El tsu­na­mi de Bil­du anun­cia un futu­ro de lucha en Eus­kal Herria

Boltxe Kolek­ti­boa

Edi­to­ria­la

Se ha des­ve­la­do la incóg­ni­ta, Roma locu­ta, cau­sa fini­ta, dice la fra­se y así es. Que­rían por todos los medios silen­ciar la voz de un sec­tor deter­mi­nan­te de la socie­dad vas­ca, carac­te­ri­za­do por su com­pro­mi­so social y por su capa­ci­dad de movi­li­za­ción cons­tan­te.

Son las carac­te­rís­ti­cas de la izquier­da aber­tza­le, for­ja­da con la rece­ta del mito del com­pro­mi­so, la san­gre pro­pia, el sudor y las lágri­mas. Y la fide­li­dad a un pue­blo ha sido pre­mia­da sin duda algu­na por el elec­to­ra­do.

Diga­mos ade­más que este elec­to­ra­do es terri­ble­men­te amplio ya que no solo han pro­ce­di­do los votos de la base elec­to­ral fiel de la izquier­da ile­ga­li­za­da, en mane­ra algu­na. Tam­bién un sec­tor amplio de la mayo­ría sin­di­cal ha apun­ta­la­do la repre­sen­ta­ción local y foral de Bil­du en un acto que cons­ti­tu­ye el pri­mer movi­mien­to con­tra las pri­va­ti­za­cio­nes de los ser­vi­cios públi­cos y en defen­sa del patri­mo­nio social que todos los per­de­do­res de los comi­cios defien­den con entu­sias­mo.

Se han adhe­ri­do al voto aber­tza­le, socia­lis­ta e inde­pen­den­tis­ta dece­nas de miles de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res, muchos de ellos votan­tes del PNV y del PSOE has­ta la fecha, gen­tes que comien­zan a ver al Blo­que Sobe­ra­nis­ta como la expre­sión natu­ral de sus intere­ses de cla­se más allá de las dudas que pudie­ran man­te­ner acer­ca del per­fil aber­tza­le de la mayo­ría de ese polo.

Las cla­ses popu­la­res vas­cas han sen­ti­do el lla­ma­mien­to a res­pon­der a los ata­ques anti socia­les y han vis­to en Bil­du el garan­te de sus intere­ses dra­ma­ti­ca­men­te piso­tea­dos por los de Urku­llu, Basa­goi­ti, López y Madra­zo.

Hoy la lucha con­ti­núa y la nue­va repre­sen­ta­ción tie­ne ante sí la enor­me y gra­ti­fi­can­te tarea de repre­sen­tar y defen­der los inter­re­ses de las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res, espe­cial­men­te de quie­nes están pre­sen­tes en las luchas, algu­nas de ellas con más de un mes de movi­li­za­ción y con cien­tos de muje­res infra con­tra­ta­das como suje­tos de la pelea.

Hemos com­ba­ti­do por la lega­li­za­ción de Bil­du en las calles y los cen­tros de tra­ba­jo, hemos dis­fru­ta­do de la ges­ta de su lega­li­za­ción, somo una peque­ña gota del mar de los 313.000 votos en los barrios en los que quie­nes hace­mos esta pági­na tene­mos pre­sen­cia y espe­ra­mos mucho de las 1137 muje­res y hom­bres que nos van a repre­sen­tar en los ayun­ta­mien­tos ade­más de los jun­te­ros y par­la­men­ta­rios de Nafa­rroa.

Bil­du sig­ni­fi­ca reu­nir, a la pri­me­ra con­vo­ca­to­ria hemos res­pon­di­do 313.000 per­so­nas aun­que des­gra­cia­da­men­te haya quie­nes hayan opta­do por la auto exclu­sión tan res­pe­ta­ble, como incom­pren­si­ble.

Tene­mos urgen­cia por cam­biar­lo todo, cree­mos en el Auzo­lan colec­ti­vo como for­ma de socia­li­za­ción de nues­tros pro­ble­mas y de sus solu­cio­nes, hoy es el día des­pués y espe­ra­mos a nues­tras con­ce­ja­les y nues­tros jun­te­ros en las luchas, en la calle y tam­bién espe­ra­mos ver nues­tras nece­si­da­des repre­sen­ta­das en las ins­ti­tu­cio­nes, no solo las de la patro­nal y el capi­tal.

Tal vez el PNV se esté pre­pa­ran­do para la doble puña­la­da a Bil­du en Donos­tia y en las Jun­tas Gene­ra­les gipuz­koa­nas, si Elor­za con­ti­núa en el pues­to de alcal­de a pesar de ser la segun­da fuer­za y la Dipu­tación es peneu­vis­ta por el voto del PSOE para sos­te­ner los nego­cios peneu­vis­tas en gran­des infra­es­truc­tu­ras del herrial­de no nos pon­ga­mos ner­vio­sos, a denun­ciar los chan­chu­llos y a espe­rar al par­ti­do del nego­cio vas­co en las cada vez más pró­xi­mas elec­cio­nes auto­nó­mi­cas, sepa el PNV que tra­tar de revi­vir con el áli­to de un par­ti­do noquea­do como el PSE – PSOE es sim­ple­men­te morir un poqui­to más tar­de.

Señor Urku­llu, el elec­to­ra­do vas­co tie­ne una exce­len­te memo­ria, no le que­pa duda algu­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *