Abor­to y Bio­éti­ca… – Huel­ga de Vientres

… “A las 12 sema­nas el desa­rro­llo del cere­bro está ape­nas en sus eta­pas iní­cia­les y no se ha desa­rro­lla­do la cor­te­za cere­bral ni se han esta­ble­ci­do las cone­xio­nes ner­vio­sas hacia esa región que son indis­pen­sa­bles para que pue­dan exis­tir las sen­sa­cio­nes.”… (Cole­gio de Bio­éti­ca de México).
La bio­éti­ca es la rama de la éti­ca que pre­ten­de pro­por­cio­nar los prin­ci­pios orien­ta­do­res de la con­duc­ta huma­na en el ámbi­to bio­mé­di­co. Es decir, tan­to en el ámbi­to de la medi­ci­na como en el del medio ambien­te y en el debi­do tra­to a los animales.
Exis­ten dis­cre­pan­cias den­tro de la dis­cu­sión bio­éti­ca. Una corrien­te redu­ce su cam­po a lo moral o inmo­ral de diver­sos tra­ta­mien­tos médi­cos y de la inno­va­ción tec­no­ló­gi­ca. Otra corrien­te, en cam­bio, plan­tea que la éti­ca debe incluir la mora­li­dad de todas las accio­nes que pue­dan ayu­dar o dañar orga­nis­mos capa­ces de sen­tir mie­do y dolor. Son jus­ta­men­te los cien­tí­fi­cos que per­te­ne­cen a esa corrien­te los que hablan a favor del dere­cho al aborto.
Des­de un pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co, exis­te una cla­ra divi­sión en torno al tema. Por un lado, están quie­nes defien­den que el embrión es una vida des­de el momen­to de la fecun­da­ción, inde­pen­dien­te­men­te de su gra­do de desa­rro­llo y de su via­bi­li­dad fue­ra del úte­ro. El argu­men­to que afir­man quie­nes están en con­tra del la liber­tad indi­vi­dual de deci­dir inte­rrum­pir un emba­ra­zo, es que el embrión posee un ADN dife­ren­te al de la madre, pues­to que esta corrien­te plan­tea que el ADN es la “fuen­te” de toda espe­cie huma­na. Des­truir­lo, sería por lo tan­to, aca­bar con la espe­cie, según su con­cep­ción. Estos cien­tí­fi­cos están en con­tra del dere­cho al abor­to, ya que lo con­si­de­ran un ase­si­na­to basán­do­se en que el ADN de cada ser humano es abso­lu­ta­men­te úni­co e indi­vi­dual para siem­pre, por­que creen que es un ser irrepetible.

Por otro lado, están los que defien­den que el embrión no es un ser humano, y por tan­to están a favor del dere­cho al abor­to y de su des­pe­na­li­za­ción, ya que no lo con­si­de­ran un ase­si­na­to. Per­te­ne­cien­tes a esta corrien­te son los cien­tí­fi­cos del Cole­gio de Bio­éti­ca de México.

Un embrión NO es una persona

El Cole­gio men­cio­na­do afir­ma que “los cono­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos sobre el geno­ma, la fer­ti­li­za­ción, el desa­rro­llo del embrión humano y la fisio­lo­gía del emba­ra­zo, indi­can que el embrión de 12 sema­nas NO es un indi­vi­duo bio­ló­gi­co ni mucho menos una per­so­na, porque:

a) Care­ce de vida inde­pen­dien­te, ya que es total­men­te invia­ble fue­ra del útero.

b) Si bien posee el geno­ma humano com­ple­to (la infor­ma­ción gené­ti­ca de cada ser vivo), con­si­de­rar que por esto el embrión de 12 sema­nas es per­so­na, obli­ga­ría a acep­tar como per­so­na a cual­quier célu­la u órgano del orga­nis­mo adul­to, que tam­bién tie­nen el geno­ma com­ple­to. La extir­pa­ción de un órgano equi­val­dría enton­ces a matar a miles de millo­nes de personas.

c) A las 12 sema­nas el desa­rro­llo del cere­bro está ape­nas en sus eta­pas ini­cia­les y no se ha desa­rro­lla­do la cor­te­za cere­bral ni se han esta­ble­ci­do las cone­xio­nes ner­vio­sas hacia esa región que son indis­pen­sa­bles para que pue­dan exis­tir las sensaciones.

d) Por lo ante­rior, el embrión de 12 sema­nas no es capaz de expe­ri­men­tar dolor ni nin­gu­na otra per­cep­ción sen­so­rial, y mucho menos de sufrir o de gozar”.

Femi­nis­tas y cien­tí­fi­cos de acuerdo

Con base a todo lo recién dicho, es que noso­tras –defen­so­ras del dere­cho al abor­to- con­cor­da­mos con este Cole­gio, en que la pena­li­za­ción de éste aten­ta con­tra los dere­chos de las muje­res. Por ejem­plo, con­tra el dere­cho a la auto­no­mía y a la liber­tad. Habla­mos de que las muje­res pue­dan deci­dir sobre su cuer­po y plan de vida de acuer­do a sus pro­pias nece­si­da­des y deseos. Tam­bién, trans­gre­de la dig­ni­dad y la igual­dad social. Es decir, al no haber dere­cho al abor­to, a las muje­res pobres no nos que­da otra opción que hacer­nos abor­tos clan­des­ti­nos en con­di­cio­nes insa­lu­bres lo que nos pro­vo­ca gra­ves daños a la salud y arries­ga nues­tra cali­dad de vida. Mien­tras que, en esa mis­ma situa­ción, las muje­res ricas están en con­di­ción de pagar, más de un millón de pesos, por un abor­to ile­gal que será hecho en una clí­ni­ca con médi­cos capa­ci­ta­dos y mejo­res con­di­cio­nes higiénicas.

Pode­mos decir que detrás de la pena­li­za­ción del abor­to, exis­te una cla­ra dis­cri­mi­na­ción hacia las cla­ses explo­ta­das y opri­mi­das, un ata­que hacia la igual­dad social.

Final­men­te, lla­ma­mos a la refle­xión sobre el pun­to: la des­pe­na­li­za­ción del abor­to NO OBLIGA a abor­tar a quie­nes no quie­ran hacer­lo. O sea, no colo­ca a esas muje­res en con­tra de sus prin­ci­pios, mien­tras que la pena­li­za­ción del abor­to PROHIBE a las que sí lo quie­ren hacer, tomar sus deci­sio­nes de acuer­do a lo que nece­si­tan y con­si­de­ran correc­to para sí mis­mas. De paso, cual­quier mujer que abor­te hoy en Chi­le o en otro país que pena­li­za el abor­to, será vis­ta y tra­ta­da como una cri­mi­nal, espe­cial­men­te las muje­res pobres.

Fuen­tes:

Tapia, R. “La for­ma­ción de la per­so­na duran­te el desa­rro­llo intra­ute­rino, des­de el pun­to de vis­ta de la neu­ro­bio­lo­gía” Docu­men­tos ela­bo­ra­dos por el Cole­gio de Bio­éti­ca, Sec­ción Publi­ca­cio­nes, Cole­gio de Bio­éti­ca A.C.

Cole­gio de Bio­éti­ca A.C. “Sobre des­pe­na­li­za­ción del abor­to en el Dis­tri­to Fede­ral” Des­ple­ga­dos del Cole­gio de Bio­éti­ca, Sección

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.