Bil­du des­bor­da todas las barre­ras y apun­ta­la el cam­bio polí­ti­co en Eus­kal Herria – Iña­ki Iriondo

Bil­du ha roto el mapa polí­ti­co vas­co. Cuan­do ETB dio a cono­cer su son­deo, pare­cía una locu­ra. Había comen­ta­rios de que qui­zá se habían rea­li­za­do las encues­tas a las puer­tas de las herri­ko taber­na y no en los cole­gios elec­to­ra­les. Sin embar­go, aquel retra­to que a las 20.00 se anto­ja­ba fru­to de una alu­ci­na­ción colec­ti­va, se fue con­vir­tien­do con el paso de las horas en una reali­dad que supo­ne un vuel­co enor­me de cara al futu­ro de Eus­kal Herria y que abre un nue­vo tiem­po político.

Bil­du no sólo ha pul­ve­ri­za­do sus pro­nós­ti­cos más opti­mis­tas en Gipuz­koa ‑don­de ha sido la fuer­za más vota­da muy por enci­ma de la segun­da, que es el PNV- sino que ha roto todas las mar­cas tam­bién en Ara­ba, Biz­kaia y Nafarroa.

En cuan­to a las elec­cio­nes muni­ci­pa­les, no pue­de pasar­se por alto que se con­vier­te en la can­di­da­tu­ra con mayor núme­ro de con­ce­ja­les en el con­jun­to de Eus­kal Herria.

Y este ascen­so impre­sio­nan­tes del inde­pen­den­tis­mo de izquier­das se pro­du­ce en un esce­na­rio en el que tam­bién el PNV sube votos en la mayo­ría del país, aun­que en Ara­ba ha podi­do ver­se algo con­di­cio­na­do por las acu­sa­cio­nes de corrupción.

Esto da un retra­to gene­ral que demues­tra que, en igual­dad de con­di­cio­nes, el aber­tza­lis­mo es el sen­ti­mien­to polí­ti­co mayo­ri­ta­rio, y que otras foto­gra­fías de los últi­mos años han esta­do abso­lu­ta­men­te mani­pu­la­das por la uti­li­za­ción espu­ria de la Ley de Par­ti­dos y por el apartheid impues­to a una par­te impor­tan­te de la socie­dad vasca.

El PSE-PSN se hunde

Pese a que ya se augu­ra­ba una fuer­te caí­da de las mar­cas del PSOE tam­bién en Eus­kal Herria, se había con­tem­pla­do que sería más ate­nua­da que la que pudie­ra dar­se del Ebro hacia aba­jo. No ha sido así. Aun­que el gol­pe ha podi­do ser algo menor, ha sido tam­bién enor­me. Pro­ba­ble­men­te haya paga­do la ges­tión de la cri­sis que ha hecho el Gobierno de José Luis Rodrí­guez Zapa­te­ro, pero tam­bién debe­rán asu­mir su cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad Patxi López y Rober­to Jimé­nez. El derrum­be del PSE en Ara­ba, don­de que­da como cuar­ta fuer­za a dis­tan­cia de Bil­du, lo ocu­rri­do en la alcal­día de Donos­tia y en la de Gas­teiz y la enor­me pér­di­da de posi­cio­nes en Biz­kaia y en Bil­bo, no son acha­ca­bles úni­ca­men­te a Madrid. Y el tras­pa­so de sus votos tam­po­co se ha ido hacia el PP, pues­to que en núme­ros abso­lu­tos sus resul­ta­dos son muy simi­la­res o inclu­so algo peo­res que los que obtu­vo hace cua­tro años.

A buen segu­ro que los diri­gen­tes del PP de la CAV ten­drán mucho que mirar en los datos obte­ni­dos ayer, aun­que en un pri­mer ins­tan­te pue­dan cegar­les las posi­bi­li­da­des de gober­nar que tie­nen en Ara­ba y en su capi­tal, Gasteiz.

En un momen­to en el que en el Esta­do espa­ñol la ola azul del PP apa­re­cía como impa­ra­ble, en Eus­kal Herria este efec­to no se ha nota­do, qui­zá por­que el PNV es un buen voto de refu­gio para el elec­to­ra­do cen­tris­ta que deja el PSOE pero no quie­re dar el sal­to al PP.

Los peque­ños no naufragan

El efec­to Bil­du ha teni­do un fuer­te impac­to en la repre­sen­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal de los par­ti­dos más peque­ños, como pue­den ser Ara­lar y Ezker Batua. Sin embar­go, si se atien­de a que en las pasa­das elec­cio­nes ambas fuer­zas se pre­sen­ta­ron en coa­li­ción, aho­ra se pue­de com­pro­bar que suman­do sus gua­ris­mos no están lejos de don­de estu­vie­ron hace cua­tro años.

La excep­ción en este caso es Hamai­ka­bat!, cuyos diri­gen­tes ‑como les ocu­rría den­tro de EA- han demos­tra­do una abso­lu­ta fal­ta de rea­lis­mo polí­ti­co, cuyo ante­úl­ti­mo capí­tu­lo fue recha­zar adhe­rir­se al PNV, y el últi­mo no haber­se sabi­do reti­rar a tiem­po en ple­na campaña.

encues­tas

La úni­ca encues­ta a pie de urna que se hizo ayer, la de EiTB, estu­vo ati­na­da. Las que publi­ca­ron los dia­rios de Vocen­to y el Gru­po Noti­cias a media­dos de cam­pa­ña no die­ron una.

con­ce­ja­les
isla

De nue­vo Eus­kal Herria vuel­ve a mos­trar un com­por­ta­mien­to elec­to­ral que evi­den­cia que es un país inde­pen­dien­te del Esta­do español.

El pac­to PSE-PP que­da KO en la Cáma­ra de Gasteiz

La actual mayo­ría de PSE y PP que sus­ten­ta el Gobierno de Lakua que­da­ría abso­lu­ta­men­te noquea­da si estos resul­ta­dos de pro­yec­ta­ran al Par­la­men­to de Gas­teiz. Ape­nas suma­rían 26 repre­sen­tan­tes en una Cáma­ra de 75 asientos.

Según los regis­tros obte­ni­dos en las vota­cio­nes a las Jun­tas Gene­ra­les de los tres herrial­des, el PNV sería la fuer­za gana­do­ra con un total de 24 esca­ños. De cer­ca le segui­ría Bil­du, con 22. Unos gua­ris­mos, evi­den­te­men­te, jamás antes cono­ci­dos en el Par­la­men­to de Gasteiz.

El PSE, que en la actua­li­dad osten­ta (o habría que empe­zar a decir que deten­ta: «rete­ner y ejer­cer ile­gí­ti­ma­men­te algún poder o car­go públi­co») se que­da­ría con 13 repre­sen­tan­tes, el mis­mo núme­ro que obten­dría el PP.

En el gru­po mix­to que­da­rían Ezker Batua, con dos esca­ños (uno más de los que tie­ne en la actua­li­dad) y Ara­lar, que ten­dría un úni­co repre­sen­tan­te por Gipuzkoa.

Esta pro­yec­ción, con todas las sal­ve­da­des que pue­dan hacer­se por el tipo de elec­cio­nes, demues­tra que la actual com­po­si­ción del Par­la­men­to de Gas­teiz no es repre­sen­ta­ti­va de la reali­dad polí­ti­ca de la CAV. Hoy el PSE suma 25 esca­ños, que suma­dos a los 13 que tie­ne el PP, le con­ce­den ya la mayo­ría abso­lu­ta, que en oca­sio­nes apo­ya el úni­co repre­sen­tan­te de UPyD. El PNV, con 30 repre­sen­tan­tes, está en la opo­si­ción. Ara­lar tie­ne 4 y EA y EB, uno cada uno. La izquier­da aber­tza­le que­dó fue­ra de la ins­ti­tu­ción por la prohi­bi­ción de sus can­di­da­tu­ras, gra­cias a lo que gobier­na Patxi López.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.