Qué pasa en Islan­dia?- Herri­ko­lo­re

Los medios de comu­ni­ca­ción nos han bom­bar­dea­do has­ta el últi­mo deta­lle, con noti­cias e infor­mes, sobre las revuel­tas de Egip­to y Libia, pero han silen­cia­do y ocul­tan la ejem­plar revo­lu­ción cívi­ca que se está desa­rro­llan­do des­de hace dos años en Islan­dia, don­de los ciu­da­da­nos, de mane­ra pací­fi­ca pero con ejem­plar fir­me­za, han obli­ga­do a dimi­tir a un gobierno en pleno y se han reu­ni­do en asam­blea per­ma­nen­te para rees­cri­bir la Cons­ti­tu­ción.

Pre­ci­sa­men­te por­que la de Islan­dia es una revo­lu­ción ciu­da­da­na modé­li­ca, ha sido silen­cia­da en las cadu­ca­das y degra­da­das demo­cra­cias de Euro­pa, en las que el úni­co poder con­sen­ti­do es el de las cas­tas polí­ti­cas pro­fe­sio­na­les y don­de el ciu­da­dano ha sido expul­sa­do de los pro­ce­sos de toma de deci­sio­nes. La cen­su­ra de la revo­lu­ción de Islan­dia es la mejor prue­ba de que exis­te el con­trol de la infor­ma­ción, siem­pre que la infor­ma­ción que se silen­cia sea peli­gro­sa para los par­ti­dos polí­ti­cos, como ocu­rre con el caso de Islan­dia.

En Islan­dia, el pue­blo ha hecho dimi­tir a un gobierno en pleno, se nacio­na­li­za­ron los prin­ci­pa­les ban­cos, se deci­dió no pagar la deu­da que estos han crea­do con Gran Bre­ta­ña y Holan­da, por cau­sa de su mala polí­ti­ca finan­cie­ra, y se aca­ba de crear una asam­blea popu­lar para redac­tar una nue­va Cons­ti­tu­ción en la que los ciu­da­da­nos sean los pro­ta­go­nis­tas, en lugar de los polí­ti­cos.

Islan­dia cons­ti­tu­ye hoy el mejor ejem­plo de reac­ción ciu­da­da­na dig­na y pací­fi­ca con­tra ese poder inep­to y fal­to de decen­cia que ha pros­ti­tui­do la demo­cra­cia y ha con­du­ci­do al mun­do has­ta la cri­sis. La de Islan­dia es una ola de rebel­día ciu­da­da­na que los polí­ti­cos temen por su capa­ci­dad poten­cias de ser­vir de ejem­plo y de expan­dir­se por toda la Euro­pa de los polí­ti­cos, de la que los ciu­da­da­nos han sido expul­sa­dos.

Los hechos silen­cia­dos duran­te los dos últi­mos años son los siguien­tes:

2008. Se nacio­na­li­za el prin­ci­pal ban­co del país. La mone­da se des­plo­ma, la bol­sa sus­pen­de su acti­vi­dad. El país está en ban­ca­rro­ta.

2009. Las pro­tes­tas ciu­da­da­nas fren­te al par­la­men­to logran que se con­vo­quen elec­cio­nes anti­ci­pa­das y pro­vo­can la dimi­sión del pri­mer minis­tro, y de todo su gobierno en blo­que. Con­ti­núa la pési­ma situa­ción eco­nó­mi­ca del país. Median­te una ley, los polí­ti­cos pro­po­nen la devo­lu­ción de la deu­da a Gran Bre­ta­ña y Holan­da, a tra­vés del pago de 3.500 millo­nes de euros, suma que paga­rían todos las fami­lias islan­de­sas men­sual­men­te duran­te los pró­xi­mos 15 años al 5,5% de inte­rés

2010. La gen­te se vuel­ve a echar a la calle y soli­ci­ta some­ter la ley a refe­rén­dum. En enero de 2010 el Pre­si­den­te, se nie­ga a rati­fi­car­la y anun­cia que habrá con­sul­ta popu­lar. En mar­zo se cele­bra el refe­rén­dum y el NO al pago de la deu­da arra­sa con un 93% de los votos. A todo esto, el gobierno ha ini­cia­do una inves­ti­ga­ción para diri­mir jurí­di­ca­men­te las res­pon­sa­bi­li­da­des de la cri­sis. Comien­zan las deten­cio­nes de varios ban­que­ros y altos eje­cu­ti­vos. La Inter­pol dic­ta una orden, y todos los ban­que­ros impli­ca­dos, aban­do­nan el país. En este con­tex­to de cri­sis, se eli­ge una asam­blea para redac­tar una nue­va cons­ti­tu­ción, que reco­ja las lec­cio­nes apren­di­das de la cri­sis y que sus­ti­tu­ya a la actual, que es una copia de la cons­ti­tu­ción dane­sa. Para ello, se recu­rre direc­ta­men­te al pue­blo sobe­rano. Se eli­gen 25 ciu­da­da­nos sin filia­ción polí­ti­ca de los 522 que se han pre­sen­ta­do a las can­di­da­tu­ras, para lo cual sólo era nece­sa­rio ser mayor de edad y tener el apo­yo de 30 per­so­nas.

La asam­blea cons­ti­tu­cio­nal comien­za su tra­ba­jo en febre­ro de 2011 y pre­sen­ta­rá un pro­yec­to de car­ta mag­na a par­tir de las reco­men­da­cio­nes con­sen­sua­das en dis­tin­tas asam­bleas que se cele­bra­rán por todo el país. Debe­rá ser apro­ba­da por el actual Par­la­men­to y por el que se cons­ti­tu­ya tras las pró­xi­mas elec­cio­nes legis­la­ti­vas.

Esta es la bre­ve his­to­ria de la revo­lu­ción islan­de­sa: dimi­sión de todo un gobierno en blo­que, nacio­na­li­za­ción de la ban­ca, refe­rén­dum para que el pue­blo deci­da sobre las deci­sio­nes eco­nó­mi­cas tras­cen­den­ta­les, encar­ce­la­ción de res­pon­sa­bles de la cri­sis y rees­cri­tu­ra de la cons­ti­tu­ción por los ciu­da­da­nos. Lo ocu­rri­do en Islan­dia ha sido con­si­de­ra­do por polí­ti­cos como Mer­kel, Sar­kozy, Came­ron, Zapa­te­ro, Ber­lus­co­ni y otros como peli­gro­so y digno de ser silen­cia­do, no sea que los euro­peos deci­dan hacer lo mis­mo y ellos pier­dan su inde­cen­te y anti­de­mo­crá­ti­co domi­nio ren­ta­ble sobre el ciu­da­dano.

El boi­cot infor­ma­ti­vo a Islan­dia ha sido escru­pu­lo­sa­men­te segui­do por los miles de perio­dis­tas some­ti­dos que escri­ben y opi­nan en la pren­sa, la radio y la tele­vi­sión, la mayo­ría de los cua­les están com­pra­dos por le poder polí­ti­co, que, en con­tra de los cri­te­rios demo­crá­ti­cos, pro­por­cio­na a los medios con­ce­sio­nes exen­cio­nes y publi­ci­dad a cam­bio de silen­cios y apo­yos. Pero la lec­ción que el pue­blo islan­dés ha sabi­do dar a toda Euro­pa, plan­tán­do­le cara al sis­te­ma y dan­do una lec­ción de demo­cra­cia al res­to del mun­do, será cono­ci­da y valo­ra­da, tar­de o tem­prano, a pesar de la cen­su­ra vul­gar de las­de las cas­tas polí­ti­cas res­pon­sa­bles de la cri­sis y del des­en­can­te masi­vo de los ciu­da­da­nos.

Fuen­te: Blog “Voto en blan­co”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *