47 ani­ver­sa­rio de la crea­ción de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia-Ejér­ci­to del Pue­blo- Aska­pe­na

Artícu­lo de opi­nión escri­to por el diri­gen­te comu­nis­ta mexi­cano Pável Blan­co Cabre­ra con moti­vo del 47 ani­ver­sa­rio de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia-Ejér­ci­to del Pue­blo.

Que­re­mos recor­dar des­de Aska­pe­na la impor­tan­cia de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta y la denun­cia de la situa­ción en la que se encuen­tran más de 7.500 pre­sos polí­tí­cos, rehe­nes de un Esta­do «para­mi­li­tar» que es el res­pon­sa­ble de cien­tos de miles de des­apa­re­ci­dos y más de 6 millo­nes de refu­gia­dos inter­nos.

«Es un vien­to huracanado/​que avan­za arremolinado/​destruyendo la maldad/​es el pue­blo alborotado/​con las armas en la mano/​res­pi­ran­do dig­ni­dad”. (Julián Con­ra­do)

El 27 de Mayo es el ani­ver­sa­rio 47 de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia-Ejér­ci­to del Pue­blo, que por muchos años diri­gió el coman­dan­te Manuel Maru­lan­da, res­pon­sa­bi­li­dad que a su muer­te fue asu­mi­da por el coman­dan­te Alfon­so Cano.

Su irrup­ción fue una res­pues­ta a la vio­len­cia esta­tal con­tra los cam­pe­si­nos y tra­ba­ja­do­res agrí­co­las, que pri­me­ro como auto­de­fen­sa, fue adqui­rien­do for­ma y fuer­za para lle­gar a ser, al paso de los años, un ejér­ci­to del pue­blo. Con admi­ra­ción fue vis­ta por el gue­rri­lle­ro heroi­co, coman­dan­te Ernes­to Gue­va­ra, en sus días, al pasar revis­ta sobre las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias en Amé­ri­ca Lati­na.

La natu­ra­le­za insu­mi­sa de las FARC-EP, que devie­ne de un pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio que plan­tea el fin de la explo­ta­ción la ha lle­va­do a ser con­si­de­ra­da enemi­ga jura­da de la bur­gue­sía colom­bia­na y del impe­ria­lis­mo, que ya des­de los años 60 lan­za una tras otra ope­ra­cio­nes de exter­mi­nio para liqui­dar­la. Clin­ton, Bush y aho­ra Oba­ma tie­nen como asun­to estra­té­gi­co ani­qui­lar­la, y ope­ra­ción tras ope­ra­ción anun­cian su fin, el cual una y otra vez tam­bién es des­men­ti­do por la reali­dad.

Es ver­dad que la muer­te en com­ba­te de sus heroi­cos inte­gran­tes es un gol­pe, no solo para el pue­blo colom­biano, sino para todo revo­lu­cio­na­rio en el mun­do, sin embar­go su exis­ten­cia no depen­de de ello, sino de raí­ces pro­fun­das resul­ta­do de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, del enri­que­ci­mien­to de la oli­gar­quía y de la pau­pe­ri­za­ción de la cla­se obre­ra y los tra­ba­ja­do­res del cam­po.

Quien conoz­ca un poco de la his­to­ria colom­bia­na con­tem­po­rá­nea encon­tra­ra que el camino de la lucha abier­ta y legal se topa una y otra vez con la repre­sión masi­va: la Unión Patrió­ti­ca, una con­ver­gen­cia de orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias y demo­crá­ti­cas, entre ellas las FARC, en un inten­to de inser­tar­se en la lucha legal como resul­ta­do de un acuer­do polí­ti­co, no solo reci­bió un gran res­pal­do elec­to­ral de los tra­ba­ja­do­res, inte­lec­tua­les y masas popu­la­res, ade­más enfren­to una bru­tal res­pues­ta de la bur­gue­sía, en la que dos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les ‑Jai­me Par­do y Ber­nar­do Jara­mi­llo- , el sena­dor Manuel Cepe­da, así como otros con­gre­sis­tas y alcal­des, ade­más de miles de mili­tan­tes, fue­ron ase­si­na­dos.

En Colom­bia el ase­si­na­to polí­ti­co es el ejer­ci­cio coti­diano guber­na­men­tal para fre­nar la opo­si­ción. Cien­tos de sin­di­ca­lis­tas son ase­si­na­dos año tras año.

Con el impul­so del Plan Colom­bia, los EEUU no solo aumen­ta­ron la pre­sen­cia mili­tar y el apo­yo finan­cie­ro con­tra la insur­gen­cia, ade­más ava­la­ron el para­mi­li­ta­ris­mo- esa con­jun­ción de ban­das arma­das al ser­vi­cio de los terra­te­nien­tes y ricos con los car­te­les del nar­co­trá­fi­co- y la lle­ga­da al gobierno del para­mi­li­tar Uri­be. Y por enési­ma oca­sión fue anun­cia­do el fin de las FARC-EP.

Es una nece­si­dad para los mono­po­lios ter­mi­nar con esta resis­ten­cia de dimen­sión lati­no­ame­ri­ca­na. Es del cono­ci­mien­to que uno de los fac­to­res que fre­na­ron el ALCA, fue la exis­ten­cia de este ejér­ci­to del pue­blo, otro la Revo­lu­ción Cuba­na, otro la Vene­zue­la Boli­va­ria­na, y, por supues­to, el con­tun­den­te recha­zo de las masas en las calles movi­li­za­das. Las FARC for­man par­te del torren­te de lo que Rod­ney Aris­men­di lla­mó la Revo­lu­ción Con­ti­nen­tal.

Las FARC-EP con gran res­pal­do, con ini­cia­ti­va polí­ti­ca empe­za­ron a ganar sim­pa­tía para el reco­no­ci­mien­to como fuer­za beli­ge­ran­te, sta­tus tam­bién deman­da­do para la otra fuer­za rebel­de colom­bia­na, el ELN. Más allá de las fron­te­ras de su patria gana­ron la sim­pa­tía de orga­ni­za­cio­nes cla­sis­tas y popu­la­res, así como del movi­mien­to comu­nis­ta. En tan­to que la cri­mi­nal oli­gar­quía que­da­ba ais­la­da y en el des­pres­ti­gio. Pero los acon­te­ci­mien­tos del 11 de sep­tiem­bre en Nue­va York die­ron la coar­ta­da nece­sa­ria al impe­ria­lis­mo.

El anti­te­rro­ris­mo es en muchos casos una mani­fes­ta­ción del anti­co­mu­nis­mo. Con ese carác­ter se ata­ca a las FARC. En las últi­mas déca­das nin­gu­na otra orga­ni­za­ción reci­bió tan­tas calum­nias, tan­ta difa­ma­ción. Al igual que la máqui­na de pro­pa­gan­da hitle­ria­na las cade­nas de comu­ni­ca­ción en manos de unos cuan­tos gru­pos mono­po­lis­tas difun­de en la pren­sa escri­ta y elec­tró­ni­ca men­ti­ras sobre esta fuer­za revo­lu­cio­na­rias, repi­tien­do una y otra vez, has­ta la náu­sea, lo que el Depar­ta­men­to de Esta­do de los EEUU dic­ta. “Calum­nia que algo que­da”, dice el pue­blo, y bueno hay quie­nes ter­mi­nan por ceder y reblan­de­cen su posi­ción.

En nom­bre de la tác­ti­ca (vie­ja coar­ta­da de los opor­tu­nis­tas) hacen con­ce­sio­nes de prin­ci­pios y reti­ran su soli­da­ri­dad, que es un fac­tor impor­tan­te; mas la fuer­za de un movi­mien­to real, de una orga­ni­za­ción implan­ta­da sobre su cla­se es prin­ci­pal­men­te inte­rior, la que ema­na de su vincu­lo con los intere­ses de cla­se que repre­sen­ta, y los que expre­sa­mos soli­da­ri­dad basa­da no en coyun­tu­ras, sino en el inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio con­tri­bui­mos con un gra­ni­to de are­na a que la ver­dad se abra paso, a que el pue­blo colom­biano a tra­vés de sus orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias pue­da eman­ci­par­se y cons­truir una vida mejor.

Pasa­mos lis­ta en este día para feli­ci­tar al pue­blo colom­biano y a su heroi­ca insur­gen­cia, recor­dan­do con ale­gría a Manuel Maru­lan­da, Jaco­bo Are­nas, Raúl Reyes, Jor­ge Bri­ce­ño, el Mono Jojoy, a Ivan Ríos, a los hom­bres y muje­res que abne­ga­da­men­te entre­gan su vida por la feli­ci­dad del pue­blo. Que nadie se equi­vo­que, los revo­lu­cio­na­rios, y entre ellos los mili­tan­tes del PCM, lucha­mos aten­dien­do a con­di­cio­nes con­cre­tas, con méto­dos que se corres­pon­dan con nues­tras reali­da­des, pero sin rega­tear jamás la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta.

Méxi­co, DF, a 26 de Mayo del 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *