Mucha retó­ri­ca, muy poca ayu­da – Robert Fisk

Fue la mis­ma vie­ja his­to­ria. Los pales­ti­nos pue­den tener un Esta­do via­ble; los israe­líes, un Esta­do segu­ro. No se pue­de des­le­gi­ti­mar a Israel; los pales­ti­nos no deben inten­tar pedir a la ONU que los decla­re Esta­do en sep­tiem­bre. No se pue­de impo­ner la paz a nin­gu­na de las par­tes. Algu­nos pasa­jes del dis­cur­so de Oba­ma duran­te este jue­ves podrían con­ver­tir­se en el men­sa­je a los cabil­de­ros pro israe­líes anun­cia­do para este fin de sema­na. Ah, sí, y el Esta­do pales­tino no debe tener armas para defen­der­se. ¡Con­que eso es lo que sig­ni­fi­ca via­ble!

Fue una espe­cie de segun­da veni­da, supon­go, las pro­me­sas de El Cai­ro reci­cla­das, otro gui­ño hacia Medio Orien­te, tan abu­rri­do e injus­to como todos los demás, con mon­to­nes de retó­ri­ca sobre las revo­lu­cio­nes ára­bes a las que Oba­ma no hizo nada por ayu­dar. Algu­nas par­tes fue­ron de plano decep­cio­nan­tes. Hemos roto el impul­so de los tali­ba­nes, dijo el gran dis­cur­sea­dor. ¿Qué? ¿En serio cree eso?

Des­de lue­go, hubo el habi­tual baño retó­ri­co para Libia, Siria, Irán, los sos­pe­cho­sos de cos­tum­bre. Y las pala­bras de siem­pre: valor, paz, dig­ni­dad, demo­cra­cia. Una cria­tu­ra de Mar­te pen­sa­ría que el hom­bre de veras ayu­dó a for­jar las revo­lu­cio­nes en Medio Orien­te en vez de sen­tar­se remil­go­sa­men­te a un lado con la espe­ran­za de que los per­ver­sos dic­ta­do­res sobre­vi­vie­ran.

Hubo algún rega­ño a Bah­rein (don­de no hubo revo­lu­ción, cla­ro), pero ni una pala­bra sobre Ara­bia Sau­di­ta, aun­que ten­go idea de que su anciano rey esta­rá al telé­fono con Oba­ma en los pró­xi­mos días.

¿Qué fue toda esa pero­ra­ta sobre el cam­bio en Medio Orien­te?

Reci­bi­mos una tími­da refe­ren­cia a la acti­vi­dad colo­ni­za­do­ra de Israel, una alu­sión a Hamas (natu­ral­men­te), muchas lágri­mas por el ver­du­le­ro tune­cino Moha­med Boua­zi­zi, quien comen­zó todas las revo­lu­cio­nes… aun­que Túnez fue un Esta­do que Oba­ma nun­ca men­cio­nó antes de que Ben Alí salie­ra a esca­pe. La humi­lla­ción de la ocu­pa­ción para los pales­ti­nos ‑repe­ti­ción exac­ta de lo dicho en El Cai­ro hace dos años- y el cuen­to de un pales­tino que per­dió tres hijas por pro­yec­ti­les israe­líes en Gaza. Cap­té la idea, cla­ro. El hom­bre sólo per­dió a sus hijas por pro­yec­ti­les que casual­men­te les caye­ron enci­ma; nin­gu­na suge­ren­cia de que alguien en reali­dad los haya dis­pa­ra­do.

¿Será que Oba­ma sólo habla dema­sia­do? Me temo que sí. Se bañó en sus pro­pias pala­bras, como hizo en su lamen­ta­ble pre­sen­ta­ción cuan­do reci­bió el Pre­mio Nobel de la Paz por sus dis­cur­sos.

Y lue­go, como adi­vi­né antes que lo hicie­ra, com­pa­ró las revo­lu­cio­nes ára­bes con la revo­lu­ción en su país. Cree­mos que estas ver­da­des son evi­den­tes en sí mis­mas, etcé­te­ra, etcé­te­ra. Se le esca­pó por com­ple­to que muchos ára­bes lucha­ron y murie­ron para librar­se de noso­tros, no para ser como los esta­du­ni­den­ses. Y lue­go tuvi­mos que escu­char cuál va a ser el papel de Esta­dos Uni­dos en el nue­vo Medio Orien­te. No escu­cha­mos si los ára­bes quie­ren que los esta­du­ni­den­ses ten­gan un papel. Siem­pre bus­can­do un papel.

Bueno, este fin de sema­na es de Netan­yahu, y los asen­ta­mien­tos israe­líes ‑se deli­mi­ta­ron otros nue­vos ape­nas unas horas antes del men­sa­je de Oba­ma- segui­rán como siem­pre. Y para cuan­do Oba­ma ter­mi­ne por jurar leal­tad eter­na a los israe­líes, los ára­bes habrán olvi­da­do las pos­tu­ras de este jue­ves.

La refe­ren­cia al Esta­do judío obvia­men­te lle­va­ba la inten­ción de hacer feliz a Netan­yahu. La últi­ma vez que estu­ve por allá, cien­tos de miles de ára­bes vivían en Israel y tenían pasa­por­tes israe­líes. Oba­ma no hizo nin­gu­na refe­ren­cia a ellos. O tal vez es sólo mi ima­gi­na­ción.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *