[PDF] El impe­ria­lis­mo con­tem­po­rá­neo- Clau­dio Katz/​La Haine

Esta­dos Uni­dos logró una supre­ma­cía mili­tar iné­di­ta y subor­di­nó a sus riva­les, en lugar de demo­ler­los. La con­fron­ta­ción con la URSS no se equi­pa­ró con los vie­jos cho­ques inter-impe­ria­les, dado el carác­ter no capi­ta­lis­ta del sis­te­ma vigen­te en ese país.

El con­tex­to eco­nó­mi­co que­dó igual­men­te trans­for­ma­do por la nue­va aso­cia­ción inter­na­cio­nal de capi­ta­les, la irrup­ción de com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les, la dis­mi­nu­ción del pro­tec­cio­nis­mo, la recu­pe­ra­ción del pro­ta­go­nis­mo indus­trial y la reorien­ta­ción de la inver­sión exter­na hacia las eco­nó­mi­cas desa­rro­lla­das. La actua­li­za­ción de la teo­ría del impe­ria­lis­mo estu­vo blo­quea­da por una acti­tud ritua­lis­ta hacia el enfo­que clá­si­co, que asig­na­ba vigen­cia per­du­ra­ble a un perio­do espe­cí­fi­co del siglo XX. Esta pos­tu­ra impe­día com­pren­der el nue­vo mar­co de soli­da­ri­dad miliar occi­den­tal y aso­cia­ción multinacional.

Tres inter­pre­ta­cio­nes de los años 70 reabrie­ron la inves­ti­ga­ción, al resal­tar el papel super­im­pe­rial de Esta­dos Uni­dos, el entre­la­za­mien­to ultra-impe­rial de las fir­mas y el carác­ter aco­ta­do de la con­cu­rren­cia inter-impe­ria­lis­ta. Plan­tea­ron acer­ta­da­men­te nue­vos pro­ble­mas, que no logra­ron resolver.

La mun­dia­li­za­ción neo­li­be­ral ha intro­du­ci­do una nue­va eta­pa, que uni­ver­sa­li­za el capi­ta­lis­mo. Hay trans­for­ma­cio­nes cua­li­ta­ti­vas en todas las áreas. La ines­ta­bi­li­dad del mode­lo y la inde­fi­ni­ción de la tóni­ca de cre­ci­mien­to, no des­mien­ten el cie­rre del esque­ma de pos­gue­rra. Las carac­te­rís­ti­cas del nue­vo perío­do no se cla­ri­fi­can diri­mien­do la pre­sen­cia o ausen­cia de una onda lar­ga. Se ha con­su­ma­do un giro com­pa­ra­ble al obser­va­do a fin del siglo XIX y a media­dos de la cen­tu­ria pasa­da, que gene­ra nove­do­sos des­equi­li­brios finan­cie­ros, pro­duc­ti­vos y comerciales.

En esta eta­pa se expan­de el radio de acción impe­rial a todo el pla­ne­ta, con mayo­res entre­la­za­mien­tos eco­nó­mi­cos glo­ba­les que afec­tan a los pue­blos y regio­nes des­fa­vo­re­ci­das. El impe­ria­lis­mo neo­li­be­ral acen­túa las dife­ren­cias con la era clá­si­ca y pro­fun­di­za las ten­den­cias de posguerra.

Leer tex­to com­ple­to [PDF]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.