Bil­du – Cris­ti­na Maris­tany

Los más de tres­cien­tos mil votos logra­dos por Bil­du han supues­to un alda­bo­na­zo del que toda­vía no se ha repues­to la dete­rio­ra­da cla­se polí­ti­ca. Qué fácil lo tenían cuan­do ile­ga­li­za­ban las ideas des­na­cien­do a los par­ti­dos aber­tza­les, los borra­ban del mapa igno­ran­do que, en Eus­kal Herria, for­man par­te del pue­blo y es el pue­blo quien les vota. Acos­tum­bra­dos al puche­ra­zo, ese pac­to con­tra natu­ra ver­gon­zo­sa­men­te tole­ra­do y asu­mi­do en el res­to del esta­do, no ha habi­do una denun­cia seria de la abe­rra­ción que se esta­ba come­tien­do.

Lo lla­man el «tsu­na­mi» Bil­du que ha arra­sa­do el mar­co elec­to­ral. La volun­tad popu­lar que ha podi­do, al fin, mani­fes­tar­se en las urnas. El papel juga­do por Eus­ko Alkar­ta­su­na es digno de elo­gio. Des­pués de la expe­rien­cia de la ile­ga­li­za­ción de Sor­tu había muchas pro­ba­bi­li­da­des de que ocu­rrie­ra lo mis­mo con Bil­du. Si esto hubie­ra suce­di­do podría haber supues­to la des­apa­ri­ción de un par­ti­do con vein­ti­cin­co años de his­to­ria. Su valen­tía por apos­tar por un futu­ro que solo intuían mere­ce el mayor aplau­so y res­pe­to. Tam­bién Alter­na­ti­ba ha sido muy impor­tan­te, ya que son los sopor­tes para lle­gar a con­se­guir el enor­me éxi­to alcan­za­do por Bil­du, que supera todo lo ima­gi­na­ble.

Aho­ra ven­drá el bai­le de más­ca­ras para tra­tar de que los resul­ta­dos por los que cla­ra­men­te ha apos­ta­do el pue­blo vas­co pue­dan modi­fi­car­se a base de ver­gon­zo­sos pac­tos. PSOE y PP ya han mani­fes­ta­do cla­ra­men­te su recha­zo a Bil­du, el PNV toda­vía no ha des­ta­pa­do su estra­te­gia. Qui­sie­ra creer que en el PNV la visión fue­se de lar­go alcan­ce y no se deja­se lle­var por los can­tos de sire­na de los amar­ga­dos per­de­do­res de Eus­kal Herria, ya que la impor­tan­cia que para el nacio­na­lis­mo vas­co tie­ne el triun­fo de Bil­du y la fuer­za del PNV jun­tos podría tener un sig­ni­fi­ca­do espe­ran­za­dor y nece­sa­rio.

Jon Maia, en su esplén­di­do artícu­lo «Bil­du y la teo­ría del mar», dice: «Bil­du repre­sen­ta a ríos encon­tra­dos en bus­ca del mar». No sabéis, los que tenéis la inmen­sa suer­te de vivir en Eus­kal Herria, lo que esto sig­ni­fi­ca ya que, lle­ga­do el momen­to de votar, podéis hacer­lo con con­ven­ci­mien­to de lo que hacéis y, sobre todo, con ilu­sión. Hace ya tan­to tiem­po que la pala­bra ilu­sión des­apa­re­ció para muchos de los que habi­ta­mos en el res­to del Esta­do… Aquí se vota lo menos malo, o se deja de votar.

Las pro­me­sas incum­pli­das de todos los polí­ti­cos cada cua­tro años se dilu­yen en la nada y ya nadie les da cre­di­bi­li­dad. Es una eter­na noria que gira dan­do vuel­tas estú­pi­da­men­te hacia nin­gu­na par­te.

Es mara­vi­llo­so el poder adu­nar el mosai­co de fuer­zas aber­tza­les en un pro­yec­to diná­mi­co, aglu­ti­na­dor, con un lar­go camino por reco­rrer, un camino ele­gi­do por el pue­blo vas­co al que se ha impe­di­do por todos los medios poder expre­sar­se duran­te tan­to tiem­po…

Son momen­tos apa­sio­nan­tes e intere­san­tí­si­mo los que estáis vivien­do y lo sabéis, por eso los ros­tros que refle­jan los asis­ten­tes a vues­tros míti­nes y actos, ya des­de antes del 22‑M, rezu­man entu­sias­mo, feli­ci­dad y, de nue­vo, repi­to la pala­bra, ilu­sión. Y en esta fecha, el inol­vi­da­ble 22 de mayo de 2011, no se pue­de olvi­dar que son 700 los pre­sos polí­ti­cos vas­cos que aún per­ma­ne­cen en las cár­ce­les. A ellos, mi recuer­do más emo­cio­na­do.

Aquí, el movi­mien­to 15‑M, sur­gi­do con fuer­za los últi­mos días antes de las elec­cio­nes, a las que han res­ta­do todo el pro­ta­go­nis­mo, es algo impor­tan­tí­si­mo ya que, en el res­to del Esta­do espa­ñol, no tene­mos fuer­zas como la izquier­da aber­tza­le, capa­ces de aglu­ti­nar todas las jus­tí­si­mas deman­das que, sobre todo los jóve­nes, pero tam­bién los menos jóve­nes, recla­man. He esta­do varios días en la Puer­ta del Sol, y todo lo allí vivi­do es esti­mu­lan­te. Las pro­pues­tas y los deba­tes van suce­dién­do­se en un cli­ma rebel­de y lúdi­co. Es un lugar de resis­ten­cia pací­fi­ca con­tun­den­te que no se ha dobla­do ante nada. Fui­mos muchos miles las per­so­nas que, con un espa­ra­dra­po sobre nues­tra boca has­ta poco des­pués de las doce de la noche del día 20, jor­na­da de refle­xión, per­ma­ne­ci­mos con las bocas sella­das. Lue­go el gri­to mas escu­cha­do fue «La voz del pue­blo no es ile­gal». Pero lo más demo­le­dor de todo lo acae­ci­do en Sol es el recha­zo rotun­do a la cla­se polí­ti­ca, al no sen­tir­se repre­sen­ta­dos.

La cam­pa­ña de estas elec­cio­nes en Eus­kal Herria ha sido modé­li­ca, no ha habi­do ni una sola nota dis­cor­dan­te. Es evi­den­te que cuan­do se deja que las cosas flu­yan nor­mal­men­te, sin deten­cio­nes, vio­len­cias ni ile­ga­li­za­cio­nes, no exis­ten pro­ble­mas, tan solo el pro­nun­cia­mien­to cla­ro y rotun­do de un gran pue­blo: el pue­blo vas­co.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *