El regre­so de Zela­ya y el futu­ro de la Resis­ten­cia hon­du­re­ña- Car­los Azna­res

Algu­nos diri­gen­tes polí­ti­cos pro­gre­sis­tas debe­rían tener en cuen­ta que la con­cien­cia de los de aba­jo no se cons­tru­ye con tan brus­cos vira­jes de timón.

Vol­vió Mel Zela­ya y el pue­blo hon­du­re­ño explo­tó de ale­gría y entu­sias­mo. Esa mis­ma gen­te que duran­te dos años ha gene­ra­do la mayor Resis­ten­cia cen­tro­ame­ri­ca­na que se recuer­de. Miles y miles de hom­bres, muje­res y niños en la calle, enfren­tan­do a los mili­ta­res y poli­cías, ponien­do el cuer­po a las balas y tam­bién dejan­do en esa dura bata­lla dece­nas de muer­tos. Esta vez, lle­ga­ron a Tegu­ci­gal­pa des­de todos los pun­tos del país a reen­con­trar­se con su líder.

Vol­vió Mel Zela­ya, y Hon­du­ras se tiñó del rojo de la ban­de­ra del Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar, y del azul de la ense­ña patria, mien­tras las con­sig­nas de «Sí, se pudo» y «Fue­ra el impe­ria­lis­mo» se mez­cla­ban con los piti­dos al gobierno de Por­fi­rio Lobo, mien­tras can­ta­ban tam­bién ese himno uni­ver­sal de los que luchan en cual­quier rin­cón del mun­do: «El pue­blo uni­do jamás será ven­ci­do».

Vol­vió Mel Zela­ya y rati­fi­có públi­ca­men­te el «Acuer­do de Recon­ci­lia­ción» fir­ma­do en Car­ta­ge­na de Indias (Colom­bia), que inclu­ye entre sus pun­tos la inves­ti­ga­ción de las vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos (dere­chos que siguen sien­do piso­tea­dos a dia­rio por el gobierno de Lobo), y la posi­bi­li­dad de rea­li­zar un ple­bis­ci­to en aras de lograr la tan ansia­da Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, por la que tan­tas veces el pue­blo salió a la calle en estos dos años.

Sin embar­go, en este Acuer­do hay algo no cie­rra, que gene­ra lógi­cas des­con­fian­zas, que hace que miles de mili­tan­tes de la Resis­ten­cia deban estar aler­ta de aquí en más, y tie­ne que ver con que los que rea­li­za­ron un gol­pe de Esta­do pro-yan­qui como el de Hon­du­ras, siguen en el gobierno, y más allá de per­mi­tir el regre­so de Zela­ya no será fácil que cedan lo que vie­nen usur­pan­do des­de tiem­po atrás. Ade­más, uno de los media­do­res para que este Acuer­do se rea­li­za­ra es nada menos que un geno­ci­da del pue­blo colom­biano, el pre­si­den­te San­tos, el mis­mo que posi­bi­li­ta que los yan­quis hayan ins­ta­la­do nue­ve bases mili­ta­res en el país, para ame­na­zar a los paí­ses del con­ti­nen­te que no se ali­nean con EEUU:

Otro pun­to de dis­cor­dia es la casi segu­ra entra­da de Hon­du­ras a la OEA, lo que se con­cre­ta­ría en esta pró­xi­ma sema­na. No hay nin­gu­na razón que con­ven­za a los que han lucha­do todo este tiem­po, sobre seme­jan­te des­pro­pó­si­to. Nadie igno­ra, por más dis­cur­so polí­ti­ca­men­te correc­to se quie­ra escri­bir, que Por­fi­rio Lobo es el con­ti­nuis­mo de la dic­ta­du­ra impues­ta en 2009. De lo con­tra­rio, que se lo pre­gun­ten a los maes­tros gol­pea­dos, tor­tu­ra­dos y ase­si­na­dos, o a los perio­dis­tas que en un len­to cuen­ta­go­tas son balea­dos por el para­mi­li­ta­ris­mo.

Peor aún, que opi­nen los cam­pe­si­nos del Aguán que han sufri­do has­ta ayer nomás la muer­te de dece­nas de sus mili­tan­tes. Con­tra ellos se han lan­za­do, mes a mes, las guar­dias arma­das del empre­sa­rio Miguel Facus­sé (sos­tén finan­cie­ro de los gol­pis­tas) gene­ran­do ver­da­de­ras masa­cres, que por supues­to siguen impu­nes. No, Hon­du­ras de Lobo no debe­ría vol­ver a la OEA, y en ese sen­ti­do son muy cla­ros los diri­gen­tes de la Resis­ten­cia Ber­ta Cáce­res, Car­los Reyes o Juan Baraho­na, apun­tan­do que sería un «error injus­ti­fi­ca­ble», mien­tras no se cum­plan las exi­gen­cias popu­la­res que no ter­mi­nan de nin­gu­na mane­ra con el retorno de Zela­ya.

Vol­vió Manuel Zela­ya y se abra­zó con su pue­blo, que le demos­tró el cari­ño que le pro­fe­sa por haber sido el pri­mer Pre­si­den­te que pen­só en los más humil­des, a pesar de pro­ve­nir de un pasa­do polí­ti­co cen­tro-dere­chis­ta, pero que en el mar­co del gobierno al que lle­gó por el voto popu­lar, fue viran­do correc­ta­men­te hacia la izquier­da y gene­ró pro­pues­tas suma­men­te pro­gre­sis­tas en un país que déca­das atrás fun­cio­na­ra como un encla­ve estra­té­gi­co de Washing­ton.

Vol­vió Manuel Zela­ya y pro­me­tió pro­fun­di­zar el avan­ce de la Resis­ten­cia que él mis­mo coor­di­na. En el acto mul­ti­tu­di­na­rio fue pre­sen­tan­do uno a uno a la dele­ga­ción inter­na­cio­nal que lo acom­pa­ño des­de Nica­ra­gua, rei­vin­di­can­do la soli­da­ri­dad lati­no­ame­ri­ca­na que siem­pre lo acom­pa­ñó duran­te su exi­lio. Valo­ró hon­da­men­te el papel de Bra­sil, de Ecua­dor, de Argen­ti­na y por supues­to de la Vene­zue­la de Hugo Chá­vez.

Párra­fo apar­te mere­cen las pala­bras de otra de las acom­pa­ñan­tes de Zela­ya, la com­ba­ti­va sena­do­ra Pie­dad Cór­do­ba. Cuan­do Mel le cedió el micró­fono, elo­gió a Hon­du­ras y a la Resis­ten­cia, y en un ges­to incom­pren­si­ble, vivó al geno­ci­da colom­biano Juan Manuel San­tos, invi­tan­do a los allí reu­ni­dos a agra­de­cer­le su media­ción. No tuvo éxi­to: ese mis­mo pue­blo sabio, que cuan­do minu­tos antes, Zela­ya men­cio­na­ra al mis­mo per­so­na­je, man­tu­vo un obli­ga­do silen­cio de aplau­sos y lan­zó varios gri­tos de abu­cheo, vol­vió a repe­tir el ges­to digno. Un momen­to des­pués, sin dudar­lo, ova­cio­na­ba a Hugo Chá­vez. Algu­nos diri­gen­tes polí­ti­cos pro­gre­sis­tas debe­rían tener en cuen­ta que la con­cien­cia de los de aba­jo no se cons­tru­ye con tan brus­cos vira­jes de timón, que sólo sir­ven para sem­brar el des­con­cier­to.

Vol­vió Manuel Zela­ya. Si, y todos los lucha­do­res del Ter­cer Mun­do habrán de fes­te­jar­lo ya que, por enci­ma de los Acuer­dos diplo­má­ti­cos, esta lucha se ganó en la calle. Si la Resis­ten­cia no hubie­ra man­te­ni­do la pul­sea­da en todos estos meses, y la soli­da­ri­dad popu­lar inter­na­cio­na­lis­ta no la hubie­ra acom­pa­ña­do, este retorno sería difí­cil de ima­gi­nar.

Aho­ra, otra vez y como siem­pre, pero con Zela­ya en el terri­to­rio, la bata­lla con­tra los que lo echa­ron hace dos años habrá de agu­di­zar­se. Ima­gi­nar un esce­na­rio dife­ren­te es no cono­cer los pun­tos que cal­za el enemi­go que se enfren­ta. En el tiem­po que vie­ne, la movi­li­za­ción será la mejor auto­de­fen­sa popu­lar. En ese sen­ti­do lo tie­ne cla­ro los inte­gran­tes del COPINH (Con­se­jo de Orga­ni­za­cio­nes Popu­la­res e indí­ge­nas de Hon­du­ras), una de las orga­ni­za­cio­nes que está en la pelea des­de hace déca­das:

«No des­can­sa­re­mos has­ta des­mon­tar las estruc­tu­ras gol­pis­tas que hoy están en el poder gozan­do de la impu­ni­dad nacio­nal e inter­na­cio­nal, con­tra lo que con­ti­nua­re­mos alzan­do nues­tra lucha por­que somos un pue­blo digno que no está dis­pues­to retro­ce­der. No olvi­da­mos, no per­do­na­mos, no nos recon­ci­lia­mos».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *