Pri­mer obje­ti­vo cum­pli­do – Jon Mai­lua de la Hoz

Los extra­or­di­na­rios resul­ta­dos elec­to­ra­les de la coa­li­ción BILDU, son la expre­sión cuan­ti­ta­ti­va y cua­li­ta­ti­va del éxi­to de la estra­te­gia de cons­truc­ción de un Blo­que socio-polí­ti­co sobe­ra­nis­ta, demó­cra­ta y de izquier­das. La acu­mu­la­ción de fuer­zas en torno a las can­di­da­tu­ras de BILDU, ha sobre­pa­sa­do las expec­ta­ti­vas más opti­mis­tas y han supues­to un ver­da­de­ro vuel­co en las ins­ti­tu­cio­nes muni­ci­pa­les y forales.

Evi­den­te­men­te, no pode­mos afir­mar que estas elec­cio­nes hayan sido «demo­crá­ti­cas» ya que no olvi­de­mos que SORTU, como orga­ni­za­ción pro­pia de la Izquier­da Aber­tza­le, no pudo con­cu­rrir debi­do a una prohi­bi­ción por par­te del Tri­bu­nal Supre­mo espa­ñol, ade­más de exis­tir una Laey de par­ti­dos polí­ti­cos, repre­si­va y nega­do­ra de dere­chos y liber­ta­des, pero la pre­sen­cia en las ins­ti­tu­cio­nes, por par­te del Blo­que de Izquier­das y Aber­tza­le era abso­lu­ta­men­te necesaria.

En pri­mer lugar, las ins­ti­tu­cio­nes son, al fin y al cabo, des­de don­de se toman las deci­sio­nes y se desa­rro­llan las polí­ti­cas que afec­tan a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y a los sec­to­res popu­la­res, por lo que no podían seguir sin un repre­sen­tan­te que defen­die­ra sus intere­ses y que con­vir­tie­ra muni­ci­pios, jun­tas gene­ra­les y, en el caso de Nafa­rroa, el par­la­men­to, en cam­pos de lucha polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca, de denun­cia, pero tam­bién de ges­tión allí don­de se pue­da, con un pro­gra­ma de izquier­das, demo­crá­ti­co y de trans­for­ma­ción social.

La pre­sen­cia de BILDU en las ins­ti­tu­cio­nes, resul­ta­rá bási­ca para aco­me­ter una ver­da­de­ra trans­for­ma­ción social, asu­mien­do una fun­ción muy impor­tan­te de cata­li­za­dor de la par­ti­ci­pa­ción social, de la movi­li­za­ción y de refe­ren­te para una masa social que, al menos de momen­to, no pue­de o no desea lle­var su com­pro­mi­so más allá del ámbi­to elec­to­ral. Pero lo más impor­tan­te, es que BILDU posi­bi­li­ta la arti­cu­la­ción de una estruc­tu­ra de tra­ba­jo abier­ta a sec­to­res socia­les nue­vos, has­ta la fecha desmovilizados,para sumar­se a [email protected] que esta­ban ya tra­ba­jan­do en el movi­mien­to popular.

Los car­gos elec­tos de BILDU tie­nen aho­ra una gran res­pon­sa­bi­li­dad, a la que sin duda sabrán res­pon­der ade­cua­da­men­te. Una res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca fun­da­men­tal, para compañ[email protected], en muchos casos sin expe­rien­cia polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal pre­via, pero pre­ci­sa­men­te esa es su vir­tud. Y a par­tir de aho­ra, el blo­que aber­tza­le y de izquier­das debe cons­ti­tuir­se en el ver­da­de­ro motor de la trans­for­ma­ción social y de la rup­tu­ra demo­crá­ti­ca, tra­ba­jan­do en el movi­mien­to popu­lar y, de vital impor­tan­cia, en los barrios. Los barrios deben ser recu­pe­ra­dos como ver­da­de­ros cen­tros neu­rál­gi­cos del tra­ba­jo mili­tan­te. Cons­ti­tuir asam­bleas, pro­gra­mas de tra­ba­jo, enca­be­zar rei­vin­di­ca­cio­nes de las reali­da­des más coti­dia­nas, sumar y sumar compañ[email protected] en las luchas coti­dia­nas, crear soli­da­ri­da­des, tra­ba­jar codo con codo, asu­mien­do nues­tras dife­ren­cias, pero refor­zan­do nues­tras nece­si­da­des y plan­tea­mien­tos comu­nes, como base de una nue­va hege­mo­nía basa­da en la par­ti­ci­pa­ción, la demo­cra­cia y el com­pro­mi­so, como paso nece­sa­rio de un ver­da­de­ro socia­lis­mo aber­tza­le, en el que [email protected] [email protected] debe­mos cons­ti­tuir­nos en un refe­ren­te valio­so y fundamental.

Algu­nos ana­lis­tas polí­ti­cos, con­si­de­ran la eclo­sión de BILDU como un pro­ce­so en el que, en lugar de con­so­li­dar una base elec­to­ral y, con los años, alcan­zar su techo, ha logra­do con­quis­tar su techo elec­to­ral a la pri­me­ra. Cra­so error, por­que con­si­de­ra­mos que aque­llas for­ma­cio­nes polí­ti­cas que se han auto­ex­clui­do de la cola­ción BILDU, y a la luz de la reali­dad de sus resul­ta­dos elec­to­ra­les, debe­rían replan­tear­se su estra­te­gia. Tam­bién aspi­ra­mos a que [email protected] [email protected] «[email protected]», y digo bien, [email protected], que en el pre­sen­te han segui­do apos­tan­do por los par­ti­dos que les han lle­va­do a la cri­sis, recon­si­de­ren su posi­ción y que para [email protected] BILDU sea su ver­da­de­ro refe­ren­te de cam­bio social.

BILDU, AURRERA!!

EUSKAL HERRIA AURRERA!!

EZKERTIAK ETA ABERTZALEAK AURRERA!!

Jon Mai­lua de la Hoz es miem­bro de Boltxe Kolektiboa

EgunHorif04.jpg

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Twitter
Facebook
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *