Acam­pa­das, car­pas y jóve­nes lucha­do­res – Iña­ki Iriondo

Con­clu­yó a media­no­che la cam­pa­ña elec­to­ral y la lla­ma­da jor­na­da de refle­xión lle­ga con la incer­ti­dum­bre de có- mo actua­rán las poli­cías con las con­cen­tra­cio­nes de «indig­na­dos» que man­tie­nen sus con­vo­ca­to­rias. Si a alguien le sir­ve el pre­ce­den­te, recor­de­mos que el 8 de mar­zo de 2008 los agen­tes car­ga­ron sin muchas con­tem­pla­cio­nes con­tra la movi­li­za­ción del Día de la Mujer en Iru­ñea. Esta vez pare­ce que el Gobierno espa­ñol ha pedi­do contención.

El movi­mien­to que exi­ge «demo­cra­cia real ya» resul­ta intere­san­te y la movi­li­za­ción de una juven­tud rebel­de y com­pro­me­ti­da des­pier­ta sim­pa­tía. Ha lla­ma­do, ade­más, la aten­ción de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, has­ta el pun­to de con­di­cio­nar de mane­ra abso­lu­ta estos últi­mos días de campaña.

Pero la auto­or­ga­ni­za­ción de la juven­tud, las acam­pa­das, las car­pas, el espí­ri­tu de lucha no son nue­vos en Eus­kal Herria. Jóve­nes inde­pen­den­tis­tas de izquier­da lle­van años rea­li­zan­do con­cen­tra­cio­nes y mani­fes­ta­cio­nes que supe­ran de lar­go en núme­ro y orga­ni­za­ción a las que pue­den ver­se aho­ra ante el Arria­ga, en el quios­co del Bou­le­vard, en la pla­za de la Vir­gen Blan­ca o en la del Ayun­ta­mien­to de Iru­ñea. Pero aque­llas jamás han obte­ni­do esta cober­tu­ra de los medios ni mucho me- nos su simpatía.

Las luchas del movi­mien­to por la demo­cra­cia real y la que duran­te déca­das han man­te­ni­do jóve­nes inde­pen­den­tis­tas y socia­lis­ta tie­nen múl­ti­ples pun­tos de coin­ci­den­cia e inclu­so pue­den resul­tar com­ple­men­ta­rias. Aun­que tam­bién es cier­to que el haber con­ver­ti­do la Puer­ta del Sol de Madrid como km. 0 del que irra­dian hacia la «peri­fe­ria» las con­sig­nas y mani­fies­tos debie­ra obli­gar a los con­cen­tra­dos de las capi­ta­les de Eus­kal Herria a com­po­ner su pro­pia agen­da reivindicativa.

En todo caso, que nadie pre­ten­da «des­cu­brir» a estas altu­ras que el movi­mien­to juve­nil vas­co ha naci­do el 15 de mayo de 2011 con twit­ter. Dema­sia­dos jóve­nes han paga­do y lo siguen hacien­do con años de cár­cel su com­pro­mi­so con la demo­cra­cia, la sobe­ra­nía popu­lar y la igual­dad social. Cha­va­les y cha­va­las a los que la poli­cía ha levan­ta­do a porra­zos de sen­ta­das, cuyas mani­fes­ta­cio­nes han sido disuel­tas a pelo­ta­zos o, peor aún, han aca­ba­do inco­mu­ni­ca­dos en manos de la Guar­dia Civil.

El recur­so de la Fis­ca­lía que a pun­to estu­vo de con­se­guir prohi­bir Bil­du tenía como uno de sus pila­res el hecho de que muchos com­po­nen­tes de sus lis­tas habían par­ti­ci­pa­do en actos de Gaz­tEHe­rria o en Gaz­te Topagunea.

Se aca­ba la cam­pa­ña y la aten­ción mediá­ti­ca está fija­da en la juven­tud rebel­de. No está mal. Algo pare­ce estar cam­bian­do. Y más que van a cam­biar cuan­do muchos de esos chi­cos y chi­cas pasen maña­na p

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.