Caso Man­ning podría “cri­mi­na­li­zar” perio­dis­mo inves­ti­ga­ti­vo en EEUU, afir­ma Assan­ge – Cubadebate

El fun­da­dor de Wiki­leaks, Julian Assan­ge, aler­tó hoy del peli­gro de “cri­mi­na­li­zar” el perio­dis­mo inves­ti­ga­ti­vo que supo­ne el enjui­cia­mien­to de Brad­ley Man­ning, quien pre­sun­ta­men­te entre­gó a la orga­ni­za­ción cien­tos de miles de docu­men­tos cla­si­fi­ca­dos y de cuya deten­ción se cum­ple maña­na un año.

Según expli­có en tele­con­fe­ren­cia de pren­sa, el pro­ble­ma es que el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia esta­dou­ni­den­se está con­si­de­ran­do juz­gar a Man­ning bajo el Acta de Espio­na­je de 1917, apro­ba­da “en tiem­pos de una gue­rra real”, sub­ra­yó, para “per­se­guir aho­ra a la pre­sun­ta fuen­te de perio­dis­tas” y al pro­pio Wiki­leaks y sus seguidores.

“El peli­gro para los perio­dis­tas y la pren­sa es que si la nue­va inter­pre­ta­ción del Acta de Espio­na­je de (el fis­cal gene­ral, Eric) Hol­der pre­va­le­ce, cri­mi­na­li­za­rá todo el perio­dis­mo inves­ti­ga­ti­vo”, advirtió.

Esta pos­tu­ra “crea­rá una situa­ción en que las dis­cu­sio­nes entre la fuen­te y el perio­dis­ta pue­dan ser inter­pre­ta­das como una cons­pi­ra­ción para come­ter un cri­men”, insis­tió y recor­dó que bue­na par­te de las infor­ma­cio­nes que mane­jan los dia­rios que más exclu­si­vas publi­can, como “The New York Times”, se basan pre­ci­sa­men­te en la con­fi­den­cia­li­dad de sus fuentes.

“Esto es algo que todos los perio­dis­tas tie­nen el deber de com­ba­tir, por­que siem­pre el sec­tor de la segu­ri­dad nacio­nal es el que requie­re el mayor escru­ti­nio”, sos­tu­vo Assange.

Pese al arres­to del sol­da­do Man­ning, el fun­da­dor de Wiki­leaks ase­gu­ró hoy por otra par­te que este caso no ha ame­dren­ta­do a otros posi­bles infor­ma­do­res de la red, sino que en todo caso ha teni­do el efec­to con­tra­rio, pro­vo­can­do un “dra­má­ti­co incre­men­to” de fuentes.

“El gobierno (esta­dou­ni­den­se) ha tra­ta­do de ate­rro­ri­zar a los infor­man­tes para que no reve­len infor­ma­ción impor­tan­te para la opi­nión públi­ca”, ase­ve­ró Assan­ge, que cali­fi­có la per­se­cu­ción de Man­ning como una “caza de brujas”.

“Sin embar­go, el valor es con­ta­gio­so y hemos vis­to un dra­má­ti­co incre­men­to en el núme­ro de fuen­tes dis­pues­tas a dar un paso ade­lan­te”, ase­gu­ró sin reve­lar sin embar­go qué tipo de infor­ma­cio­nes ha adqui­ri­do Wiki­leaks recientemente.

Assan­ge afir­mó que con las reve­la­cio­nes de Wiki­leaks, que saca­ron a la luz tan­to una con­tro­ver­ti­da acción mili­tar en Irak que cau­só la muer­te de dos perio­dis­tas de una agen­cia inter­na­cio­nal como la publi­ca­ción de dece­nas de miles de comu­ni­ca­cio­nes cla­si­fi­ca­das del Depar­ta­men­to de Esta­do, 2010 se con­vir­tió en “el año más impor­tan­te para el perio­dis­mo des­de la Segun­da Gue­rra Mundial”.

El sol­da­do Brad­ley Man­ning, quien ana­li­za­ba infor­ma­cio­nes con­fi­den­cia­les para el Ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en Irak, fue dete­ni­do el 26 de mayo de 2010. Aun­que toda­vía no pesa una acu­sa­ción for­mal con­tra él, se le atri­bu­ye la fil­tra­ción del video cono­ci­do como “colla­te­ral mur­der”, así como los pape­les de Afga­nis­tán e Irak y los cables diplo­má­ti­cos que Wiki­leaks dis­tri­bu­yó a varios medios el año pasado.

Tras per­ma­ne­cer casi un año rete­ni­do en duras con­di­cio­nes de ais­la­mien­to en una base mili­tar de Quan­ti­co, Vir­gi­nia, Man­ning fue tras­la­da­do el mes pasa­do a una pri­sión mili­tar en Fort Lea­ven­worth, Kan­sas, don­de goza de mejo­res con­di­cio­nes a la espe­ra de su juicio.

Así lo con­fir­mó hoy Kevin Zee­se, abo­ga­do y miem­bro de la red de apo­yo al dete­ni­do, quien indi­có que Man­ning com­par­te aho­ra una cel­da con otros tres pre­sos en un área común, se le per­mi­ten tres horas de ejer­ci­cio dia­rios y otra hora en el exte­rior y pue­de tomar sus comi­das jun­to con los demás internos.

Aun­que toda­vía no se han fija­do las fechas del jui­cio para Man­ning, Zee­se aven­tu­ró que a media­dos del verano boreal podrían comen­zar las audien­cias pre­vias, que c ons­ti­tui­rán, dijo, “la pri­me­ra opor­tu­ni­dad de ver las prue­bas que el Ejér­ci­to ase­gu­ra tener”.

El jui­cio en sí podría cele­brar­se entra­do ya el invierno o inclu­so en diciem­bre, agre­gó Zee­se, quien esti­mó los cos­tes de la defen­sa de Man­ning en 170.000 dóla­res, aun­que ase­gu­ró que el fon­do que se ha crea­do para apo­yar­le ya ha reci­bi­do muchas donaciones.

Zee­se mani­fes­tó hoy su temor de que el gobierno pue­da inten­tar que el jui­cio se cele­bre a puer­tas cerra­das ale­gan­do moti­vos de “segu­ri­dad nacio­nal” y recla­mó que sea “abier­to” debi­do a las sos­pe­chas que en caso con­tra­rio afir­mó podría gene­rar el proceso.

“Recla­ma­mos que todos los pro­ce­di­mien­tos judi­cia­les sean abier­tos a la pren­sa”, dijo.

“Un jui­cio jus­to pare­ce difí­cil de lograr y un jui­cio secre­to no dará con­fian­za”, advirtió.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.