Jue­ces tur­cos- JM Espar­za Zaba­le­gi

Tres jue­ces del Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia de Nava­rra, Merino, Rubio y Gal­ves, aca­ban de decla­rar ile­ga­les varios libros de tex­to uti­li­za­dos en la ense­ñan­za en eus­ke­ra por uti­li­zar el tér­mino Eus­kal Herria como espa­cio de la len­gua vas­ca. Aña­den que al hablar de his­to­ria, geo­gra­fía, relie­ve, hidro­gra­fía, eco­no­mía y demo­gra­fía «en un ente hoy inexis­ten­te como es Eus­kal Herria, están dis­tor­sio­nan­do abier­ta­men­te la reali­dad fác­ti­ca y jurí­di­ca». Y rema­tan los toga­dos: «Nava­rra no for­ma par­te de nin­gún ente que se deno­mi­ne Eus­kal Herria».

La reac­ción que en muchos sus­ci­ta seme­jan­te astra­ca­na­da hace que los dedos res­ba­len por el tecla­do bus­can­do adje­ti­vos pon­zo­ño­sos, pero no es cues­tión de aca­bar empa­pe­la­do por unas seño­rías que ya han mos­tra­do sus inten­cio­nes. ¡De bue­na huer­ta son las guin­di­llas como para que no piquen! Por lo tan­to sere­mos cau­tos y sim­ple­men­te dire­mos, copian­do a Pla­tón por si las mos­cas, «que la jus­ti­cia no es otra cosa que con­ve­nien­cia del más fuer­te». Y ésa es la pri­me­ra con­si­de­ra­ción que mere­ce la sen­ten­cia: una con­ve­nien­cia del que man­da, enga­la­na­da de resul­tan­dos y con­si­de­ran­dos por unos fie­les fun­cio­na­rios.

Pero más gra­ve que eso, resal­ta la sen­ten­cia por la igno­ran­cia que des­ti­la, pro­pia de gen­te que ni ha leí­do ni sabe nada sobre Nava­rra. Y lo digo como ate­nuan­te para ellos, por­que peor sería atri­buir su vere­dic­to a razo­nes más pelia­gu­das.

La pri­me­ra igno­ran­cia es la de la pro­pia len­gua. No hace fal­ta ser eus­kal­dun para saber que Eus­kal Herria es la pala­bra que des­de hace siglos uti­li­zan para defi­nir a su terri­to­rio todos los que hablan vas­co. Todos, inclui­dos los de UPN de Baz­tan. No se pue­de hablar en vas­co sin uti­li­zar la expre­sión, refi­rién­do­se a todos los terri­to­rios que abar­ca. El que aho­ra en Nava­rra, por ley, no se pue­da escri­bir lo que se habla, es un absur­do.

El ente Eus­kal Herria, inclu­yen­do a Nava­rra, está docu­men­ta­do has­ta la sacie­dad des­de el siglo XVI. Des­de el Voca­bu­la­rio Nava­rro de Iri­ba­rren has­ta la más anti­gua enci­clo­pe­dia, pue­de decir­se que toda la cla­se inte­lec­tual, artís­ti­ca y polí­ti­ca de Nava­rra lo ha uti­li­za­do como topó­ni­mo mayor de estas pro­vin­cias. A prin­ci­pios del siglo XX, el direc­tor del Dia­rio de Nava­rra lla­ma­ba a la Dipu­tación «la mayor jerar­quía de Eus­ka­le­rria», y déca­das más tar­de, de nue­vo el direc­tor del mis­mo perió­di­co, Olla­rra, insis­tía en que «Eus­ka­le­rria es una reali­dad» (7.II.1982). Si los seño­res magis­tra­dos se hubie­ran moles­ta­do en con­sul­tar el Espa­sa Cal­pe, hubie­ran leí­do que Eus­ka­le­rria «es el nom­bre tra­di­cio­nal y típi­co con el que el vas­co desig­na a su país». País que para la más pres­ti­gio­sa de las enci­clo­pe­dias espa­ño­las «com­pren­de las pro­vin­cias espa­ño­las de Nava­rra, Ála­va, Gui­púz­coa y Viz­ca­ya y los anti­guos paí­ses de Labourd, la Sou­le y la Baja Nava­rra».

¡Por supues­to que en la actua­li­dad Eus­kal Herria no for­ma un ente jurí­di­co! Lo dicen has­ta las actas del PSOE nava­rro de junio de 1981: «La comu­ni­dad étni­ca vas­ca (pue­blo vas­co o Eus­kahe­rria) tie­ne su ori­gen his­tó­ri­co en Nava­rra. Sin embar­go, dicha comu­ni­dad étni­ca no lle­gó a cons­ti­tuir­se en comu­ni­dad polí­ti­ca has­ta la épo­ca de San­cho el Mayor, en la que todos los terri­to­rios de Eus­kalhe­rria estu­vie­ron some­ti­dos, en unión de otros terri­to­rios, a la Coro­na de Nava­rra, alcan­zan­do así una cier­ta uni­dad polí­ti­ca que se rom­pió defi­ni­ti­va­men­te en el año 1200».

Pero por el hecho de que no ten­ga estruc­tu­ras admi­nis­tra­ti­vas comu­nes ¿deja de exis­tir Eus­kal Herria? ¿Qué estu­pi­dez es ésa? ¿Aca­so un emi­gran­te sin pape­les deja de ser una per­so­na? Y siguien­do seme­jan­te des­ba­rre, ¿habría que con­ve­nir con estos jue­ces que Occi­ta­nia es un ente inexis­ten­te por­que no for­ma una comu­ni­dad autó­no­ma? Sin embar­go, Occi­ta­nia apa­re­ce en los libros esco­la­res de Fran­cia y a nin­gún juez se le ha ocu­rri­do prohi­bir­los.

Tam­po­co exis­ti­ría para nues­tros jue­ces la Arau­ca­nía o el Wall­ma­pu mapu­che, aun­que todos en Chi­le saben y estu­dian que está situa­do al sur del río Bío-Bío. Mucho menos exis­ti­ría el Kur­dis­tán, que todo el mun­do reco­no­ce como un pue­blo repar­ti­do en cua­tro esta­dos. Per­dón: todo el mun­do… sal­vo los jue­ces de Tur­quía, que al pare­cer han mama­do de las mis­mas fuen­tes jurí­di­cas e ideo­ló­gi­cas que los del Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia de Nava­rra.

Estos días pasa­dos, una marea huma­na ha pedi­do indig­na­da que se lim­pie el sis­te­ma de polí­ti­cos y de ban­que­ros. Habría que poner tam­bién en la lis­ta a la mayo­ría de los jue­ces, enca­be­za­da por estos tres figu­ras que nos ha toca­do pade­cer.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *