Vene­zue­la denun­cia ante los No Ali­nea­dos las san­cio­nes arbi­tra­rias de EEUU con­tra PDVSA – Pren­sa misión ONU

26 de mayo de 2011.-La arbi­tra­ria impo­si­ción de san­cio­nes por par­te de Esta­dos Uni­dos con­tra Petró­les de Vene­zue­la S.A. (PDVSA), fue denun­cia­da ante la XVI Con­fe­ren­cia de Minis­tros de Rela­cio­nes Exte­rio­res de los Paí­ses No Ali­nea­dos (MNOAL), que fina­li­za maña­na en la isla indo­ne­sia de Bali.

La denun­cia fue pre­sen­ta­da por el emba­ja­dor ante las Nacio­nes Uni­das y repre­sen­tan­te de Vene­zue­la ante la Cum­bre Minis­te­rial, Jor­ge Vale­ro, quien cali­fi­có la agre­sión como una reta­lia­ción a la polí­ti­ca de inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía petro­le­ra que en base a los prin­ci­pios de liber­tad, jus­ti­cia, com­ple­men­ta­rie­dad, soli­da­ri­dad y res­pe­to a la sobe­ra­nía eje­cu­ta la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la con todos los paí­ses del mun­do.

Advir­tió, que el ata­que de Esta­dos Uni­dos, enmar­ca­do den­tro de su polí­ti­ca uni­la­te­ral con­tra Irán, ocu­rre cuan­do Vene­zue­la se pre­pa­ra para dar naci­mien­to, el pró­xi­mo 5 de Julio, Bicen­te­na­rio de la Inde­pen­den­cia nacio­nal, de la Comu­ni­dad de los Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y del Cari­be (CELAC), un espa­cio sobe­rano e inde­pen­dien­te en el cual con­ver­ge­rán todos los paí­ses de la región, sin Esta­dos Uni­dos y Cana­dá.

El repre­sen­tan­te vene­zo­lano, por otra par­te, rei­vin­di­có la vigen­cia de los prin­ci­pios del MNOAL en momen­tos cuan­do Libia, uno de los 120 paí­ses miem­bros del Movi­mien­to “es víc­ti­ma de las ambi­cio­nes de un gru­po de poten­cias impe­ria­les”, dijo, que ale­gan­do la pro­tec­ción de civi­les eje­cu­tan, a tra­vés de la OTAN, una agre­sión mili­tar que para­dó­ji­ca­men­te cau­sa la muer­te de núme­ros civi­les. Reite­ró la con­de­na de Vene­zue­la a los bom­bar­deos indis­cri­mi­na­dos con­tra el pue­blo libio.

El Emba­ja­dor, en su dis­cur­so ante la Con­fe­ren­cia, reafir­mó la adhe­sión de Vene­zue­la a la cau­sa del pue­blo pales­tino, en momen­tos cuan­do el gobierno de Israel reite­ra su des­pre­cio al dere­cho inter­na­cio­nal y a la jus­ta aspi­ra­ción de que se cons­ti­tu­ya un Esta­do Pales­tino, sobe­rano e inde­pen­dien­te, tenien­do en cuen­ta sus fron­te­ras de 1967 y con Jeru­sa­lén como su capi­tal, de con­for­mi­dad con los man­da­tos de las Nacio­nes Uni­das.

A con­ti­nua­ción el tex­to del dis­cur­so:
Es posi­ble que tu nave­ga­dor no per­mi­ta visua­li­zar esta ima­gen.

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

Inter­ven­ción del Emba­ja­dor Jor­ge Vale­ro

Vice­mi­nis­tro para Amé­ri­ca del Nor­te y Repre­sen­tan­te Per­ma­nen­te de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la ante las Nacio­nes Uni­das

LA XVI CONFERENCIA GENERAL DEL MOVIMIENTO

DE PAÍSES NO ALINEADOS (MNOAL)

Bali, Indo­ne­sia, 27 de Mayo de 2011

Señor Pre­si­den­te:

El Gobierno de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la se com­pla­ce de que usted pre­si­da esta his­tó­ri­ca XVI Con­fe­ren­cia Minis­te­rial del Movi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos, en el mar­co de su 50º Ani­ver­sa­rio.

Esta es una opor­tu­ni­dad para apun­ta­lar los intere­ses pri­mor­dia­les de los paí­ses en desa­rro­llo, en con­so­nan­cia con los Prin­ci­pios de Ban­dung.

Es una feliz coin­ci­den­cia que esta Con­fe­ren­cia se reali­ce en Indo­ne­sia, país don­de tuvo lugar la cita fun­da­cio­nal, en 1955, que esta­ble­ció los diez prin­ci­pios que han guia­do al MNOAL a lo lar­go de su his­to­ria.

La nue­va reali­dad inter­na­cio­nal está mar­ca­da por vie­jos y nue­vos desa­fíos, que reper­cu­ten en nues­tro obje­ti­vo común de cons­truir un nue­vo orden inter­na­cio­nal jus­to y equi­ta­ti­vo.

En la XV Cum­bre de Sharm el Sheikh, los Jefes de Esta­do y/​o de Gobierno reite­ra­ron su com­pro­mi­so de con­ver­tir al Movi­mien­to en una fuer­za polí­ti­ca deci­si­va e influ­yen­te en el mun­do.

Esta­mos hoy ante una nue­va ofen­si­va de pode­res impe­ria­les, que bus­can soca­var las bases de la soli­da­ri­dad entre los pue­blos y pre­ten­den –nue­va­men­te- impo­ner sus intere­ses estra­té­gi­cos, menos­ca­ban­do las aspi­ra­cio­nes de los paí­ses en desa­rro­llo.

Enfren­ta­mos un esce­na­rio inter­na­cio­nal, tan com­ple­jo como diná­mi­co, en el cual las eli­tes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas del mun­do desa­rro­lla­do se rehú­san a dejar de lado sus visio­nes egoís­tas; cuan­do – más bien -, es nece­sa­rio abor­dar esa reali­dad, con un enfo­que holís­ti­co y un espí­ri­tu de diá­lo­go y soli­da­ri­dad, sobre los asun­tos que com­pro­me­ten el des­tino de la huma­ni­dad.

La reali­dad de nues­tro tiem­po ha des­men­ti­do las voces ago­re­ras que pro­cla­ma­ban, des­de la pers­pec­ti­va ilu­so­ria del fin de la his­to­ria, la muer­te de los No Ali­nea­dos. Habla­ban de la imper­ti­nen­cia de las rei­vin­di­ca­cio­nes his­tó­ri­cas de los paí­ses del Sur, y de la invia­bi­li­dad de la coope­ra­ción entre ellos. Pre­di­ca­ban, tam­bién, falaz­men­te, que la úni­ca fór­mu­la sal­va­do­ra que tenían los paí­ses en desa­rro­llo era atar sus des­ti­nos, en for­ma subor­di­na­da, a los hege­mo­nes del capi­ta­lis­mo mun­dial.

La Vene­zue­la Boli­va­ria­na con­si­de­ra que el MNOAL tie­ne el poten­cial nece­sa­rio, dada su mem­bre­sía que ya alcan­za los 120 miem­bros (inclu­yen­do a Azer­bai­yán y Fiji, paí­ses her­ma­nos a los que hoy damos la bien­ve­ni­da) para con­tri­buir deci­si­va­men­te a supe­rar las asi­me­trías de poder vigen­tes en el sis­te­ma inter­na­cio­nal. Se tra­ta de trans­for­mar esa fuer­za numé­ri­ca en herra­mien­ta colec­ti­va de los pue­blos del Sur, para impe­dir que ten­gan éxi­to los nue­vos pla­nes de colo­ni­za­ción, vasa­lla­je y explo­ta­ción sobre los paí­ses en desa­rro­llo.

Nues­tro camino es for­jar una sóli­da pla­ta­for­ma de los paí­ses del Sur. Pero el pesi­mis­mo aún ron­da en nues­tras filas. Algu­nos con­fían dema­sia­do en el diá­lo­go Nor­te-Sur, no exen­to de con­di­cio­na­li­da­des, y des­es­ti­man la coope­ra­ción soli­da­ria Sur-Sur. Y es que el neo­li­be­ra­lis­mo –a pesar de su estruen­do­so fra­ca­so- aún cons­ti­tu­ye, para algu­nos, una suer­te de fata mor­ga­na.

Los prin­ci­pios de Ban­dung y el espí­ri­tu soli­da­rio, son hoy tan nece­sa­rios como cuan­do fue­ron apro­ba­dos, en 1955, en la Con­fe­ren­cia ori­gi­na­ria del MNOAL.

Es nece­sa­rio reafir­mar hoy, más que nun­ca, los prin­ci­pios de la igual­dad sobe­ra­na y la inte­gri­dad terri­to­rial de los Esta­dos, el res­pec­to de todas las cul­tu­ras, reli­gio­nes y etnias, y el res­pec­to de todos los dere­chos huma­nos, inclu­yen­do los dere­chos a la paz y el desa­rro­llo; y recha­zar enér­gi­ca­men­te nue­vas nocio­nes fabri­ca­das en los gran­des cen­tros de poder mun­dial, tales como la inter­ven­ción huma­ni­ta­ria y la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­te­ger, que sir­ven de pre­tex­to para impo­ner pro­yec­tos impe­ria­lis­tas y neo-colo­nia­lis­tas.

Rin­da­mos tri­bu­to a los pre­cur­so­res del MNOAL y rei­vin­di­que­mos el lega­do liber­ta­rio y jus­ti­cie­ro de Gamal Abdel Nas­ser; Kwa­me Nkru­mah; Shri Jawahar­lal Neh­ru; Ahmed Sukarno; y del Maris­cal Joseph Broz Tito. Por defen­der estos prin­ci­pios y ese lega­do es que, pre­ci­sa­men­te, los impe­ria­lis­tas ata­can a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. Eso expli­ca las san­cio­nes que el Gobierno de los Esta­dos Uni­dos pre­ten­de impo­ner en estos días a nues­tra empre­sa nacio­nal, Petró­leos de Vene­zue­la (PDVSA), en el mar­co de su polí­ti­ca uni­la­te­ral en con­tra de la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán, cono­ci­da como la Ley CISADA.

Y estas agre­sio­nes impe­ria­les con­tra la Patria de Simón Bolí­var ocu­rren, pre­ci­sa­men­te, cuan­do nos pre­pa­ra­mos para dar naci­mien­to, en el mar­co del Bicen­te­na­rio de la Inde­pen­den­cia de Vene­zue­la –el pró­xi­mo 5 de julio- de la Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y del Cari­be (CELAC); un espa­cio sobe­rano e inde­pen­dien­te en el cual con­ver­gen todos los paí­ses de nues­tra región.

En el Docu­men­to Final que adop­ta­re­mos el día de maña­na, se recha­za ‑de for­ma cate­gó­ri­ca- la apli­ca­ción de medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les, que cons­ti­tu­yen vio­la­cio­nes fla­gran­tes a la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das, al dere­cho inter­na­cio­nal, al dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, al sis­te­ma de comer­cio mul­ti­la­te­ral y a las nor­mas y prin­ci­pios que rigen las rela­cio­nes amis­to­sas entre los Esta­dos.

Los prin­ci­pios del MNOAL tie­nen ple­na vigen­cia en momen­tos en que un país her­mano es víc­ti­ma de las ambi­cio­nes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas de un gru­po de poten­cias impe­ria­les, que inten­tan vio­len­tar su sobe­ra­nía e inte­gri­dad terri­to­rial, así como su dere­cho a la libre deter­mi­na­ción.

Ale­gan­do la pro­tec­ción de civi­les se eje­cu­ta una agre­sión mili­tar de la OTAN que, para­dó­ji­ca­men­te, cau­sa la muer­te de nume­ro­sos civi­les. En el caso de Libia, la noción de la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­te­ger se tra­du­ce en la polí­ti­ca de cam­bio de régi­men, que des­co­no­ce los prin­ci­pios que rigen la con­vi­ven­cia pací­fi­ca entre las nacio­nes.

Vene­zue­la con­de­na los indis­cri­mi­na­dos bom­bar­deos de esa alian­za mili­tar en con­tra del pue­blo libio y res­pal­da los lla­ma­dos para que se esta­blez­ca un cese al fue­go inme­dia­to, que con­duz­ca a un diá­lo­go sobe­rano entre las par­tes, con miras a alcan­zar una paz fir­me y dura­de­ra, sobre la base del res­pe­to a la sobe­ra­nía y la uni­dad e inte­gri­dad terri­to­rial de ese país.

Vene­zue­la adhie­re con fer­vor la cau­sa del Pue­blo Pales­tino, en momen­tos en los cua­les el gobierno de Israel reite­ra su des­pre­cio al dere­cho inter­na­cio­nal y a la jus­ta aspi­ra­ción de que se cons­ti­tu­ya un Esta­do Pales­tino sobe­rano e inde­pen­dien­te, tenien­do en cuen­ta las fron­te­ras de 1967, y con Jeru­sa­lén Orien­tal como su capi­tal, de con­for­mi­dad con las reso­lu­cio­nes de las Nacio­nes Uni­das.

La cri­sis glo­bal del capi­ta­lis­mo tie­ne un carác­ter estruc­tu­ral, que deman­da un cam­bio radi­cal de la injus­ta estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra que pre­va­le­ce hoy en el mun­do. Las ins­ti­tu­cio­nes de Bret­ton Woods han fra­ca­sa­do. Por eso, es nece­sa­rio crear una nue­va arqui­tec­tu­ra finan­cie­ra y eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal, que expre­se los intere­ses de todos los pue­blos del mun­do y no sólo de unos pocos pri­vi­le­gia­dos.

En nom­bre del Gobierno Boli­va­riano que­re­mos expre­sar nues­tro agra­de­ci­mien­to al gobierno de Indo­ne­sia, por la exce­len­te orga­ni­za­ción de esta Con­fe­ren­cia y por las aten­cio­nes que hemos reci­bi­do, que tes­ti­mo­nian la gene­ro­si­dad de este glo­rio­so pue­blo.

Que­de cons­tan­cia tam­bién del reco­no­ci­mien­to de Vene­zue­la a la pre­si­den­cia egip­cia del MNOAL, por su extra­or­di­na­rio desem­pe­ño en el lide­raz­go de este foro del Sur.

Muchas gra­cias.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *