[PDF] El impe­ria­lis­mo con­tem­po­rá­neo- Clau­dio Katz/​La Hai­ne

Esta­dos Uni­dos logró una supre­ma­cía mili­tar iné­di­ta y subor­di­nó a sus riva­les, en lugar de demo­ler­los. La con­fron­ta­ción con la URSS no se equi­pa­ró con los vie­jos cho­ques inter-impe­ria­les, dado el carác­ter no capi­ta­lis­ta del sis­te­ma vigen­te en ese país.

El con­tex­to eco­nó­mi­co que­dó igual­men­te trans­for­ma­do por la nue­va aso­cia­ción inter­na­cio­nal de capi­ta­les, la irrup­ción de com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les, la dis­mi­nu­ción del pro­tec­cio­nis­mo, la recu­pe­ra­ción del pro­ta­go­nis­mo indus­trial y la reorien­ta­ción de la inver­sión exter­na hacia las eco­nó­mi­cas desa­rro­lla­das. La actua­li­za­ción de la teo­ría del impe­ria­lis­mo estu­vo blo­quea­da por una acti­tud ritua­lis­ta hacia el enfo­que clá­si­co, que asig­na­ba vigen­cia per­du­ra­ble a un perio­do espe­cí­fi­co del siglo XX. Esta pos­tu­ra impe­día com­pren­der el nue­vo mar­co de soli­da­ri­dad miliar occi­den­tal y aso­cia­ción mul­ti­na­cio­nal.

Tres inter­pre­ta­cio­nes de los años 70 reabrie­ron la inves­ti­ga­ción, al resal­tar el papel super­im­pe­rial de Esta­dos Uni­dos, el entre­la­za­mien­to ultra-impe­rial de las fir­mas y el carác­ter aco­ta­do de la con­cu­rren­cia inter-impe­ria­lis­ta. Plan­tea­ron acer­ta­da­men­te nue­vos pro­ble­mas, que no logra­ron resol­ver.

La mun­dia­li­za­ción neo­li­be­ral ha intro­du­ci­do una nue­va eta­pa, que uni­ver­sa­li­za el capi­ta­lis­mo. Hay trans­for­ma­cio­nes cua­li­ta­ti­vas en todas las áreas. La ines­ta­bi­li­dad del mode­lo y la inde­fi­ni­ción de la tóni­ca de cre­ci­mien­to, no des­mien­ten el cie­rre del esque­ma de pos­gue­rra. Las carac­te­rís­ti­cas del nue­vo perío­do no se cla­ri­fi­can diri­mien­do la pre­sen­cia o ausen­cia de una onda lar­ga. Se ha con­su­ma­do un giro com­pa­ra­ble al obser­va­do a fin del siglo XIX y a media­dos de la cen­tu­ria pasa­da, que gene­ra nove­do­sos des­equi­li­brios finan­cie­ros, pro­duc­ti­vos y comer­cia­les.

En esta eta­pa se expan­de el radio de acción impe­rial a todo el pla­ne­ta, con mayo­res entre­la­za­mien­tos eco­nó­mi­cos glo­ba­les que afec­tan a los pue­blos y regio­nes des­fa­vo­re­ci­das. El impe­ria­lis­mo neo­li­be­ral acen­túa las dife­ren­cias con la era clá­si­ca y pro­fun­di­za las ten­den­cias de pos­gue­rra.

Leer tex­to com­ple­to [PDF]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *