El Pue­blo Derro­ta a la Dic­ta­du­ra – Raúl Fiti­pal­di

Car­ta a los her­ma­nos hon­du­re­ños y a los cole­gas de Radio Glo­bo

Cuan­do ayer, el cama­ra­da David Rome­ro le dio pase a Juan Baraho­na,
 vice­co­or­di­na­dor de la Resis­ten­cia Popu­lar, des­de el Foro de San Pablo en
 Nica­ra­gua, para que anun­cia­se el retorno de Mel Zela­ya, unos perio­dis­tas
 bra­si­le­ños, cua­tro o cin­co locos tal vez, hemos llo­ra­do de emo­ción. Es
 nece­sa­rio enten­der que esta vic­to­ria del pue­blo hon­du­re­ño, más allá del
 pro­pio Zela­ya, impli­ca en una derro­ta a los pode­ro­sos y esa derro­ta pre­ci­sa
 con­fir­mar­se con la cons­truc­ción de una nue­va Hon­du­ras. Este momen­to
 his­tó­ri­co es el preám­bu­lo de una nue­va for­ma de rela­ción polí­ti­ca y social
 que se pre­ci­sa con urgen­cia, no sólo en Hon­du­ras, como en muchos paí­ses
 de la región que están azo­ta­dos por males seme­jan­tes a los hon­du­re­ños.

Más allá de dog­mas y doc­tri­nas, de creen­cias y des­cré­di­tos, el pue­blo
 hon­du­re­ño está cons­tru­yen­do una for­ma nue­va de rela­ción que nece­si­ta, aho­ra,
 con­fi­gu­rar­se en poder polí­ti­co. Esto, a tra­vés de las herra­mien­tas que,
 entre todos, con­si­de­ren mejo­res al mode­lo de nación con­que redi­se­ñar Hon­du­ras.
 Están fren­te a una chan­ce his­tó­ri­ca. El sis­te­ma dic­ta­to­rial pre­ten­de­rá
 lucrar en vie­jos orga­nis­mos inter­na­cio­na­les con esta infle­xión, obli­ga­do por
 la situa­ción bru­tal de la macro eco­no­mía hon­du­re­ña y ante la impo­si­bi­li­dad
 del impe­rio nor­te­ame­ri­cano de sus­ten­tar por más tiem­po este des­gas­te colo­sal
 que se le revier­te en su pro­pio terri­to­rio, espe­cial­men­te ante la cri­sis
 rece­si­va de los Esta­dos Uni­dos. Es hora pues de que el pue­blo hon­du­re­ño
 asu­ma el con­trol de la ofen­si­va polí­ti­ca para desa­rro­llar su nue­vo mode­lo de
 con­vi­ven­cia demo­crá­ti­ca.

Este momen­to hon­du­re­ño tal vez, en lo que va del siglo XXI, sólo se pue­da
 com­pa­rar al momen­to mági­co en el cual el pue­blo vene­zo­lano res­ca­tó a su
 líder, Hugo Chá­vez Frías, de las garras de los opre­so­res piti­yan­quis. Los
 cara­que­ños baja­ron de los cerros para resu­ci­tar el poder per­di­do dos días
 antes. Los hon­du­re­ños ocu­pa­rán carre­te­ras y ave­ni­das para resu­ci­tar su
 dere­cho a la demo­cra­cia y a un nue­vo mode­lo de socie­dad. Coin­ci­den­te­men­te,
 el Coman­dan­te Chá­vez, les gus­te a muchos o no, es pro­ta­go­nis­ta esen­cial de
 este paso his­tó­ri­co de Hon­du­ras y de Nues­tra Amé­ri­ca.

El Pue­blo Hon­du­re­ño no pue­de espe­rar todo de Mel Zela­ya. El pue­blo
 hon­du­re­ño debe cons­truir des­de sí, con sus líde­res y lide­re­zas, las
 con­di­cio­nes socio-polí­ti­cas capa­ces de reno­var la for­ma de hacer polí­ti­ca
 con jus­ti­cia, fra­ter­ni­dad e igual­dad. El Gol­pe de Esta­do debe­rá ser
 recor­da­do en un momen­to dado como el esti­mu­la­dor de Otra Hon­du­ras Posi­ble.
Son 23 meses de lucha gene­ro­sa, dife­ren­te, con gran­des disen­sos den­tro de la
 pro­pia Resis­ten­cia, aco­sa­da, ame­na­za­da y per­se­gui­da den­tro y fue­ra del
 terri­to­rio nacio­nal, por las oli­gar­quías y las mul­ti­na­cio­na­les a las cua­les
 se les ha rega­la­do Hon­du­ras en estos últi­mos meses. No impor­tan la OEA o la
 ONU, o cual­quier otra ins­ti­tu­ción que no repre­sen­ta los deseos legí­ti­mos del
 pue­blo hon­du­re­ño. Impor­ta sumar a Hon­du­ras a este cam­bio de épo­ca, de cara a
 la Patria Gran­de que mira al Sur, y que aun con muchas cica­tri­ces y
 con­flic­tos, alien­ta un perío­do reno­va­dor y fun­da­cio­nal en todo el pla­ne­ta.

Final­men­te her­ma­nos que­ri­dos:

Mel Zela­ya, Xio­ma­ra Cas­tro y todos los líde­res pro­ba­dos de Hon­du­ras,
 pre­ci­sa­rán seguir resis­tien­do, osan­do, arries­gan­do y bus­can­do con el
 con­jun­to del Pue­blo, los nue­vos rum­bos que liqui­den las vie­jas épo­cas que
 des­ti­tu­ye­ron a Hon­du­ras de la auto­es­ti­ma, del amor a la Patria y de
 sepa­ra­ción de la fami­lia nacio­nal lati­no­ame­ri­ca­na. No son ape­nas algu­nos
 cole­gas perio­dis­tas o un puña­do de mili­tan­tes polí­ti­cos diri­gien­do reunio­nes
 de gabi­ne­tes o de cate­go­rías espe­cí­fi­cas, los que cons­ti­tui­rán La Nue­va
 Hon­du­ras Inde­pen­dien­te. Será el Pue­blo Pobre, en su varia­do con­jun­to, el
 cons­truc­tor de su futu­ro vic­to­rio­so en LA GRAN ASAMBLEA CONSTITUYENTE DE
 REFUNDACIÓN DEL PAÍS.

Aquí esta­re­mos, atrás de estos ren­glo­nes, de estos micró­fo­nos y de estas
 pan­ta­llas, para acom­pa­ñar­los des­de el cer­cano Bra­sil, des­de la her­ma­na
 tie­rra lati­no­ame­ri­ca­na.

Un abra­zo afec­tuo­so al her­mano pue­blo hon­du­re­ño,

.* Raúl Fiti­pal­di,

Direc­tor Edi­to­rial del Por­tal Des­aca­to,

Flo­ria­nó­po­lis, San­ta Cata­ri­na, Bra­sil

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *