Ati­lio Boron y Rosa Luxem­burg en una fábri­ca recu­pe­ra­da y en medio de la tor­men­ta

Nés­tor Kohan – La Hai­ne ::  En una noche de llu­via ince­san­te y frío inten­so, la Fábri­ca recu­pe­ra­da IMPA abrió nue­va­men­te para alber­gar a la Uni­ver­si­dad de los Tra­ba­ja­do­res y a la Cáte­dra Che Gue­va­ra.

La tor­men­ta no pudo impe­dir el even­to. A pesar de las incle­men­cias del mal tiem­po (que habi­tual­men­te colap­sa el trán­si­to en la ciu­dad de Bue­nos Aires), el invi­ta­do de lujo, Ati­lio Boron, no fal­tó a la cita.

Reci­bi­do por el direc­tor de la Uni­ver­si­dad de los Tra­ba­ja­do­res Vicen­te Zito Lema, acom­pa­ña­do de muchos tra­ba­ja­do­res y rodea­do de ban­de­ras del Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano (MCB) y la Cáte­dra Che Gue­va­ra, Ati­lio dio una cla­se magis­tral sobre la bio­gra­fía de Rosa Luxem­burg, el eje medu­lar de su pen­sa­mien­to polí­ti­co, su crí­ti­ca mor­daz del refor­mis­mo y sobre todo, lo que más inte­rés gene­ró en el públi­co, la actua­li­dad impac­tan­te de Rosa para los deba­tes de la Amé­ri­ca lati­na con­tem­po­rá­nea.

El pre­tex­to del encuen­tro giró en torno a la nue­va edi­ción del libro de Rosa ¿Refor­ma social o revo­lu­ción? (Bue­nos Aires, edi­cio­nes Luxem­burg, 2011), pero en reali­dad nos pro­po­nía­mos y nos pro­po­ne­mos recu­pe­rar a Rosa para las dis­cu­sio­nes polí­ti­cas actua­les.

¿Quién recuer­da hoy a los vie­jos pusi­lá­ni­mes, timo­ra­tos, refor­mis­tas y mez­qui­nos de la social­de­mo­cra­cia que die­ron la orden de ase­si­nar­la? En cam­bio esta mucha­cha judía y pola­ca, insu­mi­sa, femi­nis­ta y roja has­ta la médu­la, sigue insu­flan­do rebel­días y revo­lu­cio­nes por doquier.

Cada vez que un movi­mien­to insur­gen­te se ani­ma a desa­fiar los moli­nos de vien­to del capi­tal, las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas des­ven­ci­ja­das pero no por ello menos agre­si­vas del empre­sa­ria­do y el orden esta­ble­ci­do de las mul­ti­na­cio­na­les, defen­di­do y legi­ti­ma­do por los gran­des mono­po­lios de la (in) comu­ni­ca­ción, las imá­ge­nes de Rosa y del Che Gue­va­ra emer­gen como hon­gos en medio de las mul­ti­tu­des juve­ni­les. ¿Será una casua­li­dad?

Sin apo­yos ofi­cia­les, sin finan­cia­mien­tos dudo­sos ni dine­ro alguno, sin secre­ta­rias, autos impor­ta­dos ni alfom­bras lujo­sas, pero con mucha volun­tad, mís­ti­ca y ener­gía mili­tan­te las cla­ses de la Uni­ver­si­dad de los Tra­ba­ja­do­res siguen su cur­so sema­na a sema­na.

Segu­ra­men­te ano­che Rosa debió andar cami­nan­do por los pasi­llos oscu­ros y húme­dos de la fábri­ca, levan­tan­do sus lar­gos ves­ti­dos para no mojar­se con los char­cos y la gra­sa. ¿Quién dijo que todo está per­di­do?


La Cáte­dra Che Gue­va­ra se reúne todos los mar­tes en la Uni­ver­si­dad de los Tra­ba­ja­do­res de 19 a 21 hs.

Raw­son 106 (a dos cua­dras de Riva­da­via al 4.100, barrio de Alma­gro, Bue­nos Aires, Argen­ti­na)

www​.amau​ta​.lahai​ne​.org

www.facebook/catedracheamauta


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *