El Pue­blo Derro­ta a la Dic­ta­du­ra – Raúl Fitipaldi

Car­ta a los her­ma­nos hon­du­re­ños y a los cole­gas de Radio Globo

Cuan­do ayer, el cama­ra­da David Rome­ro le dio pase a Juan Barahona,
 vice­co­or­di­na­dor de la Resis­ten­cia Popu­lar, des­de el Foro de San Pablo en
 Nica­ra­gua, para que anun­cia­se el retorno de Mel Zela­ya, unos periodistas
 bra­si­le­ños, cua­tro o cin­co locos tal vez, hemos llo­ra­do de emo­ción. Es
 nece­sa­rio enten­der que esta vic­to­ria del pue­blo hon­du­re­ño, más allá del
 pro­pio Zela­ya, impli­ca en una derro­ta a los pode­ro­sos y esa derro­ta precisa
 con­fir­mar­se con la cons­truc­ción de una nue­va Hon­du­ras. Este momento
 his­tó­ri­co es el preám­bu­lo de una nue­va for­ma de rela­ción polí­ti­ca y social
 que se pre­ci­sa con urgen­cia, no sólo en Hon­du­ras, como en muchos países
 de la región que están azo­ta­dos por males seme­jan­tes a los hondureños.

Más allá de dog­mas y doc­tri­nas, de creen­cias y des­cré­di­tos, el pueblo
 hon­du­re­ño está cons­tru­yen­do una for­ma nue­va de rela­ción que nece­si­ta, ahora,
 con­fi­gu­rar­se en poder polí­ti­co. Esto, a tra­vés de las herra­mien­tas que,
 entre todos, con­si­de­ren mejo­res al mode­lo de nación con­que redi­se­ñar Honduras.
 Están fren­te a una chan­ce his­tó­ri­ca. El sis­te­ma dic­ta­to­rial pretenderá
 lucrar en vie­jos orga­nis­mos inter­na­cio­na­les con esta infle­xión, obli­ga­do por
 la situa­ción bru­tal de la macro eco­no­mía hon­du­re­ña y ante la imposibilidad
 del impe­rio nor­te­ame­ri­cano de sus­ten­tar por más tiem­po este des­gas­te colosal
 que se le revier­te en su pro­pio terri­to­rio, espe­cial­men­te ante la crisis
 rece­si­va de los Esta­dos Uni­dos. Es hora pues de que el pue­blo hondureño
 asu­ma el con­trol de la ofen­si­va polí­ti­ca para desa­rro­llar su nue­vo mode­lo de
 con­vi­ven­cia democrática.

Este momen­to hon­du­re­ño tal vez, en lo que va del siglo XXI, sólo se pueda
 com­pa­rar al momen­to mági­co en el cual el pue­blo vene­zo­lano res­ca­tó a su
 líder, Hugo Chá­vez Frías, de las garras de los opre­so­res piti­yan­quis. Los
 cara­que­ños baja­ron de los cerros para resu­ci­tar el poder per­di­do dos días
 antes. Los hon­du­re­ños ocu­pa­rán carre­te­ras y ave­ni­das para resu­ci­tar su
 dere­cho a la demo­cra­cia y a un nue­vo mode­lo de socie­dad. Coincidentemente,
 el Coman­dan­te Chá­vez, les gus­te a muchos o no, es pro­ta­go­nis­ta esen­cial de
 este paso his­tó­ri­co de Hon­du­ras y de Nues­tra América.

El Pue­blo Hon­du­re­ño no pue­de espe­rar todo de Mel Zela­ya. El pueblo
 hon­du­re­ño debe cons­truir des­de sí, con sus líde­res y lide­re­zas, las
 con­di­cio­nes socio-polí­ti­cas capa­ces de reno­var la for­ma de hacer política
 con jus­ti­cia, fra­ter­ni­dad e igual­dad. El Gol­pe de Esta­do debe­rá ser
 recor­da­do en un momen­to dado como el esti­mu­la­dor de Otra Hon­du­ras Posible.
Son 23 meses de lucha gene­ro­sa, dife­ren­te, con gran­des disen­sos den­tro de la
 pro­pia Resis­ten­cia, aco­sa­da, ame­na­za­da y per­se­gui­da den­tro y fue­ra del
 terri­to­rio nacio­nal, por las oli­gar­quías y las mul­ti­na­cio­na­les a las cuales
 se les ha rega­la­do Hon­du­ras en estos últi­mos meses. No impor­tan la OEA o la
 ONU, o cual­quier otra ins­ti­tu­ción que no repre­sen­ta los deseos legí­ti­mos del
 pue­blo hon­du­re­ño. Impor­ta sumar a Hon­du­ras a este cam­bio de épo­ca, de cara a
 la Patria Gran­de que mira al Sur, y que aun con muchas cica­tri­ces y
 con­flic­tos, alien­ta un perío­do reno­va­dor y fun­da­cio­nal en todo el planeta.

Final­men­te her­ma­nos queridos:

Mel Zela­ya, Xio­ma­ra Cas­tro y todos los líde­res pro­ba­dos de Honduras,
 pre­ci­sa­rán seguir resis­tien­do, osan­do, arries­gan­do y bus­can­do con el
 con­jun­to del Pue­blo, los nue­vos rum­bos que liqui­den las vie­jas épo­cas que
 des­ti­tu­ye­ron a Hon­du­ras de la auto­es­ti­ma, del amor a la Patria y de
 sepa­ra­ción de la fami­lia nacio­nal lati­no­ame­ri­ca­na. No son ape­nas algunos
 cole­gas perio­dis­tas o un puña­do de mili­tan­tes polí­ti­cos diri­gien­do reuniones
 de gabi­ne­tes o de cate­go­rías espe­cí­fi­cas, los que cons­ti­tui­rán La Nueva
 Hon­du­ras Inde­pen­dien­te. Será el Pue­blo Pobre, en su varia­do con­jun­to, el
 cons­truc­tor de su futu­ro vic­to­rio­so en LA GRAN ASAMBLEA CONSTITUYENTE DE
 REFUNDACIÓN DEL PAÍS.

Aquí esta­re­mos, atrás de estos ren­glo­nes, de estos micró­fo­nos y de estas
 pan­ta­llas, para acom­pa­ñar­los des­de el cer­cano Bra­sil, des­de la hermana
 tie­rra latinoamericana.

Un abra­zo afec­tuo­so al her­mano pue­blo hondureño,

.* Raúl Fiti­pal­di,

Direc­tor Edi­to­rial del Por­tal Desacato,

Flo­ria­nó­po­lis, San­ta Cata­ri­na, Brasil

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.