Demen­cia nuclear – Van­da­na Shi­va

Fukushi­ma ha plan­tea­do, una vez más, las pre­gun­tas eter­nas sobre la fali­bi­li­dad huma­na y la fla­que­za huma­na, sobre el ego­tis­mo humano y la arro­gan­cia huma­na cuan­do el ser humano se ima­gi­na que pue­de con­tro­lar la natu­ra­le­za. Los terre­mo­tos, el tsu­na­mi, la fusión nuclear acci­den­tal en la plan­ta de ener­gía nuclear de Japón son recuer­dos de su poder que nos da la natu­ra­le­za.

La revo­lu­ción cien­tí­fi­ca e indus­trial se basa­ba en la idea de que la natu­ra­le­za está muer­ta, y que la tie­rra es mate­ria iner­te. La tra­ge­dia en Japón es una lla­ma­da de adver­ten­cia de Madre Natu­ra – una alar­ma para decir­nos que está viva y es pode­ro­sa, y que los seres huma­nos son impo­ten­tes a su paso. Los puer­tos, aldeas y ciu­da­des arrui­na­dos, los bar­cos, avio­nes y coches barri­dos por las furio­sas olas como si fue­ran peque­ños jugue­tes son noti­fi­ca­cio­nes de que debe­mos corre­gir la supo­si­ción de que el hom­bre pue­da domi­nar la natu­ra­le­za – con tec­no­lo­gía, ins­tru­men­tos e infra­es­truc­tu­ra indus­trial.

El desas­tre de Fukushi­ma nos invi­ta a recon­si­de­rar la rela­ción huma­na-natu­ra­le­za. Tam­bién plan­tea pre­gun­tas sobre el así lla­ma­do “rena­ci­mien­to nuclear” como res­pues­ta a la cri­sis del cli­ma y la ener­gía. El pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­ción de Ener­gía y del Medio Ambien­te, Arjun Makhi­ja­ni, hablan­do en la Con­fe­ren­cia de Ley Medioam­bien­tal de Inte­rés Públi­co, dijo que el “rena­ci­mien­to nuclear” nece­si­ta­ría 300 reac­to­res cada sema­na y dos-tres plan­tas de enri­que­ci­mien­to de ura­nio por año. El com­bus­ti­ble gas­ta­do con­ten­dría 90.000 bom­bas de plu­to­nio por año si fue­ra sepa­ra­do. El agua reque­ri­da sería entre 10 y 20 millo­nes de litros por día.

Des­pués del desas­tre de Fukushi­ma, Chi­na, Ale­ma­nia, Sui­za, Israel, Mala­sia, Tai­lan­dia y las Fili­pi­nas están recon­si­de­ran­do sus pro­gra­mas de ener­gía nuclear. Como seña­la Ale­xan­der Gla­ser, pro­fe­sor adjun­to en el depar­ta­men­to de inge­nie­ría mecá­ni­ca y aero­es­pa­cial en la Uni­ver­si­dad Prin­ce­ton: “Toma­rá tiem­po para com­pren­der todo el impac­to de la inima­gi­na­ble tra­ge­dia huma­na que se desa­rro­lla des­pués del terre­mo­to y el tsu­na­mi en Japón, pero ya es evi­den­te que la pro­pues­ta de un rena­ci­mien­to nuclear glo­bal ter­mi­nó ese día”.

En toda India, aumen­tan los movi­mien­tos con­tra anti­guas y nue­vas plan­tas de ener­gía nuclear. Se han pro­pues­to plan­tas de ener­gía nuclear en Hari­pur (Ben­ga­la Occi­den­tal), Mithi Vir­di (Guja­rat), Mad­ban (Maha­rash­tra), Pit­ti Sona­pur (Oris­sa), Chut­ka (Madh­ya Pra­desh) y Kava­da (Andh­ra Pra­desh).

La plan­ta nuclear de Jai­ta­pur de 9.900 MW, que con­sis­te de seis reac­to­res nuclea­res, en la aldea Mad­ban, dis­tri­to Rat­na­gi­ri, Maha­rash­tra, será la mayor plan­ta de ener­gía nuclear del mun­do si es cons­trui­da. La fir­ma de inge­nie­ría nuclear Are­va de pro­pie­dad del Esta­do fran­cés y el ope­ra­dor esta­tal indio Nuclear Power Cor­po­ra­tion of India fir­ma­ron un con­tra­to por 22.000 millo­nes de dóla­res en diciem­bre de 2010 en pre­sen­cia de Nico­las Sar­kozy, pre­si­den­te de Fran­cia, y de Man­mohan Singh, pri­mer minis­tro indio, para cons­truir seis reac­to­res nuclea­res.

A la luz del espe­ra­do aumen­to en pedi­dos des­pués del acuer­do Fran­cia-India, Are­va comen­zó a con­tra­tar 1.000 per­so­nas al mes.

Jai­ta­pur es un área pro­pen­sa a sufrir tem­blo­res y terre­mo­tos. Sin embar­go, no hay nin­gún plan para la dis­po­si­ción de 300 tone­la­das de dese­chos nuclea­res que serán gene­ra­das por la plan­ta cada año. La plan­ta nece­si­ta­rá unas 968 hec­tá­reas de fér­til tie­rra agrí­co­la, que según el gobierno es “esté­ril”, que inclu­yen cin­co aldeas.

Jai­ta­pur es una de nume­ro­sas plan­tas de ener­gía nuclear pro­pues­tas sobre una estre­cha fran­ja de fér­til tie­rra cos­te­ra de los dis­tri­tos Rai­gad, Rat­na­gi­ri y Sindhu­durg – se cal­cu­la que la gene­ra­ción total de ener­gía será de 33.000 MW. Es la región que el gobierno de India que­ría que fue­ra decla­ra­da sitio del patri­mo­nio mun­dial bajo el pro­gra­ma de El Hom­bre y la Bios­fe­ra de la UNESCO. Aldea­nos de la región Kon­kan han esta­do pro­tes­tan­do con­tra la plan­ta nuclear. Han for­ma­do Kon­kan Bachao Sami­ti y Janahit Seva Sami­ti y se han nega­do a acep­tar che­ques por la adqui­si­ción for­zo­sa de tie­rras. Diez gram pan­cha­yats [gobier­nos loca­les] han renun­cia­do para pro­tes­tar con­tra la vio­la­ción de la 73ª Enmien­da.

Jai­ta­pur ha sido colo­ca­da bajo órde­nes prohi­bi­ti­vas y no se per­mi­te que se reúnan más de cin­co per­so­nas. El 18 de abril de 2011, poli­cías dis­pa­ra­ron a mani­fes­tan­tes con­tra el pro­pues­to Par­que de Ener­gía Nuclear en Jai­ta­pur. Uno murió y ocho fue­ron gra­ve­men­te heri­dos. La plan­ta nuclear de 2.800 MW pla­ni­fi­ca­da en Fateh­bad, Har­ya­na, invo­lu­cra la adqui­si­ción de 608 hec­tá­reas de tie­rra fér­til de cul­ti­vo. Ochen­ta aldeas están pro­tes­tan­do: dos agri­cul­to­res han muer­to duran­te mani­fes­ta­cio­nes.

Se pla­nea una plan­ta de ener­gía nuclear en Chut­kah, Madh­ya Pra­desh, don­de 162 aldeas fue­ron des­pla­za­das ante­rior­men­te por la repre­sa Bar­gi. Cua­ren­ta y cua­tro aldeas se resis­ten a la plan­ta de ener­gía nuclear. El doc­tor Suren­der Gada­kar, físi­co y acti­vis­ta anti­nu­clear, des­cri­be la ener­gía nuclear como una tec­no­lo­gía para her­vir agua que pro­du­ce gran­des can­ti­da­des de vene­nos que tie­nen que ser ais­la­dos del entorno duran­te mucho tiem­po. El plu­to­nio, pro­du­ci­do como dese­cho nuclear, tie­ne una media vida de 240.000 años, mien­tras la vida pro­me­dio de los reac­to­res nuclea­res es de 21 años. Has­ta aho­ra no exis­te un sis­te­ma segu­ro pro­ba­do para la eli­mi­na­ción de dese­chos nuclea­res. El com­bus­ti­ble nuclear gas­ta­do tie­ne que ser cons­tan­te­men­te enfria­do, y cuan­do los sis­te­mas de enfria­mien­to fallan, nos vemos ante un desas­tre nuclear. Es lo que ocu­rrió en el reac­tor nuclear 4 en Fukushi­ma.

La con­cen­tra­ción en com­bus­ti­bles fósi­les, emi­sio­nes de CO2 y el cam­bio cli­má­ti­co per­mi­tió que repen­ti­na­men­te se pre­sen­ta­ra a la ener­gía nuclear como “lim­pia” y “segu­ra”. Pero como tec­no­lo­gía, la ener­gía nuclear con­su­me más ener­gía de la que gene­ra si se con­si­de­ra la ener­gía nece­sa­ria para enfriar com­bus­ti­ble gas­ta­do duran­te miles de años. En India, los cos­tes de la ener­gía nuclear se hacen aún mayo­res por­que las plan­tas de ener­gía nuclear tie­nen que apo­de­rar­se de tie­rras y des­pla­zar gen­te. La plan­ta nuclear Naro­ra en Uttar Pra­desh, que está a solo 125 kiló­me­tros de Delhi, des­pla­zó cin­co aldeas. En 1993, hubo un gran incen­dio y casi una fusión nuclear en Naro­ra.

El mayor cos­te de la ener­gía nuclear en India es la des­truc­ción de la demo­cra­cia y de los dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les. La ener­gía nuclear tie­ne que debi­li­tar la demo­cra­cia. Lo vimos duran­te el pro­ce­so de la fir­ma del Acuer­do Nuclear EE.UU.-India. Lo vimos en el escán­da­lo de “dine­ro por votos” duran­te la moción de cen­su­ra en el Par­la­men­to. Y lo vemos cada vez que se pla­ni­fi­ca una nue­va plan­ta nuclear. La físi­ca Sowm­ya Dut­ta nos recuer­da que el mun­do tie­ne poten­cial para 17 tera­va­tios de ener­gía nuclear, 700 tera­va­tios de ener­gía eóli­ca y 86.000 tera­va­tios de ener­gía solar. Las alter­na­ti­vas a la ener­gía nuclear son mil veces más abun­dan­tes y millo­nes de veces menos peli­gro­sas. Ejer­cer pre­sión a favor de plan­tas nuclea­res des­pués de Fukushi­ma es pura demen­cia.

Glo­bal Research. Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *