Siria – ¿Qué hay detrás de las pro­tes­tas?

En EE.UU. y alre­de­dor del mun­do la gen­te tie­ne amplia sim­pa­tía con las mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res que se están desa­rro­llan­do en el Orien­te Medio. Sin embar­go, todos los levan­ta­mien­tos no son nece­sa­ria­men­te los mis­mos. Las pro­tes­tas con­tra los regí­me­nes clien­tes del Occi­den­te, como las de Egip­to y Túnez que tan seve­ra­men­te han opri­mi­do a los/​as trabajadores/​as, tie­nen el poten­cial de libe­rar al pue­blo de la aplas­tan­te pobre­za y repre­sión. Sin embar­go, la situa­ción en Libia y Siria son un tan­to dife­ren­te.

Estos gobier­nos, aun­que defec­tuo­sos, han sido blan­co de los esfuer­zos de des­es­ta­bi­li­za­ción de EE.UU. duran­te déca­das, ya que han toma­do posi­cio­nes inde­pen­dien­tes de Washing­ton. Las poten­cias occi­den­ta­les, enca­be­za­das por EE.UU., están tra­tan­do de apro­ve­char­se de la ola de pro­tes­tas en la región para inter­ve­nir en Libia y Siria a fin de hacer a estos paí­ses cau­ti­vos del colo­nia­lis­mo occi­den­tal y con­ver­tir a sus tra­ba­ja­do­res en jor­na­le­ros para el impe­ria­lis­mo.

Con­tras­te esto con Bah­réin y Yemen, paí­ses gober­na­dos por regí­me­nes clien­tes de EE.UU. que han esta­do alie­na­dos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra que allí vive y tra­ba­ja. Estos regí­me­nes han dete­ni­do, tor­tu­ra­do y dis­pa­ra­do con­tra los/​as mani­fes­tan­tes. Sin embar­go, nin­guno de estos paí­ses han sido decla­ra­dos zona de exclu­sión aérea ni tam­po­co el gobierno ha sido obje­to de san­cio­nes. En Libia, sin embar­go, la «inter­ven­ción huma­ni­ta­ria» del Occi­den­te para «pro­te­ger a los civi­les» ha sig­ni­fi­ca­do seis sema­nas de bom­bar­deo que ha des­trui­do gran par­te de la infra­es­truc­tu­ra civil del país.

Aho­ra las mis­mas poten­cias occi­den­ta­les que están bom­bar­dean­do a Libia están ame­na­zan­do a Siria, el úni­co esta­do secu­lar inde­pen­dien­te en el mun­do ára­be. Tan­to EE.UU. como la Unión Eco­nó­mi­ca han impues­to san­cio­nes a los fun­cio­na­rios del gobierno sirio. ¿Por qué?

Por un lado, Washing­ton está tra­tan­do de rom­per la cre­cien­te alian­za estra­té­gi­ca entre Siria e Irán. Tam­bién está tra­tan­do de dete­ner el cru­cial apo­yo que Siria le da a Hiz­bo­lá en el Líbano y a Hamás en Cis­jor­da­nia. Para ello, el capi­tal finan­cie­ro esta­dou­ni­den­se bus­ca des­es­ta­bi­li­zar a Siria, des­truir su sobe­ra­nía y traer­lo de vuel­ta a la órbi­ta impe­ria­lis­ta.

¿Quién pro­tes­ta en Siria?

Las demos­tra­cio­nes se lle­van a cabo con­tra el gobierno de Bashir Assad en Siria, que ha res­pon­di­do con fuer­za, al menos en algu­nas oca­sio­nes. Pero el carác­ter real de estas mani­fes­ta­cio­nes no está cla­ro. ¿Has­ta qué pun­to son mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res ver­da­de­ras? ¿Cuál ha sido la res­pues­ta real del gober­nan­te Par­ti­do Ára­be Socia­lis­ta Baaz de Siria?

Está cla­ro el hecho de que el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se está tra­tan­do de uti­li­zar estas pro­tes­tas para su pro­pio bene­fi­cio. Esto no tie­ne nada que ver con nin­gu­na de las deman­das plan­tea­das por los/​as trabajadores/​as sirios, quie­nes están sufrien­do de un plan de aus­te­ri­dad impues­to por el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal en 2006. Michel Chos­su­dovsky escri­bió el 3 de mayo que entre las pro­tes­tas hay «una insu­rrec­ción orga­ni­za­da com­pues­ta por ban­das arma­das» que entró en la ciu­dad siria de Dara’a des­de Jor­da­nia. (Glo​bal​Re​search​.ca) Dara’a es don­de comen­za­ron las pro­tes­tas.

Mien­tras tan­to, los medios de comu­ni­ca­ción esta­ta­les sirios no dicen mucho mien­tras que los medios cor­po­ra­ti­vos occi­den­ta­les así como Al Jazee­ra han sido acu­sa­dos de exa­ge­rar las pro­tes­tas y la repre­sión del gobierno sirio. Rusia Hoy del 30 de abril cita a un agen­te de via­jes que vive en Siria dicien­do que mani­fes­ta­cio­nes pro-Assad fue­ron cali­fi­ca­das como «con­tra-Assad» por Al Jazee­ra; las pro­tes­tas anti­gu­ber­na­men­ta­les repor­ta­das por Al Jazee­raReuters no suce­die­ron; y mon­ta­jes de vídeo de pro­tes­tas en otros paí­ses han sido atri­bui­das a Siria.

Mien­tras los artícu­los de pri­me­ra pla­na dan la impre­sión de que la mayo­ría del pue­blo sirio ha sali­do a las calles con­tra Assad, la mayo­ría de los exper­tos del esta­ble­ci­mien­to en el Medio Orien­te admi­te que el gobierno sirio está apo­ya­do por la mayo­ría del pue­blo.

Nece­sa­ria la pers­pec­ti­va polí­ti­ca mar­xis­ta

El capi­tal finan­cie­ro mun­dial y sus por­ta­vo­ces, los medios de comu­ni­ca­ción, pare­cen estar «pre­pa­ran­do una embos­ca­da» al gobierno sirio. Pero el impe­ria­lis­mo no es todo­po­de­ro­so. Pue­de ser com­ba­ti­do y derro­ta­do. ¿Qué es lo que podrían el gobierno sirio y el pue­blo toda­vía hacer para no dejar una puer­ta abier­ta a la inter­ven­ción de los Esta­dos Uni­dos? ¿Qué podría cerrar esta aper­tu­ra aho­ra? El Mar­xis­mo pro­por­cio­na las herra­mien­tas para res­pon­der a estas pre­gun­tas.

El tér­mino mar­xis­ta para el tipo de gobierno que exis­te en Siria es «nacio­na­lis­ta bur­gués». Esto tam­bién es cier­to sobre Libia, Irán e Irak antes de la inva­sión de Esta­dos Uni­dos. Son nacio­na­lis­tas por­que bus­can desa­rro­llar sus paí­ses libres de la domi­na­ción impe­ria­lis­ta. Son bur­gue­ses por­que están gober­na­dos por una cla­se explo­ta­do­ra de capi­ta­lis­tas. Los y las mar­xis­tas apo­ya­mos estos gobier­nos en su lucha con­tra el impe­ria­lis­mo por­que son mani­fes­ta­cio­nes de la libre deter­mi­na­ción del pue­blo opri­mi­do. Esto no sig­ni­fi­ca que los/​as mar­xis­tas apo­ye­mos todas las polí­ti­cas de estos gobier­nos.

Los/​as mar­xis­tas tam­bién reco­no­ce­mos que estos regí­me­nes tie­nen un carác­ter dual. Los nacio­na­lis­tas bur­gue­ses inten­tan expul­sar a los impe­ria­lis­tas para poder explo­tar mejor a sus trabajadores/​as. Pero tie­nen un inte­rés común con los/​as trabajadores/​as cuan­do el impe­ria­lis­mo ame­na­za la sobe­ra­nía del país. Estos gobier­nos sin embar­go, no pue­den luchar con­se­cuen­te­men­te con­tra el impe­ria­lis­mo; sólo la cla­se obre­ra pue­de.

En el fren­te con Israel

¿Cómo esto ha fun­cio­na­do en Siria? Siria ha sido gober­na­da des­de 1966 por un gobierno secu­lar domi­na­do por el Par­ti­do Ára­be Socia­lis­ta Baaz. El actual jefe de esta­do es Bashir Assad. Siria es un «esta­do de pri­me­ra línea», fron­te­ri­zo con Israel. Este hecho afec­ta todos los aspec­tos de la his­to­ria de Siria y la ha con­ver­ti­do en un obje­to de cons­tan­te pre­sión impe­ria­lis­ta y sio­nis­ta, lo que une el des­tino del pue­blo sirio a la lucha pales­ti­na.

La nacio­na­li­za­ción de un oleo­duc­to esta­dou­ni­den­se por Siria pre­ci­pi­tó la gue­rra del 1967, cuan­do Israel ata­có y ocu­pó los Altos del Golán de Siria, la Cis­jor­da­nia pales­ti­na, la Fran­ja de Gaza y la Penín­su­la del Sinaí egip­cia. Los Altos del Golán des­de enton­ces han sido ane­xa­dos por Israel. Aun­que Siria aho­ra desem­pe­ña un papel regio­nal pro­gre­sis­ta, no siem­pre fue así. En 1976, el gobierno sirio inter­vino al lado de los fas­cis­tas del Líbano, que esta­ban arma­dos por Israel, en la gue­rra civil del Líbano con­tra una alian­za revo­lu­cio­na­ria de Pales­ti­na y el Líbano. Los capi­ta­lis­tas sirios temían que un Líbano revo­lu­cio­na­rio podría resul­tar en su derro­ca­mien­to por los tra­ba­ja­do­res sirios.

Sin embar­go, la pre­sión ince­san­te de EE.UU e Israel, y el recha­zo de devol­ver las Altu­ras del Golán a Siria han alte­ra­do la posi­ción de sus líde­res a una pos­tu­ra anti-impe­ria­lis­ta. El rol que desem­pe­ñan hoy en día como alia­do de Irán, de Hiz­bo­lá en el Líbano y de Hamás en Gaza, es cru­cial para dete­ner la agre­sión israe­lí y esta­dou­ni­den­se en la región.

Cri­sis capi­ta­lis­ta des­es­ta­bi­li­za esta­dos inde­pen­dien­tes

Como otros gobier­nos nacio­na­lis­tas bur­gue­ses, Siria no ha roto con el mer­ca­do capi­ta­lis­ta mun­dial, ni tie­ne la inten­ción de hacer­lo. En cam­bio, bus­ca un mejor tra­to en ese mer­ca­do, el cual está total­men­te domi­na­do por los ban­cos del Oes­te. Duran­te cri­sis eco­nó­mi­cas, los gobier­nos nacio­na­lis­tas como el de Siria, están for­za­dos por Wall Street a hacer con­ce­sio­nes eco­nó­mi­cas que ata­can a los/​as trabajadores/​as y esti­mu­lan el cre­ci­mien­to de una éli­te pro-impe­ria­lis­ta, «la bur­gue­sía com­pra­do­ra». Esto soca­va la inde­pen­den­cia del gobierno al impe­ria­lis­mo mien­tras lo aís­la de los/​as trabajadores/​as.

En el 2006 Siria adop­tó un plan del FMI que impo­nía medi­das de aus­te­ri­dad, la con­ge­la­ción de suel­dos, la aper­tu­ra de la eco­no­mía para los ban­cos extran­je­ros y la pri­va­ti­za­ción de indus­trias con­tro­la­das por el gobierno. Los impe­ria­lis­tas saben esto.

Escri­bió el New York Times el 30 de abril, «El esta­do sirio sumi­nis­tra­ba elec­tri­ci­dad a todas las pobla­cio­nes, pero… ya no pue­de per­mi­tir­se el gas­to del con­tra­to social para cubrir las nece­si­da­des de su pue­blo». «Los crí­ti­cos del régi­men dicen que la libe­ra­li­za­ción eco­nó­mi­ca ha bene­fi­cia­do a un gru­po éli­te de hom­bres de nego­cio como Rami Makh­louf, el pri­mo materno del Sr. Assad quien con­tro­la una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de la eco­no­mía, inclu­yen­do Siria­Tel, la ope­ra­do­ra de la red móvil del país». (Finan­cial Times, 26 de abril) Según el repor­te del NY Times, Makh­louf, un blan­co de la disi­den­cia, se ha con­ver­ti­do en sím­bo­lo del «capi­ta­lis­mo de com­pin­ches, hacien­do a los/​as pobres más pobres y a los ricos conec­ta­dos, fan­tás­ti­ca­men­te ricos».

El gobierno sirio podría pro­te­ger­se de la des­es­ta­bi­li­za­ción impe­ria­lis­ta revir­tien­do este ata­que eco­nó­mi­co con­tra los/​as trabajadores/​as, cuyo apo­yo cons­ti­tu­ye la mejor for­ta­le­za de Siria. Las medi­das podrían incluir la reti­ra­da de la libe­ra­li­za­ción de la eco­no­mía impi­dien­do la pene­tra­ción del capi­tal extran­je­ro; la res­tau­ra­ción del con­trol esta­tal de la elec­tri­ci­dad, las comu­ni­ca­cio­nes y otras indus­trias cla­ves; la prio­ri­dad a la pro­duc­ción de ali­men­tos, y la res­tau­ra­ción de las sub­ven­cio­nes.

Estas medi­das gana­rían a esos ele­men­tos de la pobla­ción que están mani­fes­tán­do­se en las calles, res­tau­ra­ría su con­fian­za en el gobierno, y ase­gu­ra­ría que no hubie­ra espa­cio fér­til para la des­es­ta­bi­li­za­ción impe­ria­lis­ta.

A la mis­ma vez, los/​as trabajadores/​as y pro­gre­sis­tas aquí deben opo­ner­se a la inter­ven­ción esta­dou­ni­den­se en Siria en todas las for­mas posi­bles. Si los impe­ria­lis­tas recu­pe­ran el con­trol total en Siria, sería lo peor para todos los pue­blos opri­mi­dos en el Medio Orien­te y tam­bién para la cla­se tra­ba­ja­do­ra y el pue­blo opri­mi­do aquí en este país.

Joy­ce Che­diac
www​.wor​kers​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *