La cen­su­ra total- Ricar­do Alar­cón de Que­sa­da

Tex­to leí­do como par­te del dis­cur­so pro­nun­cia­do por Ricar­do Alar­cón duran­te la inau­gu­ra­ción de la XV Reu­nión de las Comi­sio­nes de Salud; de Equi­dad de Géne­ro, Niñez y Juven­tud; y de Asun­tos Eco­nó­mi­cos, Deu­da Social y Desa­rro­llo Regio­nal del PARLATINO. La Haba­na, 26 de mayo de 2011

El 25 de mayo de 2001 el Gobierno de Esta­dos Uni­dos hizo algo que des­cri­bió como “un paso sin pre­ce­den­tes” al pre­sen­tar una “peti­ción de emer­gen­cia” a la Cor­te de Ape­la­cio­nes bus­can­do modi­fi­car las ins­truc­cio­nes que debe­rían guiar al jura­do de Mia­mi al pro­nun­ciar­se sobre la acu­sa­ción que pesa­ba sobre Gerar­do Her­nán­dez Nor­de­lo.

Al hacer­lo reco­no­ció que “Esta­dos Uni­dos pre­sen­ta esta peti­ción total­men­te cons­cien­te de los nume­ro­so obs­tácu­los que debe supe­rar.”

El prin­ci­pal car­go con­tra Gerar­do – “cons­pi­ra­ción para come­ter ase­si­na­to en pri­mer gra­do”- había sido el eje alre­de­dor del cual había gira­do el pro­ce­so segui­do en Mia­mi con­tra los Cin­co anti­te­rro­ris­tas cuba­nos, el jui­cio más pro­lon­ga­do de la his­to­ria nor­te­ame­ri­ca­na y le más silen­cia­do tam­bién.

El gobierno actuó con asom­bro­sa cele­ri­dad. Tras seis días de dis­cu­sio­nes a la 1:00 PM del 25 de mayo la jue­za había ter­mi­na­do sus ins­truc­cio­nes estric­ta­men­te ajus­ta­das al Acta acu­sa­to­ria de la Fis­ca­lía. Esa mis­ma tar­de los fis­ca­les hicie­ron lle­gar a la Cor­te de Atlan­ta su inusual y urgen­te ape­la­ción.

El gobierno reco­no­cía dra­má­ti­ca­men­te su fra­ca­so en demos­trar la falaz acu­sa­ción con estas pala­bras: “A la luz de las prue­bas pre­sen­ta­das en el jui­cio, esto cons­ti­tu­ye un obs­tácu­lo insu­pe­ra­ble para Esta­dos Uni­dos en este caso y pro­ba­ble­men­te resul­ta­rá en el fra­ca­so de la acu­sa­ción en este car­go”.

Fue más allá: “este caso pue­de esta­ble­cer un pre­ce­den­te devas­ta­dor… el per­jui­cio para el gobierno será irre­me­dia­ble y el daño dura­de­ro” y repi­tió “impo­ne una barre­ra insu­pe­ra­ble a esta acu­sa­ción”.

La Cor­te de Ape­la­cio­nes no acep­tó la peti­ción guber­na­men­tal. Pocos días des­pués, el 6 de junio, Gerar­do fue encon­tra­do cul­pa­ble y le fue impues­ta la irra­cio­nal sen­ten­cia de dos cade­nas per­pe­tuas más 15 años por un supues­to cri­men que el pro­pio acu­sa­dor reco­no­ció había fra­ca­sa­do en sos­te­ner.

¿Cómo expli­car lo ocu­rri­do? Ante todo por­que el jui­cio tuvo lugar en Mia­mi, nido de los gru­pos terro­ris­tas que él com­ba­tió heroi­ca­men­te, y don­de había sido con­de­na­do de ante­mano en una cam­pa­ña de odio y calum­nias de la pren­sa local paga­da por el gobierno fede­ral, como se supo des­pués.

Los mis­mos medios que nun­ca infor­ma­ron sobre la “peti­ción urgen­te” del 25 de mayo de 2001. Los mis­mos que siguen impo­nien­do la cen­su­ra total diez años des­pués.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *