Los espías mima­dos de Israel en Esta­dos Uni­dos – Percy Alva­ra­do

ALGUNOS CONCEPTOS BASICOS.

El vie­jo dife­ren­do entre el gato y el ratón, que ha alcan­za­do su máxi­ma expre­sión en los comics de Tom & Jerry, ha mar­ca­do his­tó­ri­ca­men­te los enfren­ta­mien­tos entre el espio­na­je y el con­tra­es­pio­na­je. Tal como expre­só Tzun Tsu, en El Arte de la Gue­rra, “La infor­ma­ción no pue­de obte­ner­se de fan­tas­mas ni espí­ri­tus, ni se pue­de tener por ana­lo­gía, ni des­cu­brir median­te cálcu­los. Debe obte­ner­se de per­so­nas; per­so­nas que conoz­can la situa­ción del adver­sa­rio.” Tal es la razón de la exis­ten­cia mis­ma del espio­na­je, como una acti­vi­dad desa­rro­lla­da por ins­ti­tu­cio­nes, en nom­bre de un país u orga­ni­za­ción, cuya fina­li­dad es la obten­ción de infor­ma­ción sen­si­ble o secre­ta de otra con­tra­par­te. Para lograr ese obje­ti­vo se ha hecho pre­su­po­ner que no valen rece­tas pre­con­ce­bi­das, ni escrú­pu­los y, sobre todo, ape­go a la lega­li­dad. Median­te la pene­tra­ción y la infil­tra­ción de agen­tes, recu­rrien­do a la siem­bra de topos, al chan­ta­je y al com­pro­me­ti­mien­to, el soborno y la explo­ta­ción de las debi­li­da­des de los fun­cio­na­rios enemi­gos, la bús­que­da de afi­ni­da­des ideo­ló­gi­cas en algu­nos poten­cia­les obje­ti­vos a par­tir de sus con­vic­cio­nes y las ape­ten­cias mate­ria­les de otros pro­pen­sos a la trai­ción, los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia acce­den a la infor­ma­ción que les intere­sa para cono­cer las debi­li­da­des y pla­nes de sus enemi­gos y, sor­pre­si­va­men­te, de algu­nos que con­si­de­ran sus ami­gos. Este pro­ce­so es sim­ple: se basa en un estu­dio ini­cial de per­fi­les de los poten­cia­les agen­tes, la fase ulte­rior de acer­ca­mien­to a la fuen­te y su reclu­ta­mien­to.

Obvia­men­te, cada nación debe pro­te­ger­se de estas ame­na­zas y para ello cuen­ta con sus ser­vi­cios de con­tra­es­pio­na­je, cuya acti­vi­dad es impe­dir que el enemi­go obten­ga infor­ma­ción secre­ta, neu­tra­li­zar redes de espio­na­je, así como crear meca­nis­mos de des­in­for­ma­ción para con­fun­dir a la inte­li­gen­cia enemi­ga. Su tra­ba­jo, por supues­to, se sus­ten­ta en la infil­tra­ción y pene­tra­ción de las célu­las de espio­na­je en su terri­to­rio, el moni­to­reo de las mis­mas y de las sedes diplo­má­ti­cas don­de ope­ran cen­tros de espio­na­je, la crea­ción de per­fi­les de los fun­cio­na­rios de las enti­da­des guber­na­men­ta­les con acce­so a infor­ma­ción sen­si­ble y valio­sa, así como el reclu­ta­mien­to de agen­tes median­te los mis­mos méto­dos que emplea la inte­li­gen­cia, tales como sobor­nos, chan­ta­je, ame­na­zas y otras varian­tes del rejue­go ope­ra­ti­vo.

Un aspec­to esen­cial del tra­ba­jo de con­tra­es­pio­na­je es espe­rar el momen­to opor­tuno para ope­rar con­tra una red de espio­na­je enemi­go. Aquí no valen los apre­su­ra­mien­tos y muchas veces es más bene­fi­cio­so dar­le cuer­da al ratón para cono­cer sus inten­cio­nes, carac­te­ri­zar­lo en sus pro­ce­di­mien­tos y alcan­ces de su tra­ba­jo, des­in­for­mar­lo, que equi­va­le a usar­lo en pro­pio bene­fi­cio. Un arres­to pre­ma­tu­ro de agen­tes pue­de dar al tras­te con casos de mayor y más peli­gro­sa enver­ga­du­ra y alcan­ce. Por tan­to, el tra­ba­jo del con­tra­es­pio­na­je requie­re suti­le­zas y pacien­cia. Al res­pec­to, el pro­pio Tzun Tsu acla­ró en su Arte de la Gue­rra: “No se pue­de obte­ner la ver­dad de los espías sin suti­le­za.”

Un ele­men­to esen­cial para com­pren­der el tra­ba­jo de los ser­vi­cios de espio­na­je y con­tra­es­pio­na­je es el de ver­los como ins­tru­men­tos de la polí­ti­ca de cada esta­do en su exac­to tiem­po y espa­cio. Hay oca­sio­nes en que el gato y el ratón se con­vier­ten en enco­na­dos enemi­gos; otros en que coope­ran entre sí por cir­cuns­tan­cias espe­cí­fi­cas e inter­cam­bian infor­ma­ción entre ellos ante un peli­gro forá­neo; otras en que el gato es com­pla­cien­te con el ratón en corres­pon­den­cia a un con­tex­to polí­ti­co inter­na­cio­nal en que los intere­ses son coin­ci­den­tes. Todo depen­de de sus patro­ci­na­do­res guber­na­men­ta­les y de sus obje­ti­vos en polí­ti­cas e inten­cio­nes de esta­do. Al res­pec­to, seña­ló acer­ta­da­men­te Hono­ré de Bal­zac: “Todo poder es una cons­pi­ra­ción per­ma­nen­te”.

Hay oca­sio­nes, sin embar­go, en que la acti­vi­dad del espio­na­je con­sen­ti­do pue­de crear gra­ves pro­ble­mas a un gobierno, tal como ha ocu­rri­do a Esta­dos Uni­dos con la acti­vi­dad del Mos­sad israe­lí en su terri­to­rio. Las alian­zas nor­te­ame­ri­ca­nas con Israel, la for­ta­le­za del lobby judío y su influen­cia en los círcu­los de poder esta­dou­ni­den­ses, así como una exce­si­va con­fian­za, le han crea­do más de un dolor de cabe­za y han pues­to en ridícu­lo la efi­ca­cia de su con­tra­es­pio­na­je. De hecho, el espio­na­je con­sen­ti­do del Mos­sad en EE UU ha des­per­ta­do muchos rece­los es las esfe­ras guber­na­men­ta­les nor­te­ame­ri­ca­nas por la agre­si­vi­dad, impu­ni­dad y peli­gro­si­dad de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia israe­líes, quie­nes han pues­to en tela de jui­cio la vul­ne­ra­bi­li­dad de ese país en mas de una oca­sión. Tal vez le fal­tó a Esta­dos Uni­dos tener más en cuen­ta aque­lla vie­ja y sabia fra­se de Ben­ja­mín Fran­klin: “Al ele­gir un ami­go ve des­pa­cio, y más des­pa­cio toda­vía al cam­biar de ami­gos”.

LA COLABORACION INTERAGENCIAS.

Un hecho recien­te, la cap­tu­ra de trein­ta espías nor­te­ame­ri­ca­nos per­te­ne­cien­tes a la CIA por par­te del minis­te­rio ira­ní de Inte­li­gen­cia, todos en reali­dad vin­cu­la­dos al Mos­sad israe­lí, puso de mani­fies­to la cola­bo­ra­ción inter­agen­cias de inte­li­gen­cia entre ambas nacio­nes. El empleo de los cen­tros de la CIA en las sedes diplo­má­ti­cas ubi­ca­das en varios paí­ses ára­bes como los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Mala­sia y Tur­quía, para reclu­tar ciu­da­da­nos ira­níes y de otras nacio­nes del Medio Orien­te, tuvo como sopor­te al Mos­sad, pues el mis­mo se encar­gó de cum­plir con las fases de selec­ción, acer­ca­mien­to y par­te del reclu­ta­mien­to de los mis­mos. En esta opor­tu­ni­dad, median­te pro­me­sas de libre emi­gra­ción a EE UU y dine­ro, se pre­ten­día obte­ner infor­ma­ción sen­si­ble sobre las defen­sas, finan­zas y otros secre­tos de la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán.

En casos como este, los favo­res se pagan e Israel tie­ne bien cla­ro que el obje­ti­vo de su espio­na­je debe ser, pri­me­ro que todo, aque­llos paí­ses que, como Esta­dos Uni­dos, cuen­tan con gran­des con­cen­tra­cio­nes de ciu­da­da­nos ára­bes. Tal fue la razón de que a par­tir de los años 60 el Mos­sad crea­ra abun­dan­tes redes de moni­to­reo en varias ciu­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas con la anuen­cia de la Casa Blan­ca. Estas redes dedi­ca­das a espiar a las comu­ni­da­des ára­bes tam­bién tie­nen como misión la eli­mi­na­ción físi­ca o el secues­tro de poten­cia­les enemi­gos.

El recien­te caso de la cap­tu­ra de los trein­ta espías de la CIA y el Mos­sad no es un hecho ais­la­do. Varios docu­men­tos de Wiki­leaks dados a cono­cer el año pasa­do, y envia­dos a la CIA, y lue­go entre­ga­dos a sus socios del Mos­sad, ponen sobre el tape­te que las emba­ja­das nor­te­ame­ri­ca­nas en paí­ses ára­bes y musul­ma­nes, emplea­ron el sis­te­ma mili­tar de comu­ni­ca­ción SIPDIS como sopor­te infor­ma­ti­vo. En uno de ellos se reco­ge la pro­pues­ta de Meir Dagan a EEUU, el jefe del Mos­sad, de un plan para eje­cu­tar un gol­pe de Esta­do en Irán en el año 2007. A pesar de algu­nas dife­ren­cias de inter­pre­ta­ción de las polí­ti­cas a seguir con res­pec­to a Irán, entre ambos gobier­nos pre­va­le­ció la inten­ción de des­truir a la Revo­lu­ción Islá­mi­ca recu­rrien­do a los tra­di­cio­na­les meca­nis­mos de sub­ver­sión inter­na, apo­yo a la con­tra­rre­vo­lu­ción, una gue­rra mediá­ti­ca y des­in­for­ma­ti­va, así como el ais­la­mien­to inter­na­cio­nal sobre la base de fal­sas acu­sa­cio­nes sobre el pro­gra­ma nuclear ira­ní y una fabri­ca­da vio­la­ción de los dere­chos huma­nos. Para ello, des­de lue­go, coor­di­na­ron accio­nes entre la CIA y el Mos­sad.

EL ESPIONAJE CONSENTIDO DEL MOSSAD EN ESTADOS UNIDOS.

El espio­na­je con­sen­ti­do del Mos­sad den­tro de Esta­dos Uni­dos ha alcan­za­do ribe­tes inima­gi­na­bles des­de hace más de cin­cuen­ta años, cuan­do la inte­li­gen­cia israe­lí se plan­teó moni­to­rear a las comu­ni­da­des ára­bes asen­ta­das en ese país. En diciem­bre de 2008 fue la pro­pia inte­li­gen­cia rusa la que des­ta­pó la pre­sen­cia de redes de Mos­sad, finan­cia­das des­de 1960 por par­te de millo­na­rios de ori­gen judío, entre los que sobre­sa­lió el neo­yor­quino Ber­nard Madoff. La cap­tu­ra de Madoff se rela­cio­nó con un sona­do caso de espio­na­je del Mos­sad que invo­lu­cró a Larry Fran­klin, cap­tu­ra­do en el 2005 cuan­do, des­de su pues­to como miem­bro del Pen­tá­gono, ven­dió secre­tos al AIPAC, el Comi­té Esta­dou­ni­den­se-Israe­lí para Asun­tos Públi­cos, gru­po de cabil­deo den­tro del Con­gre­so y de la Casa Blan­ca, vin­cu­la­do estre­cha­men­te al Mos­sad. Larry Fran­klin, un ana­lis­ta del Pen­tá­gono espe­cia­li­za­do en Irán y per­te­ne­cien­te a la Ofi­ci­na de Asun­tos de Orien­te Medio y el Sur de Asia (NESA), encar­ga­da de dise­ñar las polí­ti­cas del Pen­tá­gono para esas regio­nes. Este gol­pe con­tra los israe­líes, por supues­to, fue par­te de una polí­ti­ca coyun­tu­ral de Oba­ma para des­lin­dar­se en apa­rien­cia de la influen­cia israe­lí tan pre­do­mi­nan­te en las esfe­ras de poder de Esta­dos Uni­dos. Fue, en resu­men, el sacri­fi­cio de peo­nes en el table­ro de aje­drez sin afec­tar a las gran­des pie­zas.

Como un ante­ce­den­te del espio­na­je israe­lí den­tro de terri­to­rio nor­te­ame­ri­cano estu­vo la cap­tu­ra en 1985 de Richard Smyth, quien fue encon­tra­do cul­pa­ble de ven­der tem­po­ri­za­do­res nuclea­res a Israel.

Phi­lip Giral­di, ex fun­cio­na­rio de la CIA, des­min­tió los ale­ga­tos de Tel Aviv de que acti­vi­dad del Mos­sad en EEUU es un espio­na­je impu­ne sos­te­ni­do bajo pre­sión del lobby israe­lí. De este modo, el Mos­sad está espian­do en EEUU con impu­ni­dad, dijo Giral­di. La cap­tu­ra de Ben-Ami Cádiz en el 2008, lue­go de per­ma­ne­cer más de vein­te años infor­man­do secre­tos mili­ta­res a Israel es prue­ba de ello. Lo sor­pren­den­te de este caso es que Ben-Ami Kadish, ex inge­nie­ro en Pica­tinny Arse­nal en Nue­va Jer­sey, salió lue­go de pagar una mul­ta y aún per­ci­be su pen­sión del Depar­ta­men­to de Defen­sa. Esta impu­ni­dad ha cobra­do real­ce lue­go del aumen­to de las ten­sio­nes entre Israel e Irán en los últi­mos meses. El Mos­sad ha tra­ta­do, en más de una oca­sión, espiar y coac­cio­nar a ciu­da­da­nos ára­bes en EE UU bajo la facha­da de per­te­ne­cer al FBI, sobre todo en gran­des urbes como Nue­va York y Nue­va Jer­sey, ope­ran­do inclu­so des­de la misión de Israel ante las Nacio­nes Uni­das en Nue­va York. Está cla­ro de que el FBI tie­ne las manos ata­das para actuar con­tra sus fal­sos agen­tes israe­líes, en una acep­ta­ción de una ruti­na exten­di­da e ile­gal, acep­ta­da inclu­so por el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia.

Otro sona­do caso de espio­na­je israe­lí invo­lu­cró a Ste­wart Nozet­te, un cien­tí­fi­co aero­es­pa­cial del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT), quien tra­ba­jó en el Labo­ra­to­rio Nacio­nal Liver­mo­re del Depar­ta­men­to de Ener­gía y en el Cen­tro God­dard de Vue­los Espa­cia­les de la NASA, cap­tu­ra­do por el FBI el 20 de octu­bre de 2009, inten­ta­do ven­der secre­tos a un agen­te encu­bier­to que dijo per­te­ne­cer al Mos­sad. Aun­que su cul­pa­bi­li­dad que­dó demos­tra­da, Nozet­te con­fía en ante­ce­den­tes ante­rio­res en que espías al ser­vi­cio del Mos­sad y del AIPAC, como Ste­ve Rosen y Keith Weiss­man, quie­nes fue­ron absuel­tos bochor­no­sa­men­te en abril de 2009.

Des­de 1989 has­ta 2006 con­ta­ba con auto­ri­za­ción de segu­ri­dad de alto nivel y acce­so fre­cuen­te a infor­ma­ción y docu­men­tos vin­cu­la­dos a la defen­sa nacio­nal, seña­ló el FBI.

El espio­na­je del Mos­sad en EE UU tie­ne bar­bas lar­gas y se ha con­ver­ti­do en un vicio en el sta­blish­ment nor­te­ame­ri­cano. Uno de los casos más anti­guos fue el de Jonathan Jay Pollard, ex ana­lis­ta civil de inte­li­gen­cia de la Mari­na de los Esta­dos Uni­dos, con­de­na­do por espiar para Israel y sumi­nis­trar a la LAKAM (Ofi­ci­na de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les de Israel) alre­de­dor de 800.000 pági­nas de docu­men­tos nor­te­ame­ri­ca­nos cla­si­fi­ca­dos. Con­de­na­do a cade­na per­pe­tua en 1987, pur­ga su con­de­na en la peni­ten­cia­ría fede­ral de But­ner, en Caro­li­na del Nor­te, iden­ti­fi­ca­do como el pre­so núme­ro 09185 – 016. Sin ser acu­sa­do de trai­ción pues Israel no es enemi­go de EE UU, Pollard ha sido una excep­ción en el tra­to con los espías israe­líes. Todo pare­ce haber sido cues­tión de rejue­gos polí­ti­cos: el 12 de Mayo de 1998 Israel acep­tó que Pollard era agen­te del Mos­sad y le con­ce­dió la ciu­da­da­nía israe­lí en 1995, tres años antes. Se sabe tam­bién que el AIPAC, y el pro­pio gobierno de Israel, hacen ges­tio­nes para su libe­ra­ción. Por últi­mo, el 4 de enero de 2011 el pri­mer minis­tro israe­lí, Ben­ja­mín Netan­yahu, soli­ci­tó ofi­cial­men­te el indul­to de Jonathan Pollard.

Tam­bién alcan­zó noto­rie­dad el caso de un mili­tar nor­te­ame­ri­cano, David Tenen­baum, quien en 1997 sumi­nis­tró secre­tos mili­ta­res al Mos­sad sobre misi­les y vehícu­los aco­ra­za­dos.

Tal vez la prue­ba del espio­na­je con­sen­ti­do del Mos­sad en terri­to­rio nor­te­ame­ri­cano la ofre­ció Susan Lin­dauer, un ex con­tac­to de la CIA en Iraq, quien ha lan­za­do la acu­sa­ción de que la CIA tuvo cono­ci­mien­tos pre­vios sobre el ata­que en las Torres Geme­las y don­de invo­lu­cra al Mos­sad en estos even­tos del 11 de sep­tiem­bre de 2001. Para Lin­dauer, su jefe en la CIA, Kevin Barret, tenía cono­ci­mien­to del ata­que antes que el mis­mo tuvie­ra lugar. Las decla­ra­cio­nes de Lin­dauer coin­ci­den con docu­men­tos ofi­cia­les des­cla­si­fi­ca­dos del Archi­vo de Segu­ri­dad Nacio­nal de Esta­dos Uni­dos, don­de se mues­tra que el gobierno de Bush pla­neó la gue­rra con­tra Irak casi un año antes del ata­que al World Tra­de Cen­ter. Para eli­mi­nar cual­quier infi­den­cia de Lin­dauer, la mis­ma fue con­de­na­da como agen­te al ser­vi­cio de Irak, aun­que lue­go fue libe­ra­da por razo­nes de inapro­pia­das con­di­cio­nes men­ta­les. Sin embar­go, la expul­sión masi­va de espías israe­líes lue­go de los aten­ta­dos fue una res­pues­ta por la fal­ta de coope­ra­ción del Mos­sad de Israel para impe­dir la masa­cre los hechos del 11 de sep­tiem­bre de 2001. Aun­que el FBI con­si­guió prue­bas al res­pec­to, se sabe que las altas esfe­ras de poder per­mi­tie­ron luz ver­de al ata­que al WTC.

A prin­ci­pios del año 2006 se pudo evi­den­ciar una ope­ra­ción den­tro de Esta­dos Uni­dos eje­cu­ta­da por dos sec­cio­nes del Mos­sad: la Metsa­da o sec­ción de ser­vi­cios espe­cia­les, encar­ga­da de pro­yec­tos de gue­rra para­mi­li­ta­res y psi­co­ló­gi­cos, así como del Loha­mah Psi­chlo­git Depart­ment (L.A.P.), que lle­vó al FBI a rea­li­zar amplios inte­rro­ga­to­rios a miem­bros de la pren­sa nor­te­ame­ri­ca­na sobre sus cono­ci­mien­tos sobre la exis­ten­cia de redes de inte­li­gen­cia israe­líes en terri­to­rio esta­dou­ni­den­se y sus víncu­los con la pren­sa de ese país, ya que exis­tía una mar­ca­da ten­den­cia a difun­dir infor­ma­ción fal­sea­da a favor de Israel. Uno de los casos fue el de la perio­dis­ta Judith Miller, exper­ta en des­in­for­mar a la opi­nión públi­ca por más de una déca­da entre los años 80 y 90. Obvia­men­te, como en todos los casos, cual­quier inves­ti­ga­ción fede­ral fue sabo­tea­da por los gru­pos de poder empa­ren­ta­dos con el pode­ro­so AIPAC y con la Con­fe­ren­cia de Pre­si­den­tes de las Orga­ni­za­cio­nes Judías más Impor­tan­tes (CPMJO). El col­mo de la impu­ni­dad ha sido la pene­tra­ción del FBI por agen­tes del Mos­sad, tal como ocu­rrió con los casos de Richard Per­le y Paul Wol­fo­witz, quie­nes entre­ga­ron varios dos­siers al ser­vi­cio israe­lí en 1980. Muchos altos diri­gen­tes del con­tra­es­pio­na­je nor­te­ame­ri­cano, del Pen­tá­gono y figu­ras del gobierno como Elliot Abrams, Rubin y Libby en el Con­se­jo Nacio­nal de Segu­ri­dad, el Depar­ta­men­to de Esta­do y la Ofi­ci­na del Vice­pre­si­den­te, per­mi­tie­ron la impu­ni­dad del Mos­sad.

El nivel de mane­jo ideo­ló­gi­co de la ultra­de­re­cha nor­te­ame­ri­ca­na pro israe­lí se puso de mani­fies­to cuan­do creó el Washing­ton Ins­ti­tu­te for Near East Policy (WINEP), don­de muchos fun­cio­na­rios del depar­ta­men­to de Esta­do nor­te­ame­ri­cano y del Minis­te­rio de Defen­sa rea­li­zan cur­sos sobre temá­ti­cas rela­cio­na­das con el Orien­te Medio. Por si fue­ra poco, el AIPAC invi­ta a los nue­vos miem­bros del Con­gre­so de EE UU a un via­je gra­tui­to a Israel para rea­li­zar turis­mo polí­ti­co.

Otro apo­yo de los ser­vi­cios israe­líes en Esta­dos Uni­dos, la Zio­nist Power Con­fi­gu­ra­tion (ZPC), ha ejer­ci­do una fuer­te influen­cia den­tro del Con­gre­so y en la Casa Blan­ca para con­di­cio­nar la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na a favor de Israel, vin­cu­lán­do­se a la ultra­de­re­cha esta­dou­ni­den­se y al Com­ple­jo Mili­tar Indus­trial, con vis­tas a blo­quear cual­quier acuer­do de paz en el Orien­te Medio. Para muchos, hoy por hoy, el poder de ZPC sobre­pa­sa la influen­cia de AIPAC.

CONCLUSIONES

El hecho de que la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na hacia el Medio Orien­te se encuen­tre secues­tra­da por Israel, quien ha logra­do pene­trar los altos esta­men­tos guber­na­men­ta­les de Esta­dos Uni­dos, finan­ciar cam­pa­ñas y sobor­nar a polí­ti­cos, mili­ta­res y jefes de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia y con­tra­in­te­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­nos, así como con­tro­lar el pode­ro­so Com­ple­jo Mili­tar Indus­trial, ha posi­bi­li­ta­do la libre actua­ción de agen­tes y ofi­cia­les del Mos­sad y otros ser­vi­cios israe­líes con total impu­ni­dad.

No exis­te un ser­vi­cio más acti­vo que ope­re en la Unión que el pro­ve­nien­te de Israel. A pesar de los pro­ce­sos inves­ti­ga­ti­vos lle­va­dos a cabo por el FBI y otros órga­nos de con­tra­es­pio­na­je, a pesar del apre­sa­mien­to de dece­nas de espías y redes com­ple­tas, la jus­ti­cia nor­te­ame­ri­ca­na los exo­ne­ra de sus car­gos o son sim­ple­men­te expul­sa­dos con total impu­ni­dad. Aquí el gato jue­ga com­pla­cien­te con el ratón, ofre­cién­do­le siem­pre una son­ri­sa iró­ni­ca y bona­cho­na.

Este espio­na­je con­sen­ti­do exis­te por obra y gra­cia de las con­fa­bu­la­cio­nes, alian­zas e iden­ti­da­des ideo­ló­gi­cas entre Israel y Esta­dos Uni­dos. Mien­tras tan­to, Cin­co cuba­nos pur­gan injus­tas con­de­nas en cár­ce­les nor­te­ame­ri­ca­nas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *