Demen­cia nuclear – Van­da­na Shiva

Fukushi­ma ha plan­tea­do, una vez más, las pre­gun­tas eter­nas sobre la fali­bi­li­dad huma­na y la fla­que­za huma­na, sobre el ego­tis­mo humano y la arro­gan­cia huma­na cuan­do el ser humano se ima­gi­na que pue­de con­tro­lar la natu­ra­le­za. Los terre­mo­tos, el tsu­na­mi, la fusión nuclear acci­den­tal en la plan­ta de ener­gía nuclear de Japón son recuer­dos de su poder que nos da la naturaleza.

La revo­lu­ción cien­tí­fi­ca e indus­trial se basa­ba en la idea de que la natu­ra­le­za está muer­ta, y que la tie­rra es mate­ria iner­te. La tra­ge­dia en Japón es una lla­ma­da de adver­ten­cia de Madre Natu­ra – una alar­ma para decir­nos que está viva y es pode­ro­sa, y que los seres huma­nos son impo­ten­tes a su paso. Los puer­tos, aldeas y ciu­da­des arrui­na­dos, los bar­cos, avio­nes y coches barri­dos por las furio­sas olas como si fue­ran peque­ños jugue­tes son noti­fi­ca­cio­nes de que debe­mos corre­gir la supo­si­ción de que el hom­bre pue­da domi­nar la natu­ra­le­za – con tec­no­lo­gía, ins­tru­men­tos e infra­es­truc­tu­ra industrial.

El desas­tre de Fukushi­ma nos invi­ta a recon­si­de­rar la rela­ción huma­na-natu­ra­le­za. Tam­bién plan­tea pre­gun­tas sobre el así lla­ma­do “rena­ci­mien­to nuclear” como res­pues­ta a la cri­sis del cli­ma y la ener­gía. El pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­ción de Ener­gía y del Medio Ambien­te, Arjun Makhi­ja­ni, hablan­do en la Con­fe­ren­cia de Ley Medioam­bien­tal de Inte­rés Públi­co, dijo que el “rena­ci­mien­to nuclear” nece­si­ta­ría 300 reac­to­res cada sema­na y dos-tres plan­tas de enri­que­ci­mien­to de ura­nio por año. El com­bus­ti­ble gas­ta­do con­ten­dría 90.000 bom­bas de plu­to­nio por año si fue­ra sepa­ra­do. El agua reque­ri­da sería entre 10 y 20 millo­nes de litros por día.

Des­pués del desas­tre de Fukushi­ma, Chi­na, Ale­ma­nia, Sui­za, Israel, Mala­sia, Tai­lan­dia y las Fili­pi­nas están recon­si­de­ran­do sus pro­gra­mas de ener­gía nuclear. Como seña­la Ale­xan­der Gla­ser, pro­fe­sor adjun­to en el depar­ta­men­to de inge­nie­ría mecá­ni­ca y aero­es­pa­cial en la Uni­ver­si­dad Prin­ce­ton: “Toma­rá tiem­po para com­pren­der todo el impac­to de la inima­gi­na­ble tra­ge­dia huma­na que se desa­rro­lla des­pués del terre­mo­to y el tsu­na­mi en Japón, pero ya es evi­den­te que la pro­pues­ta de un rena­ci­mien­to nuclear glo­bal ter­mi­nó ese día”.

En toda India, aumen­tan los movi­mien­tos con­tra anti­guas y nue­vas plan­tas de ener­gía nuclear. Se han pro­pues­to plan­tas de ener­gía nuclear en Hari­pur (Ben­ga­la Occi­den­tal), Mithi Vir­di (Guja­rat), Mad­ban (Maha­rash­tra), Pit­ti Sona­pur (Oris­sa), Chut­ka (Madh­ya Pra­desh) y Kava­da (Andh­ra Pradesh).

La plan­ta nuclear de Jai­ta­pur de 9.900 MW, que con­sis­te de seis reac­to­res nuclea­res, en la aldea Mad­ban, dis­tri­to Rat­na­gi­ri, Maha­rash­tra, será la mayor plan­ta de ener­gía nuclear del mun­do si es cons­trui­da. La fir­ma de inge­nie­ría nuclear Are­va de pro­pie­dad del Esta­do fran­cés y el ope­ra­dor esta­tal indio Nuclear Power Cor­po­ra­tion of India fir­ma­ron un con­tra­to por 22.000 millo­nes de dóla­res en diciem­bre de 2010 en pre­sen­cia de Nico­las Sar­kozy, pre­si­den­te de Fran­cia, y de Man­mohan Singh, pri­mer minis­tro indio, para cons­truir seis reac­to­res nucleares.

A la luz del espe­ra­do aumen­to en pedi­dos des­pués del acuer­do Fran­cia-India, Are­va comen­zó a con­tra­tar 1.000 per­so­nas al mes.

Jai­ta­pur es un área pro­pen­sa a sufrir tem­blo­res y terre­mo­tos. Sin embar­go, no hay nin­gún plan para la dis­po­si­ción de 300 tone­la­das de dese­chos nuclea­res que serán gene­ra­das por la plan­ta cada año. La plan­ta nece­si­ta­rá unas 968 hec­tá­reas de fér­til tie­rra agrí­co­la, que según el gobierno es “esté­ril”, que inclu­yen cin­co aldeas.

Jai­ta­pur es una de nume­ro­sas plan­tas de ener­gía nuclear pro­pues­tas sobre una estre­cha fran­ja de fér­til tie­rra cos­te­ra de los dis­tri­tos Rai­gad, Rat­na­gi­ri y Sindhu­durg – se cal­cu­la que la gene­ra­ción total de ener­gía será de 33.000 MW. Es la región que el gobierno de India que­ría que fue­ra decla­ra­da sitio del patri­mo­nio mun­dial bajo el pro­gra­ma de El Hom­bre y la Bios­fe­ra de la UNESCO. Aldea­nos de la región Kon­kan han esta­do pro­tes­tan­do con­tra la plan­ta nuclear. Han for­ma­do Kon­kan Bachao Sami­ti y Janahit Seva Sami­ti y se han nega­do a acep­tar che­ques por la adqui­si­ción for­zo­sa de tie­rras. Diez gram pan­cha­yats [gobier­nos loca­les] han renun­cia­do para pro­tes­tar con­tra la vio­la­ción de la 73ª Enmienda.

Jai­ta­pur ha sido colo­ca­da bajo órde­nes prohi­bi­ti­vas y no se per­mi­te que se reúnan más de cin­co per­so­nas. El 18 de abril de 2011, poli­cías dis­pa­ra­ron a mani­fes­tan­tes con­tra el pro­pues­to Par­que de Ener­gía Nuclear en Jai­ta­pur. Uno murió y ocho fue­ron gra­ve­men­te heri­dos. La plan­ta nuclear de 2.800 MW pla­ni­fi­ca­da en Fateh­bad, Har­ya­na, invo­lu­cra la adqui­si­ción de 608 hec­tá­reas de tie­rra fér­til de cul­ti­vo. Ochen­ta aldeas están pro­tes­tan­do: dos agri­cul­to­res han muer­to duran­te manifestaciones.

Se pla­nea una plan­ta de ener­gía nuclear en Chut­kah, Madh­ya Pra­desh, don­de 162 aldeas fue­ron des­pla­za­das ante­rior­men­te por la repre­sa Bar­gi. Cua­ren­ta y cua­tro aldeas se resis­ten a la plan­ta de ener­gía nuclear. El doc­tor Suren­der Gada­kar, físi­co y acti­vis­ta anti­nu­clear, des­cri­be la ener­gía nuclear como una tec­no­lo­gía para her­vir agua que pro­du­ce gran­des can­ti­da­des de vene­nos que tie­nen que ser ais­la­dos del entorno duran­te mucho tiem­po. El plu­to­nio, pro­du­ci­do como dese­cho nuclear, tie­ne una media vida de 240.000 años, mien­tras la vida pro­me­dio de los reac­to­res nuclea­res es de 21 años. Has­ta aho­ra no exis­te un sis­te­ma segu­ro pro­ba­do para la eli­mi­na­ción de dese­chos nuclea­res. El com­bus­ti­ble nuclear gas­ta­do tie­ne que ser cons­tan­te­men­te enfria­do, y cuan­do los sis­te­mas de enfria­mien­to fallan, nos vemos ante un desas­tre nuclear. Es lo que ocu­rrió en el reac­tor nuclear 4 en Fukushima.

La con­cen­tra­ción en com­bus­ti­bles fósi­les, emi­sio­nes de CO2 y el cam­bio cli­má­ti­co per­mi­tió que repen­ti­na­men­te se pre­sen­ta­ra a la ener­gía nuclear como “lim­pia” y “segu­ra”. Pero como tec­no­lo­gía, la ener­gía nuclear con­su­me más ener­gía de la que gene­ra si se con­si­de­ra la ener­gía nece­sa­ria para enfriar com­bus­ti­ble gas­ta­do duran­te miles de años. En India, los cos­tes de la ener­gía nuclear se hacen aún mayo­res por­que las plan­tas de ener­gía nuclear tie­nen que apo­de­rar­se de tie­rras y des­pla­zar gen­te. La plan­ta nuclear Naro­ra en Uttar Pra­desh, que está a solo 125 kiló­me­tros de Delhi, des­pla­zó cin­co aldeas. En 1993, hubo un gran incen­dio y casi una fusión nuclear en Narora.

El mayor cos­te de la ener­gía nuclear en India es la des­truc­ción de la demo­cra­cia y de los dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les. La ener­gía nuclear tie­ne que debi­li­tar la demo­cra­cia. Lo vimos duran­te el pro­ce­so de la fir­ma del Acuer­do Nuclear EE.UU.-India. Lo vimos en el escán­da­lo de “dine­ro por votos” duran­te la moción de cen­su­ra en el Par­la­men­to. Y lo vemos cada vez que se pla­ni­fi­ca una nue­va plan­ta nuclear. La físi­ca Sowm­ya Dut­ta nos recuer­da que el mun­do tie­ne poten­cial para 17 tera­va­tios de ener­gía nuclear, 700 tera­va­tios de ener­gía eóli­ca y 86.000 tera­va­tios de ener­gía solar. Las alter­na­ti­vas a la ener­gía nuclear son mil veces más abun­dan­tes y millo­nes de veces menos peli­gro­sas. Ejer­cer pre­sión a favor de plan­tas nuclea­res des­pués de Fukushi­ma es pura demencia.

Glo­bal Research. Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.