Bil­du resu­me en votos la res­pues­ta vas­ca a la pre­po­ten­cia espa­ño­lis­ta – Car­los Azna­rez

Fren­te a la ava­lan­cha de votos que ha obte­ni­do la dere­cha espa­ño­la a tra­vés del Par­ti­do Popu­lar (PP) y tam­bién de otras agru­pa­cio­nes como es el caso de Con­ver­gen­cia I Unió de Cata­lu­ña, la espec­ta­cu­lar elec­ción rea­li­za­da por la coa­li­ción inde­pen­den­tis­ta Bil­du vuel­ve a dife­ren­ciar a la Nación Vas­ca de sus veci­nos. Allí, es evi­den­te que un impor­tan­te sec­tor de la pobla­ción reite­ró la apues­ta de con­se­guir la inde­pen­den­cia por vía pací­fi­ca y con una cla­ra defi­ni­ción nacio­na­lis­ta y de izquier­da.
Bil­du obtu­vo nada más y nada menos que 317.977 votos, lo que le otor­ga 1.137 con­ce­ja­les y nume­ro­sas alcal­días, derro­tan­do alter­na­ti­va­men­te en varios pue­blos y ciu­da­des al Par­ti­do Nacio­na­lis­ta Vas­co (PNV), al PSOE y al PP. Superó de esta mane­ra el techo his­tó­ri­co obte­ni­do por la coa­li­ción Eus­kal Herri­ta­rrok, hace años, duran­te otra tre­gua de ETA.

Bil­du, cuya apa­ri­ción en esce­na ha sido tam­bién muy par­ti­cu­lar pues­to que obtu­vo su lega­li­za­ción “sólo por un voto” del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y en el últi­mo minu­to de pla­zo para comen­zar la cam­pa­ña elec­to­ral, supo apro­ve­char esta cir­cuns­tan­cia y gene­rar en la pobla­ción vas­ca la idea de que era nece­sa­rio levan­tar las ban­de­ras de la rebel­día y la insu­mi­sión, y arre­me­ter así con­tra las pro­pues­tas repre­si­vas que venían des­de Madrid.

Inte­gra­da mayo­ri­ta­ria­men­te por la izquier­da aber­tza­le que aún está ile­ga­li­za­da, la coa­li­ción sumó en un peque­ño “fren­te” a otros dos par­ti­dos: Eus­ko Alkar­ta­su­na y Alter­na­ti­ba. Acos­tum­bra­dos a la mili­tan­cia calle­je­ra, los segui­do­res de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta rea­li­za­ron el mila­gro, en poco menos de dos sema­nas y sin recur­sos eco­nó­mi­cos, de hacer una cam­pa­ña ilu­sio­nan­te que pro­me­te cam­bios radi­ca­les en los ayun­ta­mien­tos. La res­pues­ta de la pobla­ción no se hizo espe­rar: con su 22 % de votos, Bil­du es la segun­da fuer­za en el País Vas­co, y por sólo 14 mil votos no alcan­zó el lide­raz­go, que por aho­ra sigue estan­do en manos del PNV, que fue la fuer­za más vota­da.

Tam­bién es des­ta­ca­ble el papel juga­do en Nava­rra, un encla­ve que des­de hace años es gober­na­do por la extre­ma dere­cha pero don­de la izquier­da aber­tza­le ha puja­do por impo­ner sus pro­pues­tas de “inde­pen­den­cia y socia­lis­mo”, dan­do tam­bién la bata­lla por la defen­sa del eus­ke­ra, la len­gua vas­ca. Allí, vol­vió a triun­far la dere­cha, pero esta vez, sus diri­gen­tes han entra­do en páni­co debi­do al cre­ci­mien­to impa­ra­ble de Bil­du, quien jun­to con otra coa­li­ción nacio­na­lis­ta (Nafa­rroa Bai) se han con­ver­ti­do en la lla­ve para res­tar poder al actual gober­na­dor ultra Miguel Sanz.

Sin embar­go, lo más impor­tan­te de lo ocu­rri­do este pasa­do domin­go, que de acuer­do a un voce­ro inde­pen­den­tis­ta, es una “autén­ti­ca vic­to­ria for­ja­da barrio a barrio y pue­blo a pue­blo”, es lo que vie­ne de aquí en más. Por un lado, gene­rar las con­di­cio­nes para que en poco tiem­po que fal­ta para las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas, que es cuan­do se eli­ge al Len­da­ka­ri , se pue­da dibu­jar un esce­na­rio que has­ta hace poco pare­cía impo­si­ble. Se tra­ta­ría de lograr que un diri­gen­te inde­pen­den­tis­ta asu­ma ese car­go por vota­ción popu­lar.

En ese sen­ti­do, es muy pro­ba­ble que con el cli­ma crea­do por el subi­dón de votos, y la abier­ta apues­ta aber­tza­le para seguir reco­rrien­do la vía polí­ti­ca y dejar atrás la expe­rien­cia arma­da– a par­tir de la tre­gua “per­ma­nen­te” de ETA- , pue­da lograr­se que el por­ta­voz his­tó­ri­co del inde­pen­den­tis­mo, Arnal­do Ote­gi, recu­pe­re por fin, su liber­tad y se con­vier­ta en el can­di­da­to ideal para diri­gir el gobierno vas­co, debi­do al gran caris­ma del que goza en la pobla­ción. No en vano, lo lla­man “el Gerry Adams vas­co”, en refe­ren­cia al diri­gen­te del Sinn Fein y ex mili­tan­te del IRA irlan­dés, que con­du­jo las nego­cia­cio­nes de paz en ese país.

Tam­bién hay que desear una impor­tan­te pre­sión en la calle por par­te de los inde­pen­den­tis­tas para exi­gir que los 705 pre­sos y pre­sas vas­cas sean libe­ra­dos poco a poco y se inte­gren a la polí­ti­ca plan­tea­da en el actual mar­co. De hecho, en los fes­te­jos del domin­go, el gri­to más escu­cha­do en boca de la mul­ti­tud, jun­to con el de “Inde­pen­den­tzia”, fue el de Eukal pre­soak, etxe­ra“ y “Amnis­tía”.

De todos modos, la ale­gría por lo con­se­gui­do, no indi­ca que todo va a ser un lecho de rosas. Si bien, Bil­du ha obte­ni­do por can­ti­dad de sufra­gios la alcal­día de Donos­ti-San Sebas­tián y la posi­bi­li­dad de pre­si­dir la Dipu­tación de Gipuz­koa, habrá que espe­rar qué tipo de alian­zas, nego­cia­cio­nes y palos en la rue­da, pro­du­ci­rán los otros par­ti­dos para evi­tar que esto suce­da. Lo mis­mo, pero al revés, ocu­rri­rá en otros pue­blos, don­de la bur­gue­sía vas­ca peneu­vis­ta nece­si­ta­rá los votos aber­tza­les para gober­nar o no per­der los car­gos que aho­ra sus­ten­tan. De esos enjua­gues, que muchas veces –y con razón- irri­tan a los votan­tes, pero tam­bién de la polí­ti­ca con­cre­ta que los nue­vos elec­tos de Bil­du desa­rro­llen en los pue­blos, sur­gi­rán las posi­bi­li­da­des de que la izquier­da inde­pen­den­tis­ta siga pisan­do fuer­te y dibu­je nue­vas vic­to­rias. Por lo pron­to, su irrup­ción inne­ga­ble en votos, ha pren­di­do todas las alar­mas en los polí­ti­cos del PP y el PSOE. Con dis­cur­sos raya­nos en la his­te­ria, la dere­cha acu­sa a los socia­lis­tas de haber abier­to las puer­tas “para que ETA lle­gue a las ins­ti­tu­cio­nes”. Y vice­ver­sa, ya que el PSOE cul­pa al PP de faci­li­tar con sus posi­cio­nes extre­mis­tas “que ETA crez­ca”.

Nada más lejos de la reali­dad. ETA des­pués de medio siglo de lucha polí­ti­co-mili­tar, en la que enfren­tó por todos los medios posi­bles lo que a su enten­der es la abier­ta colo­ni­za­ción espa­ño­la de Eus­kal Herria, reco­no­ció públi­ca­men­te –de la mis­ma mane­ra que lo hizo el IRA en Irlan­da- que en la actual eta­pa, las armas están de más y que la bata­lla “por la inde­pen­den­cia y hacia el socia­lis­mo” debe­rá dar­se por vía de la polí­ti­ca, lo que no sig­ni­fi­ca sólo la elec­to­ral sino la que sur­ge de la acu­mu­la­ción de fuer­zas a tra­vés de la orga­ni­za­ción popu­lar. A par­tir de esas defi­ni­cio­nes se empe­zó a cons­truir un nue­vo camino para los inde­pen­den­tis­tas, y vis­to lo ocu­rri­do en las urnas, los resul­ta­dos son más que satis­fac­to­rios. Por lo demás, muchas de las rei­vin­di­ca­cio­nes pro­gra­má­ti­cas de Bil­du están con­te­ni­das en las deman­das plan­tea­das en las pla­zas por miles de jóve­nes, y no tan jóve­nes, a los que el mun­do cono­ce como los “indig­na­dos”. No es casual enton­ces lo suce­di­do en Eus­kal Herria, don­de la indig­na­ción popu­lar por tan­tos años de ocu­pa­ción, repre­sión, saqueo, tor­tu­ra, cár­cel y ase­si­na­tos, hoy está hacien­do ger­mi­nar la flor tan ansia­da de la futu­ra inde­pen­den­cia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *