Bil­du des­bor­da todas las barre­ras y apun­ta­la el cam­bio polí­ti­co en Eus­kal Herria – Iña­ki Irion­do

Bil­du ha roto el mapa polí­ti­co vas­co. Cuan­do ETB dio a cono­cer su son­deo, pare­cía una locu­ra. Había comen­ta­rios de que qui­zá se habían rea­li­za­do las encues­tas a las puer­tas de las herri­ko taber­na y no en los cole­gios elec­to­ra­les. Sin embar­go, aquel retra­to que a las 20.00 se anto­ja­ba fru­to de una alu­ci­na­ción colec­ti­va, se fue con­vir­tien­do con el paso de las horas en una reali­dad que supo­ne un vuel­co enor­me de cara al futu­ro de Eus­kal Herria y que abre un nue­vo tiem­po polí­ti­co.

Bil­du no sólo ha pul­ve­ri­za­do sus pro­nós­ti­cos más opti­mis­tas en Gipuz­koa ‑don­de ha sido la fuer­za más vota­da muy por enci­ma de la segun­da, que es el PNV- sino que ha roto todas las mar­cas tam­bién en Ara­ba, Biz­kaia y Nafa­rroa.

En cuan­to a las elec­cio­nes muni­ci­pa­les, no pue­de pasar­se por alto que se con­vier­te en la can­di­da­tu­ra con mayor núme­ro de con­ce­ja­les en el con­jun­to de Eus­kal Herria.

Y este ascen­so impre­sio­nan­tes del inde­pen­den­tis­mo de izquier­das se pro­du­ce en un esce­na­rio en el que tam­bién el PNV sube votos en la mayo­ría del país, aun­que en Ara­ba ha podi­do ver­se algo con­di­cio­na­do por las acu­sa­cio­nes de corrup­ción.

Esto da un retra­to gene­ral que demues­tra que, en igual­dad de con­di­cio­nes, el aber­tza­lis­mo es el sen­ti­mien­to polí­ti­co mayo­ri­ta­rio, y que otras foto­gra­fías de los últi­mos años han esta­do abso­lu­ta­men­te mani­pu­la­das por la uti­li­za­ción espu­ria de la Ley de Par­ti­dos y por el apartheid impues­to a una par­te impor­tan­te de la socie­dad vas­ca.

El PSE-PSN se hun­de

Pese a que ya se augu­ra­ba una fuer­te caí­da de las mar­cas del PSOE tam­bién en Eus­kal Herria, se había con­tem­pla­do que sería más ate­nua­da que la que pudie­ra dar­se del Ebro hacia aba­jo. No ha sido así. Aun­que el gol­pe ha podi­do ser algo menor, ha sido tam­bién enor­me. Pro­ba­ble­men­te haya paga­do la ges­tión de la cri­sis que ha hecho el Gobierno de José Luis Rodrí­guez Zapa­te­ro, pero tam­bién debe­rán asu­mir su cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad Patxi López y Rober­to Jimé­nez. El derrum­be del PSE en Ara­ba, don­de que­da como cuar­ta fuer­za a dis­tan­cia de Bil­du, lo ocu­rri­do en la alcal­día de Donos­tia y en la de Gas­teiz y la enor­me pér­di­da de posi­cio­nes en Biz­kaia y en Bil­bo, no son acha­ca­bles úni­ca­men­te a Madrid. Y el tras­pa­so de sus votos tam­po­co se ha ido hacia el PP, pues­to que en núme­ros abso­lu­tos sus resul­ta­dos son muy simi­la­res o inclu­so algo peo­res que los que obtu­vo hace cua­tro años.

A buen segu­ro que los diri­gen­tes del PP de la CAV ten­drán mucho que mirar en los datos obte­ni­dos ayer, aun­que en un pri­mer ins­tan­te pue­dan cegar­les las posi­bi­li­da­des de gober­nar que tie­nen en Ara­ba y en su capi­tal, Gas­teiz.

En un momen­to en el que en el Esta­do espa­ñol la ola azul del PP apa­re­cía como impa­ra­ble, en Eus­kal Herria este efec­to no se ha nota­do, qui­zá por­que el PNV es un buen voto de refu­gio para el elec­to­ra­do cen­tris­ta que deja el PSOE pero no quie­re dar el sal­to al PP.

Los peque­ños no nau­fra­gan

El efec­to Bil­du ha teni­do un fuer­te impac­to en la repre­sen­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal de los par­ti­dos más peque­ños, como pue­den ser Ara­lar y Ezker Batua. Sin embar­go, si se atien­de a que en las pasa­das elec­cio­nes ambas fuer­zas se pre­sen­ta­ron en coa­li­ción, aho­ra se pue­de com­pro­bar que suman­do sus gua­ris­mos no están lejos de don­de estu­vie­ron hace cua­tro años.

La excep­ción en este caso es Hamai­ka­bat!, cuyos diri­gen­tes ‑como les ocu­rría den­tro de EA- han demos­tra­do una abso­lu­ta fal­ta de rea­lis­mo polí­ti­co, cuyo ante­úl­ti­mo capí­tu­lo fue recha­zar adhe­rir­se al PNV, y el últi­mo no haber­se sabi­do reti­rar a tiem­po en ple­na cam­pa­ña.

encues­tas

La úni­ca encues­ta a pie de urna que se hizo ayer, la de EiTB, estu­vo ati­na­da. Las que publi­ca­ron los dia­rios de Vocen­to y el Gru­po Noti­cias a media­dos de cam­pa­ña no die­ron una.

con­ce­ja­les
isla

De nue­vo Eus­kal Herria vuel­ve a mos­trar un com­por­ta­mien­to elec­to­ral que evi­den­cia que es un país inde­pen­dien­te del Esta­do espa­ñol.

El pac­to PSE-PP que­da KO en la Cáma­ra de Gas­teiz

La actual mayo­ría de PSE y PP que sus­ten­ta el Gobierno de Lakua que­da­ría abso­lu­ta­men­te noquea­da si estos resul­ta­dos de pro­yec­ta­ran al Par­la­men­to de Gas­teiz. Ape­nas suma­rían 26 repre­sen­tan­tes en una Cáma­ra de 75 asien­tos.

Según los regis­tros obte­ni­dos en las vota­cio­nes a las Jun­tas Gene­ra­les de los tres herrial­des, el PNV sería la fuer­za gana­do­ra con un total de 24 esca­ños. De cer­ca le segui­ría Bil­du, con 22. Unos gua­ris­mos, evi­den­te­men­te, jamás antes cono­ci­dos en el Par­la­men­to de Gas­teiz.

El PSE, que en la actua­li­dad osten­ta (o habría que empe­zar a decir que deten­ta: «rete­ner y ejer­cer ile­gí­ti­ma­men­te algún poder o car­go públi­co») se que­da­ría con 13 repre­sen­tan­tes, el mis­mo núme­ro que obten­dría el PP.

En el gru­po mix­to que­da­rían Ezker Batua, con dos esca­ños (uno más de los que tie­ne en la actua­li­dad) y Ara­lar, que ten­dría un úni­co repre­sen­tan­te por Gipuz­koa.

Esta pro­yec­ción, con todas las sal­ve­da­des que pue­dan hacer­se por el tipo de elec­cio­nes, demues­tra que la actual com­po­si­ción del Par­la­men­to de Gas­teiz no es repre­sen­ta­ti­va de la reali­dad polí­ti­ca de la CAV. Hoy el PSE suma 25 esca­ños, que suma­dos a los 13 que tie­ne el PP, le con­ce­den ya la mayo­ría abso­lu­ta, que en oca­sio­nes apo­ya el úni­co repre­sen­tan­te de UPyD. El PNV, con 30 repre­sen­tan­tes, está en la opo­si­ción. Ara­lar tie­ne 4 y EA y EB, uno cada uno. La izquier­da aber­tza­le que­dó fue­ra de la ins­ti­tu­ción por la prohi­bi­ción de sus can­di­da­tu­ras, gra­cias a lo que gobier­na Patxi López.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *