La dis­cri­mi­na­ción en las salas de redac­ción – Géne­ro con Cla­se

El Infor­me Glo­bal sobre la Situa­ción de las Muje­res en los Medios de Comu­ni­ca­ción rea­li­za­do por la Fun­da­ción Inter­na­cio­nal de Muje­res Perio­dis­tas (IMFW por sus siglas en inglés) es la mayor inves­ti­ga­ción rea­li­za­da has­ta la fecha, y la pri­me­ra glo­bal, sobre la situa­ción labo­ral de las muje­res perio­dis­tas. No exis­tía un repor­te que die­ra cuen­ta ‑con una meto­do­lo­gía simi­lar en cada país de for­ma de poder hacer correc­tas com­pa­ra­cio­nes- del esta­tus que tene­mos en los medios de comu­ni­ca­ción quie­nes hace­mos las noti­cias. Y suma­do al Infor­me Glo­bal de Medios que cada cin­co años rea­li­za la Aso­cia­ción Mun­dial para las Comu­ni­ca­cio­nes Cris­ti­nas (WACC, tam­bién por sus siglas en inglés) moni­to­rean­do noti­cias, apor­ta en el arma­do de un mapa glo­bal de las muje­res en los medios y den­tro de los medios. 

El infor­me de la IMFW (que por aho­ra está dis­po­ni­ble sólo en inglés) fue rea­li­za­do en 522 com­pa­ñías (de dia­rios, tele­vi­sión y radio) de 59 nacio­nes de todas las regio­nes del mun­do por un equi­po de 170 per­so­nas que entre­vis­ta­ron a direc­ti­vas y direc­ti­vos de medios, o res­pon­sa­bles de recur­sos huma­nos de las empre­sas, soli­ci­tan­do infor­ma­ción sobre la esca­la jerár­qui­ca de muje­res y varo­nes, sala­rios, polí­ti­cas de géne­ro y for­mas de con­tra­ta­ción.

Las con­clu­sio­nes gene­ra­les fue­ron que los varo­nes ocu­pan la mayo­ría de los pues­tos de direc­ción y de tra­ba­jo en gran par­te de las nacio­nes inves­ti­ga­das: 73% de los altos car­gos y casi 65% entre los repor­te­ros; sólo entre el equi­po pro­fe­sio­nal de alto nivel –un nivel inter­me­dio entre los dos ante­rio­res, según la estruc­tu­ra ela­bo­ra­da por la IMFW- las muje­res lle­gan al 41% del per­so­nal. En com­pa­ra­ción con una inves­ti­ga­ción rea­li­za­da por Mar­ga­reth Gallagher en 1995, las muje­res –aun­que siguen sien­do menos- habrían mejo­ra­do su par­ti­ci­pa­ción en los car­gos direc­ti­vos, que pasa­ron del 12% a cer­ca del 30% en la actua­li­dad. Sólo Euro­pa del Este y del Nor­te supe­ran en la actua­li­dad estas cifras con alre­de­dor del 40% de las muje­res en los pues­tos de direc­ción (entre accio­nis­tas de la empre­sas y direc­ti­vas de los empren­di­mien­tos perio­dís­ti­cos).

En rela­ción al techo de cris­tal que difi­cul­ta el ascen­so de las muje­res en las empre­sas, fue iden­ti­fi­ca­do en 20 de las 59 nacio­nes estu­dia­das y, fun­da­men­tal­men­te, en los nive­les medios e inme­dia­ta­men­te supe­rio­res (edi­ción). Y ape­nas más de la mitad de las empre­sas dije­ron poseer polí­ti­cas de géne­ro (des­de licen­cias por emba­ra­zo has­ta nor­mas que regu­len el aco­so sexual y pro­mue­ven la equi­dad en los ascen­sos), con osci­la­cio­nes que fue­ron del 16% en Euro­pa del Este a 69% en Euro­pa Occi­den­tal.

Algu­nas de las con­clu­sio­nes que fue­ron halla­das en cada región:

- Medio Orien­te y Nor­te de Afri­ca: hay dos varo­nes por cada mujer en cada redac­ción; las muje­res esca­sean sobre todo en los pues­tos supe­rio­res; y, en los pues­tos direc­ti­vos y como accio­nis­tas los varo­nes ganan entre tres y cin­co veces más que las muje­res.

- Afri­ca sub­saha­ria­na: la situa­ción es muy diver­sa entre las nacio­nes. Las muje­res son menos aún del 30% de las redac­cio­nes en Mala­wui y Zim­ba­we, lle­gan­do ape­nas al 15% en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go; pero en cam­bio son algo más del 50% en Sudá­fri­ca, en Nami­bia ocu­pan el mis­mo por­cen­ta­je en los pues­tos direc­ti­vos, y en Nige­ria reci­ben en algu­nos casos mejo­res sala­rios que sus com­pa­ñe­ros varo­nes.

- Asia y Ocea­nía: en la mayo­ría de los paí­ses hay cua­tro varo­nes por cada mujer en las redac­cio­nes pero en Japón se da uno de los peo­res esce­na­rios: seis por una, y los varo­nes ocu­pan la enor­me mayo­ría de los car­gos direc­ti­vos y como accio­nis­tas. Las excep­cio­nes son Chi­na, Fiji y Nue­va Zelan­da don­de el repar­to de pues­tos es casi pari­ta­rio, o las muje­res exce­den a los varo­nes, aún en car­gos de deci­sión. 

- Euro­pa del Este: es una de las mejo­res regio­nes del mun­do en cuan­to a igual­dad de géne­ro en las empre­sas perio­dís­ti­cas. Los sala­rios de ambos sexos son equi­va­len­tes y el tra­ba­jo es segu­ro para las muje­res en todos los paí­ses. En Rusia, las muje­res están en una posi­ción par­ti­cu­lar­men­te fuer­te, a car­go de la mitad de los pues­tos direc­ti­vos y con un ter­cio de los pues­tos de accio­nis­tas. La excep­ción es Hun­gría don­de, si bien se man­tie­ne la segu­ri­dad labo­ral, las muje­res osten­tan ape­nas el 13% de los car­gos de accio­nis­tas.

- Nor­te de Euro­pa: es otra de las mejo­res regio­nes del mun­do en equi­dad de géne­ro. La mitad de las com­pa­ñías adop­ta­ron polí­ti­cas de equi­dad o sobre el aco­so sexual. Fin­lan­dia y Sue­cia tie­nen casi un 50% de muje­res en los car­gos de edi­ción; aun­que en Dina­mar­ca y Norue­ga esta cifra des­cien­de al 35%.

- Euro­pa Occi­den­tal: las muje­res son prác­ti­ca­men­te la mitad de todas las redac­cio­nes ana­li­za­das en la región, pero dis­mi­nu­yen a un 25% entre los pues­tos de direc­ción y las accio­nis­tas. En cuan­to a polí­ti­cas de igual­dad, casi todas poseen pro­tec­cio­nes bási­cas como licen­cias por mater­ni­dad pero sólo dos ter­cios regu­lan el aco­so sexual y tie­nen nor­mas espe­cí­fi­cas de pro­mo­ción de la equi­dad. En Fran­cia y Ale­ma­nia las muje­res son casi la mitad de las redac­cio­nes, pero tie­nen difi­cul­ta­des para equi­pa­rar­se en los pues­tos supe­rio­res. Y en Gran Bre­ta­ña y Espa­ña fue detec­ta­do el techo de cris­tal entre los nive­les de redac­ción y edi­ción res­pec­ti­va­men­te.

Las Amé­ri­cas

En la región ame­ri­ca­na, fue­ron ana­li­za­das 121 empre­sas en 13 paí­ses: Argen­ti­na, Bra­sil, Cana­dá, Chi­le, Cos­ta Rica, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, Ecua­dor, Jamai­ca, Méxi­co, Puer­to Rico, Perú, Esta­dos Uni­dos y Vene­zue­la. Aun­que la situa­ción de los medios de comu­ni­ca­ción y las muje­res es muy diver­sa entre los paí­ses, per­sis­te en todos la subre­pre­sen­ta­ción de las perio­dis­tas den­tro de las redac­cio­nes (a excep­ción de Puer­to Rico). Los casos más extre­mos son Argen­ti­na, Chi­le, Cos­ta Rica, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na y Ecua­dor, don­de hay dos varo­nes por cada mujer perio­dis­ta.

La inves­ti­ga­ción dis­tin­gue cua­tro patro­nes en rela­ción a la pre­sen­cia de las muje­res den­tro de las redac­cio­nes del con­ti­nen­te: baja repre­sen­ta­ción, exis­ten­cia del techo de cris­tal, un acce­so mode­ra­do a todos los nive­les jerár­qui­cos de las redac­cio­nes, y ausen­cia de muje­res en los car­gos de deci­sión y entre las y los accio­nis­tas.

En rela­ción a los pues­tos ocu­pa­dos, la mayor can­ti­dad de muje­res y varo­nes perio­dis­tas se desem­pe­ñan en dos cate­go­rías: pro­fe­sio­nal “senior” (edi­ción, inves­ti­ga­ción, repor­te­ría, corres­pon­sa­lías, entre otras ocu­pa­cio­nes) y pro­fe­sio­nal “junior” (asis­ten­cia, pro­duc­ción, sub-edi­ción, entre otras). Los pues­tos don­de las muje­res están menos repre­sen­ta­das es entre quie­nes diri­gen las empre­sas (“gover­nan­ce”): 21.5%; en el dise­ño grá­fi­co y pro­duc­ción tele­vi­si­va, 23%; y como téc­ni­cas, 24,7%. Tam­bién son menos de un ter­cio en los altos car­gos de direc­ción perio­dís­ti­ca (30,4%).

Sin embar­go, la situa­ción varía por país des­de sólo un 8,6% de muje­res al fren­te de las empre­sas en Chi­le, al 37,5% en Cos­ta Rica. Lo mis­mo suce­de con los car­gos perio­dís­ti­cos direc­ti­vos: mien­tras en Argen­ti­na los ocu­pan sólo el 21,4% de las muje­res, en Vene­zue­la lle­gan al 43,5%.

En rela­ción a los sala­rios, muchas com­pa­ñías no sumi­nis­tra­ron infor­ma­ción, con lo cual las auto­ras del infor­me con­si­de­ran que los resul­ta­dos obte­ni­dos en esta área son ten­ta­ti­vos. Las mayo­res inequi­da­des apa­re­cie­ron en los car­gos de direc­ción de las empre­sas, don­de los suel­dos de los varo­nes dupli­can a los de las muje­res; entre quie­nes diri­gen los medios, las muje­res pare­cie­ran ganar algo más que los varo­nes entre los sala­rios más bajos de esta cate­go­ría, pero muchí­si­mo menos entre los sala­rios más altos.

Si bien la mayo­ría de las y los perio­dis­tas del con­ti­nen­te tra­ba­jan a tiem­po com­ple­to, hay más can­ti­dad de varo­nes en este tipo de empleo en rela­ción de depen­den­cia (60,9%), y lo mis­mo entre las per­so­nas con­tra­ta­das a tiem­po com­ple­to (58,9%) y entre las free-lan­ce (82,3%). Las muje­res en cam­bio, pre­do­mi­nan entre las con­tra­ta­das de medio tiem­po (70,7%) y entre quie­nes tra­ba­jan tam­bién medio tiem­po pero en for­ma regu­lar (55.8%).

Otra de las con­clu­sio­nes de la inves­ti­ga­ción es que las com­pa­ñías perio­dís­ti­cas del con­ti­nen­te no poseen polí­ti­cas de equi­dad fuer­tes, sólo el 38%; y menos de la mitad (48%) posee medi­das en rela­ción al aco­so sexual. Ape­nas el 35% tie­nen algún tipo de asis­ten­cia para las y los hijos del staff perio­dís­ti­co y sólo algo más de la mitad (57%) dis­po­ne de licen­cias de pater­ni­dad. La licen­cia por mater­ni­dad, en cam­bio, es un dere­cho gene­ra­li­za­do (93%) y casi el 90% dijo ofre­cer capa­ci­ta­cio­nes a sus emplea­das y emplea­dos.

. * San­dra Chaher

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *