Éxi­to rotun­do de Bil­du para un paso deci­si­vo del pue­blo aber­tza­le de izquier­das – Gara

Los resul­ta­dos elec­to­ra­les de la jor­na­da de ayer arro­jan un cla­ro ven­ce­dor: Bil­du. Por núme­ro de votos, car­gos elec­tos y exten­sión terri­to­rial, sólo pue­de cali­fi­car­se en tér­mi­nos super­la­ti­vos. Es un triun­fo rotun­do que pul­ve­ri­za todos los regis­tros cose­cha­dos por los aber­tza­les y gen­tes de izquier­das y supera amplia­men­te el techo his­tó­ri­co de Eus­kal Herri­ta­rrok has­ta cose­char 313.231 votos y 1.138 elec­tos. Unos resul­ta­dos exce­len­tes, espec­ta­cu­la­res, con una subi­da homo­gé­nea en todos los terri­to­rios y pue­blos que obli­ga a una lec­tu­ra sose­ga­da por el poten­cial que tie­nen para dibu­jar un nue­vo mapa ins­ti­tu­cio­nal, con­so­li­dar este nue­vo tiem­po polí­ti­co y avan­zar hacia un nue­vo hori­zon­te de solu­cio­nes defi­ni­ti­vas y opor­tu­ni­da­des de inde­pen­den­cia y trans­for­ma­ción social del país.

Bil­du ha supe­ra­do todas las expec­ta­ti­vas, ha libe­ra­do un enor­me cau­dal de fuer­za social que va más allá de los cotos cerra­dos de par­ti­dos y fuer­zas que la com­po­nen. Repre­sen­ta al pue­blo aber­tza­le de izquier­das, a sus deman­das más sen­ti­das y ele­men­ta­les: un pue­blo que apo­ya el eus­ka­ra, lucha por la demo­cra­cia y por una paz jus­ta y sos­te­ni­ble, que con­si­de­ra nor­mal que los vas­cos deben dis­po­ner de capa­ci­dad de deci­sión, que tra­ba­ja por una socie­dad prós­pe­ra y con un sen­ti­do igua­li­ta­rio. Bil­du ha conec­ta­do con ese pue­blo a la per­fec­ción, ha sabi­do inter­pre­tar sus inquie­tu­des, cons­truir una pro­me­sa que atien­de esas sen­si­bi­li­da­des, que trans­mi­te que todo es posi­ble en este nue­vo tiem­po de opor­tu­ni­da­des. Bil­du ha gana­do y con Bil­du han gana­do quie­nes han sabi­do ser pacien­tes, enca­jar los gol­pes, las frus­tra­cio­nes y los inten­tos de humi­lla­ción a la espe­ra de su momen­to, de este momen­to de la his­to­ria.

Los impre­sio­nan­tes resul­ta­dos de Bil­du supo­nen un man­da­to cla­ro y rotun­do que no pue­de ser defrau­da­do: la pro­me­sa del cam­bio. De un cam­bio que ase­gu­re la paz y la liber­tad para Eus­kal Herria, un mode­lo social inclu­si­vo y trans­pa­ren­te, que haga cam­biar la polí­ti­ca des­de una acti­vi­dad que la gen­te iden­ti­fi­ca con juga­rre­tas, sober­bia, nego­cio y frau­de hacia una acti­vi­dad hones­ta y desin­te­re­sa­da don­de gobier­nen los gober­na­dos, que no tape la boca de la gen­te ni tram­pee la volun­tad popu­lar libre­men­te expre­sa­da.

Un momen­to que no se pue­de con­ge­lar

En todos los pro­ce­sos polí­ti­cos hay encru­ci­ja­das, momen­tos que son deci­si­vos. El de ayer fue uno de ellos. Des­pués, lo que era reali­dad has­ta hace un momen­to es sólo memo­ria y el pre­sen­te ha cam­bia­do. Este momen­to triun­fal de Bil­du, de todo el pue­blo aber­tza­le de izquier­das, no se pue­de con­ge­lar. En la carre­ra de la polí­ti­ca vas­ca, como en las bio­gra­fías de todos sus pro­ta­go­nis­tas, se obtie­nen el éxi­to o el fra­ca­so, pero nun­ca se paran. Hoy es momen­to de dis­fru­tar de una ale­gría bien mere­ci­da, sin dejar­se arras­trar por la eufo­ria des­me­di­da o los apre­mios coyun­tu­ra­les.

La irrup­ción de Bil­du sim­bo­li­za cla­ra­men­te el derrum­ba­mien­to, como un cas­ti­llo de nai­pes, de toda la reali­dad vir­tual que se ha cons­trui­do en torno al «cam­bio» que el lehen­da­ka­ri López y su socio el PP quie­ren ven­der. Bil­du evi­den­cia la exis­ten­cia de un blo­que popu­lar mayo­ri­ta­rio en Eus­kal Herria, que bien com­pac­ta­do y con el ins­tru­men­tal apro­pia­do pue­de aspi­rar a lide­rar el país en un tiem­po no nece­sa­ria­men­te lar­go. Por otra par­te, tam­bién demues­tra la abso­lu­ta fal­se­dad de las sofla­mas en torno a una supues­ta debi­li­dad o inclu­so una derro­ta polí­ti­ca de la izquier­da aber­tza­le. Muy al con­tra­rio, ésta no sólo ha sabi­do encau­zar sus deci­sio­nes inter­nas y ope­rar los cam­bios de estra­te­gia y para­díg­ma con sere­ni­dad a pesar de hacer­lo al filo de la nava­ja, y no sólo ha cerra­do un capí­tu­lo sino que ha sido capaz de abrir, con el con­cur­so de otras gen­tes y cul­tu­ras polí­ti­cas, una nue­va fase polí­ti­ca con fuer­za, acu­mu­la­ción social y elec­to­ral y men­ta­li­dad gana­do­ra. Bil­du debe obli­gar al aves­truz a sacar la cabe­za de deba­jo de la tie­rra y a com­pro­me­ter­se con un futu­ro mejor, no pen­san­do en las pró­xi­mas elec­cio­nes, sino en las pró­xi­mas gene­ra­cio­nes.

Es tiem­po de reman­gar­se y tra­ba­jar duro. Es hora de labrar y sem­brar, de mar­car un sue­lo común y com­par­ti­do para el país, cada cual des­de su pun­to de vis­ta, pero con el míni­mo deno­mi­na­dor de res­pe­tar y hacer res­pe­tar, aquí y en Madrid, lo que los ciu­da­da­nos vas­cos deci­dan en liber­tad. Es tiem­po de hablar entre todas las cul­tu­ras del país e ir dan­do for­ma a un esce­na­rio demo­crá­ti­co.

Todos deben cam­biar, inver­tir y dar algo en este pro­ce­so en el que todos van a ser tam­bién gana­do­res. Hay que des­te­rrar la ecua­ción de la suma cero, don­de lo que es bueno para unos es malo para otros, para sumar entre todos. Por­que más alla de decla­ra­cio­nes al calor de la cam­pa­ña elec­to­ral, el ver­da­de­ro gana­dor de este nue­vo tiem­po no deben ser una siglas u otras. La ciu­da­da­nía de este país mere­ce la vic­to­ria de un maña­na, hoy más cer­cano que nun­ca, don­de la paz sea un patri­mo­nio colec­ti­vo, y la capa­ci­dad de deci­dir en liber­tad sea prác­ti­ca acce­si­ble para todas las per­so­nas y todos los pro­yec­tos polí­ti­cos.

Bil­du es un ins­tru­men­to para mate­ria­li­zar ese deseo, y posee el mejor de los teso­ros: La con­fian­za de la gen­te, sólo la gen­te y siem­pre la gen­te aber­tza­le de izquier­das.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *