El fas­cis­mo y su arma polí­ti­ca: el ase­si­na­to masi­vo- Iván Oli­ver Ruge­les

Ami­gas, no pode­mos seguir cre­yen­do en pan de piqui­to, el pen­de­jo debe­mos dejar­lo bien lejos. No coma­mos cuen­to, el país cada día es un desas­tre, eso de que su eco­no­mía cre­ció un 4,5% es una gran men­ti­ra para enga­ñar a esa mana­da de bru­tos rojos que siguen a Chá­vez, hay que orga­ni­zar bri­ga­das para una bata­lla que debe lle­var­nos a des­truir a ese malean­te y sinies­tro coro­nel y a todos aque­llos que lo siguen, por­que si no lo hace­mos, el país se hun­de y no pode­mos dejar a nues­tros hijos, bajo nin­gún res­pec­to, sin patria…y bla, bla, bla…”

Pala­bras más, pala­bras menos, eso fue lo que le escu­ché decir a un joven de al menos 35 años, quien sos­te­nía una con­ver­sa­ción “polí­ti­ca” con tres seño­ras mayo­res, mien­tras espe­ra­ban todos ser aten­di­dos, como lo hacía yo en la sec­ción de char­cu­te­ría del super­mer­ca­do Cen­tral Medei­ren­se de Pla­za de Las Amé­ri­cas, el pasa­do sába­do 2105. Me acom­pa­ña­ba mi hija, quien me reco­men­dó no inter­fe­rir en esa con­ver­sa­ción y me pidió que le pusié­ra­mos la mayor aten­ción, pues me decía que es bien bueno que sepa­mos lo que real­men­te le pasa­ría a la inmen­sa mayo­ría de los vene­zo­la­nos que apo­yan a Chá­vez si esa opo­si­ción fas­cis­ta regre­sa­ra a Mira­flo­res.

Para algu­nos per­so­na­jes de la izquier­da que dicen apo­yar el pro­ce­so Boli­va­riano, a eso no hay que hacer­le caso. Esos son radi­ca­les de la extre­ma dere­cha que no saben de lo que están hablan­do, son todos una tan­da de absur­dos que razo­nan con los zapa­tos, lo cual, sos­te­ne­mos noso­tros, es suma­men­te peli­gro­so para la revo­lu­ción creer, como ellos dicen, que son unos sim­ples ton­tos que no saben lo que hablan, pues no debe­mos olvi­dar nun­ca que ese tipo de con­duc­tas agre­si­vas la his­to­ria está lle­na de epi­so­dios que las mues­tran con resul­ta­dos terro­rí­fi­cos y que han sido dolo­ro­sas reali­da­des. Sin ir muy lejos, tene­mos los casos rela­ti­va­men­te recien­tes en nues­tra Amé­ri­ca, como fue­ron los crí­me­nes y des­apa­re­ci­dos de la dic­ta­du­ra de Pino­chet en Chi­le, de las dic­ta­du­ras argen­ti­na y uru­gua­ya, las que, en con­jun­to, deja­ron un sal­do de muer­tos y des­apa­re­ci­dos que no baja de los 60 mil. La ONU nos aca­ba de infor­mar que en Colom­bia los des­pa­re­ci­dos sobre­pa­san los 57 mil (*).

De mane­ra que esas pala­bras de ese joven fas­cis­ta se corres­pon­den con una estra­te­gia de esta opo­si­ción que tene­mos en el país y que, en lo abso­lu­to es dis­tin­ta a la se plan­tean en otros esce­na­rios inter­na­cio­na­les. Así suce­dió en Afga­nis­tán, en Irak, en la Fran­ja de Gaza don­de la ope­ra­ción “plo­mo fun­di­do” israe­li­ta ase­si­nó, median­te sis­te­má­ti­cos bom­bar­deos duran­te más de vein­te días a casi 1.500 per­so­nas y dejó un sal­do no menor de tres mil heri­dos y aho­ra (en estos momen­tos) algo simi­lar lo hace la OTAN con el pue­blo de Libia y en este caso uti­li­zan­do misi­les tele­di­ri­gi­dos des­de bar­cos y avio­nes sin pilo­tos, esta­cio­na­dos en el Medi­te­rrá­neo.

Seguí el con­se­jo de mi ado­ra­da hija y sólo me limi­té a escu­char las bar­ba­ri­da­des que dijo el joven suje­to. Efec­ti­va­men­te, esa gen­te está car­co­mi­da por un odio extre­mo que lle­ga a plan­tear­se como su úni­ca sali­da “polí­ti­ca” (así lo dicen) para salir de Chá­vez, el cri­men en masa, en una espe­cie de ope­ra­ción “Cón­dor”(**), pues repi­ten en sus dis­cur­sos que el asun­to no se resuel­ve aca­ban­do con el hom­bre de la verru­ga, tam­bién hay que matar a Correa, a Evo, a Daniel Orte­ga y a la “mana­da” de sus segui­do­res.

(*) http://​www​.elsi​glo​de​to​rreon​.com​.mx/​n​o​t​i​c​i​a​/​6​2​8​1​6​8​.​m​a​s​-​d​e​-​5​7​-​m​i​l​-​d​e​s​a​p​a​r​e​c​i​d​o​s​-​e​n​-​c​o​l​o​m​b​i​a​-​o​n​u​.​h​tml
(**) www.es.wikipedia.org/wiki/Operación_Cóndor

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *