Caso Man­ning podría “cri­mi­na­li­zar” perio­dis­mo inves­ti­ga­ti­vo en EEUU, afir­ma Assan­ge – Cuba­de­ba­te

El fun­da­dor de Wiki­leaks, Julian Assan­ge, aler­tó hoy del peli­gro de “cri­mi­na­li­zar” el perio­dis­mo inves­ti­ga­ti­vo que supo­ne el enjui­cia­mien­to de Brad­ley Man­ning, quien pre­sun­ta­men­te entre­gó a la orga­ni­za­ción cien­tos de miles de docu­men­tos cla­si­fi­ca­dos y de cuya deten­ción se cum­ple maña­na un año.

Según expli­có en tele­con­fe­ren­cia de pren­sa, el pro­ble­ma es que el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia esta­dou­ni­den­se está con­si­de­ran­do juz­gar a Man­ning bajo el Acta de Espio­na­je de 1917, apro­ba­da “en tiem­pos de una gue­rra real”, sub­ra­yó, para “per­se­guir aho­ra a la pre­sun­ta fuen­te de perio­dis­tas” y al pro­pio Wiki­leaks y sus segui­do­res.

“El peli­gro para los perio­dis­tas y la pren­sa es que si la nue­va inter­pre­ta­ción del Acta de Espio­na­je de (el fis­cal gene­ral, Eric) Hol­der pre­va­le­ce, cri­mi­na­li­za­rá todo el perio­dis­mo inves­ti­ga­ti­vo”, advir­tió.

Esta pos­tu­ra “crea­rá una situa­ción en que las dis­cu­sio­nes entre la fuen­te y el perio­dis­ta pue­dan ser inter­pre­ta­das como una cons­pi­ra­ción para come­ter un cri­men”, insis­tió y recor­dó que bue­na par­te de las infor­ma­cio­nes que mane­jan los dia­rios que más exclu­si­vas publi­can, como “The New York Times”, se basan pre­ci­sa­men­te en la con­fi­den­cia­li­dad de sus fuen­tes.

“Esto es algo que todos los perio­dis­tas tie­nen el deber de com­ba­tir, por­que siem­pre el sec­tor de la segu­ri­dad nacio­nal es el que requie­re el mayor escru­ti­nio”, sos­tu­vo Assan­ge.

Pese al arres­to del sol­da­do Man­ning, el fun­da­dor de Wiki­leaks ase­gu­ró hoy por otra par­te que este caso no ha ame­dren­ta­do a otros posi­bles infor­ma­do­res de la red, sino que en todo caso ha teni­do el efec­to con­tra­rio, pro­vo­can­do un “dra­má­ti­co incre­men­to” de fuen­tes.

“El gobierno (esta­dou­ni­den­se) ha tra­ta­do de ate­rro­ri­zar a los infor­man­tes para que no reve­len infor­ma­ción impor­tan­te para la opi­nión públi­ca”, ase­ve­ró Assan­ge, que cali­fi­có la per­se­cu­ción de Man­ning como una “caza de bru­jas”.

“Sin embar­go, el valor es con­ta­gio­so y hemos vis­to un dra­má­ti­co incre­men­to en el núme­ro de fuen­tes dis­pues­tas a dar un paso ade­lan­te”, ase­gu­ró sin reve­lar sin embar­go qué tipo de infor­ma­cio­nes ha adqui­ri­do Wiki­leaks recien­te­men­te.

Assan­ge afir­mó que con las reve­la­cio­nes de Wiki­leaks, que saca­ron a la luz tan­to una con­tro­ver­ti­da acción mili­tar en Irak que cau­só la muer­te de dos perio­dis­tas de una agen­cia inter­na­cio­nal como la publi­ca­ción de dece­nas de miles de comu­ni­ca­cio­nes cla­si­fi­ca­das del Depar­ta­men­to de Esta­do, 2010 se con­vir­tió en “el año más impor­tan­te para el perio­dis­mo des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial”.

El sol­da­do Brad­ley Man­ning, quien ana­li­za­ba infor­ma­cio­nes con­fi­den­cia­les para el Ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en Irak, fue dete­ni­do el 26 de mayo de 2010. Aun­que toda­vía no pesa una acu­sa­ción for­mal con­tra él, se le atri­bu­ye la fil­tra­ción del video cono­ci­do como “colla­te­ral mur­der”, así como los pape­les de Afga­nis­tán e Irak y los cables diplo­má­ti­cos que Wiki­leaks dis­tri­bu­yó a varios medios el año pasa­do.

Tras per­ma­ne­cer casi un año rete­ni­do en duras con­di­cio­nes de ais­la­mien­to en una base mili­tar de Quan­ti­co, Vir­gi­nia, Man­ning fue tras­la­da­do el mes pasa­do a una pri­sión mili­tar en Fort Lea­ven­worth, Kan­sas, don­de goza de mejo­res con­di­cio­nes a la espe­ra de su jui­cio.

Así lo con­fir­mó hoy Kevin Zee­se, abo­ga­do y miem­bro de la red de apo­yo al dete­ni­do, quien indi­có que Man­ning com­par­te aho­ra una cel­da con otros tres pre­sos en un área común, se le per­mi­ten tres horas de ejer­ci­cio dia­rios y otra hora en el exte­rior y pue­de tomar sus comi­das jun­to con los demás inter­nos.

Aun­que toda­vía no se han fija­do las fechas del jui­cio para Man­ning, Zee­se aven­tu­ró que a media­dos del verano boreal podrían comen­zar las audien­cias pre­vias, que c ons­ti­tui­rán, dijo, “la pri­me­ra opor­tu­ni­dad de ver las prue­bas que el Ejér­ci­to ase­gu­ra tener”.

El jui­cio en sí podría cele­brar­se entra­do ya el invierno o inclu­so en diciem­bre, agre­gó Zee­se, quien esti­mó los cos­tes de la defen­sa de Man­ning en 170.000 dóla­res, aun­que ase­gu­ró que el fon­do que se ha crea­do para apo­yar­le ya ha reci­bi­do muchas dona­cio­nes.

Zee­se mani­fes­tó hoy su temor de que el gobierno pue­da inten­tar que el jui­cio se cele­bre a puer­tas cerra­das ale­gan­do moti­vos de “segu­ri­dad nacio­nal” y recla­mó que sea “abier­to” debi­do a las sos­pe­chas que en caso con­tra­rio afir­mó podría gene­rar el pro­ce­so.

“Recla­ma­mos que todos los pro­ce­di­mien­tos judi­cia­les sean abier­tos a la pren­sa”, dijo.

“Un jui­cio jus­to pare­ce difí­cil de lograr y un jui­cio secre­to no dará con­fian­za”, advir­tió.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *