El nue­vo jui­cio polí­ti­co con­tra la apues­ta de la Izquier­da Aber­tza­le nece­si­ta ser res­pon­di­do como pue­blo- Ezker Abertzalea

En pri­mer lugar, que­re­mos enviar un salu­do a Arnal­do, Sonia, Miren y Arkaitz, com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras que serán juz­ga­dos a par­tir del día 27 de junio en la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la y que en la actua­li­dad se encuen­tran encar­ce­la­dos en diver­sas pri­sio­nes españolas.

La Izquier­da Aber­tza­le con­si­de­ra que este jui­cio es la res­pues­ta de Madrid a la nue­va fase polí­ti­ca abier­ta en Eus­kal Herria. Una nue­va fase polí­ti­ca en cuyo desa­rro­llo las per­so­nas que van a ser juz­ga­das tie­nen una gran res­pon­sa­bi­li­dad y a la que han rea­li­za­do una apor­ta­ción polí­ti­ca y teó­ri­ca muy importante.

La Izquier­da Aber­tza­le sitúa en el PSOE la res­pon­sa­bi­li­dad de seguir enro­ca­do en la apues­ta repre­si­va, don­de las deten­cio­nes, tor­tu­ras y jui­cios masi­vos siguen sien­do la rece­ta ante un pue­blo, el vas­co, que recla­ma por acti­va y por pasi­va un cam­bio de esce­na­rio y solu­cio­nes defi­ni­ti­vas al conflicto.

El PSOE, de la mano de Rubal­ca­ba y ple­gán­do­se a las exi­gen­cias que la dere­cha más ran­cia de Euro­pa le plan­tea, nie­ga este nue­vo esce­na­rio y pre­ten­de seguir levan­tan­do un muro de impo­si­ción y repre­sión para hacer­la invia­ble, tarea en la que está fra­ca­san­do estre­pi­to­sa­men­te, tal como ha que­da­do demos­tra­do en las elec­cio­nes del 22 de mayo.

Estas 8 per­so­nas van a ser enjui­cia­dos por defen­der un esce­na­rio demo­crá­ti­co para este país, por defen­der la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo como el pro­yec­to que mejor repre­sen­ta la defen­sa de las nece­si­da­des polí­ti­cas, socia­les y cul­tu­ra­les de este país, por defen­der y lle­var a la prac­ti­ca la apues­ta por vías exclu­si­va­men­te polí­ti­cas y demo­crá­ti­cas, por defen­der, en defi­ni­ti­va, la nue­va fase polí­ti­ca abier­ta en este país que tan­ta ilu­sión y tan­ta adhe­sión popu­lar ha recabado.

Des­de la Izquier­da Aber­tza­le cali­fi­ca­mos como extre­ma­da­men­te gra­ve que a una sema­na de que cien­tos de miles de per­so­nas die­ran un enor­me espal­da­ra­zo en las urnas a la apues­ta polí­ti­ca de la Izquier­da Aber­tza­le, se pon­ga fecha para un jui­cio cuyo pun­to de par­ti­da fue una ope­ra­ción poli­cial cuyo obje­ti­vo era pre­ci­sa­men­te evi­tar y cuan­to menos con­di­cio­nar el deba­te estra­té­gi­co del que ha deri­va­do la situa­ción polí­ti­ca actual.

Así mis­mo, este jui­cio se plan­tea en un con­tex­to en el que dece­nas de ins­ti­tu­cio­nes, orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y sin­di­ca­les de dife­ren­tes paí­ses y per­so­na­li­da­des de refe­ren­cia a nivel inter­na­cio­nal han mos­tra­do su apo­yo de for­ma públi­ca al esce­na­rio impul­sa­do por la Izquier­da Aber­tza­le y otros agen­tes; apo­yo que se extien­de des­de la Decla­ra­ción de Bru­se­las a la Decla­ra­ción del Foro de Sao Paulo.

Esta­mos, en todo caso, ante el enési­mo jui­cio polí­ti­co don­de tras las mayo­res abe­rra­cio­nes jurí­di­cas pre­ten­de­rán ocul­tar lo que no es más que el dere­cho a la libre defen­sa de las ideas polí­ti­cas y a la libre orga­ni­za­ción polí­ti­ca de los encau­sa­dos, obje­ti­vo en el que tam­bién van a fra­ca­sar ante este pue­blo y ante la comu­ni­dad internacional.

Tras la ope­ra­ción poli­cial de octu­bre del 2009 la socie­dad vas­ca sal­to como un resor­te, ya que inter­pre­to a la per­fec­ción la inten­cio­na­li­dad de dicha agre­sión. Aque­llos días se dio una res­pues­ta plu­ral y masiva.

Del mis­mo modo, des­de la Izquier­da Aber­tza­le enten­de­mos que el 27 de junio se sien­tan en el ban­qui­llo unos repre­sen­tan­tes de la Izquier­da Aber­tza­le pero la cau­sa y la futu­ra sen­ten­cia van diri­gi­das no solo con­tra los que se sien­ten en el ban­qui­llo, sino con­tra todos aque­llos que des­de las for­ma­cio­nes polí­ti­cas, sin­di­ca­les y socia­les de este país rei­vin­di­can un cam­bio de esce­na­rio sin inje­ren­cias y sin vetos.

En con­se­cuen­cia, la res­pues­ta tie­ne que ser una res­pues­ta con mayús­cu­las, con carác­ter de uni­dad, que repre­sen­te al pue­blo en mar­cha que exi­ge cam­bios de cala­do y solu­cio­nes demo­crá­ti­cas con urgen­cia, una res­pues­ta del tama­ño de la apues­ta polí­ti­ca en el que esta­mos inmer­sos y de la res­pon­sa­bi­li­dad que hemos adqui­ri­do para lle­var has­ta el final la oca­sión his­tó­ri­ca que se nos brinda.

Un pue­blo cada vez más uni­do y cada vez más movi­li­za­do en aras de mate­ria­li­zar el cam­bio está res­pon­dien­do con una bri­llan­tez polí­ti­ca sin pre­ce­den­tes a todos estos envi­tes que repre­sen­tan la debi­li­dad de un gobierno y del PSOE y de PP que no tie­nen pro­yec­to polí­ti­co que ofre­cer y se escu­dan en la fuer­za para no reco­rrer el camino que este país les deman­da: la acep­ta­ción de la libre deci­sión de los vas­cos y vas­cas, como pilar bási­co para la libre con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca de todos los proyectos.

Siga­mos en esta sen­da y res­pon­da­mos tam­bién como pue­blo ante un jui­cio que no solo se sitúa fue­ra de la ecua­ción polí­ti­ca de este país, sino que pre­ten­de alterarla.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.