Sobre el movi­mien­to 15 M – Yes­ca

En los últi­mos días esta­mos asis­tien­do a una movi­li­za­ción social sin pre­ce­den­tes cer­ca­nos en el tiem­po, don­de el prin­ci­pal pro­ta­go­nis­mo lo lle­van los jóve­nes; una movi­li­za­ción jus­ta y nece­sa­ria que denun­cia algu­nas de las mise­rias del sis­te­ma que pade­ce­mos: bipar­ti­dis­mo, los mer­ca­dos, la Ley Elec­to­ral, corrup­ción, espe­cu­la­ción, capi­ta­lis­mo sal­va­je, edu­ca­ción y ser­vi­cios tra­di­cio­nal­men­te públi­cos sien­do mer­can­ti­li­za­dos… la lis­ta es muy lar­ga.

Com­pren­de­mos la tabla de rei­vin­di­ca­cio­nes de Demo­cra­cia Real Ya como un pro­gra­ma de míni­mos que en líneas gene­ra­les es asu­mi­ble por amplias capas de la pobla­ción y la juven­tud en el actual mar­co socio­eco­nó­mi­co y polí­ti­co. En cual­quier caso, cada mani­fes­tan­te, cada “[email protected]” acu­de con sus rei­vin­di­ca­cio­nes par­ti­cu­la­res que hacen del movi­mien­to un ente dis­par y que habrá de ir acla­rán­do­se según se con­so­li­de el mis­mo si quie­re sobre­vi­vir en el tiem­po. En nues­tro pare­cer, las rei­vin­di­ca­cio­nes son un paso en la direc­ción acer­ta­da, pero un paso en el lar­go camino a reco­rrer.

Con­si­de­ra­mos que la revo­lu­ción no será una revo­lu­ción de labo­ra­to­rio. El cal­do de cul­ti­vo para que la gen­te esta­lla­se esta­ba lis­to des­de hace tiem­po, y los cana­les de difu­sión de la con­vo­ca­to­ria o la for­ma que ha ido toman­do la deman­da pue­den sor­pren­der por su rup­tu­ra de vie­jos para­dig­mas. Es difí­cil bara­jar cual es la inten­si­dad y pro­fun­di­dad del movi­mien­to juve­nil por el cam­bio aho­ra mis­mo, y tam­bién es com­pli­ca­do saber por que derro­te­ros mar­cha­rá. Los pró­xi­mos días son una prue­ba de fue­go, espe­cial­men­te “el día de refle­xión”: La deci­sión de la Jun­ta Elec­to­ral es cla­ra y el movi­mien­to tie­ne su mayor desa­fío aho­ra. El lla­ma­do día de refle­xión es sagra­do para la cla­se polí­ti­ca: nin­gu­na con­cen­tra­ción será auto­ri­za­da, nin­gu­na expre­sión que cues­tio­ne el mode­lo del PP-PSOE. Esta es su demo­cra­cia, y obran­do en con­se­cuen­cia tene­mos que dar­les su mere­ci­da res­pues­ta. Si bien es cier­to que los medios de comu­ni­ca­ción han dado mucha rele­van­cia a las mani­fes­ta­cio­nes y acam­pa­das, espe­cial­men­te a la de Puer­ta del Sol en Madrid, la línea gene­ral está sien­do la de cri­ti­car, minus­va­lo­rar y ata­car al movi­mien­to. Los polí­ti­cos y empre­sa­rios, que efec­ti­va­men­te no se están ente­ran­do de nada, no saben si pes­car en aguas revuel­tas hacien­do gui­ños a los mani­fes­tan­tes o decla­rar­los non-gra­tos. La cues­tión les sobre­pa­sa y empie­zan a estar incó­mo­dos ante un des­cré­di­to social en aumen­to.

Des­de una pers­pec­ti­va de cla­se que­re­mos apor­tar nues­tra opi­nión sobre el movi­mien­to. Con­si­de­ra­mos que las rei­vin­di­ca­cio­nes no pue­den ser asu­mi­das por “apo­lí­ti­cos” o “con­ser­va­do­res” como algu­nos mani­fies­tos leí­dos dicen: el movi­mien­to es cla­ra­men­te polí­ti­co y trans­for­ma­dor. Tam­po­co esta­mos de acuer­do con la gala que hacen algu­nos de los par­ti­ci­pan­tes de recha­zar todo par­ti­do o sin­di­ca­to; las herra­mien­tas que tie­ne el pue­blo son muchas y cada una tie­ne su vali­dez; la orga­ni­za­ción es nece­sa­ria y no pue­de ser sus­ti­tui­da por el men­sa­je de “sim­ple­men­te somos la ciu­da­da­nía”. Des­pres­ti­giar a otros gru­pos, par­ti­dos, sin­di­ca­tos, etc. que siem­pre han apos­ta­do por aca­bar con este sis­te­ma podri­do es una irres­pon­sa­bi­li­dad. Tam­bién lo es el extre­mo paci­fis­mo de algu­nas de las per­so­nas orga­ni­za­do­ras y su invi­ta­ción a denun­ciar “a los vio­len­tos, aun­que sean mani­fes­tan­tes”. Si que­re­mos algo que vaya más allá de hacer sen­tir nues­tra pre­sen­cia, es impres­cin­di­ble actuar: las for­mas son múl­ti­ples, pero cual­quier cam­bio que sea estruc­tu­ral –y no un sim­ple maqui­lla­je- con­lle­va­rá dia­léc­ti­ca. Por otra par­te, no debe­mos caer en el error de con­si­de­rar que todo lo que no sea una pro­pues­ta revo­lu­cio­na­ria de máxi­mos (como rei­vin­di­car el socia­lis­mo, por ejem­plo) es mero refor­mis­mo y no sir­ve para nada. La obli­ga­ción de cada revo­lu­cio­na­rio es apor­tar su modes­ta expe­rien­cia para que las con­vo­ca­to­rias crez­can y no deri­ven en sen­ta­das des­ca­fei­na­das y que­jas con fun­da­men­to pero sin pen­sa­mien­to crí­ti­co detrás. En nues­tras apor­ta­cio­nes tene­mos que ser humil­des, pero tam­bién fir­mes.

Des­de Yes­ca, la juven­tud cas­te­lla­na y revo­lu­cio­na­ria, apo­ya­mos las con­cen­tra­cio­nes y mani­fes­ta­cio­nes en con­tra del sis­te­ma polí­ti­co actual que se pro­duz­can en Cas­ti­lla. Como ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas, pero tam­bién como colec­ti­vo polí­ti­co, revo­lu­cio­na­rio, de cla­se y com­ba­ti­vo, tene­mos mucho que con­tri­buir y tam­bién mucho que apren­der.

Yes­ca

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *