El escán­da­lo de las obras públi­cas en España

A lo lar­go de los últi­mos años, hemos vivi­do la explo­sión de las obras públi­cas al calor del dine­ro euro­peo. Todas ellas, mayo­ri­ta­ria­men­te a car­go del Esta­do y con la fina­li­dad de satis­fa­cer las ape­ten­cias del poli­ti­qui­llo de turno. Todas las ciu­da­des espa­ño­las tenían que tener auto­pis­tas, Aves, pan­ta­nos, aero­puer­tos, uni­ver­si­da­des… si no era un fra­ca­so político.

El fran­quis­mo supu­so para este país un atra­so en todos los con­cep­tos tan­to, polí­ti­co, social como eco­nó­mi­cos. Care­cía­mos de unos medios de comu­ni­ca­ción esca­sos y malos. Como con­se­cuen­cia, esto las­tra­ba las posi­bi­li­da­des de desa­rro­llo en todos los aspec­tos del país.

En vez de hacer un aná­li­sis serio de lo que hacía fal­ta al país y plan­tear pla­nes para un desa­rro­llo lógi­co y equi­li­bra­do, tenien­do en cuen­ta los cos­tes eco­nó­mi­cos, medio ambien­ta­les, socia­les, etc., los polí­ti­cos tan­to del PSOE como del PP, desa­rro­lla­ron una polí­ti­ca del cemen­to, sin nin­gún tipo de eva­lua­ción de lo que sig­ni­fi­ca­ba cada obra a rea­li­zar, ni su via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca pos­te­rior ni su impac­to social ni medio ambien­tal de dichas obras.

Como pue­den ver, cuan­do se acer­can las elec­cio­nes, asis­ti­mos a la fies­ta de las inau­gu­ra­cio­nes de obras públi­cas: aero­puer­tos sin avio­nes, AVES com­ple­ta­men­te rui­no­sos, auto­pis­tas en ban­ca­rro­ta, pan­ta­nos que no cum­plen su fina­li­dad cual es la pre­ven­ción de ria­das (cuen­ca del Gua­dal­qui­vir como últi­mo ejem­plo), uni­ver­si­da­des que ya no tie­nen alumnos…

Vea­mos algu­nos ejem­plos de aero­puer­tos, en los que se ha gas­ta­do gran­des can­ti­da­des de dine­ro en cons­truir­los y en man­te­ner­los y cuya uti­li­dad es nula: Llei­da, Hues­ca, Sala­man­ca. León, Cas­te­llón etc. Así no es de extra­ñar que las empre­sas públi­cas sean defi­ci­ta­rias. En total en el país hay 48 aeropuertos.

Sir­va como ejem­plo de la irres­pon­sa­bi­li­dad eco­nó­mi­ca en muchas obras públi­cas, que por cada pasa­je­ro que ha ate­rri­za­do en el aero­puer­to de Hues­ca ha cos­ta­do a la Hacien­da públi­ca unos 700 euros por pasajero 

¿Cabe mayor despilfarro?

Esta fie­bre por el cemen­to en los aero­puer­tos, tie­nen cla­ros bene­fi­cia­rios, las cons­truc­to­ras. Estas, ade­más de obte­ner bene­fi­cio por la cons­truc­ción, han espe­cu­la­do con los terre­nos cer­ca­nos, don­de han obte­ni­do gran­des plus­va­lías a cuen­ta de polí­go­nos indus­tria­les y urbanizaciones.

AENA ha inver­ti­do 16.000 millo­nes de euros en los aero­puer­tos en los últi­mos ocho años, pen­san­do que el núme­ro de pasa­je­ros pasa­ría de los 165 millo­nes de 2008 a 311 millo­nes en el año 2020. Sin embar­go, las pér­di­das que pre­sen­ta AENA, en 2009, son de 468 millo­nes de euros.

Los exper­tos con­si­de­ran que, para que un aero­puer­to sea ren­ta­ble, es nece­sa­rio un trán­si­to de cua­tro millo­nes de pasa­je­ros anua­les. Sólo quin­ce aero­puer­tos supe­ran los tres millo­nes de pasa­je­ros en el año 2009.

Las pers­pec­ti­vas de los tres aero­puer­tos pri­va­dos, Ciu­dad Real, Cas­te­llón y Mur­cia son tan negras que se duda de su con­ti­nui­dad, inclu­so antes de inau­gu­rar­se. A pesar de ser pri­va­dos, ya saben quién paga­rá estos des­pro­pó­si­tos, el Esta­do. Las cajas de aho­rro de la zona, tie­nen mucho que ver, si no que se lo pre­gun­ten a la anti­gua Caja de Cas­ti­lla la Man­cha, que ha que­bra­do y el FROB ha teni­do que salir a su res­ca­te. En la quie­bra de esta caja, mucho tie­ne que ver este aeropuerto.

Como ana­li­za Ger­mán Bel en su libro, acu­sa a la polí­ti­ca lle­va­da por Fomen­to, plan­tean­do que se ha tira­do el dine­ro en aero­puer­tos, así como en el AVE. Tene­mos la red más lar­ga del mun­do con el menor núme­ro de via­je­ros. No se ha hecho una polí­ti­ca de trans­por­te, sino una polí­ti­ca de mar­ca: des­lum­bra­mos al mun­do con las mejo­res ter­mi­na­les. Hemos que­ri­do mara­vi­llar y esto nos ha lle­va­do a la mayor tasa de paro de la Unión Euro­pea y con AENA como la empre­sa aero­por­tua­ria que más dine­ro pier­de del mundo.

El pro­ble­ma actual ya es muy gra­ve, pero lo peor está en el futu­ro, pues tan­to AENA (aero­puer­tos) como ADIF (ferro­ca­rril) usan unos cri­te­rios con­ta­bles con amor­ti­za­cio­nes a lar­go pla­zo cre­cien­tes, de tal mane­ra que ape­nas amor­ti­za al prin­ci­pio. Den­tro de unos años, las fac­tu­ras serán de esca­lo­frío y eso ten­drá con­se­cuen­cias en nues­tro futu­ro económico.

El pre­su­pues­to del AVE, ron­da actual­men­te los 97.000 millo­nes de euros, entre lo cons­trui­do y lo que ya está apro­ba­do para su rea­li­za­ción. Ten­dre­mos la mayor red de AVE del mun­do, pero un pési­mo sis­te­ma ferro­via­rio, tan­to de pasa­je­ros, trans­por­te y de cer­ca­nías. Si se hubie­ra inver­ti­do en estos sec­to­res estas can­ti­da­des que se ha hecho en el AVE, nues­tro futu­ro sería muchí­si­mo mejor. Por ejem­plo, si se hubie­ra inver­ti­do en los sis­te­mas ferro­via­rios urba­nos de las gran­des ciu­da­des, se gene­ra­ría muchí­si­ma más ocu­pa­ción, se habría demo­cra­ti­za­do el trans­por­te públi­co, evi­tan­do de paso el caos urbano actual y los gran­des pro­ble­mas medio ambien­ta­les (rui­do, aire….) que gene­ra el coche en las ciudades.

Mien­tras un km de ferro­ca­rril cues­ta tres millo­nes de euros, el km del AVE ron­da entre los 12 – 35 millo­nes según la orografía.

El AVE espa­ñol es el mayor desas­tre eco­nó­mi­co en el últi­mo siglo y supo­ne una car­ga inso­por­ta­ble para los pre­su­pues­tos actua­les y futu­ros del Esta­do. ¿Por qué? Los ingre­sos que se obtie­ne por la ven­ta de bille­tes, no lle­gan a cubrir un ter­cio del cos­te real del bille­te, así que los dos ter­cios res­tan­tes van a cuen­ta de los pre­su­pues­tos del Esta­do. Por cada euro que paga el via­je­ro del Ave, sig­ni­fi­ca que el Esta­do aña­de dos más. 

¿Es el AVE sos­te­ni­ble eco­nó­mi­ca­men­te? ¿Es de jus­ti­cia social el AVE?

Pare­mos ya los AVES, pues hacen peli­grar nues­tro futuro.

Según los estu­dios de la Unión Euro­pea, la alta velo­ci­dad no es ren­ta­ble por deba­jo de los nue­ve millo­nes de pasa­je­ros anua­les por línea. El reco­rri­do más uti­li­za­do en Espa­ña es el de Madrid-Bar­ce­lo­na que en el año 2009 lle­gó sólo a los 5,3 millo­nes de pasajeros.

Sir­va como ejem­plo que la línea París-Lyón tie­ne 25 millo­nes de pasa­je­ros anua­les y los bille­tes son mucho más caros que los de Espa­ña y esto hace de esta línea que sea rentable.

Como dice Antón Cos­tas “El peso de las con­si­de­ra­cio­nes polí­ti­cas cen­tra­lis­tas en el dise­ño y finan­cia­ción de las estruc­tu­ras de trans­por­te ha crea­do un capi­ta­lis­mo con sobre­do­sis de nego­cios sub­si­dia­dos, que son un pesa­do las­tre para la com­pe­ti­ti­vi­dad de la eco­no­mía espa­ño­la, así como para el con­trol de défi­cit público”.

En nece­sa­rio y con carác­ter urgen­te el replan­tea­mien­to de todo el desa­rro­llo del AVE.

La pri­me­ra con­se­cuen­cia debe­ría ser parar todo su actual desa­rro­llo y pasa por no empe­zar nue­vas obras. El segun­do paso, sería abor­dar de una for­ma sería una recon­ver­sión eco­nó­mi­ca de todo el trans­por­te, ver caren­cias y posi­bles solu­cio­nes. Hay que ren­ta­bi­li­zar social­men­te las infra­es­truc­tu­ras ya exis­ten­tes, poten­cian­do el mun­do del trans­por­te ferro­via­rio para inten­tar recu­pe­rar par­te de la inver­sión ya rea­li­za­da y dis­mi­nuir el trans­por­te por carre­te­ra, para evi­tar los cos­tes medio ambien­ta­les y eco­nó­mi­cos que repre­sen­ta, e inten­tar solu­cio­nar los pro­ble­mas que pade­cen millo­nes de espa­ño­les en sus des­pla­za­mien­tos dia­rios en las gran­des ciudades.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.