El tibu­rón mayor se decla­ra vege­ta­riano – José Luis Men­dez men­dez

En Mia­mi, meca del terro­ris­mo anti­cu­bano, hace años que algu­nos de sus miem­bros tra­tan de per­sua­dir y con­ven­cer de una apa­ren­te trans­for­ma­ción de sus méto­dos vio­len­tos para tra­tar de des­truir a la Revo­lu­ción cuba­na. Aho­ra lo inten­ta­rán con otros.
Ejem­plos noto­rios han sido los de la lla­ma­da Fun­da­ción Nacio­nal Cubano Ame­ri­ca­na, FNCA, que has­ta el can­san­cio ha pro­cla­ma­do, que ya no son los mis­mos, que des­pués de refle­xio­nes inter­nas han lle­ga­do a la con­clu­sión de que han esta­do equi­vo­ca­dos y pro­me­ten enmen­dar­se. Den­tro de esta se des­ta­ca el ejem­plo de su pre­si­den­te Fran­cis­co José Her­nán­dez Cal­vo, quien abju­ra de toda su vida como enemi­go de la Revo­lu­ción y dice ser, a sus 75 años, un reno­va­do y autén­ti­co hom­bre con voca­ción de paz, preo­cu­pa­do por el futu­ro de la Patria, que el ha inten­ta­do des­truir duran­te varias déca­das.
Aho­ra el tibu­rón mayor Luis Posa­da Carri­les, pro­cla­mó pocos días des­pués de haber sido decla­ra­do “no cul­pa­ble” por un jura­do en la cor­te de El Paso, Texas, que “aho­ra apo­ya una tran­si­ción pací­fi­ca en la Isla.” Dice haber deja­do atrás medio siglo de accio­nar terro­ris­ta, de tor­tu­ra­dor, de ase­sino y afir­ma que ha dicho adiós a las armas. Dice ser un per­sua­di­do vege­ta­riano, y has­ta ha ase­gu­ra­do: “La lucha arma­da no tie­ne sen­ti­do” y los tiem­pos han cam­bia­do, como todo”.

Según Posa­da Carri­les, toda vio­len­cia ha que­da­do atrás en su vida. Las men­ti­ras que ha dicho, los crí­me­nes come­ti­dos, has­ta las bom­bas que orde­nó colo­car en sitios turís­ti­cos de Cuba en 1997, don­de una de ellas mató al joven turis­ta ita­liano Fabio Di Cel­mo son cosas del pasa­do. Deli­tos impu­nes, que aho­ra el terro­ris­ta afir­ma son sólo par­te de los recuer­dos supe­ra­dos en su vida.
¿Qué opi­na­rán las fami­lias de sus víc­ti­mas vene­zo­la­nas, de las de cuba­nos y cuba­nas, que murie­ron en el horren­do cri­men del avión civil cubano?
¿Qué pen­sa­rán los mer­ce­na­rios cen­tro­ame­ri­ca­nos reclu­ta­dos por Posa­da Carri­les para colo­car bom­bas y hoy cum­plen pri­sión por sus actos de terror? ¿Crea­rán en la pre­ten­sión del cri­mi­nal, en el anun­cia­do y dudo­so cam­bio?
La poca creí­ble con­tri­ción del cri­mi­nal sobre su aban­dono de la lucha vio­len­ta con­tras­ta con su lar­ga hoja de vida y con sus ame­na­zas expre­sa­das, con toda cla­ri­dad, en la entre­vis­ta tele­vi­sa­da en 1998, cuan­do sen­ten­ció: “La úni­ca opción que tene­mos los cuba­nos es com­ba­tir al régi­men, un régi­men vio­len­to, con la vio­len­cia”, dijo con total con­vic­ción el agen­te de la CIA y vete­rano terro­ris­ta a la perio­dis­ta nor­te­ame­ri­ca­na María Elvi­ra Sala­zar.
Aho­ra, cuan­do se le pre­gun­tó espe­cí­fi­ca­men­te si sus refe­ren­cias recien­tes a la “lucha pací­fi­ca” cons­ti­tuían un recha­zo de su par­te a la vio­len­cia con­tra el gobierno cubano, Posa­da res­pon­dió: “Sí”. “La lucha arma­da está des­car­ta­da”.
Sus segui­do­res y admi­ra­do­res, que lo vito­rea­ron a su lle­ga­da a Mia­mi blan­dien­do los tam­bo­res de la gue­rra, han que­da­do cons­ter­na­dos y pocos creen en su actua­li­za­do pro­ce­der.
Es lógi­co, el vege­ta­ria­nis­mo repen­tino de este inve­te­ra­do depre­da­dor, no es más que un ardid orien­ta­do por sus abo­ga­dos para dar una nue­va ima­gen al terro­ris­ta y así evi­tar que pros­pe­re el pro­ce­so de extra­di­ción que legí­ti­ma­men­te exi­ge Vene­zue­la des­de hace años o cual­quier inten­to de abrir nue­vos pro­ce­sos judi­cia­les en Esta­dos Uni­dos para juz­gar­lo por terro­ris­mo.
Lla­ma la aten­ción que duran­te el jui­cio de Posa­da en El Paso, nin­guno de sus abo­ga­dos hayan leí­do algu­na decla­ra­ción de su clien­te en rela­ción a sus con­ven­ci­dos cam­bios. ¿Por qué, al ser absuel­to, éste afir­ma que ha deci­di­do recha­zar la vio­len­cia como for­ma de vida?
Ni antes la Fun­da­ción, ni Fran­cis­co José Her­nán­dez Cal­vo, ni aho­ra Posa­da Carri­les, podrán con­ven­cer de haber aban­do­na­do su pasa­do y prác­ti­ca cri­mi­nal, la saga de sus actos los sig­nan.

En Mia­mi, meca del terro­ris­mo anti­cu­bano, hace años que algu­nos de sus miem­bros tra­tan de per­sua­dir y con­ven­cer de una apa­ren­te trans­for­ma­ción de sus méto­dos vio­len­tos para tra­tar de des­truir a la Revo­lu­ción cuba­na. Aho­ra lo inten­ta­rán con otros.
Ejem­plos noto­rios han sido los de la lla­ma­da Fun­da­ción Nacio­nal Cubano Ame­ri­ca­na, FNCA, que has­ta el can­san­cio ha pro­cla­ma­do, que ya no son los mis­mos, que des­pués de refle­xio­nes inter­nas han lle­ga­do a la con­clu­sión de que han esta­do equi­vo­ca­dos y pro­me­ten enmen­dar­se. Den­tro de esta se des­ta­ca el ejem­plo de su pre­si­den­te Fran­cis­co José Her­nán­dez Cal­vo, quien abju­ra de toda su vida como enemi­go de la Revo­lu­ción y dice ser, a sus 75 años, un reno­va­do y autén­ti­co hom­bre con voca­ción de paz, preo­cu­pa­do por el futu­ro de la Patria, que el ha inten­ta­do des­truir duran­te varias déca­das.
Aho­ra el tibu­rón mayor Luis Posa­da Carri­les, pro­cla­mó pocos días des­pués de haber sido decla­ra­do “no cul­pa­ble” por un jura­do en la cor­te de El Paso, Texas, que “aho­ra apo­ya una tran­si­ción pací­fi­ca en la Isla.” Dice haber deja­do atrás medio siglo de accio­nar terro­ris­ta, de tor­tu­ra­dor, de ase­sino y afir­ma que ha dicho adiós a las armas. Dice ser un per­sua­di­do vege­ta­riano, y has­ta ha ase­gu­ra­do: “La lucha arma­da no tie­ne sen­ti­do” y los tiem­pos han cam­bia­do, como todo”.

Según Posa­da Carri­les, toda vio­len­cia ha que­da­do atrás en su vida. Las men­ti­ras que ha dicho, los crí­me­nes come­ti­dos, has­ta las bom­bas que orde­nó colo­car en sitios turís­ti­cos de Cuba en 1997, don­de una de ellas mató al joven turis­ta ita­liano Fabio Di Cel­mo son cosas del pasa­do. Deli­tos impu­nes, que aho­ra el terro­ris­ta afir­ma son sólo par­te de los recuer­dos supe­ra­dos en su vida.
¿Qué opi­na­rán las fami­lias de sus víc­ti­mas vene­zo­la­nas, de las de cuba­nos y cuba­nas, que murie­ron en el horren­do cri­men del avión civil cubano?
¿Qué pen­sa­rán los mer­ce­na­rios cen­tro­ame­ri­ca­nos reclu­ta­dos por Posa­da Carri­les para colo­car bom­bas y hoy cum­plen pri­sión por sus actos de terror? ¿Crea­rán en la pre­ten­sión del cri­mi­nal, en el anun­cia­do y dudo­so cam­bio?
La poca creí­ble con­tri­ción del cri­mi­nal sobre su aban­dono de la lucha vio­len­ta con­tras­ta con su lar­ga hoja de vida y con sus ame­na­zas expre­sa­das, con toda cla­ri­dad, en la entre­vis­ta tele­vi­sa­da en 1998, cuan­do sen­ten­ció: “La úni­ca opción que tene­mos los cuba­nos es com­ba­tir al régi­men, un régi­men vio­len­to, con la vio­len­cia”, dijo con total con­vic­ción el agen­te de la CIA y vete­rano terro­ris­ta a la perio­dis­ta nor­te­ame­ri­ca­na María Elvi­ra Sala­zar.
Aho­ra, cuan­do se le pre­gun­tó espe­cí­fi­ca­men­te si sus refe­ren­cias recien­tes a la “lucha pací­fi­ca” cons­ti­tuían un recha­zo de su par­te a la vio­len­cia con­tra el gobierno cubano, Posa­da res­pon­dió: “Sí”. “La lucha arma­da está des­car­ta­da”.
Sus segui­do­res y admi­ra­do­res, que lo vito­rea­ron a su lle­ga­da a Mia­mi blan­dien­do los tam­bo­res de la gue­rra, han que­da­do cons­ter­na­dos y pocos creen en su actua­li­za­do pro­ce­der.
Es lógi­co, el vege­ta­ria­nis­mo repen­tino de este inve­te­ra­do depre­da­dor, no es más que un ardid orien­ta­do por sus abo­ga­dos para dar una nue­va ima­gen al terro­ris­ta y así evi­tar que pros­pe­re el pro­ce­so de extra­di­ción que legí­ti­ma­men­te exi­ge Vene­zue­la des­de hace años o cual­quier inten­to de abrir nue­vos pro­ce­sos judi­cia­les en Esta­dos Uni­dos para juz­gar­lo por terro­ris­mo.
Lla­ma la aten­ción que duran­te el jui­cio de Posa­da en El Paso, nin­guno de sus abo­ga­dos hayan leí­do algu­na decla­ra­ción de su clien­te en rela­ción a sus con­ven­ci­dos cam­bios. ¿Por qué, al ser absuel­to, éste afir­ma que ha deci­di­do recha­zar la vio­len­cia como for­ma de vida?
Ni antes la Fun­da­ción, ni Fran­cis­co José Her­nán­dez Cal­vo, ni aho­ra Posa­da Carri­les, podrán con­ven­cer de haber aban­do­na­do su pasa­do y prác­ti­ca cri­mi­nal, la saga de sus actos los sig­nan.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *