Vene­zue­la denun­cia ante los No Ali­nea­dos las san­cio­nes arbi­tra­rias de EEUU con­tra PDVSA – Pren­sa misión ONU

26 de mayo de 2011.-La arbi­tra­ria impo­si­ción de san­cio­nes por par­te de Esta­dos Uni­dos con­tra Petró­les de Vene­zue­la S.A. (PDVSA), fue denun­cia­da ante la XVI Con­fe­ren­cia de Minis­tros de Rela­cio­nes Exte­rio­res de los Paí­ses No Ali­nea­dos (MNOAL), que fina­li­za maña­na en la isla indo­ne­sia de Bali.

La denun­cia fue pre­sen­ta­da por el emba­ja­dor ante las Nacio­nes Uni­das y repre­sen­tan­te de Vene­zue­la ante la Cum­bre Minis­te­rial, Jor­ge Vale­ro, quien cali­fi­có la agre­sión como una reta­lia­ción a la polí­ti­ca de inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía petro­le­ra que en base a los prin­ci­pios de liber­tad, jus­ti­cia, com­ple­men­ta­rie­dad, soli­da­ri­dad y res­pe­to a la sobe­ra­nía eje­cu­ta la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la con todos los paí­ses del mundo.

Advir­tió, que el ata­que de Esta­dos Uni­dos, enmar­ca­do den­tro de su polí­ti­ca uni­la­te­ral con­tra Irán, ocu­rre cuan­do Vene­zue­la se pre­pa­ra para dar naci­mien­to, el pró­xi­mo 5 de Julio, Bicen­te­na­rio de la Inde­pen­den­cia nacio­nal, de la Comu­ni­dad de los Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y del Cari­be (CELAC), un espa­cio sobe­rano e inde­pen­dien­te en el cual con­ver­ge­rán todos los paí­ses de la región, sin Esta­dos Uni­dos y Canadá.

El repre­sen­tan­te vene­zo­lano, por otra par­te, rei­vin­di­có la vigen­cia de los prin­ci­pios del MNOAL en momen­tos cuan­do Libia, uno de los 120 paí­ses miem­bros del Movi­mien­to “es víc­ti­ma de las ambi­cio­nes de un gru­po de poten­cias impe­ria­les”, dijo, que ale­gan­do la pro­tec­ción de civi­les eje­cu­tan, a tra­vés de la OTAN, una agre­sión mili­tar que para­dó­ji­ca­men­te cau­sa la muer­te de núme­ros civi­les. Reite­ró la con­de­na de Vene­zue­la a los bom­bar­deos indis­cri­mi­na­dos con­tra el pue­blo libio.

El Emba­ja­dor, en su dis­cur­so ante la Con­fe­ren­cia, reafir­mó la adhe­sión de Vene­zue­la a la cau­sa del pue­blo pales­tino, en momen­tos cuan­do el gobierno de Israel reite­ra su des­pre­cio al dere­cho inter­na­cio­nal y a la jus­ta aspi­ra­ción de que se cons­ti­tu­ya un Esta­do Pales­tino, sobe­rano e inde­pen­dien­te, tenien­do en cuen­ta sus fron­te­ras de 1967 y con Jeru­sa­lén como su capi­tal, de con­for­mi­dad con los man­da­tos de las Nacio­nes Unidas.

A con­ti­nua­ción el tex­to del discurso:
Es posi­ble que tu nave­ga­dor no per­mi­ta visua­li­zar esta imagen.

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

Inter­ven­ción del Emba­ja­dor Jor­ge Valero

Vice­mi­nis­tro para Amé­ri­ca del Nor­te y Repre­sen­tan­te Per­ma­nen­te de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la ante las Nacio­nes Unidas

LA XVI CONFERENCIA GENERAL DEL MOVIMIENTO

DE PAÍSES NO ALINEADOS (MNOAL)

Bali, Indo­ne­sia, 27 de Mayo de 2011

Señor Pre­si­den­te:

El Gobierno de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la se com­pla­ce de que usted pre­si­da esta his­tó­ri­ca XVI Con­fe­ren­cia Minis­te­rial del Movi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos, en el mar­co de su 50º Aniversario.

Esta es una opor­tu­ni­dad para apun­ta­lar los intere­ses pri­mor­dia­les de los paí­ses en desa­rro­llo, en con­so­nan­cia con los Prin­ci­pios de Bandung.

Es una feliz coin­ci­den­cia que esta Con­fe­ren­cia se reali­ce en Indo­ne­sia, país don­de tuvo lugar la cita fun­da­cio­nal, en 1955, que esta­ble­ció los diez prin­ci­pios que han guia­do al MNOAL a lo lar­go de su historia.

La nue­va reali­dad inter­na­cio­nal está mar­ca­da por vie­jos y nue­vos desa­fíos, que reper­cu­ten en nues­tro obje­ti­vo común de cons­truir un nue­vo orden inter­na­cio­nal jus­to y equitativo.

En la XV Cum­bre de Sharm el Sheikh, los Jefes de Esta­do y/​o de Gobierno reite­ra­ron su com­pro­mi­so de con­ver­tir al Movi­mien­to en una fuer­za polí­ti­ca deci­si­va e influ­yen­te en el mundo.

Esta­mos hoy ante una nue­va ofen­si­va de pode­res impe­ria­les, que bus­can soca­var las bases de la soli­da­ri­dad entre los pue­blos y pre­ten­den –nue­va­men­te- impo­ner sus intere­ses estra­té­gi­cos, menos­ca­ban­do las aspi­ra­cio­nes de los paí­ses en desarrollo.

Enfren­ta­mos un esce­na­rio inter­na­cio­nal, tan com­ple­jo como diná­mi­co, en el cual las eli­tes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas del mun­do desa­rro­lla­do se rehú­san a dejar de lado sus visio­nes egoís­tas; cuan­do – más bien -, es nece­sa­rio abor­dar esa reali­dad, con un enfo­que holís­ti­co y un espí­ri­tu de diá­lo­go y soli­da­ri­dad, sobre los asun­tos que com­pro­me­ten el des­tino de la humanidad.

La reali­dad de nues­tro tiem­po ha des­men­ti­do las voces ago­re­ras que pro­cla­ma­ban, des­de la pers­pec­ti­va ilu­so­ria del fin de la his­to­ria, la muer­te de los No Ali­nea­dos. Habla­ban de la imper­ti­nen­cia de las rei­vin­di­ca­cio­nes his­tó­ri­cas de los paí­ses del Sur, y de la invia­bi­li­dad de la coope­ra­ción entre ellos. Pre­di­ca­ban, tam­bién, falaz­men­te, que la úni­ca fór­mu­la sal­va­do­ra que tenían los paí­ses en desa­rro­llo era atar sus des­ti­nos, en for­ma subor­di­na­da, a los hege­mo­nes del capi­ta­lis­mo mundial.

La Vene­zue­la Boli­va­ria­na con­si­de­ra que el MNOAL tie­ne el poten­cial nece­sa­rio, dada su mem­bre­sía que ya alcan­za los 120 miem­bros (inclu­yen­do a Azer­bai­yán y Fiji, paí­ses her­ma­nos a los que hoy damos la bien­ve­ni­da) para con­tri­buir deci­si­va­men­te a supe­rar las asi­me­trías de poder vigen­tes en el sis­te­ma inter­na­cio­nal. Se tra­ta de trans­for­mar esa fuer­za numé­ri­ca en herra­mien­ta colec­ti­va de los pue­blos del Sur, para impe­dir que ten­gan éxi­to los nue­vos pla­nes de colo­ni­za­ción, vasa­lla­je y explo­ta­ción sobre los paí­ses en desarrollo.

Nues­tro camino es for­jar una sóli­da pla­ta­for­ma de los paí­ses del Sur. Pero el pesi­mis­mo aún ron­da en nues­tras filas. Algu­nos con­fían dema­sia­do en el diá­lo­go Nor­te-Sur, no exen­to de con­di­cio­na­li­da­des, y des­es­ti­man la coope­ra­ción soli­da­ria Sur-Sur. Y es que el neo­li­be­ra­lis­mo –a pesar de su estruen­do­so fra­ca­so- aún cons­ti­tu­ye, para algu­nos, una suer­te de fata morgana.

Los prin­ci­pios de Ban­dung y el espí­ri­tu soli­da­rio, son hoy tan nece­sa­rios como cuan­do fue­ron apro­ba­dos, en 1955, en la Con­fe­ren­cia ori­gi­na­ria del MNOAL.

Es nece­sa­rio reafir­mar hoy, más que nun­ca, los prin­ci­pios de la igual­dad sobe­ra­na y la inte­gri­dad terri­to­rial de los Esta­dos, el res­pec­to de todas las cul­tu­ras, reli­gio­nes y etnias, y el res­pec­to de todos los dere­chos huma­nos, inclu­yen­do los dere­chos a la paz y el desa­rro­llo; y recha­zar enér­gi­ca­men­te nue­vas nocio­nes fabri­ca­das en los gran­des cen­tros de poder mun­dial, tales como la inter­ven­ción huma­ni­ta­ria y la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­te­ger, que sir­ven de pre­tex­to para impo­ner pro­yec­tos impe­ria­lis­tas y neo-colonialistas.

Rin­da­mos tri­bu­to a los pre­cur­so­res del MNOAL y rei­vin­di­que­mos el lega­do liber­ta­rio y jus­ti­cie­ro de Gamal Abdel Nas­ser; Kwa­me Nkru­mah; Shri Jawahar­lal Neh­ru; Ahmed Sukarno; y del Maris­cal Joseph Broz Tito. Por defen­der estos prin­ci­pios y ese lega­do es que, pre­ci­sa­men­te, los impe­ria­lis­tas ata­can a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. Eso expli­ca las san­cio­nes que el Gobierno de los Esta­dos Uni­dos pre­ten­de impo­ner en estos días a nues­tra empre­sa nacio­nal, Petró­leos de Vene­zue­la (PDVSA), en el mar­co de su polí­ti­ca uni­la­te­ral en con­tra de la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán, cono­ci­da como la Ley CISADA.

Y estas agre­sio­nes impe­ria­les con­tra la Patria de Simón Bolí­var ocu­rren, pre­ci­sa­men­te, cuan­do nos pre­pa­ra­mos para dar naci­mien­to, en el mar­co del Bicen­te­na­rio de la Inde­pen­den­cia de Vene­zue­la –el pró­xi­mo 5 de julio- de la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y del Cari­be (CELAC); un espa­cio sobe­rano e inde­pen­dien­te en el cual con­ver­gen todos los paí­ses de nues­tra región.

En el Docu­men­to Final que adop­ta­re­mos el día de maña­na, se recha­za ‑de for­ma cate­gó­ri­ca- la apli­ca­ción de medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les, que cons­ti­tu­yen vio­la­cio­nes fla­gran­tes a la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das, al dere­cho inter­na­cio­nal, al dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, al sis­te­ma de comer­cio mul­ti­la­te­ral y a las nor­mas y prin­ci­pios que rigen las rela­cio­nes amis­to­sas entre los Estados.

Los prin­ci­pios del MNOAL tie­nen ple­na vigen­cia en momen­tos en que un país her­mano es víc­ti­ma de las ambi­cio­nes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas de un gru­po de poten­cias impe­ria­les, que inten­tan vio­len­tar su sobe­ra­nía e inte­gri­dad terri­to­rial, así como su dere­cho a la libre determinación.

Ale­gan­do la pro­tec­ción de civi­les se eje­cu­ta una agre­sión mili­tar de la OTAN que, para­dó­ji­ca­men­te, cau­sa la muer­te de nume­ro­sos civi­les. En el caso de Libia, la noción de la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­te­ger se tra­du­ce en la polí­ti­ca de cam­bio de régi­men, que des­co­no­ce los prin­ci­pios que rigen la con­vi­ven­cia pací­fi­ca entre las naciones.

Vene­zue­la con­de­na los indis­cri­mi­na­dos bom­bar­deos de esa alian­za mili­tar en con­tra del pue­blo libio y res­pal­da los lla­ma­dos para que se esta­blez­ca un cese al fue­go inme­dia­to, que con­duz­ca a un diá­lo­go sobe­rano entre las par­tes, con miras a alcan­zar una paz fir­me y dura­de­ra, sobre la base del res­pe­to a la sobe­ra­nía y la uni­dad e inte­gri­dad terri­to­rial de ese país.

Vene­zue­la adhie­re con fer­vor la cau­sa del Pue­blo Pales­tino, en momen­tos en los cua­les el gobierno de Israel reite­ra su des­pre­cio al dere­cho inter­na­cio­nal y a la jus­ta aspi­ra­ción de que se cons­ti­tu­ya un Esta­do Pales­tino sobe­rano e inde­pen­dien­te, tenien­do en cuen­ta las fron­te­ras de 1967, y con Jeru­sa­lén Orien­tal como su capi­tal, de con­for­mi­dad con las reso­lu­cio­nes de las Nacio­nes Unidas.

La cri­sis glo­bal del capi­ta­lis­mo tie­ne un carác­ter estruc­tu­ral, que deman­da un cam­bio radi­cal de la injus­ta estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra que pre­va­le­ce hoy en el mun­do. Las ins­ti­tu­cio­nes de Bret­ton Woods han fra­ca­sa­do. Por eso, es nece­sa­rio crear una nue­va arqui­tec­tu­ra finan­cie­ra y eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal, que expre­se los intere­ses de todos los pue­blos del mun­do y no sólo de unos pocos privilegiados.

En nom­bre del Gobierno Boli­va­riano que­re­mos expre­sar nues­tro agra­de­ci­mien­to al gobierno de Indo­ne­sia, por la exce­len­te orga­ni­za­ción de esta Con­fe­ren­cia y por las aten­cio­nes que hemos reci­bi­do, que tes­ti­mo­nian la gene­ro­si­dad de este glo­rio­so pueblo.

Que­de cons­tan­cia tam­bién del reco­no­ci­mien­to de Vene­zue­la a la pre­si­den­cia egip­cia del MNOAL, por su extra­or­di­na­rio desem­pe­ño en el lide­raz­go de este foro del Sur.

Muchas gra­cias.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.