Sobre el movi­mien­to 15 M – Yesca

En los últi­mos días esta­mos asis­tien­do a una movi­li­za­ción social sin pre­ce­den­tes cer­ca­nos en el tiem­po, don­de el prin­ci­pal pro­ta­go­nis­mo lo lle­van los jóve­nes; una movi­li­za­ción jus­ta y nece­sa­ria que denun­cia algu­nas de las mise­rias del sis­te­ma que pade­ce­mos: bipar­ti­dis­mo, los mer­ca­dos, la Ley Elec­to­ral, corrup­ción, espe­cu­la­ción, capi­ta­lis­mo sal­va­je, edu­ca­ción y ser­vi­cios tra­di­cio­nal­men­te públi­cos sien­do mer­can­ti­li­za­dos… la lis­ta es muy lar­ga.

Com­pren­de­mos la tabla de rei­vin­di­ca­cio­nes de Demo­cra­cia Real Ya como un pro­gra­ma de míni­mos que en líneas gene­ra­les es asu­mi­ble por amplias capas de la pobla­ción y la juven­tud en el actual mar­co socio­eco­nó­mi­co y polí­ti­co. En cual­quier caso, cada mani­fes­tan­te, cada “[email protected]” acu­de con sus rei­vin­di­ca­cio­nes par­ti­cu­la­res que hacen del movi­mien­to un ente dis­par y que habrá de ir acla­rán­do­se según se con­so­li­de el mis­mo si quie­re sobre­vi­vir en el tiem­po. En nues­tro pare­cer, las rei­vin­di­ca­cio­nes son un paso en la direc­ción acer­ta­da, pero un paso en el lar­go camino a recorrer.

Con­si­de­ra­mos que la revo­lu­ción no será una revo­lu­ción de labo­ra­to­rio. El cal­do de cul­ti­vo para que la gen­te esta­lla­se esta­ba lis­to des­de hace tiem­po, y los cana­les de difu­sión de la con­vo­ca­to­ria o la for­ma que ha ido toman­do la deman­da pue­den sor­pren­der por su rup­tu­ra de vie­jos para­dig­mas. Es difí­cil bara­jar cual es la inten­si­dad y pro­fun­di­dad del movi­mien­to juve­nil por el cam­bio aho­ra mis­mo, y tam­bién es com­pli­ca­do saber por que derro­te­ros mar­cha­rá. Los pró­xi­mos días son una prue­ba de fue­go, espe­cial­men­te “el día de refle­xión”: La deci­sión de la Jun­ta Elec­to­ral es cla­ra y el movi­mien­to tie­ne su mayor desa­fío aho­ra. El lla­ma­do día de refle­xión es sagra­do para la cla­se polí­ti­ca: nin­gu­na con­cen­tra­ción será auto­ri­za­da, nin­gu­na expre­sión que cues­tio­ne el mode­lo del PP-PSOE. Esta es su demo­cra­cia, y obran­do en con­se­cuen­cia tene­mos que dar­les su mere­ci­da res­pues­ta. Si bien es cier­to que los medios de comu­ni­ca­ción han dado mucha rele­van­cia a las mani­fes­ta­cio­nes y acam­pa­das, espe­cial­men­te a la de Puer­ta del Sol en Madrid, la línea gene­ral está sien­do la de cri­ti­car, minus­va­lo­rar y ata­car al movi­mien­to. Los polí­ti­cos y empre­sa­rios, que efec­ti­va­men­te no se están ente­ran­do de nada, no saben si pes­car en aguas revuel­tas hacien­do gui­ños a los mani­fes­tan­tes o decla­rar­los non-gra­tos. La cues­tión les sobre­pa­sa y empie­zan a estar incó­mo­dos ante un des­cré­di­to social en aumen­to.

Des­de una pers­pec­ti­va de cla­se que­re­mos apor­tar nues­tra opi­nión sobre el movi­mien­to. Con­si­de­ra­mos que las rei­vin­di­ca­cio­nes no pue­den ser asu­mi­das por “apo­lí­ti­cos” o “con­ser­va­do­res” como algu­nos mani­fies­tos leí­dos dicen: el movi­mien­to es cla­ra­men­te polí­ti­co y trans­for­ma­dor. Tam­po­co esta­mos de acuer­do con la gala que hacen algu­nos de los par­ti­ci­pan­tes de recha­zar todo par­ti­do o sin­di­ca­to; las herra­mien­tas que tie­ne el pue­blo son muchas y cada una tie­ne su vali­dez; la orga­ni­za­ción es nece­sa­ria y no pue­de ser sus­ti­tui­da por el men­sa­je de “sim­ple­men­te somos la ciu­da­da­nía”. Des­pres­ti­giar a otros gru­pos, par­ti­dos, sin­di­ca­tos, etc. que siem­pre han apos­ta­do por aca­bar con este sis­te­ma podri­do es una irres­pon­sa­bi­li­dad. Tam­bién lo es el extre­mo paci­fis­mo de algu­nas de las per­so­nas orga­ni­za­do­ras y su invi­ta­ción a denun­ciar “a los vio­len­tos, aun­que sean mani­fes­tan­tes”. Si que­re­mos algo que vaya más allá de hacer sen­tir nues­tra pre­sen­cia, es impres­cin­di­ble actuar: las for­mas son múl­ti­ples, pero cual­quier cam­bio que sea estruc­tu­ral –y no un sim­ple maqui­lla­je- con­lle­va­rá dia­léc­ti­ca. Por otra par­te, no debe­mos caer en el error de con­si­de­rar que todo lo que no sea una pro­pues­ta revo­lu­cio­na­ria de máxi­mos (como rei­vin­di­car el socia­lis­mo, por ejem­plo) es mero refor­mis­mo y no sir­ve para nada. La obli­ga­ción de cada revo­lu­cio­na­rio es apor­tar su modes­ta expe­rien­cia para que las con­vo­ca­to­rias crez­can y no deri­ven en sen­ta­das des­ca­fei­na­das y que­jas con fun­da­men­to pero sin pen­sa­mien­to crí­ti­co detrás. En nues­tras apor­ta­cio­nes tene­mos que ser humil­des, pero tam­bién firmes.

Des­de Yes­ca, la juven­tud cas­te­lla­na y revo­lu­cio­na­ria, apo­ya­mos las con­cen­tra­cio­nes y mani­fes­ta­cio­nes en con­tra del sis­te­ma polí­ti­co actual que se pro­duz­can en Cas­ti­lla. Como ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas, pero tam­bién como colec­ti­vo polí­ti­co, revo­lu­cio­na­rio, de cla­se y com­ba­ti­vo, tene­mos mucho que con­tri­buir y tam­bién mucho que aprender.

Yes­ca

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.