Abor­to y Bio­éti­ca… – Huel­ga de Vien­tres

… “A las 12 sema­nas el desa­rro­llo del cere­bro está ape­nas en sus eta­pas iní­cia­les y no se ha desa­rro­lla­do la cor­te­za cere­bral ni se han esta­ble­ci­do las cone­xio­nes ner­vio­sas hacia esa región que son indis­pen­sa­bles para que pue­dan exis­tir las sen­sa­cio­nes.”… (Cole­gio de Bio­éti­ca de Méxi­co).
La bio­éti­ca es la rama de la éti­ca que pre­ten­de pro­por­cio­nar los prin­ci­pios orien­ta­do­res de la con­duc­ta huma­na en el ámbi­to bio­mé­di­co. Es decir, tan­to en el ámbi­to de la medi­ci­na como en el del medio ambien­te y en el debi­do tra­to a los ani­ma­les.
Exis­ten dis­cre­pan­cias den­tro de la dis­cu­sión bio­éti­ca. Una corrien­te redu­ce su cam­po a lo moral o inmo­ral de diver­sos tra­ta­mien­tos médi­cos y de la inno­va­ción tec­no­ló­gi­ca. Otra corrien­te, en cam­bio, plan­tea que la éti­ca debe incluir la mora­li­dad de todas las accio­nes que pue­dan ayu­dar o dañar orga­nis­mos capa­ces de sen­tir mie­do y dolor. Son jus­ta­men­te los cien­tí­fi­cos que per­te­ne­cen a esa corrien­te los que hablan a favor del dere­cho al abor­to.
Des­de un pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co, exis­te una cla­ra divi­sión en torno al tema. Por un lado, están quie­nes defien­den que el embrión es una vida des­de el momen­to de la fecun­da­ción, inde­pen­dien­te­men­te de su gra­do de desa­rro­llo y de su via­bi­li­dad fue­ra del úte­ro. El argu­men­to que afir­man quie­nes están en con­tra del la liber­tad indi­vi­dual de deci­dir inte­rrum­pir un emba­ra­zo, es que el embrión posee un ADN dife­ren­te al de la madre, pues­to que esta corrien­te plan­tea que el ADN es la “fuen­te” de toda espe­cie huma­na. Des­truir­lo, sería por lo tan­to, aca­bar con la espe­cie, según su con­cep­ción. Estos cien­tí­fi­cos están en con­tra del dere­cho al abor­to, ya que lo con­si­de­ran un ase­si­na­to basán­do­se en que el ADN de cada ser humano es abso­lu­ta­men­te úni­co e indi­vi­dual para siem­pre, por­que creen que es un ser irre­pe­ti­ble.

Por otro lado, están los que defien­den que el embrión no es un ser humano, y por tan­to están a favor del dere­cho al abor­to y de su des­pe­na­li­za­ción, ya que no lo con­si­de­ran un ase­si­na­to. Per­te­ne­cien­tes a esta corrien­te son los cien­tí­fi­cos del Cole­gio de Bio­éti­ca de Méxi­co.

Un embrión NO es una per­so­na

El Cole­gio men­cio­na­do afir­ma que “los cono­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos sobre el geno­ma, la fer­ti­li­za­ción, el desa­rro­llo del embrión humano y la fisio­lo­gía del emba­ra­zo, indi­can que el embrión de 12 sema­nas NO es un indi­vi­duo bio­ló­gi­co ni mucho menos una per­so­na, por­que:

a) Care­ce de vida inde­pen­dien­te, ya que es total­men­te invia­ble fue­ra del úte­ro.

b) Si bien posee el geno­ma humano com­ple­to (la infor­ma­ción gené­ti­ca de cada ser vivo), con­si­de­rar que por esto el embrión de 12 sema­nas es per­so­na, obli­ga­ría a acep­tar como per­so­na a cual­quier célu­la u órgano del orga­nis­mo adul­to, que tam­bién tie­nen el geno­ma com­ple­to. La extir­pa­ción de un órgano equi­val­dría enton­ces a matar a miles de millo­nes de per­so­nas.

c) A las 12 sema­nas el desa­rro­llo del cere­bro está ape­nas en sus eta­pas ini­cia­les y no se ha desa­rro­lla­do la cor­te­za cere­bral ni se han esta­ble­ci­do las cone­xio­nes ner­vio­sas hacia esa región que son indis­pen­sa­bles para que pue­dan exis­tir las sen­sa­cio­nes.

d) Por lo ante­rior, el embrión de 12 sema­nas no es capaz de expe­ri­men­tar dolor ni nin­gu­na otra per­cep­ción sen­so­rial, y mucho menos de sufrir o de gozar”.

Femi­nis­tas y cien­tí­fi­cos de acuer­do

Con base a todo lo recién dicho, es que noso­tras –defen­so­ras del dere­cho al abor­to- con­cor­da­mos con este Cole­gio, en que la pena­li­za­ción de éste aten­ta con­tra los dere­chos de las muje­res. Por ejem­plo, con­tra el dere­cho a la auto­no­mía y a la liber­tad. Habla­mos de que las muje­res pue­dan deci­dir sobre su cuer­po y plan de vida de acuer­do a sus pro­pias nece­si­da­des y deseos. Tam­bién, trans­gre­de la dig­ni­dad y la igual­dad social. Es decir, al no haber dere­cho al abor­to, a las muje­res pobres no nos que­da otra opción que hacer­nos abor­tos clan­des­ti­nos en con­di­cio­nes insa­lu­bres lo que nos pro­vo­ca gra­ves daños a la salud y arries­ga nues­tra cali­dad de vida. Mien­tras que, en esa mis­ma situa­ción, las muje­res ricas están en con­di­ción de pagar, más de un millón de pesos, por un abor­to ile­gal que será hecho en una clí­ni­ca con médi­cos capa­ci­ta­dos y mejo­res con­di­cio­nes higié­ni­cas.

Pode­mos decir que detrás de la pena­li­za­ción del abor­to, exis­te una cla­ra dis­cri­mi­na­ción hacia las cla­ses explo­ta­das y opri­mi­das, un ata­que hacia la igual­dad social.

Final­men­te, lla­ma­mos a la refle­xión sobre el pun­to: la des­pe­na­li­za­ción del abor­to NO OBLIGA a abor­tar a quie­nes no quie­ran hacer­lo. O sea, no colo­ca a esas muje­res en con­tra de sus prin­ci­pios, mien­tras que la pena­li­za­ción del abor­to PROHIBE a las que sí lo quie­ren hacer, tomar sus deci­sio­nes de acuer­do a lo que nece­si­tan y con­si­de­ran correc­to para sí mis­mas. De paso, cual­quier mujer que abor­te hoy en Chi­le o en otro país que pena­li­za el abor­to, será vis­ta y tra­ta­da como una cri­mi­nal, espe­cial­men­te las muje­res pobres.

Fuen­tes:

Tapia, R. “La for­ma­ción de la per­so­na duran­te el desa­rro­llo intra­ute­rino, des­de el pun­to de vis­ta de la neu­ro­bio­lo­gía” Docu­men­tos ela­bo­ra­dos por el Cole­gio de Bio­éti­ca, Sec­ción Publi­ca­cio­nes, Cole­gio de Bio­éti­ca A.C.

Cole­gio de Bio­éti­ca A.C. “Sobre des­pe­na­li­za­ción del abor­to en el Dis­tri­to Fede­ral” Des­ple­ga­dos del Cole­gio de Bio­éti­ca, Sec­ción

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *