Algu­nas refle­xio­nes tras el Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba- Iña­ki Etaio, mili­tan­te de Askapena

Pocas sema­nas han trans­cu­rri­do des­de la cele­bra­ción del VI Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba y es opor­tuno abor­dar, aun­que sea muy bre­ve­men­te, las prin­ci­pa­les deci­sio­nes adop­ta­das, varios aspec­tos que han rodea­do dicho acon­te­ci­mien­to así como diver­sas lec­tu­ras que algu­nos ana­lis­tas hacen sobre las con­se­cuen­cias, los avan­ces y las caren­cias visua­li­za­das en el evento.

El VI Con­gre­so del PCC ha teni­do lugar en un con­tex­to mar­ca­do, entre otros, por las difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas en la isla, la evi­den­te inefi­cien­cia en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo (espe­cial­men­te de ali­men­tos), la fal­ta de resul­ta­dos sufi­cien­tes de algu­nos cam­bios imple­men­ta­dos des­de la lle­ga­da de Raúl Cas­tro al pues­to de Pri­mer Minis­tro (tras los pro­ble­mas de salud de Fidel en 2006), la recien­te excar­ce­la­ción de diver­sos pre­sos pro­ce­sa­dos por acti­vi­da­des con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias y el man­te­ni­mien­to de la polí­ti­ca agre­si­va con­tra la Revo­lu­ción por par­te del gobierno de EEUU.

Lle­ga tam­bién en un con­tex­to regio­nal bas­tan­te dife­ren­te a aquel en que se cele­bró el V Con­gre­so en 1997, un año antes del triun­fo elec­to­ral del Chá­vez, cuan­do el pro­ce­so boli­va­riano de inte­gra­ción regio­nal ejem­pli­fi­ca­do prin­ci­pal­men­te por el ALBA ni siquie­ra esta­ba en mar­cha y Cuba no tenía el apo­yo polí­ti­co inter­na­cio­nal con el que cuen­ta actualmente.

Al VI Con­gre­so se ha lle­ga­do tras un inten­so deba­te comen­za­do en diciem­bre de 2010 en el que, según datos pro­por­cio­na­dos por el Pro­pio Raúl en una de sus inter­ven­cio­nes, habrían par­ti­ci­pa­do más de 8 millo­nes de [email protected] a lo lar­go de 163.000 reunio­nes cele­bra­das en cen­tros de tra­ba­jo y barrios. Como es evi­den­te, en estas dis­cu­sio­nes han toma­do par­te millo­nes de [email protected] que no son par­te de los 800.000 mili­tan­tes del PCC.

El sólo hecho de lle­var a cabo seme­jan­te pro­ce­so de dis­cu­sión y reco­gi­da de pro­pues­tas en todo el país demues­tra bien a las cla­ras la dife­ren­cia entre el mode­lo cubano y los mode­los impe­ran­tes en la mayor par­te del mun­do (inclu­yen­do, cla­ro está, Eus­kal Herria, don­de con­vo­car un refe­rén­dum sobre un tema que incum­be direc­ta­men­te al pue­blo, díga­se por ejem­plo el TAV, es decla­ra­do ile­gal y pue­de con­lle­var pro­ce­sa­mien­to). En Cuba, aún con sus imper­fec­cio­nes, buro­cra­cia y cier­ta pira­mi­da­li­dad lla­ma­da a per­der peso pro­gre­si­va­men­te, [email protected] cuba­nos par­ti­ci­pan en dis­cu­sio­nes sobre temas que les ata­ñen y, en últi­mo tér­mino, son [email protected] [email protected] quie­nes deci­den; no el FMI, el BM, los ban­cos o los inver­sio­nis­tas extranjeros.

El tras­fon­do eco­nó­mi­co de este Con­gre­so ha sido pre­pon­de­ran­te y cla­ra prue­ba de ello es la cita de Raúl Cas­tro al ini­cio del docu­men­to “Linea­mien­tos de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y social” pre­sen­ta­do para su dis­cu­sión: “La bata­lla eco­nó­mi­ca cons­ti­tu­ye hoy, más que nun­ca, la tarea prin­ci­pal y el cen­tro del tra­ba­jo ideo­ló­gi­co de los cua­dros, por­que de ella depen­de la sos­te­ni­bi­li­dad y pre­ser­va­ción de nues­tro sis­te­ma social”.

El nivel de auto­crí­ti­ca obser­va­do en los dis­cur­sos del pro­pio Raúl en el Con­gre­so (dis­po­ni­bles en inter­net), aun­que para algu­nos sean insu­fi­cien­tes, no dejan de lla­mar la aten­ción, acos­tum­bra­dos como esta­mos a la pala­bre­ría y una ausen­cia total de auto­crí­ti­ca en las demo­cra­cias bur­gue­sas. A este res­pec­to, y sobre la idea, seña­la­da en 2005 por Fidel acer­ca de la rever­si­bi­li­dad del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio cubano, no por la pre­sión exter­na, sino por los erro­res inter­nos, Raúl recla­ma­ba auto­crí­ti­ca y no escon­der reali­da­des incó­mo­das bajo la excu­sa de que pue­dan ser uti­li­za­dos por el impe­ria­lis­mo, lo que a la pos­tre supo­ne escon­dér­se­los al pue­blo cubano y per­pe­tuar los pro­ble­mas al no abor­dar las posi­bles soluciones.

De los 291 linea­mien­tos del docu­men­to ini­cial 16 fue­ron inte­gra­dos en otros, 94 man­tu­vie­ron su redac­ción, 181 vie­ron modi­fi­ca­do su con­te­ni­do y 36 fue­ron incor­po­ra­dos. Es decir, dos ter­cios de los linea­mien­tos fue­ron refor­mu­la­dos, lo que pone de mani­fies­to el nivel de dis­cu­sión alcan­za­do, la posi­bi­li­dad de inci­dir sobre los resul­ta­dos, la resis­ten­cia de una par­te impor­tan­te de las bases y sec­to­res de la socie­dad cuba­na fren­te a deter­mi­na­das medi­das pro­pues­tas por la direc­ción, así como la nece­sa­ria recep­ti­vi­dad de esta última.

Una de las deci­sio­nes más con­tro­ver­ti­das ha sido la pau­la­ti­na des­apa­ri­ción de la “libre­ta” (car­ti­lla de racio­na­mien­to) vigen­te des­de 1962 y median­te la cual todas las fami­lias cuba­nas reci­ben men­sual­men­te una serie de pro­duc­tos bási­cos (prin­ci­pal­men­te ali­men­tos) en fun­ción del núme­ro de miem­bros y que, si bien ape­nas lle­ga para una o dos sema­nas, supo­ne un impor­tan­te sopor­te para muchas fami­lias. Dicha deci­sión se ha basa­do en la racio­na­li­za­ción de los recur­sos, inten­tan­do dejar a un lado un asis­ten­cia­lis­mo igua­li­ta­ris­ta que des­de hace ya bas­tan­tes años (espe­cial­men­te des­de el Perío­do espe­cial) no tie­ne mucho sen­ti­do, ya que [email protected] [email protected] cuba­nos no están en la mis­ma situa­ción (quie­nes reci­ben reme­sas de dóla­res de fami­lia­res en el exte­rior o quie­nes tie­nen ingre­sos altos pro­ce­den­tes mayo­ri­ta­ria­men­te del turis­mo reci­ben los pro­duc­tos de la libre­ta igual que quie­nes sólo cuen­tan con su suel­do en pesos).

Ade­más de ello, con la eli­mi­na­ción de la libre­ta se quie­re aca­bar con algu­nas irre­gu­la­ri­da­des detec­ta­das en su dis­tri­bu­ción y con las acti­tu­des con­tra­rias al tra­ba­jo de [email protected] que pre­fie­ren vivir de las ren­tas de un sis­te­ma pater­na­lis­ta y de “resol­ver” median­te acti­vi­da­des fre­cuen­te­men­te liga­das al mer­ca­do negro. No obs­tan­te, los ser­vi­cios bási­cos (sani­dad, edu­ca­ción…) segui­rán sien­do uni­ver­sa­les para [email protected] [email protected] [email protected]

A pesar del man­te­ni­mien­to del Esta­do como prin­ci­pal órgano rec­tor de la eco­no­mía, otra de las deci­sio­nes adop­ta­das que ten­drá un mayor cos­te social será la reduc­ción del apa­ra­to esta­tal en más de un millón de per­so­nas, par­tien­do de la cons­ta­ta­ción de una exce­si­va buro­cra­ti­za­ción que supo­ne una impor­tan­te car­ga eco­nó­mi­ca para el Estado.

Otro aspec­to que se impul­sa­rá será la des­cen­tra­li­za­ción del apa­ra­to esta­tal, tan­to admi­nis­tra­ti­va­men­te como a nivel pro­duc­ti­vo (minis­te­rios-empre­sas esta­ta­les). Tal y como lo indi­ca­ra el pro­pio Raúl, la cen­tra­li­za­ción (e implí­ci­ta­men­te su buro­cra­cia aso­cia­da) ha obs­ta­cu­li­za­do la par­ti­ci­pa­ción y el dina­mis­mo en las empre­sas, don­de muchos car­gos sim­ple­men­te espe­ran cómo­da­men­te a reci­bir órde­nes des­de arri­ba, sin tomar deci­sio­nes ni asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des, sin correr nin­gún ries­go, lo que a la pos­tre se habría con­ver­ti­do en una prác­ti­ca anqui­lo­san­te para el sis­te­ma productivo.

Para­le­la­men­te se ha rati­fi­ca­do el impul­so al tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia sus­ten­ta­do sobre un sis­te­ma tri­bu­ta­rio que per­mi­ta al Esta­do recau­dar fon­dos para ser inver­ti­dos en las nece­si­da­des de la pobla­ción, algo que no es nue­vo sino que da con­ti­nui­dad a unos cam­bios que se vie­nen ope­ran­do des­de hace ya varios años con el fin de aumen­tar la pro­duc­ción y hacer fren­te a la fal­ta de abas­te­ci­mien­to de diver­sos productos.

Sin embar­go, aun­que se ha recal­ca­do que todas las medi­das toma­das bus­can pre­ser­var las con­quis­tas de la Revo­lu­ción y se ha recha­za­do expre­sa­men­te la vuel­ta al capi­ta­lis­mo, se abre un mar­gen mayor a las leyes del mer­ca­do, a la ley de la ofer­ta y la deman­da, en cier­to ejer­ci­cio de prag­ma­tis­mo que, en opi­nión de algu­nos inte­lec­tua­les mar­xis­tas no va a resol­ver los pro­ble­mas de la socie­dad, como en nin­gún país lo ha hecho en estos últi­mos siglos. Lo que se dis­cu­tió en el Con­gre­so fue­ron los rit­mos de apli­ca­ción de un socia­lis­mo mer­can­til, habién­do­se deci­di­do hacer­lo poco a poco, y no con la velo­ci­dad que se había pro­pues­to ini­cial­men­te (entre­vis­ta a Nés­tor Kohan en TV Públi­ca argen­ti­na). En opi­nión de algu­nos de estos inte­lec­tua­les, soli­da­rios con la Revo­lu­ción cuba­na (pre­ci­sa­men­te por ser crí­ti­cos hones­tos), la dis­cu­sión sobre otras posi­bi­li­da­des de modos de pro­duc­ción colec­ti­vos y no direc­ta­men­te esta­ta­les, otor­gan­do mayor poder de orga­ni­za­ción y ges­tión direc­ta a los tra­ba­ja­do­res, ha sido insuficiente.

Res­pec­to a aspec­tos orga­ni­za­ti­vos la reno­va­ción de los car­gos a nivel del Buró polí­ti­co ha sido muy limi­ta­da con pre­do­mi­nio de mili­tan­tes de edad avan­za­da (Raúl men­cio­na­ba la impor­tan­te defi­cien­cia de cua­dros sufi­cien­te­men­te for­ma­dos como uno de los erro­res come­ti­dos por el Par­ti­do en las últi­mas déca­das), aun­que entre los 115 miem­bros del nue­vo Comi­té Cen­tral se ha incre­men­ta­do la par­ti­ci­pa­ción de mili­tan­tes más jóve­nes y de muje­res (pasan de un 13,3% a un 41,7%) y la de negros y mes­ti­zos se incre­men­ta un 10% lle­gan­do al 31,3%. Asi­mis­mo, se ha esta­ble­ci­do un máxi­mo de dos perío­dos con­se­cu­ti­vos de 5 años para el desem­pe­ño de car­gos, tan­to en el Par­ti­do como en el Estado.

Una de las crí­ti­cas que se le ha hecho a este VI Con­gre­so des­de algu­nos inte­lec­tua­les lati­no­ame­ri­ca­nos es el no haber pro­fun­di­za­do sufi­cien­te­men­te la des­bu­ro­cra­ti­za­ción y la bús­que­da de una dele­ga­ción pro­gre­si­va de poder y de pro­ta­go­nis­mo des­de los apa­ra­tos esta­ta­les hacia el pue­blo tra­ba­ja­dor. Una mayor hori­zon­ta­li­dad en últi­mo tér­mino. Para ello se par­te de la cons­ta­ta­ción de que la Revo­lu­ción está hoy más asen­ta­da que en sus comien­zos, y sin que ello sea óbi­ce para que el Par­ti­do man­ten­ga su papel de orga­ni­zar y orien­tar los esfuer­zos para avan­zar hacia la socie­dad comu­nis­ta y el Esta­do man­ten­ga su rol coer­ci­ti­vo en la fase de tran­si­ción del capi­ta­lis­mo al comunismo.

Los pró­xi­mos años mos­tra­rán en qué medi­da han sido ade­cua­das las medi­das adop­ta­das en este VI Con­gre­so. Como seña­lan algu­nos crí­ti­cos, tal vez no se han abor­da­do con la sufi­cien­te pro­fun­di­dad algu­nos aspec­tos impor­tan­tes, se rati­fi­can y inclu­so refuer­zan implí­ci­ta­men­te cier­tas con­ce­sio­nes al capi­ta­lis­mo y se adquie­re una visión más prag­má­ti­ca, fren­te al idea­lis­mo de los pri­me­ros años, ejem­pli­fi­ca­do espe­cial­men­te por el Che. De momen­to, el pue­blo cubano sigue demos­tran­do al mun­do que es él quien, con sus par­ti­cu­la­ri­da­des, acier­tos y erro­res, tie­ne en sus manos su pro­pio rum­bo, algo que no pue­den decir la mayor par­te de los pue­blos del mun­do, entre ellos los que vivi­mos en supues­tas “demo­cra­cias” for­ma­les. Ha demos­tra­do ser un pue­blo for­ma­do, orga­ni­za­do, dis­ci­pli­na­do y consciente.

No con­vie­ne olvi­dar, sin embar­go, que, como ya lo teo­ri­za­ron los gran­des auto­res mar­xis­tas, no es fac­ti­ble a lar­go pla­zo la cons­truc­ción del socia­lis­mo en un solo país. Cuba pudo sobre­vi­vir a 90 millas del impe­rio más pode­ro­so que ha cono­ci­do la His­to­ria en gran medi­da gra­cias al apo­yo de la Unión Sovié­ti­ca (al mar­gen de la abne­ga­da lucha que ha carac­te­ri­za­do his­tó­ri­ca­men­te al pue­blo cubano). Duran­te 5 déca­das ha logra­do hacer fren­te a toda una serie de agre­sio­nes mili­ta­res impe­ria­lis­tas (sabo­ta­jes, aten­ta­dos, inten­tos de inva­sión, ata­ques bio­ló­gi­cos…) y a un blo­queo que, toda­vía hoy, sigue con­di­cio­nan­do nota­ble­men­te el comer­cio inter­na­cio­nal de la isla.

El pro­ce­so boli­va­riano que, con sus avan­ces y algu­nas con­tra­dic­cio­nes inter­nas, cons­ti­tu­ye hoy el prin­ci­pal refe­ren­te de trans­for­ma­ción a nivel de Lati­noa­mé­ri­ca, ha con­tri­bui­do a refor­zar a la Revo­lu­ción cuba­na. Pero, aun­que el resur­gi­mien­to del boli­va­ria­nis­mo haya des­ba­ra­ta­do en gran medi­da los pla­nes del impe­ria­lis­mo yan­qui sobre su “patio tra­se­ro”, la ame­na­za con­ti­núa. En este sen­ti­do, el avan­ce y con­so­li­da­ción de este pro­ce­so anti­im­pe­ria­lis­ta a nivel con­ti­nen­tal es indis­pen­sa­ble para ase­gu­rar el avan­ce de la Revo­lu­ción, en Cuba y en el res­to de pue­blos de la Patria gran­de. Es, asi­mis­mo, el mejor apor­te que pue­den hacer a los demás pue­blos en la lar­ga lucha hacia un mun­do sin explo­ta­do­res ni explotados.

Iña­ki Etaio (Aska­pe­na­ko kidea)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.