El fas­cis­mo y su arma polí­ti­ca: el ase­si­na­to masi­vo- Iván Oli­ver Rugeles

Ami­gas, no pode­mos seguir cre­yen­do en pan de piqui­to, el pen­de­jo debe­mos dejar­lo bien lejos. No coma­mos cuen­to, el país cada día es un desas­tre, eso de que su eco­no­mía cre­ció un 4,5% es una gran men­ti­ra para enga­ñar a esa mana­da de bru­tos rojos que siguen a Chá­vez, hay que orga­ni­zar bri­ga­das para una bata­lla que debe lle­var­nos a des­truir a ese malean­te y sinies­tro coro­nel y a todos aque­llos que lo siguen, por­que si no lo hace­mos, el país se hun­de y no pode­mos dejar a nues­tros hijos, bajo nin­gún res­pec­to, sin patria…y bla, bla, bla…”

Pala­bras más, pala­bras menos, eso fue lo que le escu­ché decir a un joven de al menos 35 años, quien sos­te­nía una con­ver­sa­ción “polí­ti­ca” con tres seño­ras mayo­res, mien­tras espe­ra­ban todos ser aten­di­dos, como lo hacía yo en la sec­ción de char­cu­te­ría del super­mer­ca­do Cen­tral Medei­ren­se de Pla­za de Las Amé­ri­cas, el pasa­do sába­do 2105. Me acom­pa­ña­ba mi hija, quien me reco­men­dó no inter­fe­rir en esa con­ver­sa­ción y me pidió que le pusié­ra­mos la mayor aten­ción, pues me decía que es bien bueno que sepa­mos lo que real­men­te le pasa­ría a la inmen­sa mayo­ría de los vene­zo­la­nos que apo­yan a Chá­vez si esa opo­si­ción fas­cis­ta regre­sa­ra a Miraflores.

Para algu­nos per­so­na­jes de la izquier­da que dicen apo­yar el pro­ce­so Boli­va­riano, a eso no hay que hacer­le caso. Esos son radi­ca­les de la extre­ma dere­cha que no saben de lo que están hablan­do, son todos una tan­da de absur­dos que razo­nan con los zapa­tos, lo cual, sos­te­ne­mos noso­tros, es suma­men­te peli­gro­so para la revo­lu­ción creer, como ellos dicen, que son unos sim­ples ton­tos que no saben lo que hablan, pues no debe­mos olvi­dar nun­ca que ese tipo de con­duc­tas agre­si­vas la his­to­ria está lle­na de epi­so­dios que las mues­tran con resul­ta­dos terro­rí­fi­cos y que han sido dolo­ro­sas reali­da­des. Sin ir muy lejos, tene­mos los casos rela­ti­va­men­te recien­tes en nues­tra Amé­ri­ca, como fue­ron los crí­me­nes y des­apa­re­ci­dos de la dic­ta­du­ra de Pino­chet en Chi­le, de las dic­ta­du­ras argen­ti­na y uru­gua­ya, las que, en con­jun­to, deja­ron un sal­do de muer­tos y des­apa­re­ci­dos que no baja de los 60 mil. La ONU nos aca­ba de infor­mar que en Colom­bia los des­pa­re­ci­dos sobre­pa­san los 57 mil (*).

De mane­ra que esas pala­bras de ese joven fas­cis­ta se corres­pon­den con una estra­te­gia de esta opo­si­ción que tene­mos en el país y que, en lo abso­lu­to es dis­tin­ta a la se plan­tean en otros esce­na­rios inter­na­cio­na­les. Así suce­dió en Afga­nis­tán, en Irak, en la Fran­ja de Gaza don­de la ope­ra­ción “plo­mo fun­di­do” israe­li­ta ase­si­nó, median­te sis­te­má­ti­cos bom­bar­deos duran­te más de vein­te días a casi 1.500 per­so­nas y dejó un sal­do no menor de tres mil heri­dos y aho­ra (en estos momen­tos) algo simi­lar lo hace la OTAN con el pue­blo de Libia y en este caso uti­li­zan­do misi­les tele­di­ri­gi­dos des­de bar­cos y avio­nes sin pilo­tos, esta­cio­na­dos en el Mediterráneo.

Seguí el con­se­jo de mi ado­ra­da hija y sólo me limi­té a escu­char las bar­ba­ri­da­des que dijo el joven suje­to. Efec­ti­va­men­te, esa gen­te está car­co­mi­da por un odio extre­mo que lle­ga a plan­tear­se como su úni­ca sali­da “polí­ti­ca” (así lo dicen) para salir de Chá­vez, el cri­men en masa, en una espe­cie de ope­ra­ción “Cón­dor”(**), pues repi­ten en sus dis­cur­sos que el asun­to no se resuel­ve aca­ban­do con el hom­bre de la verru­ga, tam­bién hay que matar a Correa, a Evo, a Daniel Orte­ga y a la “mana­da” de sus seguidores.

(*) http://​www​.elsi​glo​de​to​rreon​.com​.mx/​n​o​t​i​c​i​a​/​6​2​8​1​6​8​.​m​a​s​-​d​e​-​5​7​-​m​i​l​-​d​e​s​a​p​a​r​e​c​i​d​o​s​-​e​n​-​c​o​l​o​m​b​i​a​-​o​n​u​.​h​tml
(**) www.es.wikipedia.org/wiki/Operación_Cóndor

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.