La con­tra­rre­vo­lu­ción en Medio Orien­te – Thierry Meys­san

En unos meses, 3 gobier­nos prooc­ci­den­ta­les han sido derro­ca­dos en el mun­do ára­be: en Líbano el par­la­men­to expul­só del poder al gobierno de Saad Hari­ri y los movi­mien­tos popu­la­res derro­ca­ron a Zine el-Abbi­di­ne Ben Ali en Túnez y, en Egip­to, a Hos­ni Muba­rak, pos­te­rior­men­te arres­ta­do.

Estos cam­bios de régi­men se acom­pa­ñan de mani­fes­ta­cio­nes con­tra la domi­na­ción esta­dou­ni­den­se y el sio­nis­mo. Favo­re­cen, en el plano polí­ti­co, al eje de la resis­ten­cia con­for­ma­do, en el plano esta­tal, por Irán y Siria, y en el plano infra­es­ta­tal por los movi­mien­tos Hez­bo­llah y Hamas.

Para impo­ner la con­tra­rre­vo­lu­ción en la región, Washing­ton y Tel Aviv han recu­rri­do a su mejor apo­yo: el clan de los Sudai­ri, que repre­sen­ta mejor que cual­quier otra fuer­za el des­po­tis­mo al ser­vi­cio del impe­ria­lis­mo.

Los Sudai­ri

Aun­que es posi­ble que el lec­tor nun­ca haya oído hablar de ellos, los Sudai­ri son des­de hace varias déca­das la orga­ni­za­ción polí­ti­ca más rica del mun­do. Los Sudai­ri son 7 de los 53 hijos del rey Ibn Saud –el fun­da­dor de Ara­bia Sau­di­ta. Son espe­cí­fi­ca­men­te los 7 hijos de la prin­ce­sa Sudai­ri. Su cabe­ci­lla fue el cono­ci­do rey Fahd, cuyo rei­na­do se exten­dió de 1982 a 2005. Des­de la muer­te de Fahd, sólo que­dan 6 Sudai­ri.

El mayor es el prín­ci­pe Sul­tan, minis­tro de Defen­sa des­de 1962, de 85 años. El más joven, con 71 años, es el prín­ci­pe Ahmed, minis­tro adjun­to del Inte­rior des­de 1975. Des­de los años 1960, es el clan de los Sudai­ri el que ha veni­do orga­ni­zan­do, estruc­tu­ran­do, finan­cian­do los regí­me­nes títe­res prooc­ci­den­ta­les del «Medio Orien­te amplia­do».

En este pun­to se hace indis­pen­sa­ble un recuen­to his­tó­ri­co.

Ara­bia Sau­di­ta es una enti­dad jurí­di­ca que los bri­tá­ni­cos crea­ron para debi­li­tar el Impe­rio Oto­mano duran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. A pesar haber sido el inven­tor del con­cep­to de «nación ára­be», Law­ren­ce de Ara­bia nun­ca logró con­ver­tir el nue­vo país en una nación, y menos aún en un Esta­do. Ara­bia Sau­di­ta era, y sigue sien­do, una pro­pie­dad pri­va­da de la fami­lia Saud. Como se demos­tró a tra­vés de la inves­ti­ga­ción judi­cial bri­tá­ni­ca que tuvo lugar duran­te el escán­da­lo Al-Yama­mah, ya en pleno siglo XXi, no exis­ten hoy en día cuen­tas ban­ca­rias ni pre­su­pues­to del rei­no. Son las cuen­tas de la fami­lia real las que se uti­li­zan para admi­nis­trar lo que sigue sien­do la pose­sión pri­va­da de los Saud.

Al tér­mino de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, el Rei­no Uni­do ya no con­ta­ba con los medios nece­sa­rios para man­te­ner su impe­ria­lis­mo, así que el terri­to­rio de Ara­bia Sau­di­ta pasó a depen­der de Esta­dos Uni­dos. El pre­si­den­te Fran­klin D. Roo­se­velt con­clu­yó enton­ces un acuer­do con el rey Ibn Saud: la fami­lia Saud se com­pro­me­tía a garan­ti­zar el apro­vi­sio­na­mien­to de petró­leo a Esta­dos Uni­dos a cam­bio de la ayu­da mili­tar nece­sa­ria para que los Saud pudie­ran man­te­ner­se en el poder. Esa alian­za se cono­ce como el Acuer­do del Quincy por haber­se fir­ma­do a bor­do del navío del mis­mo nom­bre. Se tra­ta de un acuer­do, no de un tra­ta­do, por­que no fue fir­ma­do entre dos Esta­dos sino entre un Esta­do y una fami­lia.

El rey fun­da­dor, Ibn Saud, tuvo 32 espo­sas y 53 hijos, lo cual rápi­da­men­te dio lugar a gra­ves riva­li­da­des entre los poten­cia­les can­di­da­tos a la suce­sión. Ya tar­día­men­te se deci­dió, por lo tan­to, que la coro­na no pasa­ra de padre a hijo sino de medio her­mano a medio her­mano.

Cin­co hijos de Ibn Saud han ocu­pa­do el trono has­ta el momen­to. El actual rey, Abda­lá I, de 87 años, es un hom­bre más bien de men­te abier­ta, aun­que total­men­te des­co­nec­ta­do de las reali­da­des con­tem­po­rá­neas. Con­cien­te de que el actual sis­te­ma dinás­ti­co con­du­ce a la catás­tro­fe, el rey Abda­lá quie­re refor­mar las reglas de suce­sión. El sobe­rano sería desig­na­do enton­ces por el Con­se­jo del Rei­no, o sea por una serie de repre­sen­tan­tes de las diver­sas ramas de la fami­lia real, lo cual pudie­ra poner el poder en manos de una gene­ra­ción más joven.

Pero a los Sudai­ri no les con­vie­ne esta sabia ini­cia­ti­va. Como resul­ta­do de varias renun­cias al trono, ya sea por razo­nes de salud de los renun­cian­tes o por siba­ri­tis­mo, los tres pró­xi­mos aspi­ran­tes son miem­bros de ese clan: el ya men­cio­na­do prín­ci­pe Sul­tan, minis­tro de Defen­sa, de 85 años; el prín­ci­pe Nayef, minis­tro del Inte­rior, de 78 años, y el prín­ci­pe Sal­man, gober­na­dor de Riad, de 75 años. Si lle­ga­ra a apli­car­se, la nue­va regla dinás­ti­ca per­ju­di­ca­ría a estos per­so­na­jes.

Lo ante­rior expli­ca por qué los Sudai­ri, que nun­ca han sen­ti­do dema­sia­do cari­ño por su medio her­mano, el rey Abda­lá, actual­men­te lo odian. Tam­bién expli­ca por qué han deci­di­do uti­li­zar todas sus fuer­zas en la actual bata­lla.

El regre­so de Ban­dar Bush

A fines de los años 1970, el futu­ro rey Fadh diri­gía el clan de los Sudai­ri. Y se fijó en las raras cua­li­da­des de uno de los hijos de su her­mano Sul­tan: el prín­ci­pe Ban­dar. Lo envió a nego­ciar con­tra­tos de arma­men­to en Washing­ton y le gus­tó la mane­ra como Ban­dar logró com­prar el con­sen­ti­mien­to del enton­ces pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos James Car­ter.

Al lle­gar al trono, en 1982, el rey Fadh con­vir­tió al prín­ci­pe Ban­dar en su hom­bre de con­fian­za. Lo nom­bró agre­ga­do mili­tar y pos­te­rior­men­te emba­ja­dor en Washing­ton, pues­to que Ban­dar ocu­pó has­ta el fin del rei­na­do de Fahd y el momen­to en que se pro­du­jo su bru­tal expul­sión por par­te del rey Abda­lá, en 2005.

Hijo del prín­ci­pe Sul­tan y de una escla­va libia, el prín­ci­pe Ban­dar es una per­so­na­li­dad bri­llan­te y caren­te de escrú­pu­los que ha sabi­do impo­ner­se en el seno de la fami­lia real, a pesar del des­ho­nor inhe­ren­te al ori­gen de su madre. Ban­dar es actual­men­te el bra­zo eje­cu­tor de los geron­tó­cra­tas del clan Sudai­ri. Duran­te su lar­ga estan­cia en Washing­ton, el prín­ci­pe Ban­dar se hizo ami­go de la fami­lia Bush, en par­ti­cu­lar de Geor­ge Bush padre, a tal pun­to que ambos lle­ga­ron a ser ambos inse­pa­ra­bles. Geor­ge Bush padre lle­ga inclu­so a pre­sen­tar al prín­ci­pe Ban­dar como el hijo que le hubie­se gus­ta­do tener, al extre­mo que en Washing­ton lle­ga­ron a lla­mar­lo «Señor Ban­dar Bush». Lo que des­pier­ta el agra­do de Geor­ge Bush padre –ex direc­tor de la CIA y pos­te­rior­men­te pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos– es la incli­na­ción del prín­ci­pe Ban­dar por la acción clan­des­ti­na.

El «Señor Ban­dar Bush» se inte­gró a la alta socie­dad esta­dou­ni­den­se. Es al mis­mo tiem­po admi­nis­tra­dor vita­li­cio del Aspen Ins­ti­tu­te y miem­bro del Bohe­mian Gro­ve. El públi­co bri­tá­ni­co des­cu­brió su exis­ten­cia a tra­vés del escán­da­lo Al-Yama­mah: el con­tra­to arma­men­tis­ta más gran­de de la his­to­ria, y tam­bién el mayor caso de corrup­ción.

Duran­te unos 20 años (des­de 1985 has­ta 2006), Bri­tish Aeros­pa­ce, rápi­da­men­te rebau­ti­za­da como BAE Sys­tems, ven­dió arma­men­to por 80 000 millo­nes de dóla­res a Ara­bia Sau­di­ta mien­tras que depo­si­ta­ba dis­cre­ta­men­te par­te de esa for­tu­na en las cuen­tas ban­ca­rias de polí­ti­cos sau­di­tas y pro­ba­ble­men­te de polí­ti­cos bri­tá­ni­cos. Dos mil millo­nes de dóla­res engro­sa­ron así la for­tu­na del prín­ci­pe Ban­dar.

El asun­to es que Su Alte­za tie­ne muchos gas­tos. El prín­ci­pe Ban­dar dio empleo a muchos de los com­ba­tien­tes ára­bes reclu­ta­dos en la épo­ca de la gue­rra fría por los ser­vi­cios secre­tos de Ara­bia Sau­di­ta y Pakis­tán para luchar con­tra el Ejér­ci­to Rojo en Afga­nis­tán, a pedi­do de la CIA y del MI6. Por supues­to, la figu­ra más cono­ci­da en ese medio no era otro que el millo­na­rio anti­co­mu­nis­ta con­ver­ti­do en gurú yiha­dis­ta Osa­ma Ben Laden.

Es impo­si­ble decir con exac­ti­tud de cuán­tos hom­bres dis­po­ne el prín­ci­pe Ban­dar. A lo lar­go de los años, su mano se per­fi­la en nume­ro­sos con­flic­tos y actos de terro­ris­mo a tra­vés de todo el mun­do musul­mán, des­de Marrue­cos has­ta el Xin­kiang chino. A modo de ejem­plo, bas­ta con citar el peque­ño ejér­ci­to que había implan­ta­do en un cam­pa­men­to de refu­gia­dos pales­ti­nos en el Líbano, en Nahr el-Bared, bajo el nom­bre de Fatah al-Islam.

La misión de aque­llos hom­bres con­sis­tía en suble­var a los refu­gia­dos pales­ti­nos, mayo­ri­ta­ria­men­te sun­ni­tas, pro­cla­mar un emi­ra­to inde­pen­dien­te y com­ba­tir al Hez­bo­llah chií­ta. Pero aque­llo salió mal por­que los sala­rios de los mer­ce­na­rios no se paga­ron a tiem­po. Así que, en 2007, los hom­bres del prín­ci­pe Ban­dar se atrin­che­ra­ron en el cam­pa­men­to pales­tino, 30 000 refu­gia­dos tuvie­ron que huir de allí y el ejér­ci­to liba­nés tuvo que librar una bata­lla de 2 meses para reto­mar el cam­pa­men­to.

Aque­lla ope­ra­ción cos­tó la vida a 50 mer­ce­na­rios así como a 32 civi­les pales­ti­nos y 68 sol­da­dos liba­ne­ses.

A prin­ci­pios de 2010, el prín­ci­pe Ban­dar fomen­tó un gol­pe de Esta­do para derro­car al rey Abda­lá y poner en el trono a su pro­pio padre, el prín­ci­pe Sul­tan. El com­plot se des­cu­brió y Ban­dar cayó en des­gra­cia, aun­que sin per­der por ello sus títu­los ofi­cia­les. Pero a fines de 2010, los pro­ble­mas de salud del rey y las ope­ra­cio­nes qui­rúr­gi­cas a las que tuvo que some­ter­se per­mi­tie­ron a los Sudai­ri recu­pe­rar su influen­cia e impo­ner el regre­so de Ban­dar, con el res­pal­do de la admi­nis­tra­ción Oba­ma.

Fue des­pués de una visi­ta al rey, cuan­do este se encon­tra­ba hos­pi­ta­li­za­do en Washing­ton, y habien­do lle­ga­do erró­nea­men­te a la con­clu­sión de que el monar­ca esta­ba ago­ni­zan­do, que el pri­mer minis­tro liba­nés Saad Hari­ri se alió a los Sudai­ri. Naci­do en Riad, Saad Hari­ri es sau­di­ta pero tie­ne la doble ciu­da­da­nía liba­ne­sa. Here­dó la for­tu­na de su padre, que se había enri­que­ci­do gra­cias a los Saud. Saad Hari­ri tie­ne por lo tan­to una deu­da con el rey Abda­lá y se con­vir­tió en pri­mer minis­tro liba­nés debi­do a la pre­sión del monar­ca, aun­que el Depar­ta­men­to de Esta­do abri­ga­ba dudas en cuan­to a su capa­ci­dad para ocu­par el car­go.

Duran­te su perio­do de obe­dien­cia al rey Abba­lá, Saad Hari­ri se esfor­zó por recon­ci­liar­se con el pre­si­den­te sirio Bachar el-Assad. Reti­ró las acu­sa­cio­nes en con­tra de este últi­mo que lo vin­cu­la­ban al ase­si­na­to de su padre, el ex pri­mer minis­tro liba­nés Rafik Hari­ri, y se dis­cul­pó por haber­se deja­do mani­pu­lar para crear una ten­sión arti­fi­cial entre el Líbano y Siria. Pero al aliar­se a los Sudai­ri, Saad Hari­ri dio un giro polí­ti­co de 180 gra­dos. De la noche a la maña­na rene­gó de la polí­ti­ca de con­ci­lia­ción del rey Abda­lá hacia Siria y el Hez­bo­llah y empren­dió una ofen­si­va con­tra el régi­men de Bachar el-Assad para obte­ner el desar­me del Hez­bo­llah y un com­pro­mi­so con Israel.

Pero el rey Abda­lá salió de su esta­do semi­co­ma­to­so y no demo­ró en pedir­le cuen­tas. Sin el indis­pen­sa­ble apo­yo del monar­ca sau­di­ta, Saad Hari­ri y su gobierno fue­ron expul­sa­dos del poder por el par­la­men­to liba­nés, que deci­dió poner en el car­go de pri­mer minis­tro a Najib Mika­ti, otro millo­na­rio con doble nacio­na­li­dad pero menos aven­tu­re­ro. Como cas­ti­go para Saad Hari­ri, el rey Abda­lá abrió una inves­ti­ga­ción fis­cal sobre la prin­ci­pal empre­sa de la fami­lia Hari­ri en Ara­bia Sau­di­ta y detu­vo a varios de sus cola­bo­ra­do­res por frau­de.

Las legio­nes de los Sudai­ri

Los Sudai­ri han deci­do des­en­ca­de­nar la con­tra­rre­vo­lu­ción en todos los sen­ti­dos.

En Egip­to, país don­de finan­cia­ban a los Muba­rak con una mano y a los Her­ma­nos Musul­ma­nes con la otra, los Sudai­ri impu­sie­ron aho­ra una alian­za entre los Her­ma­nos Musul­ma­nes y los mili­ta­res proes­ta­dou­ni­den­ses.

Ya reu­ni­dos, los miem­bros de esta nue­va coa­li­ción egip­cia no han hecho otra cosa que repar­tir­se los car­gos, exclu­yen­do del poder a los líde­res de la revo­lu­ción de la pla­za Tah­rir. La coa­li­ción se nie­ga a con­vo­car una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y no ha hecho más que agre­gar algu­nas enmien­das a la Cons­ti­tu­ción ya exis­ten­te.

En pri­mer lugar, la nue­va coa­li­ción ha pro­cla­ma­do el Islam como reli­gión ofi­cial del Esta­do egip­cio, en detri­men­to de la mino­ría cris­tia­na cop­ta –a la que per­te­ne­ce el 10% de la pobla­ción– que, opri­mi­da por Hos­ni Muba­rak, se había movi­li­za­do con­tra su régi­men. El doc­tor Mah­mud Izzat, el segun­do diri­gen­te más impor­tan­te de los Her­ma­nos Musul­ma­nes, lla­mó ade­más a la rápi­da ins­tau­ra­ción de la cha­ria y al res­ta­ble­ci­mien­to de los cas­ti­gos islá­mi­cos.

Al joven Wael Gho­neim, quien había desem­pe­ña­do un papel de pri­mer plano en el derro­ca­mien­to de Muba­rak, se le prohi­bió subir a la tri­bu­na en la mani­fes­ta­ción de la vic­to­ria del 18 de febre­ro, en la que par­ti­ci­pa­ron casi 2 millo­nes de per­so­nas. Por el con­tra­rio, el pre­di­ca­dor estre­lla de los Her­ma­nos Musul­ma­nes, Yus­sef al-Qar­da­wi, de regre­so en Egip­to des­pués de 30 años de exi­lio en Qatar, se le per­mi­tió aren­gar a la mul­ti­tud todo lo que qui­so. Este per­so­na­je, al que Gamal Abdel Nas­ser había reti­ra­do la nacio­na­li­dad egip­cia, se ha eri­gi­do en sím­bo­lo de la nue­va era: la de la cha­ria y la coexis­ten­cia pací­fi­ca con el régi­men sio­nis­ta de Tel Aviv.

El pre­mio Nóbel de la Paz Moha­med el-Bara­dei –al que los Her­ma­nos Musul­ma­nes habían esco­gi­do duran­te la revo­lu­ción como voce­ro para ofre­cer una ima­gen de aper­tu­ra– fue agre­di­do físi­ca­men­te por los mis­mos Her­ma­nos Musul­ma­nes duran­te el refe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal y ha sido apar­ta­do de la esce­na polí­ti­ca.

Los Her­ma­nos Musul­ma­nes han anun­cia­do su pro­pia entra­da en la esce­na polí­ti­ca con la crea­ción de un nue­vo par­ti­do, lla­ma­do Liber­tad y Jus­ti­cia, que cuen­ta con el apo­yo de la Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy (NED) y que imi­ta la ima­gen del AKP tur­co. Tam­bién están apli­can­do la mis­ma estra­te­gia en Túnez, con el Par­ti­do del Rena­ci­mien­to.

En ese con­tex­to, se han come­ti­do actos de vio­len­cia con­tra las mino­rías reli­gio­sas, como la que­ma de dos igle­sias coop­tas. Lejos de cas­ti­gar a los agre­so­res, el pri­mer minis­tro les ha ofre­ci­do garan­tías al des­ti­tuir al gober­na­dor que él mis­mo aca­ba­ba de nom­brar en la pro­vin­cia de Qen­na, el res­pe­ta­do gene­ral Imad Michael… sim­ple­men­te por ser cris­tiano cop­to en vez de musul­mán sun­ni­ta.

En Libia, los Sudai­ri envia­ron hom­bres arma­dos a Cire­nai­ca antes de que fran­ce­ses y bri­tá­ni­cos die­ran la señal para el comien­zo de la revuel­ta con­tra el poder de Tri­po­li­ta­nia. Fue­ron ellos quie­nes dis­tri­bu­ye­ron armas y las ban­de­ras de las lis­tas roja, negra y ver­de con la estre­lla y la media luna, sím­bo­lo de la monar­quía sanu­si­ta, pro­tec­to­ra his­tó­ri­ca de los Her­ma­nos Musul­ma­nes. El obje­ti­vo de los Sudai­ri en Libia era aca­bar con el agi­ta­dor Kadha­fi y poner al prín­ci­pe Moha­med en el trono de lo que fue en otros tiem­pos el Rei­no Uni­do de Libia.

El Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo fue el pri­me­ro en pedir una inter­ven­ción arma­da con­tra el gobierno de Trí­po­li. Y, en el seno del Con­se­jo, fue la dele­ga­ción de Ara­bia Sau­di­ta la que diri­gió las manio­bras diplo­má­ti­cas para lograr que la Liga Ára­be apro­ba­ra el ata­que de los ejér­ci­tos occi­den­ta­les con­tra Libia.

Por su par­te, el coro­nel Kadha­fi había decla­ra­do en varios dis­cur­sos que no había nin­gu­na revo­lu­ción en Cire­nai­ca sino que su país esta­ba enfren­tan­do una ope­ra­ción de des­es­ta­bi­li­za­ción de Al-Qae­da, pala­bras que pro­vo­ca­ron son­ri­sas –equi­vo­ca­da­men­te– y que fue­ron con­fir­ma­das por el coman­dan­te del US Afri­Com en per­so­na. Bas­ta con recor­dar la inquie­tud del gene­ral Car­ter F. Ham, quien diri­gió las pri­me­ras ope­ra­cio­nes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses antes de la entre­ga de esa res­pon­sa­bi­li­dad a la OTAN. El gene­ral Car­ter F. Ham se sor­pren­dió, en efec­to, de tener que desig­nar sus blan­cos terres­tres basán­do­se en infor­ma­cio­nes pro­por­cio­na­das por espías cono­ci­dos por haber com­ba­ti­do con­tra las fuer­zas alia­das en Afga­nis­tán, en otros pala­bras cono­ci­dos como hom­bres de Ben Laden.

En cuan­to a Bah­rein, se tra­ta de un terri­to­rio que des­de 1971 se pre­sen­ta como un rei­no inde­pen­dien­te. Pero en reali­dad sigue sien­do terri­to­rio gober­na­do por los bri­tá­ni­cos. En su momen­to, los bri­tá­ni­cos desig­na­ron al prín­ci­pe Kha­li­fa como pri­mer minis­tro y lo man­tu­vie­ron en ese pues­to duran­te 40 años con­se­cu­ti­vos, des­de la inde­pen­den­cia fic­ti­cia has­ta hoy en día, con­ti­nui­dad que no es nada des­agra­da­ble para los Sudai­ri.

El rey Hamad de Bah­rein entre­gó a Esta­dos Uni­dos una con­ce­sión que per­mi­tió la ins­ta­la­ción del cuar­tel gene­ral naval de Cen­tral Com­mand y de la V Flo­ta esta­dou­ni­den­se en el puer­to de Juf­fair. En ese con­tex­to, el recla­mo popu­lar por una monar­quía cons­ti­tu­cio­nal sig­ni­fi­ca­ría el acce­so a una ver­da­de­ra inde­pen­den­cia, el fin del tute­la­je bri­tá­ni­co y la reti­ra­da de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses. Todo ello afec­ta­ría a Ara­bia Sau­di­ta y pon­dría en peli­gro las bases mis­mas del sis­te­ma.

Así que los Sudai­ri con­ven­cie­ron al rey de Bah­rein de que había que aho­gar en san­gre las espe­ran­zas popu­la­res.

El 13 de mar­zo de 2011, el secre­ta­rio esta­dou­ni­den­se de Defen­sa Robert Gates lle­gó a Mana­ma para coor­di­nar las ope­ra­cio­nes, que comen­za­ron al día siguien­te con la entra­da de tro­pas espe­cia­les sau­di­tas. Cono­ci­das como «las águi­las de Nayef» esas fuer­zas espe­cia­les están bajo el man­do direc­to del prín­ci­pe Nayef.

En unos días fue­ron des­trui­dos todos los sím­bo­los del movi­mien­to de pro­tes­ta, inclu­yen­do el monu­men­to de la Pla­za de la Per­la. Cien­tos de per­so­nas fue­ron muer­tas o están des­apa­re­ci­das. La tor­tu­ra, casi aban­do­na­da des­de hace una dece­na de años, se gene­ra­li­zó nue­va­men­te en Bah­rein. Los médi­cos y enfer­me­ras que soco­rrie­ron a los mani­fes­tan­tes heri­dos han sido arres­ta­dos en sus hos­pi­ta­les, encar­ce­la­dos y man­te­ni­dos inco­mu­ni­ca­dos, para ser final­men­te envia­dos a los tri­bu­na­les mili­ta­res.

Lo más impor­tan­te de esta terri­ble repre­sión es, sin embar­go, la volun­tad de pre­sen­tar como un con­flic­to sec­ta­rio lo que en reali­dad es la clá­si­ca lucha de cla­ses entre un pue­blo ente­ro y un gru­po de pri­vi­le­gia­dos ven­di­do al impe­ria­lis­mo extran­je­ro. Como la mayo­ría de la pobla­ción de Bah­rein es chií­ta, mien­tras que la fami­lia rei­nan­te es sun­ni­ta, el chiís­mo –vehícu­lo del ideal revo­lu­cio­na­rio del aya­to­la Komeiny– ha sido desig­na­do como blan­co. En un mes, las «Águi­las de Nayef» han arra­sa­do 25 mez­qui­tas chií­tas y daña­do otras 253.

Un tri­bu­nal de excep­ción juz­ga­rá pró­xi­ma­men­te a 21 de los prin­ci­pa­les líde­res de las pro­tes­tas popu­la­res, que corren el ries­go de ser con­de­na­dos a muer­te. Más aún que con­tra los chií­tas, la monar­quía se ensa­ña actual­men­te con Ibrahim Che­rif, pre­si­den­te del par­ti­do Waed (izquier­da lai­ca), al que acu­sa de no res­pe­tar el orden con­fe­sio­nal a pesar de ser sun­ni­ta. A fal­ta de poder des­es­ta­bi­li­zar Irán, los Sudai­ri están con­cen­tran­do sus ata­ques con­tra Siria.

La des­es­ta­bi­li­za­ción de Siria

A prin­ci­pios de febre­ro de 2011, en momen­tos en que no había en Siria nin­gún tipo de mani­fes­ta­ción, apa­re­ció en Face­book una pági­na titu­la­da The Syrian Revo­lu­tion 2011. En dicha pági­na se con­vo­ca­ba a un «Día de la cóle­ra» que debía tener lugar el vier­nes 4. Aun­que Al-Jaz­ze­ra se hizo eco de la con­vo­ca­to­ria, esta no encon­tró segui­do­res en nin­gu­na par­te. El canal de tele­vi­sión qata­rí deplo­ró tal ausen­cia de reac­ción y deni­gró a Siria, cali­fi­can­do ese país de «rei­no del silen­cio» (sic).

La deno­mi­na­ción mis­ma The Syrian Revo­lu­tion 2011, en inglés, ya es algo que da que pen­sar por ser carac­te­rís­ti­ca de las fra­ses publi­ci­ta­rias. Ade­más, ¿qué ver­da­de­ro revo­lu­cio­na­rio pen­sa­ría que si no logra con­cre­tar su ideal en 2011 no le que­da más que regre­sar a su casa y tapar­se la cabe­za?

Más extra­ño aún es el hecho que el mis­mo día de su crea­ción, esa pági­na Face­book regis­tró más de 80 000 ami­gos. La apa­ri­ción en tan pocas horas de tan­tos segui­do­res vir­tua­les sin que esos segui­do­res apa­re­cie­ran des­pués en las calles hace pen­sar en una mani­pu­la­ción lle­va­da a cabo con el uso de pro­gra­mas infor­má­ti­cos de crea­ción de cuen­tas, sobre todo si se agre­ga el hecho que los sirios hacen un uso mode­ra­do de Inter­net y que sólo des­de el 1º de enero cuen­tan con cone­xio­nes ADSL.

Los des­ór­de­nes comen­za­ron un mes más tar­de en Derra, una peque­ña loca­li­dad que se encuen­tra en la fron­te­ra con Jor­da­nia y a pocos kiló­me­tros de Israel. Des­co­no­ci­dos paga­ron a gru­pos de ado­les­cen­tes para que pin­ta­ran con­sig­nas anti­gu­ber­na­men­ta­les en las pare­des de la loca­li­dad. La poli­cía local arres­tó a los jóve­nes y los tra­tó como cri­mi­na­les, pro­vo­can­do así la cóle­ra de las fami­lias. Las per­so­na­li­da­des loca­les que tra­ta­ron de inter­ce­der pero fue­ron mal­tra­ta­das por el gober­na­dor. Los jóve­nes reci­bie­ron pali­zas.

Sus enfu­re­ci­dos fami­lia­res ata­ca­ron la comi­sa­ría para libe­rar­los. La poli­cía res­pon­dió con más bru­ta­li­dad aún y varias per­so­nas resul­ta­ron muer­tas. El pre­si­den­te Bachar el-Assad inter­vino enton­ces para impo­ner san­cio­nes a los poli­cías y al gober­na­dor –uno de sus pri­mos que él mis­mo había envia­do a Deraa, lejos de la capi­tal, pre­ci­sa­men­te para que sacar­lo de la cir­cu­la­ción. Se abrió una inves­ti­ga­ción des­ti­na­da a acla­rar aquel caso de abu­so poli­cial, los fun­cio­na­rios res­pon­sa­bles de la vio­len­cia fue­ron acu­sa­dos y dete­ni­dos. Varios minis­tros via­ja­ron al lugar de los hechos para pre­sen­tar las excu­sas y con­do­len­cias del gobierno a las fami­lias de las víc­ti­mas, excu­sas y con­do­len­cias que fue­ron públi­ca­men­te acep­ta­das.

Todo debía enton­ces vol­ver a la nor­ma­li­dad. Pero, ines­pe­ra­da­men­te, des­de varios techos, fran­co­ti­ra­do­res enmas­ca­ra­dos comen­za­ron a dis­pa­rar simul­tá­nea­men­te sobre la mul­ti­tud y la poli­cía sumien­do la ciu­dad en el caos. Apro­ve­chan­do la con­fu­sión, indi­vi­duos arma­dos apa­re­cie­ron fue­ra de la ciu­dad y ata­ca­ron un edi­fi­cio públi­co don­de radi­can los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia encar­ga­dos de la obser­va­ción del terri­to­rio sirio del Golan ocu­pa­do por Israel. Los ser­vi­cios de segu­ri­dad abrie­ron fue­go en defen­sa del edi­fi­cio y de sus archi­vos. Hubo bajas de ambas par­tes.

No fue este el úni­co enfren­ta­mien­to de ese tipo. Las per­so­na­li­da­des loca­les soli­ci­ta­ron enton­ces la pro­tec­ción del ejér­ci­to con­tra los ele­men­tos que esta­ban ata­can­do la ciu­dad. Tres mil hom­bres y fuer­zas blin­da­das fue­ron des­ple­ga­dos para pro­te­ger a los habi­tan­tes. En defi­ni­ti­va, entre los infil­tra­dos y el ejér­ci­to sirio se pro­du­jo una bata­lla muy simi­lar a la que tuvo que librar el ejér­ci­to liba­nés en Nahr el-Bared. La dife­ren­cia es que, en el caso de Siria, la pren­sa inter­na­cio­nal está defor­man­do los hechos y acu­sa al ejér­ci­to sirio de haber ata­ca­do a la pobla­ción de Deraa.

Mien­tras tan­tos, varios enfren­ta­mien­tos se pro­du­je­ron en Lata­kia. Mafias espe­cia­li­za­das en el con­tra­ban­do marí­ti­mo exis­ten des­de hace mucho tiem­po en esa ciu­dad por­tua­ria de Siria. Dichas mafias reci­bie­ron armas y dine­ro pro­ve­nien­tes del Líbano y empren­die­ron actos de van­da­lis­mo en el cen­tro de la ciu­dad. La poli­cía inter­vino. Por orden del pre­si­den­te, las fuer­zas poli­cia­les sólo por­ta­ban bas­to­nes, o sea no por­ta­ban armas. Los gángs­te­res saca­ron enton­ces sus armas de gue­rra y mata­ron a dece­nas de poli­cías des­ar­ma­dos.

Lo mis­mo suce­dió en la veci­na loca­li­dad de Banias, una ciu­dad de menor impor­tan­cia pero mucho más estra­té­gi­ca ya que en ella se encuen­tra la prin­ci­pal refi­ne­ría de petró­leo de Siria. En este caso, las fuer­zas del orden hicie­ron uso de sus armas y el enfren­ta­mien­to se con­vir­tió en una ver­da­de­ra bata­lla.

Final­men­te, en Homs, impor­tan­te ciu­dad del cen­tro de Siria, varios indi­vi­duos se pre­sen­ta­ron en una mez­qui­ta inte­gris­ta y lla­ma­ron a los fie­les a mani­fes­tar con­tra «el régi­men que está matan­do a nues­tros her­ma­nos en Lata­kia». En reac­ción ante los des­ór­de­nes, la pobla­ción siria salió masi­va­men­te a las calles para expre­sar su apo­yo a la Repú­bli­ca.

Gigan­tes­cas mani­fes­ta­cio­nes, como nun­ca se habían vis­to ante­rior­men­te en toda la his­to­ria de Siria, reu­nie­ron repe­ti­da­men­te a cien­tos de miles de per­so­nas en Damas­co, Ale­po e inclu­so en Lata­kia. Los mani­fes­tan­tes corea­ban «¡Dios, Siria, Bachar!».

Mien­tras se recru­de­cían los enfren­ta­mien­tos en las loca­li­da­des afec­ta­das, las fuer­zas del orden logra­ron arres­tar a algu­nos impli­ca­dos en los com­ba­tes. Estos con­fe­sa­ron en tele­vi­sión que fue­ron reclu­ta­dos, arma­dos y paga­dos por un dipu­tado par­ti­da­rio de Hari­ri e iden­ti­fi­ca­do como Jamal Jarrah.

Jamal Jarrah, quien des­mien­te esas acu­sa­cio­nes, es un ami­go del prín­ci­pe Ban­dar. Su nom­bre apa­re­ce vin­cu­la­do a lo suce­di­do en el Líbano con el gru­po Fatah al-Islam en el cam­pa­men­to de Nahr el-Baraed. Jamal Jarrah es pri­mo de Ziad Jarrah, un yiha­dis­ta que el FBI seña­la como res­pon­sa­ble del secues­tro del vue­lo UA93 que se estre­lló en Pen­sil­va­nia el 11 de sep­tiem­bre de 2001. Tam­bién es pri­mo de los her­ma­nos Ali y Yous­souf Jarrah, arres­ta­dos por el ejér­ci­to liba­nés en noviem­bre de 2008 por espio­na­je a favor de Israel.

Jamal Jarrah des­mien­te a quie­nes lo acu­san de per­te­ne­cer en secre­to a los Her­ma­nos Musul­ma­nes. En 1982, los Her­ma­nos Musul­ma­nes tra­ta­ron de tomar el poder en Siria. Pero fra­ca­sa­ron y fue­ron enton­ces obje­to de una terri­ble repre­sión en masa. Ese dolo­ro­so suce­so pare­cía olvi­da­do des­de la amnis­tía pro­cla­ma­da por el pre­si­den­te Bachar el-Assad. Pero no es así por­que esa rama de los Her­ma­nos Musul­ma­nes está reci­bien­do aho­ra el finan­cia­mien­to de los Sudai­ri, que ante­rior­men­te recha­za­ban a los mis­mos Her­ma­nos Musul­ma­nes. El papel de los Her­ma­nos Musul­ma­nes en los enfren­ta­mien­tos de Banias es aho­ra públi­ca­men­te reco­no­ci­do.

Jamal Jarrah tam­bién pare­ce haber uti­li­za­do mili­tan­tes liba­ne­ses de Hizb ut-Tah­rir, una orga­ni­za­ción isla­mis­ta que tie­ne su base en Lon­dres y que actúa esen­cial­men­te en Asia Cen­tral. Hizb ut-Tah­rir, que dice ser una orga­ni­za­ción no vio­len­ta, está acu­sa­da de haber orga­ni­za­do nume­ro­sos aten­ta­dos en el valle de Fer­ga­na, Uzbe­kis­tán. Fue pre­ci­sa­men­te para com­ba­tir esa orga­ni­za­ción que Chi­na ini­ció su acer­ca­mien­to a Rusia en el mar­co de la Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción Shanghai.

A pesar de varios deba­tes en la Cáma­ra de los Comu­nes, los res­pon­sa­bles de Hizb ut-Tah­rir en Lon­dres nun­ca han teni­do pro­ble­mas con las auto­ri­da­des bri­tá­ni­cas y ocu­pan todos altos car­gos en varias trans­na­cio­na­les anglo-esta­dou­ni­den­ses.

El Hizb ut-Tah­rir abrió una sec­ción en Líbano el año pasa­do. Allí orga­ni­zó en aquel momen­to un con­gre­so al que invi­tó una serie de per­so­na­li­da­des extran­je­ras, entre las que se encon­tra­ba un inte­lec­tual ruso de renom­bre inter­na­cio­nal. En el trans­cur­so de los deba­tes, los orga­ni­za­do­res exhor­ta­ron a la ins­tau­ra­ción de un Esta­do islá­mi­co y pre­ci­sa­ron que, a su enten­der, los chií­tas y los dru­sos liba­ne­ses –e inclu­so cier­tos sun­ni­tas– no son ver­da­de­ros musul­ma­nes. Estu­pe­fac­to ante decla­ra­cio­nes tan extre­mis­tas, el invi­ta­do ruso rápi­da­men­te con­ce­dió varias entre­vis­tas a la tele­vi­sión para dis­tan­ciar­se de aque­llos faná­ti­cos.

En un pri­mer momen­to, las fuer­zas sirias de segu­ri­dad pare­cie­ron des­con­cer­ta­das ante los acon­te­ci­mien­tos. Entre­na­dos en la anti­gua URSS, los ofi­cia­les supe­rio­res recu­rrie­ron a la fuer­za sin preo­cu­par­se dema­sia­do por las con­se­cuen­cias que aque­llo podía tener para la pobla­ción. Pero la situa­ción ha ido invir­tién­do­se poco a poco. El pre­si­den­te Bachar el-Assad reto­mó el con­trol, cam­bió el gobierno, abro­gó el esta­do de urgen­cia y disol­vió la Cor­te de Segu­ri­dad del Esta­do.

Tam­bién con­ce­dió la ciu­da­da­nía siria a los miles de kur­dos his­tó­ri­ca­men­te pri­va­dos de ella des­de la rea­li­za­ción de un cen­so que había sido cues­tio­na­do. El pre­si­den­te tomó ade­más una serie de medi­das a favor de dife­ren­tes sec­to­res de la pobla­ción, como la abro­ga­ción de las mul­tas por retra­sos de pagos a las empre­sas públi­cas, como la elec­tri­ci­dad, etc. Bachar el-Assad satis­fi­zo así las prin­ci­pa­les deman­das popu­la­res que ser­vían de ali­men­to a la opo­si­ción. Duran­te el «día de desa­fío», el vier­nes 6 de mayo, la suma de mani­fes­tan­tes no lle­gó a las 50 000 per­so­nas en todo el país, a pesar de que Siria cuen­ta 22 millo­nes de habi­tan­tes.

Lo más impor­tan­te es que el nue­vo minis­tro del Inte­rior, Moha­mad al-Sha’ar, lla­mó a todo el que se hubie­ra deja­do arras­trar a par­ti­ci­par en los des­ór­de­nes a pre­sen­tar­se espon­tá­nea­men­te a la poli­cía para obte­ner una amnis­tía total a cam­bio de infor­ma­ción. Más de 1 100 per­so­nas res­pon­die­ron a su lla­ma­do. En pocos días, las auto­ri­da­des des­man­te­la­ron las prin­ci­pa­les redes y ocu­pa­ron nume­ro­sos escon­di­tes de armas. Al cabo de 5 sema­nas de vio­len­cia, casi todas las ciu­da­des afec­ta­das regre­san len­ta­men­te a la cal­ma.

Entre los cabe­ci­llas iden­ti­fi­ca­dos y arres­ta­dos se encuen­tran varios ofi­cia­les israe­líes o liba­ne­ses, así como un polí­ti­co liba­nés vin­cu­la­do a Saad Hari­ri. Este inten­to de des­es­ta­bi­li­za­ción ten­drá, por lo tan­to, con­se­cuen­cias.

Un abier­to com­plot

Lo que ori­gi­nal­men­te fue un com­plot para derro­car a las auto­ri­da­des sirias se con­vir­tió en un chan­ta­je públi­co que recu­rría a la des­es­ta­bi­li­za­ción como medio de pre­sión. Al com­pro­bar que la revuel­ta no pros­pe­ra­ba, los dia­rios ára­bes anti­si­rios comen­za­ron a hablar abier­ta­men­te y sin el menor pudor de las pro­pues­tas que se esta­ban mane­jan­do.

Rela­ta­ron así los via­jes de los nego­cia­do­res que pre­sen­ta­ron las exi­gen­cias de los Suda­ri a las auto­ri­da­des de Damas­co. Según esos perió­di­cos, la vio­len­cia ter­mi­na­rá sólo cuan­do Bachar el-Assad obe­dez­ca dos órde­nes:

- rom­per con Irán

- y sus­pen­der el apo­yo sirio a la resis­ten­cia en Pales­ti­na, Líbano e Irak. La pro­pa­gan­da inter­na­cio­nal

Los Sudai­ri quie­ren una inter­ven­ción mili­tar occi­den­tal que aca­be con la resis­ten­cia siria, como la actual agre­sión con­tra Libia. Para ello, han movi­li­za­do cier­to núme­ro de espe­cia­lis­tas en pro­pa­gan­da.

Para sor­pre­sa gene­ral, la cade­na de tele­vi­sión sate­li­tal Al-Jazee­ra ha cam­bia­do brus­ca­men­te su línea edi­to­rial. Es un secre­to a voces que Al-Jazee­ra fue crea­da por volun­tad de los her­ma­nos David y Jean Fryd­man, dos millo­na­rios fran­ce­ses que fue­ron con­se­je­ros de Yitzakh Rabin y de Ehud Barak. Los her­ma­nos Fryd­man que­rían crear un medio de pren­sa que per­mi­tie­ra un deba­te entre israe­líes y ára­bes, deba­te prohi­bi­do por la ley en cada uno de los paí­ses impli­ca­dos.

Para con­for­mar el canal recu­rrie­ron al emir de Qatar, que al prin­ci­pio sir­vió de cober­tu­ra. El equi­po de redac­ción fue reclu­ta­do entre los miem­bros del ser­vi­cio ára­be de la BBC, de mane­ra que la mayo­ría de los perio­dis­tas que lo ini­cia­ron son agen­tes del MI6 bri­tá­ni­co.

Pero el emir de Qatar tomó el con­trol polí­ti­co del canal, que se con­vir­tió en el bra­zo eje­cu­tor de su gobierno. Duran­te años, Al-Jazee­ra desem­pe­ñó efec­ti­va­men­te un papel como ele­men­to de mode­ra­ción, favo­re­cien­do el diá­lo­go y la com­pren­sión en la región. Pero tam­bién ha ayu­da­do a bana­li­zar el apartheid impues­to por el régi­men israe­lí, como si la vio­len­cia que prac­ti­ca el ejér­ci­to del Esta­do hebreo no fue­ra otra cosa que deplo­ra­bles exce­sos de un régi­men final­men­te acep­ta­ble, cuan­do en reali­dad cons­ti­tu­yen la esen­cia mis­ma del sis­te­ma.

Al-Jazee­ra, cuya cober­tu­ra de las revo­lu­cio­nes en Túnez y Egip­to pue­de cali­fi­car­se de excep­cio­nal, cam­bió brus­ca­men­te de línea edi­to­rial en el caso de Libia para con­ver­tir­se en voce­ro de los Sudai­ri. Este giro de 180 gra­dos mere­ce una expli­ca­ción. El ata­que con­tra Libia es ori­gi­nal­men­te resul­ta­do de un plan fran­co-bri­tá­ni­co con­ce­bi­do en noviem­bre de 2010, o sea antes de la «pri­ma­ve­ra ára­be», plan al que se inte­gró Esta­dos Uni­dos. París y Lon­dres tenían inten­cio­nes de ajus­tar­le las cuen­tas a Trí­po­li y de defen­der sus pro­pios intere­ses colo­nia­les.

En efec­to, en 2005 – 2006, la NOC [Natio­nal Oil Cor­po­ra­tion, la com­pa­ñía nacio­nal del petró­leo de Libia.] había lan­za­do 3 lici­ta­cio­nes inter­na­cio­na­les para la explo­ra­ción y la explo­ta­ción de las reser­vas libias, las más impor­tan­tes de Áfri­ca. El coro­nel Kadha­fi impu­so enton­ces sus reglas del jue­go. Las com­pa­ñías occi­den­ta­les fir­ma­ron varios acuer­dos, cier­ta­men­te ven­ta­jo­sos, pero no lo sufi­cien­te en opi­nión de los occi­den­ta­les. Eran inclu­so los con­tra­tos menos favo­ra­bles a las trans­na­cio­na­les en todo el mun­do. A lo ante­rior se agre­ga­ban dife­ren­tes con­ten­cio­sos vin­cu­la­dos a la anu­la­ción de jugo­sos con­tra­tos en mate­ria de equi­pa­mien­to y de arma­men­to.

Des­de los pri­me­ros días del supues­to levan­ta­mien­to de Bengha­zi, París y Lon­dres ins­tau­ra­ron un Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción que Fran­cia reco­no­ció ofi­cial­men­te como legí­ti­mo repre­sen­tan­te del pue­blo libio. Este Con­se­jo creó una nue­va com­pa­ñía petro­le­ra, la LOC, reco­no­ci­da por la comu­ni­dad inter­na­cio­nal duran­te la Cum­bre de Lon­dres como enti­dad con pleno dere­cho a explo­tar los hidro­car­bu­ros libios. En medio de ese robo a mano arma­da se deci­dió que el petró­leo libio roba­do por la LOC se comer­cia­li­za­ra a tra­vés de… Qatar, y que el gru­po de con­tac­to de los Esta­dos miem­bros de la coa­li­ción actuan­te con­tra Libia se reu­nie­ra en lo ade­lan­te en Doha.

Inme­dia­ta­men­te, Yusef al-Qar­da­wi, el con­sul­tor reli­gio­so de Al-Jazee­ra, comen­zó a exhor­tar dia­ria­men­te a derro­car al pre­si­den­te libio Bachar el-Assad. Al-Qar­da­wi pre­si­de la Unión Inter­na­cio­nal de Ule­mas y el Con­se­jo Euro­peo para la Inves­ti­ga­ción y la Fat­wa. Es el ins­pi­ra­dor de los Her­ma­nos Musul­ma­nes, el Islam que pre­di­ca es una mez­cla de «demo­cra­cia de mer­ca­do» al esti­lo esta­dou­ni­den­se y de oscu­ran­tis­mo al esti­lo sau­di­ta y admi­te el prin­ci­pio de la elec­ción de los diri­gen­tes, a con­di­ción de que estos últi­mos se com­pro­me­tan a apli­car la cha­ria en su inter­pre­ta­ción estre­cha.

A Yusef al-Qar­da­wi se unió el ule­ma sau­di­ta Saleh El-Hai­da­ne, quien ha exhor­ta­do a «matar a un ter­cio de los sirios para que vivan los otros dos ter­cios» (sic). ¿Matar a un ter­cio de la pobla­ción siria? Eso sig­ni­fi­ca ase­si­nar a los cris­tia­nos, los judíos, los chií­tas, los alaui­tas y los dru­sos. ¿Para que vivan dos ter­cios? O sea, para ins­tau­rar un Esta­do sun­ni­ta antes de que este pro­ce­da a depu­rar su pro­pia comu­ni­dad.

Has­ta este momen­to, la úni­ca rama de los Her­ma­nos Musul­ma­nes que pare­ce refrac­ta­ria al poder de seduc­ción de los petro­dó­la­res de los Sudai­ri es la rama pales­ti­na, o sea el movi­mien­to Hamas. Su jefe, Kha­led Mechaal, con­fir­mó, lue­go de un bre­ve momen­to de vaci­la­ción, su inten­ción de man­te­ner­se exila­do en Damas­co así como su res­pal­do al pre­si­den­te el-Assad. Con ayu­da de este últi­mo, el jefe del Hamas actuó para con­tra­rres­tar los pla­nes impe­ria­lis­tas y sio­nis­tas nego­cian­do un acuer­do con al-Fatah, la orga­ni­za­ción de Mah­mud Abbas.

Des­de el mes de mar­zo, Al-Jazee­ra, la BBC en ára­be y el canal de tele­vi­sión France24 en ára­be se han con­ver­ti­do en órga­nos de pro­pa­gan­da masi­va. A gol­pe de fal­sos tes­ti­mo­nios y de imá­ge­nes mani­pu­la­das, han veni­do divul­gan­do acon­te­ci­mien­tos fabri­ca­dos para atri­buir a la Repú­bli­ca Ára­be de Siria los mis­mos este­reo­ti­pos del régi­men tune­cino de Ben Ali.

Los men­cio­na­dos medios de pren­sa tra­tan de hacer creer que el ejér­ci­to sirio es una fuer­za repre­si­va com­pa­ra­ble a la poli­cía tune­ci­na y que no vaci­la en dis­pa­rar sobre pací­fi­cos ciu­da­da­nos que luchan por su liber­tad. Esos mis­mos medios anun­cia­ron inclu­so la muer­te de un joven sol­da­do supues­ta­men­te tor­tu­ra­do has­ta la muer­te por sus supe­rio­res por haber­se negar­se a dis­pa­rar con­tra sus con­ciu­da­da­nos. El hecho es que el ejér­ci­to sirio es una fuer­za con­for­ma­da por reclu­tas, y el joven sol­da­do cuyos docu­men­tos fue­ron publi­ca­dos en reali­dad esta­ba de per­mi­so. El pro­pio joven lo expli­có per­so­nal­men­te a la tele­vi­sión siria y expre­só su deseo de defen­der su país con­tra los mer­ce­na­rios extran­je­ros.

Los men­cio­na­dos cana­les de tele­vi­sión vía saté­li­te han tra­ta­do tam­bién de pre­sen­tar a varias per­so­na­li­da­des sirias como per­so­nas que lucra­ban con su posi­ción, al igual que la fami­lia de la espo­sa del ex pri­mer minis­tro tune­cino Ben Ali. Han con­cen­tra­do sus crí­ti­cas en Rami Makh­luf, el hom­bre más rico del país, pri­mo del pre­si­den­te el-Assad, afir­man­do que, como en Túnez, Makh­luf exi­gía par­tes de todas las empre­sas extran­je­ras que desea­ban implan­tar­se en Siria.

La acu­sa­ción resul­ta total­men­te infun­da­da en el con­tex­to sirio. En reali­dad, Rami Makh­luf gozó de la con­fian­za del pre­si­den­te el-Assad para obte­ner la con­ce­sión de la tele­fo­nía móvil. Y, al igual que todos los empre­sa­rios del mun­do que han obte­ni­do ese tipo de con­ce­sión, se hizo millo­na­rio. La ver­da­de­ra cues­tión es saber si se apro­ve­chó o no de su situa­ción para enri­que­cer­se a cos­ta de los con­su­mi­do­res. La res­pues­ta es nega­ti­va. ¡Syria­tel pro­po­ne las tari­fas de tele­fo­nía móvil más bara­tas del mun­do!

En defi­ni­ti­va, el pre­mio de la men­ti­ra se lo lle­va Al-Jazee­ra. La cade­na qata­rí lle­gó a trans­mi­tir imá­ge­nes de una mani­fes­ta­ción de 40 000 mos­co­vi­tas que recla­ma­ban el fin del apo­yo ruso a Siria. En reali­dad eran imá­ge­nes de la mani­fes­ta­ción anual del 1º de mayo, en la que Al-Jazee­ra intro­du­jo varios acto­res para rea­li­zar entre­vis­tas fal­sas.

La reor­ga­ni­za­ción de las redes del prín­ci­pe Ban­dar y de la admi­nis­tra­ción Oba­ma

El dis­po­si­ti­vo con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio de los Sudai­ri está enfren­tan­do un obs­tácu­lo. Has­ta aho­ra, los mer­ce­na­rios del prín­ci­pe Ban­dar pelea­ban bajo la ban­de­ra de Osa­ma Ben Laden, lo mis­mo en Afga­nis­tán que en Bos­nia, Che­che­nia o en otros paí­ses.

Con­si­de­ra­do ini­cial­men­te como un anti­co­mu­nis­ta, Ben Laden se había con­ver­ti­do poco a poco en un anti­oc­ci­den­tal. Su movi­mien­to pare­cía con­fir­mar la ideo­lo­gía del cho­que de civi­li­za­cio­nes, enun­cia­da por Ber­nard Lewis y popu­la­ri­za­da por su dis­cí­pu­lo Samuel Hun­ting­ton. Cono­ció su era de glo­ria con los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre y la gue­rra con­tra el terro­ris­mo: los hom­bres de Ban­dar implan­ta­ban la vio­len­cia en cual­quier lugar don­de Esta­dos Uni­dos desea­ra inter­ve­nir.

El perio­do actual exi­ge un cam­bio de ima­gen para los yiha­dis­tas. Se les invi­ta aho­ra a luchar del lado de la OTAN, como lo hicie­ron en Afga­nis­tán del lado de la CIA y con­tra el Ejér­ci­to Rojo. Es con­ve­nien­te, por lo tan­to, vol­ver al dis­cur­so prooc­ci­den­tal de anta­ño y bus­car­le otro con­te­ni­do que reem­pla­ce el anti­co­mu­nis­mo. Esa será la misión ideo­ló­gi­ca de Yusef al-Qar­da­wi.

Para faci­li­tar ese cam­bio de look, Washing­ton aca­ba de anun­ciar la muer­te ofi­cial de Osa­ma Ben Laden. Con la des­apa­ri­ción de esa figu­ra tute­lar, los mer­ce­na­rios del prín­ci­pe Ban­dar podrán movi­li­zar­se bajo una nue­va ban­de­ra. Esta redis­tri­bu­ción de los pape­les se acom­pa­ña de un impor­tan­te movi­mien­to de per­so­nal en Washing­ton.

El gene­ral David Petraeus, quien des­de su pues­to de coman­dan­te del Cent­Com se ocu­pa­ba de los tra­tos con los hom­bres de Ban­dar, se con­vier­te aho­ra en direc­tor de la CIA. Esto pre­sa­gia una reti­ra­da ace­le­ra­da de las tro­pas de la OTAN que se encuen­tran en Afga­nis­tán y una mayor par­ti­ci­pa­ción de los hom­bres de Ban­dar en las ope­ra­cio­nes secre­tas de la agen­cia.

Leon Panet­ta, el direc­tor salien­te de la CIA, pasa aho­ra al pues­to de secre­ta­rio de Defen­sa. Según el acuer­do interno de la cla­se diri­gen­te esta­dou­ni­den­se, dicho pues­to debía reser­var­se a un miem­bro de la Comi­sión Baker-Hamil­ton. El demó­cra­ta Panet­ta, al igual que el repu­bli­cano Gates, fue miem­bro de dicha Comi­sión. En caso de nue­vas gue­rras, Panet­ta se encar­ga­ría de limi­tar el des­plie­gue de tro­pas terres­tres, con excep­ción de las Fuer­zas Espe­cia­les.

En Riad y en Washing­ton ya están hacien­do el acta de defun­ción de la «pri­ma­ve­ra ára­be».

Los Sudai­ri pue­den decir del Medio Orien­te lo mis­mo que el Gato­par­do decía de Ita­lia: «Algo tie­ne que cam­biar para que nada cam­bie y que siga­mos sien­do los amos».

Red Vol­tai­re

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *