Pri­mer obje­ti­vo cum­pli­do – Jon Mai­lua de la Hoz

Los extra­or­di­na­rios resul­ta­dos elec­to­ra­les de la coa­li­ción BILDU, son la expre­sión cuan­ti­ta­ti­va y cua­li­ta­ti­va del éxi­to de la estra­te­gia de cons­truc­ción de un Blo­que socio-polí­ti­co sobe­ra­nis­ta, demó­cra­ta y de izquier­das. La acu­mu­la­ción de fuer­zas en torno a las can­di­da­tu­ras de BILDU, ha sobre­pa­sa­do las expec­ta­ti­vas más opti­mis­tas y han supues­to un ver­da­de­ro vuel­co en las ins­ti­tu­cio­nes muni­ci­pa­les y fora­les.

Evi­den­te­men­te, no pode­mos afir­mar que estas elec­cio­nes hayan sido «demo­crá­ti­cas» ya que no olvi­de­mos que SORTU, como orga­ni­za­ción pro­pia de la Izquier­da Aber­tza­le, no pudo con­cu­rrir debi­do a una prohi­bi­ción por par­te del Tri­bu­nal Supre­mo espa­ñol, ade­más de exis­tir una Laey de par­ti­dos polí­ti­cos, repre­si­va y nega­do­ra de dere­chos y liber­ta­des, pero la pre­sen­cia en las ins­ti­tu­cio­nes, por par­te del Blo­que de Izquier­das y Aber­tza­le era abso­lu­ta­men­te nece­sa­ria.

En pri­mer lugar, las ins­ti­tu­cio­nes son, al fin y al cabo, des­de don­de se toman las deci­sio­nes y se desa­rro­llan las polí­ti­cas que afec­tan a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y a los sec­to­res popu­la­res, por lo que no podían seguir sin un repre­sen­tan­te que defen­die­ra sus intere­ses y que con­vir­tie­ra muni­ci­pios, jun­tas gene­ra­les y, en el caso de Nafa­rroa, el par­la­men­to, en cam­pos de lucha polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca, de denun­cia, pero tam­bién de ges­tión allí don­de se pue­da, con un pro­gra­ma de izquier­das, demo­crá­ti­co y de trans­for­ma­ción social.

La pre­sen­cia de BILDU en las ins­ti­tu­cio­nes, resul­ta­rá bási­ca para aco­me­ter una ver­da­de­ra trans­for­ma­ción social, asu­mien­do una fun­ción muy impor­tan­te de cata­li­za­dor de la par­ti­ci­pa­ción social, de la movi­li­za­ción y de refe­ren­te para una masa social que, al menos de momen­to, no pue­de o no desea lle­var su com­pro­mi­so más allá del ámbi­to elec­to­ral. Pero lo más impor­tan­te, es que BILDU posi­bi­li­ta la arti­cu­la­ción de una estruc­tu­ra de tra­ba­jo abier­ta a sec­to­res socia­les nue­vos, has­ta la fecha desmovilizados,para sumar­se a [email protected] que esta­ban ya tra­ba­jan­do en el movi­mien­to popu­lar.

Los car­gos elec­tos de BILDU tie­nen aho­ra una gran res­pon­sa­bi­li­dad, a la que sin duda sabrán res­pon­der ade­cua­da­men­te. Una res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca fun­da­men­tal, para compañ[email protected], en muchos casos sin expe­rien­cia polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal pre­via, pero pre­ci­sa­men­te esa es su vir­tud. Y a par­tir de aho­ra, el blo­que aber­tza­le y de izquier­das debe cons­ti­tuir­se en el ver­da­de­ro motor de la trans­for­ma­ción social y de la rup­tu­ra demo­crá­ti­ca, tra­ba­jan­do en el movi­mien­to popu­lar y, de vital impor­tan­cia, en los barrios. Los barrios deben ser recu­pe­ra­dos como ver­da­de­ros cen­tros neu­rál­gi­cos del tra­ba­jo mili­tan­te. Cons­ti­tuir asam­bleas, pro­gra­mas de tra­ba­jo, enca­be­zar rei­vin­di­ca­cio­nes de las reali­da­des más coti­dia­nas, sumar y sumar compañ[email protected] en las luchas coti­dia­nas, crear soli­da­ri­da­des, tra­ba­jar codo con codo, asu­mien­do nues­tras dife­ren­cias, pero refor­zan­do nues­tras nece­si­da­des y plan­tea­mien­tos comu­nes, como base de una nue­va hege­mo­nía basa­da en la par­ti­ci­pa­ción, la demo­cra­cia y el com­pro­mi­so, como paso nece­sa­rio de un ver­da­de­ro socia­lis­mo aber­tza­le, en el que [email protected] [email protected] debe­mos cons­ti­tuir­nos en un refe­ren­te valio­so y fun­da­men­tal.

Algu­nos ana­lis­tas polí­ti­cos, con­si­de­ran la eclo­sión de BILDU como un pro­ce­so en el que, en lugar de con­so­li­dar una base elec­to­ral y, con los años, alcan­zar su techo, ha logra­do con­quis­tar su techo elec­to­ral a la pri­me­ra. Cra­so error, por­que con­si­de­ra­mos que aque­llas for­ma­cio­nes polí­ti­cas que se han auto­ex­clui­do de la cola­ción BILDU, y a la luz de la reali­dad de sus resul­ta­dos elec­to­ra­les, debe­rían replan­tear­se su estra­te­gia. Tam­bién aspi­ra­mos a que [email protected] [email protected] «[email protected]», y digo bien, [email protected], que en el pre­sen­te han segui­do apos­tan­do por los par­ti­dos que les han lle­va­do a la cri­sis, recon­si­de­ren su posi­ción y que para [email protected] BILDU sea su ver­da­de­ro refe­ren­te de cam­bio social.

BILDU, AURRERA!!

EUSKAL HERRIA AURRERA!!

EZKERTIAK ETA ABERTZALEAK AURRERA!!

Jon Mai­lua de la Hoz es miem­bro de Boltxe Kolek­ti­boa

EgunHorif04.jpg

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *