Sobe­ra­na pali­za a Ber­lus­co­ni- Gor­ka Larra­bei­ti

Final­men­te, una gran vic­to­ria en Ita­lia. Ber­lus­co­ni, que se encon­tra­ba en Ruma­nia, comen­tó así los resul­ta­dos: «Aún no sé nada». Lue­go reco­no­ció la derro­ta: «Hemos per­di­do. Es evi­den­te». Tam­bién ame­na­zó: «Los mila­ne­ses y los napo­li­ta­nos se arre­pen­ti­rán». El triun­fo de ayer tie­ne color naran­ja. No será el rojo del vie­jo PC, pero el color que iden­ti­fi­ca a las coa­li­cio­nes de cen­troiz­quier­da de Milán y Nápo­les sir­ve para derro­tar el azul que ha domi­na­do los últi­mos 20 años en Ita­lia.

En Milán, feu­do gober­na­do duran­te 18 años por el par­ti­do de Sil­vio Ber­lus­co­ni, lugar sim­bó­li­co en la pará­bo­la vital del Cava­lie­re pero tam­bién de la Repú­bli­ca ita­lia­na, gana cla­ra­men­te (55,1% con­tra 44,9%) Giu­liano Pisa­pia (Milán, 1949), can­di­da­to del cen­troiz­quier­da. Para enten­der el alcan­ce de esta vic­to­ria, con­vie­ne ampliar la infor­ma­ción sobre el nue­vo alcal­de. Dipu­tado en dos legis­la­tu­ras por Refun­da­ción Comu­nis­ta. Abo­ga­do de pres­ti­gio. Defen­dió a la fami­lia de Car­lo Giu­lia­ni en el jui­cio por el G8 de Géno­va. Pre­sen­tó su can­di­da­tu­ra a nue­vo alcal­de en junio de 2010. Se pre­sen­tó a las elec­cio­nes pri­ma­rias del Par­ti­to Demo­cra­ti­co (PD) con el apo­yo de los par­ti­dos SEL (Sinis­tra, Eco­lo­gia e Liber­tà) y Fede­ra­ción de la Izquier­da, y las ganó. Así pues, en Milán ven­ce un can­di­da­to no pro­pues­to por la oli­gar­quía del PD, pero que es capaz de reci­bir el sos­tén de los votan­tes del PD así como el de los votan­tes de izquier­da. Por eso, lo lla­man «extre­mis­ta», «radi­cal», «ami­go de terro­ris­tas» etc. Milán, final­men­te, deja­rá de estar gober­na­da por «mode­ra­dos» ber­lus­co­nia­nos, y aten­ción, que la opor­tu­ni­dad plan­tea un gran reto. En 2015, Milán alber­ga­rá la Expo 2015, don­de des­de hace tiem­po se denun­cian infil­tra­cio­nes de la “Ndranghe­ta. Un buen toro embo­la­do para el nue­vo alcal­de.

Si el resul­ta­do de Milán ha sido una bom­ba, en Nápo­les ha esta­lla­do un vol­cán. Se lla­ma Lui­gi de Magis­tris (Nápo­les, 1967), y ha arra­sa­do: 65,3% con­tra 34,7%. Tra­ba­jó de fis­cal adjun­to en Catan­za­ro, don­de sal­tó a la fama por varios casos que tenían algo en común: en todos ellos apa­re­cían impli­ca­das per­so­na­li­da­des impor­tan­tes del mun­do de la polí­ti­ca, las fuer­zas de segu­ri­dad y la magis­tra­tu­ra. En 2009 entró en el par­ti­do Ita­lia de los Valo­res. Ha sido euro­dipu­tado por este par­ti­do. En su can­di­da­tu­ra a alcal­de de Nápo­les ha con­ta­do con el res­pal­do de los par­ti­dos Ita­lia de los Valo­res Fede­ra­ción de la Izquier­da. Ganó en la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes al can­di­da­to del PD, de modo que este par­ti­do se vio obli­ga­do a hacer auto­crí­ti­ca, reco­no­cer los muchos erro­res come­ti­dos duran­te años de ges­tión muni­ci­pal y apo­yar sin reser­vas a de Magis­tris en esta segun­da vuel­ta. Otra vez, como en Milán, un can­di­da­to no pro­pues­to por la nomen­kla­tu­ra del PD resul­ta ven­ce­dor gra­cias a los votan­tes del PD y de la coa­li­ción de par­ti­dos de izquier­da. De Magis­tris se ha pro­pues­to aca­bar con el pro­ble­ma de la basu­ra que inun­da la ciu­dad dejan­do atrás el fácil recur­so a las leyes de emer­gen­cia y vol­vien­do al gas­to corrien­te, fomen­tan­do la reco­gi­da dife­ren­cia­da puer­ta a puer­ta y dete­nien­do la cons­truc­ción de otro inci­ne­ra­dor. Un buen pro­yec­to, que será difí­cil de lle­var a cabo en una tie­rra don­de la Camo­rra se ha hecho de oro con­tro­lan­do el ciclo de las con­ti­nuas emer­gen­cias por la basu­ra.

El gran per­de­dor de estos comi­cios es Sil­vio Ber­lus­co­ni. El minis­tro de Exte­rio­res del gobierno ita­liano, Fran­co Frat­ti­ni, habla­ba el otro día de un peli­gro de «bal­ca­ni­za­ción» del par­ti­do de Ber­lus­co­ni. Cuan­to más frá­gil se mues­tra la figu­ra del Cava­lie­re, más corrien­tes bro­tan en su par­ti­do. El Ber­lus­co­ni que fue capaz de obrar el mila­gro de reu­nir a los post­fas­cis­tas de Alian­za Nacio­nal con los ultra­ca­tó­li­cos de Comu­nio­ne e Libe­ra­zio­ne, más la Liga Nor­te, más los post­cra­xia­nos aho­ra se ve a fal­ta de pol­tro­nas para satis­fa­cer a todas estas corrien­tes. El Cava­lie­re se ha impli­ca­do per­so­nal­men­te en esta bata­lla elec­to­ral y sale fran­ca­men­te magu­lla­do. Ha dimi­ti­do el coor­di­na­dor del Par­ti­do, San­dro Bon­di. Ber­lus­co­ni cam­bia­rá de caba­llo segu­ra­men­te. A lo mejor mon­ta otro par­ti­do, pues de resty­ling publi­ci­ta­rio y tele­ven­tas sabe un rato, pero quie­nes le han segui­do y le obe­de­cían a pie jun­ti­llas han enten­di­do que esta­mos ante su oca­so por­que su magia de tele­ven­de­dor ya no con­ven­ce. Fue paté­ti­co ver­le en el cie­rre de cam­pa­ña en Nápo­les: lo sil­ba­ban y ni siquie­ra el ase­gu­rar que no con­tra­ta­ría a Ham­sik, juga­dor estre­lla del Nápo­les, apla­có los áni­mos de la tur­ba­mul­ta. Tam­po­co con­ven­ce a los tele­vi­den­tes cuyas men­tes ha mol­dea­do a tra­vés de sus tele­vi­sio­nes duran­te vein­te lar­gos años, y ni siquie­ra al elec­tor medio bur­gués ( tra­ba­ja­do­res autó­no­mos, direc­ti­vos) que le vota­ba por egoís­mo, por­que paga­ba menos impues­tos.

¿Está salien­do, pues, el Bel Pae­se del túnel en que lo metió Il Cava­lie­re oscu­ro? No hay que lan­zar las cam­pa­nas al vue­lo. Tan temi­bles serán la nue­va arma­du­ra que luci­rá en bre­ve Il Cava­lie­re como los chan­chu­llos que teje y des­te­je entre bam­ba­li­nas el sinies­tro Mas­si­mo D’A­le­ma con el Ter­cer Polo (alian­za de post demo­cra­ta­cris­tia­nos de Casi­ni, y post­fas­cis­tas de Fini). Dijo D’A­le­ma: «Hace fal­ta una alian­za entre mode­ra­dos y pro­gre­sis­tas para cons­truir Ita­lia». El resul­ta­do de estas elec­cio­nes no pare­ce decir eso. Se tra­ta más bien de un gri­to bien fuer­te: Ita­lia ni nece­si­ta ni quie­re que la oli­gar­quía siga gober­nán­do­la un solo minu­to más. Estas elec­cio­nes sue­nan a “bas­ta ya”, a indig­na­ción. Y qui­zá sir­van de lec­ción, pues, como dijo Pie­tro Ingrao, con indig­na­ción sólo no bas­ta. Hace fal­ta orga­ni­za­ción y unión. En este mun­do, y más toda­vía en esta Ita­lia, lo que une a SEL (Sinis­tra, Eco­lo­gia e Liber­tà) a la Fede­ra­ción de la Izquier­da, a Sinis­tra Cri­ti­ca, al Par­ti­to Comu­nis­ta dei Lavo­ra­to­ri, o a Alter­na­ti­va es bas­tan­te más que lo que les sepa­ra. Un ejem­plo: los pró­xi­mos días 12 y 13 de junio se cele­bra­rán cua­tro refe­rén­dums. Pues bien: todos estos par­ti­dos, y tam­bién el PD, con­ci­di­rán en decir dos veces «Sí» a la ges­tión públi­ca del agua, «Sí» a que no se cons­tru­yan cen­tra­les nuclea­res, y «Sí» a que todo el mun­do sea igual ante la ley y no haya legí­ti­mo impe­di­men­to que val­ga, ni para Ber­lus­co­ni ni para sus minis­tros.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *