Acam­pa­das, car­pas y jóve­nes lucha­do­res – Iña­ki Irion­do

Con­clu­yó a media­no­che la cam­pa­ña elec­to­ral y la lla­ma­da jor­na­da de refle­xión lle­ga con la incer­ti­dum­bre de có- mo actua­rán las poli­cías con las con­cen­tra­cio­nes de «indig­na­dos» que man­tie­nen sus con­vo­ca­to­rias. Si a alguien le sir­ve el pre­ce­den­te, recor­de­mos que el 8 de mar­zo de 2008 los agen­tes car­ga­ron sin muchas con­tem­pla­cio­nes con­tra la movi­li­za­ción del Día de la Mujer en Iru­ñea. Esta vez pare­ce que el Gobierno espa­ñol ha pedi­do con­ten­ción.

El movi­mien­to que exi­ge «demo­cra­cia real ya» resul­ta intere­san­te y la movi­li­za­ción de una juven­tud rebel­de y com­pro­me­ti­da des­pier­ta sim­pa­tía. Ha lla­ma­do, ade­más, la aten­ción de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, has­ta el pun­to de con­di­cio­nar de mane­ra abso­lu­ta estos últi­mos días de cam­pa­ña.

Pero la auto­or­ga­ni­za­ción de la juven­tud, las acam­pa­das, las car­pas, el espí­ri­tu de lucha no son nue­vos en Eus­kal Herria. Jóve­nes inde­pen­den­tis­tas de izquier­da lle­van años rea­li­zan­do con­cen­tra­cio­nes y mani­fes­ta­cio­nes que supe­ran de lar­go en núme­ro y orga­ni­za­ción a las que pue­den ver­se aho­ra ante el Arria­ga, en el quios­co del Bou­le­vard, en la pla­za de la Vir­gen Blan­ca o en la del Ayun­ta­mien­to de Iru­ñea. Pero aque­llas jamás han obte­ni­do esta cober­tu­ra de los medios ni mucho me- nos su sim­pa­tía.

Las luchas del movi­mien­to por la demo­cra­cia real y la que duran­te déca­das han man­te­ni­do jóve­nes inde­pen­den­tis­tas y socia­lis­ta tie­nen múl­ti­ples pun­tos de coin­ci­den­cia e inclu­so pue­den resul­tar com­ple­men­ta­rias. Aun­que tam­bién es cier­to que el haber con­ver­ti­do la Puer­ta del Sol de Madrid como km. 0 del que irra­dian hacia la «peri­fe­ria» las con­sig­nas y mani­fies­tos debie­ra obli­gar a los con­cen­tra­dos de las capi­ta­les de Eus­kal Herria a com­po­ner su pro­pia agen­da rei­vin­di­ca­ti­va.

En todo caso, que nadie pre­ten­da «des­cu­brir» a estas altu­ras que el movi­mien­to juve­nil vas­co ha naci­do el 15 de mayo de 2011 con twit­ter. Dema­sia­dos jóve­nes han paga­do y lo siguen hacien­do con años de cár­cel su com­pro­mi­so con la demo­cra­cia, la sobe­ra­nía popu­lar y la igual­dad social. Cha­va­les y cha­va­las a los que la poli­cía ha levan­ta­do a porra­zos de sen­ta­das, cuyas mani­fes­ta­cio­nes han sido disuel­tas a pelo­ta­zos o, peor aún, han aca­ba­do inco­mu­ni­ca­dos en manos de la Guar­dia Civil.

El recur­so de la Fis­ca­lía que a pun­to estu­vo de con­se­guir prohi­bir Bil­du tenía como uno de sus pila­res el hecho de que muchos com­po­nen­tes de sus lis­tas habían par­ti­ci­pa­do en actos de Gaz­tEHe­rria o en Gaz­te Topa­gu­nea.

Se aca­ba la cam­pa­ña y la aten­ción mediá­ti­ca está fija­da en la juven­tud rebel­de. No está mal. Algo pare­ce estar cam­bian­do. Y más que van a cam­biar cuan­do muchos de esos chi­cos y chi­cas pasen maña­na p

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *