • Ocho millo­nes de litros de aguas resi­dua­les no tra­ta­das y tra­ta­das par­cial­men­te des­car­ga­das dia­ria­men­te;
  • Sólo del cin­co al diez por cien­to del agua extraí­da se con­si­de­ra pota­ble debi­do a la infil­tra­ción de aguas resi­dua­les en el acuí­fe­ro.

OCHA infor­mó de que a pesar de la fle­xi­bi­li­za­ción de las res­tric­cio­nes que Israel anun­ció el 20 de junio de 2010, las mer­can­cías que cir­cu­la­ron en Gaza duran­te la sema­na del 18 al 24 de agos­to de 2010 ascen­die­ron sólo al 37 por cien­to de la media sema­nal de camio­nes duran­te los cin­co pri­me­ros meses de 2007. El infor­me de la Misión tam­bién se refie­re a la nota de pren­sa del CICR del 07 de sep­tiem­bre 2010 des­ta­can­do el ries­go para la vida de la gen­te por los cor­tes de elec­tri­ci­dad, citan­do a los pacien­tes en diá­li­sis.

(El Pri­mer Minis­tro de Israel, Ben­ja­min Netan­yahu, decla­ró a la Comi­sión Tur­kel el 9 de agos­to que no había nin­gu­na cri­sis huma­ni­ta­ria en Gaza como con­se­cuen­cia del blo­queo. Será muy intere­san­te, por lo tan­to, ver cómo infor­ma Tur­kel de esa situa­ción.)

La sec­ción ter­mi­na con algu­nos datos sobre las recien­tes hos­ti­li­da­des de 2010, que regis­tran 120 cohe­tes lan­za­dos des­de Gaza (has­ta fina­les de julio), matan­do a un tra­ba­ja­dor viet­na­mi­ta en Israel. Duran­te un perío­do simi­lar OCHA infor­mó de 27 com­ba­tien­tes pales­ti­nos muer­tos y 24 heri­dos, tres sol­da­dos israe­líes murie­ron y ocho resul­ta­ron heri­dos, mien­tras que cator­ce civi­les pales­ti­nos resul­ta­ron muer­tos y 154 heri­dos (Estos datos no hacen men­ción de los tra­ba­ja­do­res huma­ni­ta­rios de Mal­ta huma­ni­ta­ria heri­dos este año por dis­pa­ros de las FDI en Gaza.)

En la sec­ción sobre la legis­la­ción apli­ca­ble y el blo­queo, la Misión exa­mi­nó cui­da­do­sa­men­te las leyes de los con­flic­tos arma­dos, pres­tan­do la debi­da aten­ción al artícu­lo 51 de la Car­ta de la ONU refe­ri­da a la legí­ti­ma defen­sa. Habien­do exa­mi­na­do la gra­ve situa­ción huma­ni­ta­ria, la des­truc­ción de la eco­no­mía y la difi­cul­tad de la recons­truc­ción de Gaza, se decla­ró con­ven­ci­da que el blo­queo [fue impues­to] para infli­gir daño des­pro­por­cio­na­do a la pobla­ción civil. Por lo tan­to la inter­ven­ción no podía jus­ti­fi­car­se y era ile­gal. En lo que res­pec­ta al dere­cho a visi­tar, ins­pec­cio­nar y con­tro­lar los des­ti­nos de los buques neu­tra­les con­si­de­ró que el dere­cho de inje­ren­cia en la liber­tad de un ter­cer Esta­do en lo que se refie­re a la nave­ga­ción no se debe supo­ner a la lige­ra. En lo que res­pec­ta a los dere­chos del beli­ge­ran­te cuan­do con­si­de­ra que no hay nin­gu­na ame­na­za inmi­nen­te, tam­bién en este pun­to la inter­ven­ción fue ile­gal. En con­clu­sión, se decla­ró que la eje­cu­ción del blo­queo es ile­gal, una vio­la­ción de las leyes de la gue­rra y de las leyes de neu­tra­li­dad que da lugar a la res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do.

Bajo el Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio la Misión decla­ró que los pasa­je­ros de la flo­ti­lla (y pro­ba­ble­men­te tam­bién la tri­pu­la­ción que no se ha men­cio­na­do aquí) eran civi­les y, por tan­to, han sido con­si­de­ra­dos como per­so­nas pro­te­gi­das. La Misión tam­bién opi­nó sobre el Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio apli­ca­do a la con­duc­ta del ejér­ci­to israe­lí a bor­do del Mavi Már­ma­ra, así como a la con­duc­ta sub­si­guien­te de las auto­ri­da­des. Los dere­chos no dero­ga­bles inclu­yen el dere­cho a la vida, y el dere­cho a no ser some­ti­do a tor­tu­ra, tra­tos crue­les, inhu­ma­nos o degra­dan­tes o cas­ti­gos. Cada Esta­do par­te tie­ne la obli­ga­ción de res­pe­tar estos dere­chos, inclu­so en este caso en que el even­to no se encuen­tre ini­cial­men­te en el terri­to­rio del Esta­do par­te.

El cuer­po prin­ci­pal del infor­me que tra­ta del asal­to y deten­ción pos­te­rior de los pasa­je­ros y la tri­pu­la­ción, se ini­cia con un bre­ve resu­men de las acti­vi­da­des del Movi­mien­to Free Gaza. A esto le sigue una des­crip­ción de la com­po­si­ción de la flo­ti­lla y algu­nos comen­ta­rios sobre los pre­pa­ra­ti­vos, comen­zan­do con el com­pro­mi­so de todas las orga­ni­za­cio­nes de la flo­ti­lla para resis­tir la inter­cep­ta­ción sólo por medios no vio­len­tos, segui­da por la refe­ren­cia a la estric­ta segu­ri­dad de eli­mi­nar las armas en los buques. El infor­me da cuen­ta de la fal­ta de cohe­ren­cia de las orga­ni­za­cio­nes par­ti­ci­pan­tes en la elec­ción de los pasa­je­ros poten­cia­les.

A pesar de que citan pro­ble­mas con el motor de la II Cha­llen­ger y los retra­sos de la Rachel Corrie el infor­me no hace refe­ren­cia al sabo­ta­je israe­lí, que se con­si­de­ra que cau­só la rotu­ra [del motor] en ellos (jun­to con un fallo simi­lar en el Cha­llen­ger I). El sabo­ta­je de la héli­ce y de la Rachel Corrie se con­si­de­ra que dio lugar a la nece­si­dad de repa­ra­cio­nes en la nave, por valor de 37.000 libras ester­li­nas, y el retra­so de su sali­da hacia Gaza.

La Misión con­si­de­ra el obje­ti­vo prin­ci­pal de la flo­ti­lla de carác­ter polí­ti­co, lo que cita para jus­ti­fi­car el recha­zo de la pro­pues­ta del Gobierno irlan­dés para que la car­ga del Rachel Corrie se trans­fi­rie­ra a Gaza a tra­vés de Ash­dod, y la apa­ren­te fal­ta de un plan logís­ti­co cla­ro para des­car­gar las 10.000 tone­la­das de la ayu­da en las ins­ta­la­cio­nes por­tua­rias limí­tro­fes con Gaza. A esta con­clu­sión se lle­ga a pesar del tes­ti­mo­nio de dos tes­ti­gos sobre que IHH [la orga­ni­za­ción que pro­mo­vió la flo­ti­lla] había esta­do pre­pa­ran­do las grúas de car­ga en bar­cos más peque­ños y la exis­ten­cia de una grúa en la Meso­gios Elefthe­ri. Casi cua­tro meses des­pués del even­to la ofer­ta para des­car­gar toda la car­ga de Rachel Corrie en Ash­dod para el trans­bor­do a Gaza se ha hecho ante la pren­sa mun­dial, mien­tras que el buque pue­de salir y pare­ce que ha sido mucho mejor tra­ta­do que los bar­cos ile­gal­men­te incau­ta­dos en Hai­fa (inclu­yen­do has­ta media­dos de julio por lo menos, la tota­li­dad de sus 3.500 tone­la­das de cemen­to más otros mate­ria­les de cons­truc­ción). Cin­co días des­pués de la incur­sión ase­si­na en el Mavi Már­ma­ra los acti­vis­tas irlan­de­ses no deben ser cul­pa­dos por des­con­fiar de las inten­cio­nes israe­líes y des­pués de sus emo­cio­nes. Sin embar­go, la Misión pare­ce haber sub­es­ti­ma­do la deter­mi­na­ción de la flo­ti­lla de lle­gar a Gaza y la ini­cia­ti­va de la gen­te de allí para encon­trar la mane­ra de des­car­gar los bar­cos. Muchas per­so­nas en los bar­cos lle­va­ban gran­des sumas de dine­ro, por­que des­de el prin­ci­pio se tenía toda la expec­ta­ti­va de que debi­do al tama­ño de la flo­ta logra­ría lle­gar a Gaza. Los mili­tan­tes del Mavi Már­ma­ra lucha­ron (y en algu­nos casos murie­ron) por el dere­cho de la nave a lle­gar a Gaza, no por alcan­zar la fama polí­ti­ca. La misión pare­ce estar fue­ra de sin­cro­nía aquí en su com­pren­sión del gran cos­to per­so­nal que supo­nía para los acti­vis­tas el envío de este enor­me paque­te de ayu­da pri­va­da a des­pe­cho de uno de los Esta­dos más influ­yen­tes del pla­ne­ta. Que atra­jo la aten­ción mun­dial fue un rega­lo obvio, pero es un insul­to a la inte­gri­dad de todas estas per­so­nas que en modo alguno lo plan­tea­ron sim­ple­men­te como un tru­co publi­ci­ta­rio.

Los pla­nes israe­líes para la inter­cep­ta­ción comen­za­ron a for­mu­lar­se a media­dos de abril. Los pasa­je­ros de la flo­ta comen­za­ron a tomar con­cien­cia de las inten­cio­nes [israe­líes] el 30 de mayo y los pla­nes para defen­der el bar­co comen­za­ron a pre­pa­rar­se en ese momen­to. La refe­ren­cia de la Misión a las prue­bas de vídeo de una reu­nión de entre 50 y 100 pasa­je­ros a bor­do del Mavi Már­ma­ra el 30 de mayo, pre­su­mi­ble­men­te se refie­re a un pri­mer vídeo difun­di­do por el Minis­te­rio israe­lí de Asun­tos Exte­rio­res el 18 de junio. Yo siem­pre supu­se que este hecho se fil­mó antes de que el bar­co par­tie­ra de Estam­bul ya que el par­la­men­ta­rio yeme­ní Abdul-Kha­liq Bin Shihon apa­re­ce con su tra­di­cio­nal cuchi­llo yeme­ní que se ha uti­li­za­do con gran éxi­to en la publi­ci­dad israe­lí. (Él se impu­so más tar­de guar­dar­lo en su equi­pa­je, don­de se man­tu­vo duran­te el asal­to, pero des­pués se encon­tró, cuan­do los sol­da­dos regis­tra­ron todo el equi­pa­je y des­de enton­ces ha ocu­pa­do un lugar des­ta­ca­do en todas las foto­gra­fías de los lla­ma­dos “depó­si­tos de armas”.)

Es a par­tir de este pun­to don­de los tes­ti­mo­nios per­so­na­les de los pasa­je­ros dan deta­lle de lo ocu­rri­do. Así nos ente­ra­mos de que la cor­ta­do­ra de dis­co para cor­tar tro­zos de rejas vino del taller de la nave, que no esta­ba cerra­do con lla­ve. (Los israe­líes han dicho que se embar­có en Estam­bul.) Las más­ca­ras de gas que se han des­cri­to grá­fi­ca­men­te como una indi­ca­ción de terro­ris­mo pre­me­di­ta­do apa­ren­te­men­te eran apa­ra­tos de res­pi­ra­ción que for­ma­ban par­te del equi­pa­mien­to están­dar de lucha con­tra incen­dios de la nave. Estos esfuer­zos deses­pe­ra­dos, tar­díos, en los pre­pa­ra­ti­vos de defen­sa en la noche del 3031 de mayo han con­ven­ci­do a los auto­res de la Misión de que no había armas a bor­do del buque.

Antes del asal­to el infor­me seña­la que no hubo nin­gu­na peti­ción de la Mari­na de Israel para ins­pec­cio­nar la car­ga. En cuan­to a las dis­cu­ti­das gra­ba­cio­nes de audio racis­tas hechas públi­cas por la Arma­da de Israel, la Misión decla­ra que ”no está satis­fe­cha en cuan­to a su auten­ti­ci­dad”.

El infor­me encon­tró que el ata­que comen­zó poco antes de 04.30 horas por par­te de las Zodiac que se acer­ca­ron al Mavi Már­ma­ra por popa, con gra­na­das de humo y atur­di­mien­to, gases lacri­mó­ge­nos y bolas de pin­tu­ra. La Misión recha­za las ale­ga­cio­nes de que se dis­pa­ra­ron muni­cio­nes de gue­rra des­de las Zodiac y con­clu­ye que la muni­ción de gue­rra se dis­pa­ró des­de el pri­mer heli­cóp­te­ro en la cubier­ta supe­rior antes de que des­cen­die­sen los sol­da­dos. Esto qui­ta toda vali­dez a las ale­ga­cio­nes de legí­ti­ma defen­sa por par­te de los coman­dos que pue­den ser con­si­de­ra­dos como los agre­so­res leta­les. Sin embar­go, la refu­ta­ción de fue­go vivo de la Zodiac toda­vía pue­de ser una con­clu­sión erró­nea. El pro­duc­tor de noti­cias de Al Jazee­ra, Jamal Elshay­yal, ha decla­ra­do que el gas lacri­mó­geno y el fue­go de gra­na­das de soni­do des­de el mar se con­vir­tie­ron en fue­go vivo des­pués de los dis­pa­ros que se pro­du­je­ron des­de el heli­cóp­te­ro. Es difí­cil de recha­zar el tes­ti­mo­nio de pri­me­ra mano de un perio­dis­ta con expe­rien­cia y el razo­na­mien­to que corro­bo­ran su decla­ra­ción. Los altos man­dos nava­les israe­líes, inclu­yen­do al vice­al­mi­ran­te Elie­zer Marom esta­ban pre­sen­tes en un buque rápi­do al cos­ta­do del buque. Pare­ce razo­na­ble supo­ner que el fue­go vivo no se ini­ció sin una orden direc­ta de uno de estos ofi­cia­les, pro­ba­ble­men­te el pro­pio señor Marom. Tam­bién pare­ce una supo­si­ción razo­na­ble que la mis­ma orden se die­ra a la Zodiac, al mis­mo tiem­po, que se corres­pon­den exac­ta­men­te con el tes­ti­mo­nio de pri­me­ra mano del Sr. Elshay­yal.

Tam­bién de gran impor­tan­cia es el recha­zo del infor­me de las afir­ma­cio­nes israe­líes de que los pasa­je­ros uti­li­za­ron armas de fue­go o las lle­va­ban a bor­do del buque. La Misión había soli­ci­ta­do a las auto­ri­da­des israe­líes regis­tros médi­cos u otra infor­ma­ción que jus­ti­fi­ca­se las lesio­nes por arma de fue­go sufri­das por los sol­da­dos, pero no ha reci­bi­do res­pues­ta. Las expli­ca­cio­nes de Israel sobre este asun­to dadas en varias audien­cias públi­cas han demos­tra­do ser incom­pa­ti­bles y con­tra­dic­to­rias, dan­do como resul­ta­do su recha­zo.

La obser­va­ción del infor­me de que la mayo­ría de las heri­das de bala reci­bi­das por los pasa­je­ros fue­ron en el tor­so es una corro­bo­ra­ción impor­tan­te para los que­re­llan­tes con­tra el pro­gra­ma Pano­ra­ma de la BBC que retra­ta el ejér­ci­to israe­lí como mode­ra­do en el trans­cur­so del asal­to. El infor­me tam­bién des­cri­be con cier­to deta­lle cómo 41 sol­da­dos fue­ron des­em­bar­ca­dos de tres heli­cóp­te­ros en la cubier­ta supe­rior en un perío­do de quin­ce minu­tos duran­te los cua­les, des­pués de tomar el con­trol de esa cubier­ta, que efec­ti­va­men­te se vol­vie­ron locos con una gran varie­dad de arma­men­to sofis­ti­ca­do uti­li­za­do con­tra los civi­les en la cubier­ta exte­rior de la nave. Los resul­ta­dos leta­les de esto se indi­can en deta­lle. Tam­bién se reco­gen de las heri­das sufri­das por Uður Suley­man Soy­le­mez que per­ma­ne­ce en coma en un hos­pi­tal de Anka­ra.

No se pro­por­cio­nó infor­ma­ción sobre una segun­da víc­ti­ma des­cri­ta por Gre­ta Ber­lin el 13 de julio, que tam­po­co se espe­ra que viva. Hay can­ti­dad de deta­lles gene­ra­les sobre el mal­tra­to pos­te­rior a los pasa­je­ros, tre­ce de los cua­les ter­mi­na­ron con que­ma­du­ras de pri­mer gra­do al ser obli­ga­dos a arro­di­llar­se al sol, y por lo menos 55 de ellos sufrie­ron lesio­nes [en las muñe­cas] con las espo­sas apre­ta­das. Abu­sos simi­la­res se regis­tra­ron en otras tres naves. En el infor­me men­cio­na que un hom­bre (en reali­dad, el Dr. Paul Laru­dee, de 64 años) sal­tó de la Sfen­do­ni al mar, don­de fue dete­ni­do más tar­de por otro bar­co. No regis­tra el tes­ti­mo­nio del Dr. Hasan Now­rah que vio a los sol­da­dos dar una vuel­ta a su alre­de­dor, gol­pear dos veces al Dr. Laru­dee, empu­jar­le bajo el agua, vuel­to a gol­pear, empu­ja­do de nue­vo bajo el agua, final­men­te arras­tra­do a la Zodiac, gol­pea­do a puñe­ta­zos otra vez y gol­pea­da su cabe­za con­tra la cubier­ta antes de atar­le muñe­cas y tobi­llos.

(La resis­ten­cia valien­te del Dr. Laru­dee a las pali­zas con­ti­nuó duran­te su deten­ción.)

En el aná­li­sis jurí­di­co de la inter­ven­ción dice el infor­me:

“… La fuer­za letal fue emplea­da por los sol­da­dos israe­líes en una mane­ra gene­ra­li­za­da y arbi­tra­ria que cau­só un núme­ro dema­sia­do ele­va­do de per­so­nas que murie­ron o resul­ta­ron gra­ve­men­te heri­das.” Con­si­de­ró que una fuer­za tan bien entre­na­da habría sido capaz de ase­gu­rar el buque sin la pér­di­da de vidas o lesio­nes gra­ves a los pasa­je­ros o los sol­da­dos.

(Podría ser con­ve­nien­te no obs­tan­te tener en cuen­ta cómo es esta fuer­za de éli­te en reali­dad. Varios de los tes­ti­gos y los infor­mes han des­cri­to que el temor era evi­den­te entre los jóve­nes sol­da­dos. En pala­bras de Lau­ra Stuart, que pare­cen ade­cua­das para un núme­ro de ejem­plos duran­te el asal­to, se puso de mani­fies­to que:

“Si usted toma el arma de un sol­da­do israe­lí, es sólo un cobar­de escon­di­do detrás de la pis­to­la”.

Joe Mea­dors dijo,

“Ellos supo­nen que son los mejo­res del mun­do, pero cuan­do usted va en con­tra de ellos son sólo un mon­tón de gen­te hara­pien­ta, que pien­san que no se les pue­de hacer mal.”

La reali­dad de la bar­ba­rie de este “gru­po vario­pin­to de per­so­nas” se mani­fies­ta en:

  • No se tra­tó de mini­mi­zar las lesio­nes en cier­tas eta­pas de la ope­ra­ción (párra­fo 169);
  • el uso de fue­go vivo se hizo en for­ma amplia y arbi­tra­ria (párra­fo 169);
  • la muer­te de al menos seis de los pasa­je­ros se pro­du­jo en una for­ma com­pa­ti­ble con una eje­cu­ción extra-legal, arbi­tra­ria y suma­ria (párra­fo 170);
  • Es evi­den­te que varios de los pasa­je­ros en la cubier­ta supe­rior fue­ron some­ti­dos a malos tra­tos (párra­fo 171);
  • La Misión está con­ven­ci­da de que gran par­te de la fuer­za uti­li­za­da por los sol­da­dos israe­líes… era inne­ce­sa­ria, des­pro­por­cio­na­da, exce­si­va e inade­cua­da (párra­fo 172);
  • Duran­te el perío­do de deten­ción… los pasa­je­ros fue­ron some­ti­dos a un tra­to cruel e inhu­mano… (párra­fo 178).

(Una pala­bra se ha evi­ta­do en todo el infor­me, que cubre muchos casos, como es la inten­ción deli­be­ra­da de cau­sar dolor y lesio­nes. Por ejem­plo, las espo­sas más apre­ta­das de lo debi­do, arras­trar bru­tal­men­te a un dete­ni­do por una esca­le­ra mecá­ni­ca. La pala­bra que defi­ne esto es “sadis­mo” y su uso no habría sido inade­cua­do en el pre­sen­te infor­me). La deten­ción en Ash­dod es con­si­de­ra­da por la Misión a pri­me­ra vis­ta ile­gal ya que no había base jurí­di­ca para que los pasa­je­ros y la tri­pu­la­ción hubie­sen sido tras­la­da­dos allí; la bru­ta­li­dad y la ile­ga­li­dad gene­ra­li­za­da gra­tui­ta des­cu­bier­ta por la Misión ha encon­tra­do prue­bas de:

  • la tor­tu­ra,
  • inacep­ta­ble el com­por­ta­mien­to hacia las muje­res,
  • vio­la­cio­nes de la Con­ven­ción de Gine­bra,
  • gra­ves vio­la­cio­nes de la nece­sa­ria pro­tec­ción que se ofre­ce a los dete­ni­dos,
  • vio­la­cio­nes de los Códi­gos de Con­duc­ta por los fun­cio­na­rios,
  • vio­la­cio­nes de los dere­chos de otros sitios de deten­ción,
  • infor­ma­ción erró­nea con res­pec­to a los docu­men­tos de depor­ta­ción,
  • dene­ga­ción de asis­ten­cia letra­da,
  • dene­ga­ción de con­tac­to con las fami­lias,
  • dene­ga­ción de aten­ción médi­ca inme­dia­ta.

El robo gene­ra­li­za­do de la pro­pie­dad y los acti­vos se con­si­de­ra con­tra­ria, entre otras nor­mas, al artícu­lo 17 de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos y al artícu­lo 97 del Cuar­to Con­ve­nio de Gine­bra. No se die­ron deta­lles sobre la incau­ta­ción y la cele­bra­ción con­ti­nua ile­gal de cua­tro de las naves (jun­to con el Espí­ri­tu de la Huma­ni­dad, que fue cap­tu­ra­do en 2008). Sin embar­go el deta­lle de robo amplio y gene­ra­li­za­do y el van­da­lis­mo a los equi­pos del buque, que había ocu­rri­do el Mavi Már­ma­ra mien­tras esta­ba bajo con­trol israe­lí sí se cono­ció.

Al comen­tar sobre la res­pon­sa­bi­li­dad de la Misión, tal vez inge­nua­men­te, seña:

“Se espe­ra que en esta oca­sión las auto­ri­da­des israe­líes y los intere­sa­dos lle­ven a cabo las inves­ti­ga­cio­nes judi­cia­les inme­dia­ta, inde­pen­dien­te e impar­cial de vio­la­cio­nes del dere­cho inter­na­cio­nal, inclui­do el dere­cho inter­na­cio­nal huma­ni­ta­rio y los dere­chos huma­nos, con el fin de lle­var a los per­pe­tra­do­res ante la jus­ti­cia.”

En su sec­ción final el infor­me se refie­re a la vio­len­cia total­men­te inne­ce­sa­ria e increí­ble y el nivel inacep­ta­ble de bru­ta­li­dad que, por limi­ta­cio­nes de tiem­po, la Misión no ha podi­do deta­llar en una lis­ta, pero con­si­de­ra que hay prue­bas cla­ras para apo­yar el enjui­cia­mien­to por:

  • homi­ci­dio inten­cio­nal;
  • tor­tu­ra o tra­tos inhu­ma­nos;
  • cau­sar deli­be­ra­da­men­te gran­des sufri­mien­tos o aten­tar gra­ve­men­te con­tra el cuer­po o la salud.

Se tra­ta de un impor­tan­te infor­me que ha sido pre­pa­ra­do por per­so­nas que creen en la jus­ti­cia y los dere­chos huma­nos, con­tra los deseos de las per­so­nas que se entre­gan a la nega­ción gene­ra­li­za­da de las mis­mas vir­tu­des. Es de espe­rar que tal vez algún día la comu­ni­dad inter­na­cio­nal.

.* Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *