El club de la con­tra­rre­vo­lu­ción – Pepe Esco­bar

Com­po­nen todo un shish kebab de monar­quías here­di­ta­rias, emi­ra­tos y teo­cra­cias abso­lu­tas. La mayo­ría se asien­ta sobre océa­nos de petró­leo (el 45% de las reser­vas mun­dia­les). Son adic­tas al gla­mour y oro­pe­les de Occi­den­te, des­de Lon­dres a Mon­te­car­lo, de las deli­ca­tes­sen de París a las exqui­si­te­ces arma­men­tís­ti­cas de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN). Detes­tan la demo­cra­cia tan­to como la pobre­za. Algu­nos se sen­ti­rían feli­ces de derro­car a su pro­pio pue­blo, como de hecho hacen. Y con­si­de­ran al Irán chií peor que al anti-Cris­to.

Bien­ve­ni­dos al Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo (CCG) que en 1981 for­ma­ron los man­da­ma­ses de Ara­bia Sau­dí jun­to con los de Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU), Qatar, Kuwait, Bah­rein y Omán. Una deno­mi­na­ción más ajus­ta­da sería la de Con­se­jo, o club, Con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio del Gol­fo; un club del Gol­fo para aca­bar con todos los del Gol­fo. En lo que al CCG se refie­re, la gran revuel­ta ára­be de 2011 triun­fa­rá sobre sus (ricos) cadá­ve­res.

¿Cómo pue­den sen­tir­se tan segu­ros? Pue­den derro­car­se dinas­tías repu­bli­ca­nas como las de Túnez o Egip­to; pue­de bom­bar­dear­se Libia has­ta devol­ver­la a la Edad de Pie­dra; pue­de ame­na­zar­se a Siria. Pero nada le suce­de­rá al CCG por­que el ilus­tra­do Occi­den­te ‑que no Alá- es su guar­dián supre­mo.

Bien­ve­ni­dos los nue­vos miem­bros

Resul­ta ins­truc­ti­vo seña­lar que los más de 3.000 bom­bar­deos con­tra Libia, des­de que la OTAN se apo­de­ró de la gue­rra el 31 de mar­zo, los han lle­va­do a cabo monar­quías (Gran Bre­ta­ña, Dina­mar­ca, Holan­da, Norue­ga, Qatar y los EAU), ade­más de la Fran­cia repu­bli­ca­na, y antes de todos ellos, vía AFRICOM, Esta­dos Uni­dos.

Sólo unas pocas horas antes de que el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Barack Oba­ma y el pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co David Came­ron dis­fru­ta­ran esta sema­na de una amis­to­sa bar­ba­coa, la OTAN achi­cha­rra­ba a 19 civi­les libios, a la vez que tos­ta­ba lige­ra­men­te, como míni­mo, a otros 130. Y el CCG aplau­día ale­gre­men­te.

La Unión Euro­pea (UE) y el CCG han emi­ti­do una decla­ra­ción con­jun­ta para que el coro­nel Gada­fi se vaya, aun­que no antes de tras­pa­sar el poder al Con­se­jo Nacio­nal Tran­si­to­rio libio, que mira por don­de está finan­cia­do y arma­do exac­ta­men­te por la OTAN y el CCG.

Aho­ra el CCG ha decla­ra­do que le encan­ta­ría la idea de que Jor­da­nia se inte­gra­ra en el club, y lo mis­mo res­pec­to a Marrue­cos. En cuan­to al Yemen ‑que lle­va ansian­do con­ver­tir­se en miem­bro des­de 1999‑, olví­den­lo; no es una monar­quía y enci­ma, por si fue­ra poco, es total­men­te “ines­ta­ble” con todo ese ingo­ber­na­ble pue­blo que no para de pro­tes­tar. Supues­ta­men­te, lo mejor que pue­de hacer el CCG es “mediar” en lo que es, en reali­dad, un cam­bio régi­men que cuen­ta con el total apo­yo de EEUU y la UE.

Apar­te del dimi­nu­to Omán, cuyo Sul­tán Qabus es segui­dor de la escue­la Iba­di, todos los miem­bros del CCG son sun­níes de núcleo duro. Y cuen­tan con un mon­tón de “ase­so­res” jor­da­nos incrus­ta­dos en la maqui­na­ria repre­so­ra sau­dí-bah­rei­ní.

Jor­da­nia y Marrue­cos tie­nen posi­bi­li­da­des de con­ver­tir­se en miem­bros del CCG no sólo por­que ser monar­quías, tam­bién por­que casi todos ellos odian a Irán más como a la pes­te (inclu­so aun­que no estén exac­ta­men­te loca­li­za­dos en el Gol­fo Pér­si­co).

El rey plays­ta­tion de Jor­da­nia, per­dón, Abdu­llah II, inven­tó el tur­bio con­cep­to de “cre­cien­te chií” allá por 2004, una cons­pi­ra­ción por la cual los chiíes de Irán, Iraq, Líbano y Siria se apo­de­ra­rían vio­len­ta­men­te del Orien­te Medio. El rey de Marrue­cos, Muham­mad VI, cor­tó, por su par­te, rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con Tehe­rán en 2009.

El momen­to cul­mi­nan­te de glo­ria con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria del CCG, has­ta aho­ra, se pro­du­jo dos días des­pués de que el secre­ta­rio de defen­sa de EEUU Robert Gates se fue­ra de Bah­rein, cuan­do Ara­bia Sau­dí, con una con­tri­bu­ción menor de los EAU, inva­dió Bah­rein en apo­yo de sus pri­mos, la dinas­tía sun­ní de los al-Jali­fa, con­tra la abru­ma­do­ra mayo­ría de la pací­fi­ca pobla­ción bah­rei­ní mani­fes­tán­do­se en la Roton­da de la Per­la. Suce­de que el secre­ta­rio gene­ral del CCG, Abdu­la­tif al-Zaya­ni, es un bah­rei­ní ali­nea­do con los al-Jali­fa.

Pero no hubo san­cio­nes ni de EEUU ni de las Nacio­nes Uni­das ni de la Unión Euro­pea, y mucho menos toda una parran­da de bom­bar­deos para “cele­brar” esa inva­sión. En vez de eso, a prin­ci­pios de sema­na, los minis­tros de exte­rio­res de la UE aplau­die­ron más san­cio­nes con­tra Bie­lo­ru­sia, Irán, Libia y Siria. No por casua­li­dad todos ellos han sido obje­ti­vos de Washing­ton para un cam­bio de régi­men des­de la épo­ca de los neo­con.

Déja­nos jugar en tu patio

La OTAN neo­co­lo­nial y el monárquico/​teocrático CCG for­man una pare­ja made en el cie­lo de los con­tra­tis­tas de armas. El CCG va a incor­po­rar­se al sis­te­ma de escu­do de misi­les glo­bal de EEUU. Muy pron­to este país fir­ma­rá con Ara­bia Sau­dí un jugo­so acuer­do arma­men­tís­ti­co por valor de 60.000 millo­nes de dóla­res, el mayor en la his­to­ria esta­dou­ni­den­se.

Como bue­nos pro­fe­sio­na­les idó­la­tras de Occi­den­te que son, los miem­bros del CCG quie­ren tam­bién diver­tir­se y for­mar par­te de la ver­da­de­ra acción post-moder­na: la gue­rra neo­co­lo­nial. Des­pués de todo, podría­mos iden­ti­fi­car a la mis­ma OTAN con un ejér­ci­to neo­co­lo­nial de mer­ce­na­rios pro­fe­sio­na­les lis­to para inter­ve­nir en cual­quier lugar des­de Asia Cen­tral al Nor­te de Áfri­ca.

Coja­mos el caso de Qatar. Qatar fue el pri­mer país en reco­no­cer a esa pan­di­lla no muy de fiar con­for­ma­da por los “rebel­des” libios; el pri­mer miem­bro del CCG en sumi­nis­trar­le a la OTAN avio­nes fran­ce­ses de com­ba­te Mira­ge y Glo­be­mas­ter C‑17 esta­dou­ni­den­ses; quien mon­tó el saté­li­te de TV Ahrar para el Con­se­jo Tran­si­to­rio, col­mán­do­les de lan­za­do­res de misi­les MILAN y, lo más impor­tan­te de todo, quien empe­zó de inme­dia­to a “super­vi­sar” las expor­ta­cio­nes de petró­leo des­de Cire­nai­ca.

La recom­pen­sa era inevi­ta­ble; el 14 de abril, Oba­ma reci­bió al emir de Qatar, el Sheij Hamad bin Jali­fa al-Tha­ni, en la Casa Blan­ca, elo­gián­do­le gene­ro­sa­men­te por su “lide­raz­go” a la hora de pro­mo­ver la “demo­cra­cia en Orien­te Medio”, en refe­ren­cia al papel de Qatar en Libia.

En cuan­to a Sal­man al-Jali­fa, el prín­ci­pe here­de­ro de Bah­rein, el 19 de mayo posó todo res­plan­de­cien­te en los esca­lo­nes del 10 de Dow­ning Street en Lon­dres con el pri­mer minis­tro Came­ron, demos­tran­do que masa­crar civi­les, mani­fes­tan­tes des­ar­ma­dos y dan­do luz ver­de para que la Casa de los Saud inva­die­ra su país era, sin duda, bueno para los nego­cios.

Pero nadie supera a los EAU en el rei­no de los jugue­tes leta­les. El pre­si­den­te Nico­las Sar­kozy abrió la pri­me­ra base mili­tar fran­ce­sa en Orien­te Medio en Abu Dha­bi. Los EAU han envia­do avio­nes de com­ba­te a la OTAN en Libia. Son una “nación pro­vee­do­ra de tro­pas” para la OTAN en Afga­nis­tán. Y serán los pri­me­ros del CCG y de una nación ára­be en enviar un emba­ja­dor ante la sede de la OTAN en Bru­se­las.

Jun­to con Qatar, Kuwait y Bah­rein, los EAU son miem­bros de la miría­da de “aso­cia­cio­nes” de la OTAN: la aso­cia­ción mili­tar de la Ini­cia­ti­va de Coope­ra­ción de Estam­bul. Es decir: la OTAN inva­dien­do el Gol­fo Pér­si­co, posi­cio­nán­do­se para lan­zar un buen infierno con­tra Irán.

Y no debe­mos olvi­dar­nos de la Ciu­dad Mili­tar Zayed, un apar­ta­do cam­po de entre­na­mien­to en el desier­to para un ejér­ci­to secre­to de mer­ce­na­rios, lis­to para des­ple­gar­se no sólo en los EAU sino por todo el Orien­te Medio y Nor­te de Áfri­ca.

¡Arran­cad­les la cabe­za!

Explo­tar el ardien­te deseo del CCG de sub­con­tra­tar mer­ce­na­rios, ese es el últi­mo chan­chu­llo, de alto valor aña­di­do, de Eric Prin­ce, ex SEALS de la Mari­na y ex jefe supre­mo de Black­wa­ter (en 2009, Black­wa­ter se rebau­ti­zó como Xe Ser­vi­ces).

Fue en Abu Dha­bi don­de Prin­ce ‑median­te una empre­sa mix­ta deno­mi­na­da Reflex Res­pon­ses- fir­mó un pri­mer con­tra­to por valor de 529 millo­nes de dóla­res el 13 de julio de 2010, ofre­cien­do sus ser­vi­cios al Sheij “pro­gre­sis­ta” Moha­med bin Zayed al-Nah­yan. La idea fue de Zayed.

Pue­de que el New York Times dis­fru­ta­ra mucho des­cri­bien­do, en un artícu­lo del 14 de mayo, cómo unos colom­bia­nos entra­ron en los EAU hacién­do­se pasar por tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción, con visa­dos espe­cia­les sella­dos por la rama de la inte­li­gen­cia mili­tar de los EAU para que pudie­ran pasar sin pre­gun­tas por los ser­vi­cios de adua­nas e inmi­gra­ción. Así es, Prin­ce quie­re bata­llo­nes de mer­ce­na­rios colom­bia­nos y de Cen­troa­mé­ri­ca; no quie­re reclu­tar musul­ma­nes para que maten a sus pro­pios pri­mos y ten­gan que enfren­tar­se a uni­da­des que fun­cio­nan mal.

Por lo menos el perió­di­co seña­la­ba que Prin­ce “con­fia­ba en cons­truir un impe­rio en el desier­to, lejos de abo­ga­dos liti­gan­tes, inves­ti­ga­do­res del Con­gre­so y fun­cio­na­rios del Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia” empe­ña­dos en hacer pre­gun­tas com­pli­ca­das sobre el tema.

La agen­da del ejér­ci­to de mer­ce­na­rios con­tie­ne todo aque­llo que uno nece­si­ta saber: que ten­drán que impli­car­se en ope­ra­cio­nes espe­cia­les den­tro y fue­ra de los EAU; en “com­ba­tes urba­nos”; en “obte­ner mate­rial radio­ac­ti­vo y nuclear”; en “misio­nes huma­ni­ta­rias” (¿); en defen­der oleo­duc­tos y relu­cien­tes torres de cris­tal de “ata­ques terro­ris­tas”; y, lo más impor­tan­te de todo, en “ope­ra­cio­nes para con­tro­lar a las masas”, en las que la muche­dum­bre “no tie­ne armas de fue­go pero plan­tean ries­gos por­que pue­den uti­li­zar armas impro­vi­sa­das [palos y pie­dras]“.

Ahí está, expli­ca­do con todo deta­lle: repre­sión inter­na por todo el Gol­fo Pér­si­co, así como con­tra los exten­di­dos cam­pos de tra­ba­jos for­za­dos que alber­gan a dece­nas de miles de tra­ba­ja­do­res del sur de Asia; o en el caso de que ocu­rrie­ra que los ciu­da­da­nos de los EAU se lle­ga­ran a con­ta­giar de la fie­bre por la demo­cra­cia de Bah­rein. La excu­sa para todas estas ope­ra­cio­nes no podía ser menos ori­gi­nal: el hom­bre del saco ira­ní, o la “agre­sión”.

Prin­ce había que­ri­do siem­pre que Black­wa­ter se con­vir­tie­ra en un ejér­ci­to mer­ce­na­rio a des­ple­gar en cual­quier lugar de Áfri­ca, Asia y Orien­te Medio. Inclu­so que­ría que la CIA lo uti­li­za­ra para sus ope­ra­cio­nes glo­ba­les espe­cia­les antes de que la CIA deci­die­ra acu­dir, como méto­do mucho más ren­ta­ble, a sus avio­nes no tri­pu­la­dos. Aho­ra Prin­ce tie­ne un jeque fan del Pen­tá­gono que está a favor de bom­bar­dear Irán y dis­pues­to a finan­ciar la misión.

El pri­mer bata­llón se jac­ta de con­tar con 580 mer­ce­na­rios. Los hom­bres de Zayed han pro­me­ti­do que si se les pone a prue­ba en una “misión en el mun­do real”, el Emi­ra­to le paga­rá a Prin­ce toda una bri­ga­da de varios miles de hom­bres, por un valor de miles de millo­nes de dóla­res. Prin­ce podría enton­ces cum­plir su sue­ño de un com­ple­jo de entre­na­mien­to de mer­ce­na­rios en el desier­to siguien­do el mode­lo del recin­to de Black­wa­ter en Moyock, Caro­li­na del Nor­te.

Por tan­to, téman­se otro esce­na­rio tipo “Casa de los Saud en Bah­rein”. Tam­bién un ejér­ci­to mer­ce­na­rio matan­do a palos a pakis­ta­níes, nepa­líes, ban­gla­deshíes y fili­pi­nos que deseen mejo­res con­di­cio­nes de tra­ba­jo en los EAU.

O espé­ren­se toda una serie de ope­ra­cio­nes espe­cia­les encu­bier­tas en Egip­to y Túnez a fin de ase­gu­rar que sus pró­xi­mos gobier­nos se ali­neen con EEUU y la UE. O cuen­ten con botas sobre el terreno en Libia para “pro­por­cio­nar ayu­da huma­ni­ta­ria a los civi­les” (per­dón, eso fue hace dos meses; has­ta Oba­ma dice ya que se tra­ta­ba de un cam­bio de régi­men).

Aún así, todas esas “ins­ta­la­cio­nes petro­lí­fe­ras” libias deben estar en las manos segu­ras de las mul­ti­na­cio­na­les esta­dou­ni­den­ses y de la UE (y no en las rusas, indias y chi­nas). Aún así, hay que “neu­tra­li­zar” el círcu­lo ínti­mo de Gada­fi. Y aún así, hay que man­te­ner some­ti­da a Libia, de acuer­do con los anti­guos prin­ci­pios impe­ria­les de divi­de y ven­ce­rás.

Por tan­to, cuan­do las cosas se pon­gan difí­ci­les, ¿a quién van a lla­mar? Sin duda, a las “solu­cio­nes inno­va­do­ras” de Xe Ser­vi­ces, pre­sen­ta­das ante Vds. por el Jeque Zayed. No es de extra­ñar que el club del CCG sea la comi­di­lla de la ciu­dad (con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria).

.* Asia Times

Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Sin­fo Fer­nán­dez

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *