El retorno del para­dig­ma Lemo­niz – Flo­ren Aoiz

Lo plan­tean como un icono en la bata­lla con­tra la izquier­da y los movi­mien­tos socia­les, sí, pero tam­bién están pre­ser­van­do sus fuen­tes de ingre­sos, direc­tas o indi­rec­tas
Aho­ra, a dife­ren­cia de los tiem­pos del pro­yec­to de cen­tral nuclear en Lemoiz, casi nadie con­si­de­ra la pala­bra «eco­lo­gis­ta» un insul­to. Has­ta la suce­so­ra de la empre­sa res­pon­sa­ble de aquel des­ca­be­lla­do plan se pre­sen­ta a sí mis­ma como defen­so­ra de la sos­te­ni­bi­li­dad y el medio ambien­te. Miguel Sanz alar­dea de ener­gía eóli­ca y todos nos ser­mo­nean sobre la nece­si­dad de pre­ser­var el pla­ne­ta. Es más, el tsu­na­mi y la cri­sis de la cen­tral de Fukushi­ma han hecho que muchos cri­ti­quen aho­ra la ener­gía nuclear que ayer mis­mo defen­dían.
Aho­ra bien, si alguien ha dedu­ci­do de todo esto una renun­cia al para­dig­ma del desa­rro­llis­mo, más vale que vaya pisan­do tie­rra. Aho­ra mis­mo, en 2011, pese a que nun­ca habían sido tan visi­bles e indis­cu­ti­bles los daños cau­sa­dos al pla­ne­ta, los ries­gos que entra­ña y su rela­ción con la cri­sis que nos azo­ta, la mayor par­te de los agen­tes polí­ti­cos y empre­sa­ria­les recu­pe­ran el cate­cis­mo desa­rro­llis­ta con­vir­tien­do al TAV, al Puer­to de Pasaia y las inci­ne­ra­do­ras en emble­mas del pro­gre­so.
Hace años nos decían que sin Lemoiz ten­dría­mos que alum­bra­nos con velas. Aho­ra, que sin el TAV Gipuz­koa se hun­di­rá en un pro­fun­do foso. Aca­bo de escu­char a un sopla­gai­tas decir que si Bil­du gobier­na y estos macro­pro­yec­tos no se lle­van ade­lan­te, Gipuz­koa vivi­rá un «retra­so socio­ló­gi­co». Sabi­do es que si hay algo de civi­li­za­ción en tan bár­ba­ro terri­to­rio es gra­cias a los bur­gue­so­nes madri­le­ños que a fuer­za de vera­near en «San Sebas­tián» han traí­do luz a esta incul­ta y atra­sa­da tie­rra.
Los espec­ta­cu­la­res resul­ta­dos de Bil­du y las horas bajas del para­dig­ma del «anti­te­rro­ris­mo» están obli­gan­do a cam­biar los guio­nes. Esto podía espe­rar­se: a fin de cuen­tas nadie habría creí­do hace uno o dos años que lle­ga­ría­mos a esta situa­ción. Pero es sig­ni­fi­ca­ti­vo que no ten­gan nada mejor que poner sobre la mesa que estas vie­jas rece­tas.
Mien­tras en otros luga­res se cues­tio­nan gas­tos bes­tia­les y social­men­te nada ren­ta­bles como el TAV, aquí son cues­tión de prin­ci­pios. En el fon­do, otra ver­sión del para­dig­ma del anti­te­rro­ris­mo, coar­ta­das para encu­brir la volun­tad de vio­lar la volun­tad popu­lar e impo­ner los intere­ses de unos pocos. Algu­nos agen­tes han hecho de la gran obra públi­ca des­truc­to­ra del medio ambien­te su seña de iden­ti­dad. Lo plan­tean como un icono en la bata­lla con­tra la izquier­da y los movi­mien­tos socia­les, sí, pero tam­bién están pre­ser­van­do sus fuen­tes de ingre­sos, direc­tas o indi­rec­tas.
No nos hemos caí­do de un guin­do y sabe­mos que tras el fin del ladri­llo la obra públi­ca es una gran apues­ta finan­cie­ro-empre­sa­rial, para lo que se nece­si­ta el des­vío de ingen­tes fon­dos públi­cos a bol­si­llos pri­va­dos. ¿Cómo? Hacien­do ver estas obras ‑y todas las que ofrez­can opor­tu­ni­da­des de nego­cio- como pro­yec­tos impres­cin­di­bles. De algu­na mane­ra hay que jus­ti­fi­car seme­jan­te sabla­zo, y los dis­cur­sos desa­rro­llis­tas son la tapa­de­ra de las manio­bras para hacer pagar a la socie­dad la cri­sis y per­mi­tir que un puña­do de pri­vi­le­gia­dos obten­ga bene­fi­cios gigan­tes­cos.

www​.elo​men​dia​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *