Lla­man­do a la ter­nu­ra, entre trai­cio­nes, cen­su­ras y per­se­cu­ción – Aza­lea Robles

Asus­ta a la ter­nu­ra que la cegue­ra y la adu­la­ción tam­bién for­men hoy barro­tes, en una alea­ción más dura que el pla­tino y el hie­rro. Si nos que­da­mos calla­dos, habrá más entre­gas de per­se­gui­dos polí­ti­cos: y la cace­ría huma­na con­ti­nua­rá inten­si­fi­cán­do­se, amor­da­zan­do el pen­sa­mien­to crí­ti­co y ale­jan­do las espe­ran­zas de paz mien­tras se acre­cien­ta el geno­ci­dio con­tra el pue­blo colom­biano.

Nos haces fal­ta, ter­nu­ra, ami­ga, vuel­ve a aca­ri­ciar­nos; no te vayas. Sé que te quie­res ir… ya sé que esto no lo sopor­tas ter­nu­ra, ami­ga de los cami­nos más duros, ya sé que este camino reba­sa tu ser. Tus pasos siem­pre han anda­do en las sen­das más duras, han sido el ali­cien­te para con­ti­nuar; pero las esquir­las que des­ga­rran la éti­ca esta vez cor­tan tus pies, y a cada men­ti­ra, a cada calum­nia, se agrie­ta tu ser.
Ter­nu­ra ami­ga, con­sue­lo de niños pales­ti­nos que bus­can a su fami­lia tras un bom­bar­deo israe­lí; Ter­nu­ra ami­ga en los abra­zos de las madres colom­bia­nas que bus­can a sus hijos en las fosas del horror mien­tras los gene­ra­les cele­bran el ase­si­na­to de civi­les; Ter­nu­ra ami­ga de los maes­tros hon­du­re­ños gasea­dos por defen­der la vida; Ter­nu­ra ami­ga de las ado­les­cen­tes mexi­ca­nas que tran­si­tan de la maqui­la a la casa y de la casa al mie­do; Ter­nu­ra ami­ga del pue­blo Libio impac­ta­do por las cíni­cas bom­bas de la codi­cia; Ter­nu­ra de una mano que aca­ri­cia en los corre­do­res de los hos­pi­ta­les de Irak, devas­ta­dos de mal­for­ma­cio­nes y ampu­tados; Ter­nu­ra ami­ga que aún pue­de recon­for­tar la par­te no ase­si­na­da del niño con­go­le­ño que mira cómo el cadá­ver de su madre yace jun­to con otros millo­nes en el altar de la codi­cia por el Col­tán. Ter­nu­ra: la ami­ga de los peo­res momen­tos, la que nos abra­za y nos cui­da, la que nos empu­ja hacia ade­lan­te… Hoy dices que esta vez ya no pue­des seguir con noso­tros los huma­nos… te vas por­que lo que no sopor­tas es esta indi­fe­ren­cia, esta cruel­dad trai­cio­ne­ra de los que eran her­ma­nos: no sopor­tas más que se unan los cobar­des en el sacri­fi­cio de un ser humano y de un pue­blo. Dices que si los her­ma­nos ocul­tan la éti­ca en cue­vas de calum­nias y men­ti­ras, ya nada vale, que tu depo­nes el color de la espe­ran­za. No te vayas Ter­nu­ra, yo tam­bién me sien­to ári­da y recor­ta­da por la hipo­cre­sía, por los eufe­mis­mos y por la cruel­dad de los que for­man aho­ra una fran­ja impe­ne­tra­ble para impe­dir la ver­dad y la jus­ti­cia.
No te vayas Ter­nu­ra, ven y ele­ve­mos un deseo, una espe­cie de gri­to de paja­ri­to que asfi­xian pero que impul­sa su cora­zón a la vida levan­tan­do con su bom­beo las manos de quie­nes lo quie­ren hacer callar:
Deseo
Oja­la cami­ne­mos por la vida echan­do aba­jo jau­las y cár­ce­les
Por­que en estos momen­tos, me pesan las cel­das,

me pesan como tapias al cari­ño, como gui­llo­ti­nas a la ver­dad,

Me pesa la cár­cel que enjau­la a los jus­tos,

Me pesa la boca cosi­da de un pre­so, y de miles,

Me pesa la cár­cel de la cen­su­ra,
Me pesa la cár­cel del chan­ta­je emo­cio­nal,

Me pesa que la cegue­ra y la adu­la­ción tam­bién for­men hoy barro­tes, en una alea­ción más dura que el pla­tino y el hie­rro

Me pesan los estig­mas como cha­pas de plo­mo en el alma

Me duer­mo en la cune­ta de la pala­bra «Ultras» lan­za­da para amor­da­zar­nos,

Me des­pier­to en la tris­te­za de la inso­li­da­ri­dad,

Y bus­co esca­par, a cada ins­tan­te, de las pala­bras cel­das, aque­llas que desig­nan al pen­sa­mien­to como enemi­go

Y sé que el pen­sa­mien­to siem­pre ha sido enemi­go de los opre­so­res,

Y lo que hoy me arde es que algu­nos her­ma­nos crean que el pen­sa­mien­to pue­de lle­gar a ser su enemi­go

Me pesa el mie­do que avan­za a pasos agi­gan­ta­dos,

el mie­do que nos arrin­co­na y tran­si­ta aho­ra tam­bién los corre­do­res de la trai­ción.

Escu­cho en medio del silen­cio la car­ca­ja­da de aque­llos que tor­tu­ra­ron a mi her­mano,

Tien­do la ore­ja y me dicen los hom­bres sinies­tros: «aho­ra esta­mos más cer­ca, por­que ni tus ami­gos han sabi­do ser­lo»

Y me pre­gun­to: ¿has­ta dón­de pode­mos dis­fra­zar las ver­da­des?

A lo lejos vie­ne la músi­ca del poe­ta, subo el volu­men, lo escu­cho, llo­ro,

me acu­rru­co sobre el sue­lo frío, y se acer­ca a mí la ter­nu­ra,

ella se acu­rru­ca a mi lado y le veo las lla­gas:

ha sufri­do la ter­nu­ra…

ha sufri­do la muer­te

la tor­tu­ra

el des­tie­rro
el mie­do
la per­se­cu­ción

la cace­ría huma­na

la trai­ción

y ade­más, la cen­su­ra

Y… no lo sé has­ta dón­de me va esti­rar el pecho para con­te­ner la indig­na­ción y la jus­ti­cia silen­cia­da.
Has­ta dón­de me va a esti­rar el pecho sin que explo­te por saber y ver que esto es sólo el prin­ci­pio de muchos más tro­feos huma­nos, si no alza­mos la voz para decir que noso­tros apo­ya­mos un pro­ce­so, que noso­tros apo­ya­mos las medi­das jus­tas; pero que no apo­ya­mos pac­tos con los geno­ci­das; que no pode­mos apo­yar cie­ga­men­te que se entre­gue a la tor­tu­ra a quie­nes han entre­ga­do su vida por la huma­ni­dad, por noso­tros,
yo no pue­do,

yo, no pue­do,
pre­fie­ro morir aho­ra mis­mo

que apo­yar la cace­ría huma­na fir­ma­da ade­más tras fra­ses fal­sas y enga­ños,
por­que nos ven­den, una vez más, la muer­te, la repre­sión y la gue­rra dis­fra­za­das por pala­bras

que ama­mos: asis­ti­mos al secues­tro de la pala­bra «paz»; al secues­tro de las pala­bras «uni­dad lati­no­ame­ri­ca­na»;
Y mi dig­ni­dad de ser humano gri­ta:
¡No! la paz no es acuer­dos para enjau­lar perio­dis­tas,
la uni­dad lati­no­ame­ri­ca­na no es la uni­dad en pac­tos de Bui­tres o de Cón­do­res, no es la uni­dad de cir­cu­la­res rojas en vir­tud de las cua­les eli­gen sal­tar­se todas las leyes; no es la uni­dad de cazar a los más gol­pea­dos; no es la uni­dad para empu­jar a las fau­ces del impe­rio a los per­se­gui­dos polí­ti­cos… secues­tra­dos, ofer­ta­dos, ama­rra­dos, y muti­la­dos por jui­cios mon­ta­dos en el país de las compu­tado­ras mági­cas.

La uni­dad debe ser otra, en jus­ti­cia: sin pisar, sin moler, sin enjau­lar, sin cen­su­rar, sin chan­ta­jear, sin neo-macar­tis­mos
La uni­dad es la de los pue­blos, la que logren cons­truir des­de la soli­da­ri­dad, la éti­ca, la ver­dad, la jus­ti­cia; y nun­ca, nun­ca, des­de la trai­ción.
Nota:
Aquí estoy yo, una de los que come­ten el peca­do de soli­da­ri­dad, que se nie­gan a apo­yar pac­tos espu­rios de cace­ría huma­na: eso no lo haré jamás. Por­que esos pac­tos deben ser denun­cia­dos, esa es tarea de quie­nes dicen amar la vida y la revo­lu­ción: me lo dice mi cora­zón, me lo gri­ta el sen­ti­do común, me lo ase­gu­ra la inte­li­gen­cia: esa tan per­se­gui­da y seña­la­da, por unos, y aho­ra… has­ta por algu­nos her­ma­nos.
· Con­tex­to y Aná­li­sis
Este tex­to poé­ti­co fue escri­to en rela­ción a la deten­ción, secues­tro y entre­ga en vio­la­ción al DIH y a las leyes vene­zo­la­nas del perio­dis­ta Joa­quín Pérez Bece­rra (1). Y en rela­ción a la cen­su­ra des­ata­da sobre este hecho en Vene­zue­la, por par­te de la dere­cha del PSUV; cen­su­ra repli­ca­da por faná­ti­cos y tam­bién por per­so­nas hones­tas coop­ta­das por los cen­so­res que ven en la crí­ti­ca un peli­gro, cuan­do en reali­dad la crí­ti­ca y la ver­dad for­ta­le­cen los pro­ce­sos de eman­ci­pa­ción.
Joa­quín Pérez Bece­rra es un perio­dis­ta de 55 años, sobre­vi­vien­te al exter­mi­nio del par­ti­do polí­ti­co Unión Patrió­ti­ca en Colom­bia: el exter­mi­nio cons­ta ante la CIDH. Más de 5000 per­so­nas ase­si­na­das por las herra­mien­tas del Esta­do colom­biano, para callar la rei­vin­di­ca­ción social e impe­dir toda posi­bi­li­dad de cam­bio social por la vía polí­ti­ca (2). La espo­sa de Joa­quín Pérez fue víc­ti­ma del exter­mi­nio.
Joa­quín Pérez Bece­rra se encuen­tra hoy pre­so en las cár­ce­les colom­bia­nas, acu­sa­do de «terro­ris­mo». Esta injus­ta deten­ción hace par­te de una prác­ti­ca de cri­mi­na­li­za­ción de la lucha social y de cual­quier tipo de disi­den­cia que denun­cie la vio­la­ción a los DDHH en Colom­bia. Esta estra­te­gia de cri­mi­na­li­za­ción y judi­cia­li­za­ción impli­ca «sem­brar» prue­bas fal­sas y múl­ti­ples for­mas de mani­pu­la­ción judi­cial y mediá­ti­ca.
Hay que saber que solo en el 2011 han sido ase­si­na­dos por tor­tu­ra y dene­ga­ción médi­ca 5 pre­sos polí­ti­cos en las cár­ce­les colom­bia­nas (3).
El gobierno de San­tos afir­ma que las “prue­bas” que com­pro­me­ten a Pérez Bece­rra fue­ron encon­tra­das en las supues­tas compu­tado­ras del líder gue­rri­lle­ro Raúl Reyes, tras el ata­que que vio­ló la sobe­ra­nía del Ecua­dor y tuvo como sal­do la muer­te de Raúl Reyes y de unas 20 per­so­nas más, entre las cua­les un civil ecua­to­riano y 4 estu­dian­tes mexi­ca­nos inter­na­cio­na­lis­tas. Las tres muje­res sobre­vi­vien­tes denun­cia­ron que tras el terri­ble bom­bar­deo des­em­bar­ca­ron sol­da­dos colom­bia­nos y rema­ta­ron a los heri­dos a que­ma­rro­pa, las autop­sias lo han con­fir­ma­do. En rela­ción a los supues­tos correos, encon­tra­dos en los supues­tos compu­tado­res adu­ci­dos como “prue­bas” para encar­ce­lar a pen­sa­do­res crí­ti­cos, perio­dis­tas y defen­so­res de DDHH, hay que pre­ci­sar que se rom­pió la cade­na de cus­to­dia de dichas «prue­bas», y la mis­ma Inter­pol ha teni­do que reco­no­cer que hay miles de archi­vos crea­dos o mani­pu­la­dos en fechas pos­te­rio­res al bom­bar­deo. Con lo cual, o los creó el fan­tas­ma de Raúl Reyes, o algún agen­te de la poli­cía colom­bia­na. Pese a la inva­li­dez legal de tales «prue­bas», el sis­te­ma judi­cial las usa para enjau­lar al pen­sa­mien­to crí­ti­co.
· La entre­ga del perio­dis­ta se hubie­ra podi­do evi­tar: res­pe­tan­do las leyes
Lamen­ta­ble­men­te, habien­do podi­do evi­tar la entre­ga del comu­ni­ca­dor ampa­rán­do­se en la leyes; las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas eli­gie­ron sal­tar­se las leyes vene­zo­la­nas y el DIH (4), y entre­gar al perio­dis­ta al régi­men colom­biano, habien­do sido pre­via­men­te inco­mu­ni­ca­do, pri­va­do de abo­ga­dos y de acce­der a la repre­sen­ta­ción con­su­lar sue­ca. Los abo­ga­dos en Vene­zue­la, ante el secues­tro de fac­to por el SEBIN, tuvie­ron inclu­so que inter­po­ner un Habeas Cor­pus. El cual tam­po­co fue res­pe­ta­do. Había otra opción que secues­trar y entre­gar así al perio­dis­ta: era la opción legal. El gobierno vene­zo­lano no esta­ba “entre la espa­da y la pared”, como adu­cen los medios ofi­cia­lis­tas vene­zo­la­nos y los que le temen al pen­sa­mien­to, mar­ti­llan­do esa inexac­ti­tud has­ta en can­san­cio para tapar la gra­ve­dad de lo come­ti­do, y para tapar lo que esto pone de relie­ve: los acuer­dos Chá­vez-San­tos.
· Geno­ci­dio
El perio­dis­ta Joa­quín Pérez Bece­rra pasa a engro­sar la lis­ta de más de 7.500 pre­sos polí­ti­cos en Colom­bia, que la con­vier­ten en un país record en pri­sio­ne­ros polí­ti­cos. Cabe recor­dar que Colom­bia osten­ta trá­gi­cos ‘récords’: “En Colom­bia se come­ten el 60% de los ase­si­na­tos de sin­di­ca­lis­tas que se pre­sen­tan en todo el mun­do (…) una vio­len­cia his­tó­ri­ca, estruc­tu­ral, sis­te­má­ti­ca y selec­ti­va que se con­vir­tió en pau­ta de com­por­ta­mien­to del Esta­do colom­biano: esta vio­len­cia deja por lo menos des­de 1986, 2.778 sin­di­ca­lis­tas ase­si­na­dos, 196 des­apa­ri­cio­nes for­za­das y más de 11.096 hechos de vio­len­cia, que cons­ti­tu­yen un geno­ci­dio con­tra el movi­mien­to sin­di­cal colom­biano.” (CUT) (5)
Asi­mis­mo el cri­men de Esta­do de des­apa­ri­ción for­za­da de la «demo­cra­cia» en Colom­bia ha reba­sa­do las dra­má­ti­cas cifras de las dic­ta­du­ras de Argen­ti­na y Chi­le reu­ni­das: sólo en 3 años el Terro­ris­mo de Esta­do ha des­apa­re­ci­do a 38.255 per­so­nas, según un infor­me de Medi­ci­na legal. Para una esti­ma­ción total en los últi­mos 20 años de 250mil per­so­nas des­apa­re­ci­das, según lo denun­ció Pie­dad Cór­do­ba ( 6). Las esti­ma­cio­nes de des­apa­ri­ción for­za­da son obvia­men­te mini­mi­za­das des­de el Esta­do, sin embar­go ha debi­do reco­no­cer la exis­ten­cia de al menos 51.000 des­apa­re­ci­dos: “Al mes de noviem­bre de 2010, las esta­dís­ti­cas ofi­cia­les del gobierno de Colom­bia regis­tran más de 51.000 Des­apa­ri­cio­nes” seña­la un repor­te de 2011 de la US offi­ce on Colom­bia (7). En enero 2011 la Fis­ca­lía publi­có un infor­me (8): tie­ne docu­men­ta­dos 173.183 ase­si­na­tos y 34.467 des­apa­ri­cio­nes for­za­das, entre otros crí­me­nes come­ti­dos entre junio de 2005 y el 31 de diciem­bre de 2010 por la herra­mien­ta para­mi­li­tar. El infor­me de enero 2011 con­fir­ma las esti­ma­cio­nes de Pie­dad Cór­do­ba de al menos 250mil per­so­nas des­apa­re­ci­das. Del infor­me de Medi­ci­na legal y del de la Fis­ca­lía se dedu­ce un pro­me­dio de 13.000 des­apa­re­ci­dos al año, per­pe­tra­dos entre fuer­za públi­ca y herra­mien­ta para­mi­li­tar.
Igual­men­te el ase­si­na­to de civi­les a manos de mili­ta­res ha reba­sa­do todo lími­te del horror en la figu­ra de los “fal­sos posi­ti­vos”: ase­si­na­tos de civi­les per­pe­tra­dos por mili­ta­res que lue­go dis­fra­zan sus cadá­ve­res de “gue­rri­lle­ros aba­ti­dos en com­ba­te”, ya hay 3.000 casos docu­men­ta­dos de estos ase­si­na­tos que son impul­sa­dos por las recom­pen­sas que reci­ben los mili­ta­res por cadá­ver pre­sen­ta­do como una for­ma de incen­ti­var el mane­jo de la bar­ba­rie y de aumen­tar las “vic­to­rias de gue­rra” por par­te del esta­do colom­biano (9). En mayo 2011 el CINEP publi­có un infor­me en el que evi­den­cia que los ase­si­na­tos de civi­les a manos de mili­ta­res, lejos de dis­mi­nuir, han aumen­ta­do bajo la pre­si­den­cia de San­tos (10). Igual­men­te en Colom­bia se encon­tró en diciem­bre 2009 la mayor fosa común del con­ti­nen­te ame­ri­cano, con 2000 cadá­ve­res de des­apa­re­ci­dos: la gigan­tes­ca fosa se encuen­tra detrás del bata­llón de la fuer­za Ome­ga del Plan Colom­bia, que goza de estre­cha ase­so­ría esta­dou­ni­den­se (11). Pos­te­rior­men­te, fina­li­zan­do el año 2010, se encon­tró otra fosa gigan­tes­ca con más 1500 cuer­pos de des­apa­re­ci­dos:“ Denun­cian el hallaz­go de al menos 1.505 cuer­pos más en fosas comu­nes en Colom­bia, en el Meta, en la mis­ma región que la mayor fosa común del con­ti­nen­te (…) cuyos cadá­ve­res son cuer­pos de des­apa­re­ci­dos y ase­si­na­dos por el ejér­ci­to, como que­dó evi­den­cia­do en las Audien­cias públi­cas a tes­ti­gos y fami­lia­res de des­apa­re­ci­dos” (12)
La bar­ba­rie se sigue inten­si­fi­can­do día a día, y la herra­mien­ta para­mi­li­tar con­ti­núa ase­si­na­do, des­apa­re­cien­do y masa­cran­do, como lo denun­cia el Movi­mien­to de Víc­ti­mas de Crí­me­nes de Esta­do: “ Accio­nes del gobierno de San­tos para encu­brir el para­mi­li­ta­ris­mo (…) En la Polí­ti­ca de Pros­pe­ri­dad Demo­crá­ti­ca la per­sis­ten­cia de los Crí­me­nes de Lesa Huma­ni­dad se encu­bre bajo la deno­mi­na­ción de Ban­das Cri­mi­na­les, que es par­te de la rein­ge­nie­ría para­mi­li­tar y la fal­se­dad del espec­tácu­lo de las des­mo­vi­li­za­cio­nes. Per­sis­tien­do el poder mafio­so, polí­ti­co y empre­sa­rial en las estruc­tu­ras para­mi­li­ta­res. (…) Con­ti­núa la cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta social, la judi­cia­li­za­ción de cam­pe­si­nos, estu­dian­tes y defen­so­res de DDHH, con la pro­lon­ga­ción de la prác­ti­ca de la des­apa­ri­ción for­za­da, la vio­len­cia sexual, del con­trol mili­tar de la vida y del pen­sa­mien­to crí­ti­co” (13).
 
· Colom­bia: Callar a la pren­sa alter­na­ti­va, una cace­ría huma­na
Pese a estas evi­den­cias, el mun­do mira para otro lado. Es sola­men­te aho­ra que se empie­zan a hacer oír las voces a tra­vés del mun­do en soli­da­ri­dad con los 7.500 pre­sos polí­ti­cos encar­ce­la­dos bajo mon­ta­jes judi­cia­les.
En este cua­dro de geno­ci­dio que sufre el pue­blo colom­biano a manos de un esta­do que uti­li­za la herra­mien­ta para­mi­li­tar para ate­rro­ri­zar, callar y des­pla­zar pobla­cio­nes en masa* pare­ce más que evi­den­te que las voces del perio­dis­mo alter­na­ti­vo, como la Joa­quín Pérez son vita­les. *(otro récord: Colom­bia es el país del mun­do con más des­pla­za­dos, jun­to con Sudán: 4,9 millo­nes de per­so­nas según el últi­mo infor­me de CODHES).
Por eso a Joa­quín Pérez Bece­rra el esta­do colom­biano le dio cace­ría: para callar el medio alter­na­ti­vo más con­sul­ta­do por la pobla­ción colom­bia­na, con una cifra impre­sio­nan­te de visi­tas dia­rias. Es evi­den­te que el obje­ti­vo del apre­sa­mien­to de Joa­quín Pérez Bece­rra era silen­ciar su voz, y no como pre­ten­den algu­nos “poner en aprie­tos a Vene­zue­la”; por­que Vene­zue­la hubie­ra podi­do zafar­se muy fácil­men­te de esos adu­ci­dos “aprie­tos”: sim­ple­men­te res­pe­tan­do las leyes vene­zo­la­nas y el DIH, y pro­ce­dien­do a la devo­lu­ción del perio­dis­ta a Sue­cia. Pero el hecho de que las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas esco­gie­ran vio­lar todas las leyes debe sus­ci­tar serias pre­gun­tas acer­ca de su cola­bo­ra­ción, usan­do méto­dos ile­ga­les, en los pla­nes impe­ria­les de cace­ría huma­na, mal lla­ma­dos “lucha con­tra el terro­ris­mo”. No todo cons­ti­tu­ye un inmen­so com­plot con­tra Vene­zue­la, el medio ANNCOL era un obje­ti­vo de pri­me­ra cate­go­ría para los caza­do­res del pen­sa­mien­to crí­ti­co: lamen­ta­ble­men­te para encu­brir la entre­ga del perio­dis­ta, las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas han pro­ce­di­do a dis­fra­zar la reali­dad.
La voz de un perio­dis­ta como Joa­quín Pérez Bece­rra era muy impor­tan­te para la paz de Colom­bia: por­que la paz en Colom­bia pasa por el diá­lo­go, el cono­ci­mien­to, la infor­ma­ción. Se tra­ta enton­ces para la oli­gar­quía de pro­lon­gar la gue­rra: por­que no quie­re la paz con cons­cien­cia, con jus­ti­cia; por­que pre­fie­re man­te­ner el empo­bre­ci­mien­to y el exter­mi­nio de los que rei­vin­di­can, inclui­dos perio­dis­tas, aca­dé­mi­cos, soció­lo­gos, ambien­ta­lis­tas, sin­di­ca­lis­tas, estu­dian­tes, cam­pe­si­nos, artis­tas, abo­ga­dos, etc…
· Repu­dio a la entre­ga del perio­dis­ta y aler­ta sobre pro­ce­de­res de tipo Plan Cón­dor
Se alza el repu­dio inter­na­cio­nal y des­de el pue­blo revo­lu­cio­na­rio de Vene­zue­la con­tra la entre­ga del perio­dis­ta al esta­do colom­biano a sabien­das de que lo cobi­ja­ba el Esta­tu­to del Refu­gia­do, la nacio­na­li­dad sue­ca, la Con­ven­ción con­tra la Tor­tu­ra: una entre­ga en cla­ra vio­la­ción al DIH y a las leyes de Vene­zue­la. Por el cua­dro de geno­ci­dio que pre­sen­ta Colom­bia, y por evi­den­te éti­ca huma­nis­ta, se alza el repu­dio con­tra los acuer­dos de entre­ga de per­se­gui­dos polí­ti­cos fir­ma­dos entre San­tos y Chá­vez. Se ele­va el pedi­do al gobierno vene­zo­lano, que en vir­tud de todo el apo­yo que ha reci­bi­do de millo­nes de revo­lu­cio­na­rios del mun­do, sea con­se­cuen­te con su dis­cur­so anti-impe­ria­lis­ta, y can­ce­le urgen­te­men­te los acuer­dos de entre­ga de per­se­gui­dos polí­ti­cos, para no invo­lu­crar más a Vene­zue­la en la com­pli­ci­dad del geno­ci­dio con­tra el pue­blo colom­biano, y no reedi­tar una ver­sión peno­sa del maca­bro Plan Cón­dor (14). Esos acuer­dos invo­lu­cran a Vene­zue­la en la gue­rra con­tra el pue­blo colom­biano, le hacen el favor al impe­ria­lis­mo, y con­tra­vie­nen los prin­ci­pios anti-impe­ria­lis­tas que pro­na el pro­ce­so vene­zo­lano: esos acuer­dos no son dig­nos de la esen­cia boli­va­ria­na y si los per­mi­ti­mos sin alzar nues­tras voces, sig­ni­fi­ca­rán muchas más entre­gas de per­se­gui­dos polí­ti­cos, y sig­na­rán la putre­fac­ción de la fibra éti­ca del pro­ce­so vene­zo­lano.
El pre­si­den­te de Colom­bia, Juan Manuel San­tos, en decla­ra­cio­nes al dia­rio El Tiem­po de Bogo­tá el 25 de abril, expre­só acer­ca de la entre­ga del perio­dis­ta: “el sába­do lla­mé al pre­si­den­te Chá­vez y le dije que un tipo muy impor­tan­te para noso­tros de las Farc lle­ga­ba en un vue­lo de Lufthan­sa esa tar­de a Cara­cas y que si lo podía dete­ner. No titu­beó. Lo man­dó cap­tu­rar y nos lo va a entre­gar.” (15)
Mien­tras Chá­vez entre­ga­ba al perio­dis­ta, reci­bía miles de car­tas y pedi­dos de los cua­tro rin­co­nes del mun­do, que pue­den sin­te­ti­zar­se en esta fra­se de la car­ta envia­da por inte­lec­tua­les y artis­tas del mun­do (Ibíd. ):
«Espe­ra­mos que su gobierno rec­ti­fi­que ese rum­bo nada deco­ro­so para el pro­ce­so boli­va­riano que tan­to defen­de­mos, y que con orgu­llo que­re­mos seguir mos­tran­do»

Cri­mi­na­li­zar al perio­dis­ta y a la crí­ti­ca:
· Men­ti­ras en com­pli­ci­dad con el geno­ci­dio, que asfi­xian al pro­ce­so vene­zo­lano

Un amplio sec­tor mun­dial y vene­zo­lano ha repu­dia­do la entre­ga del perio­dis­ta; lamen­ta­ble­men­te des­de el gobierno vene­zo­lano se ha res­pon­di­do con poca humil­dad, y cri­mi­na­li­zan­do al par­ti­do comu­nis­ta de Vene­zue­la y a las demás orga­ni­za­cio­nes crí­ti­cas de la medi­da (16). Ha habi­do una cen­su­ra mediá­ti­ca impul­sa­da des­de la alta cúpu­la minis­te­rial a los medios ofi­cia­lis­tas. La dere­cha infil­tra­da en pues­tos cla­ves del pro­pio PSUV ha mar­ca­do la con­sig­na de into­le­ran­cia al pen­sa­mien­to. Des­de la cap­tu­ra se ha pre­sen­ta­do al perio­dis­ta como un “terro­ris­ta” en los medios ofi­cia­lis­tas de Vene­zue­la, copian­do y pegan­do el comu­ni­ca­do de Bogo­tá, y con­de­nán­do­lo sin pre­vio jui­cio. Asi­mis­mo se ocul­tó la nacio­na­li­dad sue­ca del perio­dis­ta mien­tras se dio tiem­po a entre­gar­lo a manos de sus cap­to­res colom­bia­nos.
Lue­go, tras la entre­ga, la cen­su­ra sigue en los medios ofi­cia­lis­tas: los cua­les recu­rren a crear una matriz de opi­nión que cri­mi­na­li­za al perio­dis­ta y que cri­mi­na­li­za la soli­da­ri­dad y el pen­sa­mien­to, y cuya cús­pi­de de lo absur­do podría sin­te­ti­zar­se así: “si cri­ti­cas la medi­da toma­da por Chá­vez eres de la CIA”. Evi­den­te­men­te este accio­nar no encuen­tra una acep­ta­ción uná­ni­me en el pue­blo vene­zo­lano, y varios medios alter­na­ti­vos, orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias de base, el PCV, artis­tas e inte­lec­tua­les no entien­den la into­le­ran­cia y la estig­ma­ti­za­ción del deba­te como algo revo­lu­cio­na­rio. La cen­su­ra ha lle­ga­do tan lejos que la direc­to­ra de la Radio del Sur ha sido des­ti­tui­da: Radio del Sur es uno de los pocos medios vene­zo­la­nos que se han atre­vi­do a infor­mar sobre la entre­ga del perio­dis­ta, y a cues­tio­nar acer­ca de los acuer­dos Chá­vez-San­tos en mate­ria de entre­ga de per­se­gui­dos polí­ti­cos.
Está cla­ro que el secues­tro y la entre­ga del perio­dis­ta al régi­men colom­biano han des­per­ta­do cues­tio­na­mien­tos esen­cia­les que según como se de el deba­te, y sobre­to­do si se logra dar pese a la into­le­ran­cia, mar­ca­rán ya sea el for­ta­le­ci­mien­to del pro­ce­so vene­zo­lano en un camino hacia algo más jus­to que el capi­ta­lis­mo, o bien mar­ca­rán el ini­cio tan­gi­ble de su dete­rio­ro en medio de la cri­mi­na­li­za­ción de la soli­da­ri­dad y la crí­ti­ca.
Lamen­ta­ble­men­te la dere­cha del PSUV ha mane­ja­do la cues­tión mediá­ti­ca­men­te de tal mane­ra que ha coop­ta­do a muchas per­so­nas hones­tas, adhi­rién­do­las a la cau­sa de la cen­su­ra median­te el con­ven­ci­mien­to de que la crí­ti­ca ‘le hace mucho daño al pro­ce­so’, cuan­do no es la crí­ti­ca la que le hace daño, sino la fal­ta de crí­ti­ca y el encu­bri­mien­to de estos hechos. Esto se expre­sa en un comu­ni­ca­do que lla­ma a (17): “Cui­den a esta Revo­lu­ción que es de todos.” Cómo si no la cui­dá­ra­mos los que cri­ti­ca­mos jus­ta­men­te una medi­da que la vul­ne­ra y que des­tru­ye su fibra éti­ca. “(…) No la uti­li­cen de mane­ra poco soli­da­ria. No la some­tan a ries­gos inne­ce­sa­rios.” Esto es un eco de la pro­pa­gan­da que cri­mi­na­li­za al perio­dis­ta adu­cien­do que fue él el que “some­tió a la revo­lu­ción a ries­gos inne­ce­sa­rios”, y de nin­gu­na mane­ra pode­mos acep­tar que se cri­mi­na­li­ce a la víc­ti­ma y se nos chan­ta­jee para que nos que­de­mos calla­dos ante la evi­den­te injus­ti­cia. En lo per­so­nal, y es una opi­nión com­par­ti­da por muchos, segui­ré apo­yan­do lo bueno del pro­ce­so vene­zo­lano, pero no voy a apo­yar la vio­la­ción del DIH, ni la entre­ga de per­se­gui­dos polí­ti­cos, ni los pac­tos gri­ses Chá­vez-San­tos, ni los mane­jos ile­ga­les ejer­ci­dos con­tra per­so­nas como fue el caso con­tra el perio­dis­ta Joa­quín Pérez Bece­rra. Y por lo tan­to se debe dar el deba­te y los pue­blos tie­nen dere­cho a cono­cer el tenor y alcan­ce de los acuer­dos Chá­vez-San­tos en mate­ria de “coope­ra­ción e inte­li­gen­cia mili­tar”.
La defen­sa de lo inde­fen­di­ble ha incu­rri­do en las argu­men­ta­cio­nes más bajas, publi­ca­das sin repa­ro en medios vene­zo­la­nos que habían sabi­do ganar­se por su tra­ba­jo el res­pe­to y cari­ño de los pue­blos. Espe­re­mos que esta línea de calum­nias y cri­mi­na­li­za­ción se rec­ti­fi­que y no empa­ñe más la tra­yec­to­ria de estos medios. Estas baje­zas van des­de lla­mar al perio­dis­ta “terro­ris­ta”, repli­can­do el paté­ti­co comu­ni­ca­do del minis­tro Andrés Iza­rra, pasan­do por artícu­los de opi­nión que arti­cu­lan su “defen­sa” de la entre­ga del perio­dis­ta entorno a baje­zas como: “¿Qué colom­biano no se hace el sue­co?” o bien en la estra­te­gia de cri­mi­na­li­zar a la crí­ti­ca, como lo hace Iván Mai­za en el artícu­lo estre­lla de Tele­sur, que lle­ga a decir que los colom­bia­nos de izquier­da «tra­ba­jan para el DAS», y uno enton­ces pue­de pre­gun­tar­se si no es él el que tra­ba­ja para el DAS, dado su pro­ce­der de men­ti­ra, calum­nias y seña­la­mien­tos para gene­rar odio con­tra los crí­ti­cos.
Tam­bién hemos teni­do que leer toda suer­te de expre­sio­nes racis­tas de tipo: «Por­qué tie­nen que venir a Vene­zue­la?», y vemos morir la inte­li­gen­cia en fra­ses como: «¿Si ese señor esta­ba tan bien en Sui­za (sic.) por qué no se que­dó allá y tuvo que venir a Vene­zue­la?»

Pulu­lan cosas tan insi­dio­sas con­tra los sobre­vi­vien­tes de un geno­ci­dio como: “¿Cómo sabe­mos, a estas altu­ras, que Joa­quín Pérez Bece­rra es AUTÉNTICAMENTE un com­pa­ñe­ro? ¿Cómo sobre­vi­vió y pudo salir de Colom­bia, cuan­do todos los demás murie­ron, en ata­ques furi­bun­dos?” (18)
Hay cen­su­ra, calum­nias con­tra la víc­ti­ma y los crí­ti­cos, y a la par hay un pode­ro­so chan­ta­je emo­cio­nal para man­dar a callar a los crí­ti­cos, en que se los cul­pa­bi­li­za de todos los males del mun­do por atre­ver­se a expre­sar la crí­ti­ca: se ape­la a la idea absur­da según la cual si los crí­ti­cos de la abe­rran­te medi­da lla­man al deba­te abier­to, ense­gui­da apa­re­cen en el hori­zon­te las tro­pas de mari­nes esta­dou­ni­den­ses, pres­tas a ata­car lo logra­do. Y todo sería por cul­pa de los crí­ti­cos a la vio­la­ción al DIH y al secues­tro de un perio­dis­ta. Se olvi­dan esos chan­ta­jis­tas que es la cen­su­ra la que aca­ba con el pro­ce­so, pues for­ta­le­ce a la dere­cha del PSUV. Y se olvi­dan de que Washing­ton salió a dar sus feli­ci­ta­cio­nes a Chá­vez por la cola­bo­ra­ción en la impe­rial “lucha con­tra el terro­ris­mo” que no es otra cosa que la cace­ría huma­na moder­na con­tra todo aquel o aque­lla que ade­lan­te un pen­sa­mien­to crí­ti­co y ver­da­de­ra­men­te revo­lu­cio­na­rio.
Esta lógi­ca retor­ci­da de cul­par al perio­dis­ta de la vio­la­ción al DIH de la que fue víc­ti­ma por par­te de las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas hace escue­la en cen­so­res de todo tipo: la línea la tra­zan los medios amor­da­za­dos y direc­cio­na­dos por Iza­rra, y lue­go a esta línea inde­co­ro­sa se unen per­so­nas de la dere­cha del PSUV y tam­bién per­so­nas hones­tas pero tre­men­da­men­te cega­das por el chan­ta­je emo­cio­nal impe­ran­te. La expre­sión de esta línea cen­so­ra se reco­ge en fra­ses popu­la­res como: “Cual­quier ciu­da­dano que sos­pe­che que pue­da estar en las lis­tas del gobierno colom­biano, cuya fuen­te son la compu­tado­ras de Raul Fuen­tes … lo que tie­ne que hacer es no ir a Vene­zue­la, por­que con esta acción per­ju­di­ca, y com­pro­me­ta la revo­lu­ción boli­va­ria­na, con­vir­tién­do­se, en un arma arro­ja­di­za con­tra esta” (sic) (19)
Es el mun­do al revés. La con­clu­sión lógi­ca que habría que sacar es que hay que exi­gir a Vene­zue­la que res­pe­te el esta­tu­to del Refu­gia­do, el DIH, y la pro­pia cons­ti­tu­ción vene­zo­la­na; en vez de pedir­les a los colom­bia­nos que evi­ten ir a Vene­zue­la. Pero los ada­li­des de la lógi­ca retor­ci­da pre­ten­den vetar Vene­zue­la a los colom­bia­nos, en esa ‘lógi­ca’ alie­nan­te de cul­par al perio­dis­ta de lo que fue víc­ti­ma por par­te de las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas. Qué nivel de alie­na­ción. Es como decir: «si las muje­res saben que se expo­nen a ser vio­la­das, que no sal­gan solas a la calle, y que no vis­tan de tal o cual mane­ra, por­que están pro­vo­can­do a los hom­bres» o como lo que dicen las men­tes más enfer­mi­zas acer­ca de las víc­ti­mas de vio­len­cia de géne­ro: “si ese hom­bre le pegó es por­que ella se lo bus­có”
Uno de esos arti­cu­lis­tas del ejér­ci­to de alie­nan­tes, se pre­gun­ta­ba indig­na­do: “Por qué si Bece­rra esta­ba tan bien en Sui­za (sic.), no se que­dó allá con todas las como­di­da­des, y tenía que venir a moles­tar­nos a Vene­zue­la! ¿qué bus­ca­ba ese incon­cien­te?”
La mis­ma cosa es dicha de mane­ra menos bur­da, pero no menos absur­da y cri­mi­na­li­zan­te de la víc­ti­ma y los crí­ti­cos, por Luis Bil­bao, quien adu­ce que no se pue­de “gemir” por “hechos con­su­ma­dos” (vio­la­ción al debi­do pro­ce­so y DIH): “Quien obre por deci­sión o inad­ver­ten­cia con­tra la con­cre­ción de la Celac, está hacien­do algo muy gra­ve(…) Y quien ape­le a la polí­ti­ca de los hechos con­su­ma­dos, no pue­de gemir lue­go por­que encuen­tra fren­te a sí, tam­bién, hechos con­su­ma­dos.” (20)
Des­de la tri­bu­na pre­si­den­cial se ha arre­me­ti­do con­tra los mili­tan­tes de izquier­da vene­zo­la­nos y lati­no­ame­ri­ca­nos que han pro­tes­ta­do, tra­tán­do­los de “Ultras” de mane­ra peyo­ra­ti­va. Varios voce­ros de la corrien­te cen­so­ra, afir­man que la deten­ción se debió a que Pérez lle­ga­ba a Cara­cas a “sabo­tear” la reu­nión inte­gra­cio­nis­ta de la lla­ma­da Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños. Lo cual es repe­ti­do con más o menos inten­si­dad por mul­ti­tud de artícu­los de opi­nión, que obvian olím­pi­ca­men­te que­la mar­ti­lla­da tesis de la “trampa”se des­va­ne­ce ante la evi­den­cia de que había mul­ti­tud de leyes bajo cuyo ampa­ro el gobierno vene­zo­lano hubie­ra podi­do pro­ce­der de otra mane­ra.
· El geno­ci­da Yair Klein tuvo acce­so al debi­do pro­ce­so que las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas le nega­ron al perio­dis­ta: evi­tó la cir­cu­lar de Inter­pol

La tri­lla­da men­ti­ra de que la cir­cu­lar de Inter­pol exi­gía ese pro­ce­der ile­gal es una de las fala­cias más enor­mes con que se pre­ten­de tapar lo come­ti­do con­tra el perio­dis­ta.
Por más cir­cu­lar roja de INTERPOL (que toda­vía no se sabe si exis­tió): una cir­cu­lar de inter­pol no da dere­cho a secues­trar a un ser humano. Se debe pro­ce­der legal­men­te. Y las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas se sal­ta­ron el debi­do pro­ce­so: si no se lo hubie­ran sal­ta­do, Joa­quín Pérez Bece­rra esta­ría en Sue­cia, con su hija de 10 años y su segun­da espo­sa; y no esta­ría en una cel­da en manos de sus ver­du­gos, entre­ga­do por Vene­zue­la a manos de quie­nes tor­tu­ra­ron y ase­si­na­ron a su pri­me­ra espo­sa. Es un per­se­gui­do polí­ti­co, ampa­ra­do por la Con­ven­ción con­tra la Tor­tu­ra y el Esta­tu­to del Refu­gia­do: no pro­ce­día el entre­gar­lo al país del cual huyó.
Has­ta el mer­ce­na­rio Israe­lí Yair Klein, entre­na­dor de para­mi­li­ta­res en des­mem­brar per­so­nas vivas con moto­sie­rra, anda libre pese a que tuvo una cir­cu­lar de Inter­pol, y está libre por­que los tri­bu­na­les se nega­ron a entre­gar­lo, tras el debi­do pro­ce­so, adu­cien­do que era «vic­ti­ma de per­se­cu­ción polí­ti­ca»: razón por la cual se can­ce­la la extra­di­ción y cir­cu­lar de Inter­pol. Obvia­men­te que en el caso de Yair Klein pro­te­gie­ron cíni­ca­men­te a un geno­ci­da; y si la lega­li­dad ampa­ra has­ta a un geno­ci­da para que se pue­da evi­tar una cir­cu­lar de INTERPOL, con más razón lo pue­de hacer un sobre­vi­vien­te y refu­gia­do polí­ti­co como el perio­dis­ta Pérez Bece­rra. (21)
Igual pasó con los ban­que­ros vene­zo­la­nos pró­fu­gos de la jus­ti­cia vene­zo­la­na: tam­bién adu­je­ron «per­se­cu­ción polí­ti­ca» y andan libres. Pero tuvie­ron acce­so al debi­do pro­ce­so.
En cam­bio Vene­zue­la secues­tró al perio­dis­ta Pérez Bece­rra (inclu­so se sal­tó el Habeas Cor­pus inter­pues­to), lo pri­vó del pro­ce­so legal, en el cual hubie­ra apa­re­ci­do como obvio que la extra­di­ción No pro­ce­día y se hubie­ra evi­ta­do fácil­men­te. El perio­dis­ta es sobre­vi­vien­te de un geno­ci­dio polí­ti­co de todo un par­ti­do (la Unión Patrió­ti­ca, UP): el geno­ci­dio polí­ti­co cons­ta ante la CIDH, no es un secre­to, es un hecho his­tó­ri­co reco­no­ci­do.
El perio­dis­ta Pérez Bece­rra fue uno de los pocos con­ce­ja­les de la UP que que­dó vivo, en total 5000 ase­si­na­dos por el Esta­do colom­biano. La entre­ga del perio­dis­ta fue un cri­men en cla­ra com­pli­ci­dad con el geno­ci­da régi­men colom­biano, en su tarea se silen­ciar la infor­ma­ción y el perio­dis­mo alter­na­ti­vo. Resul­ta indigno a ultran­za que hoy en algu­nos de los mis­mos medios alter­na­ti­vos que debe­rían ser los pri­me­ros en soli­da­ri­zar­se con el perio­dis­ta Pérez Bece­rra, se inten­te tapar la infa­mia de su entre­ga con más infa­mias: calum­nián­do­lo y man­ci­llan­do la memo­ria de las víc­ti­mas de un geno­ci­dio que hoy por hoy, al momen­to de escri­bir estas líneas, se inten­si­fi­ca.
Serían incon­ta­bles los ejem­plos de ese inten­to de escon­der la reali­dad con calum­nias, men­ti­ras, racis­mo, cri­mi­na­li­za­ción del perio­dis­ta, teo­rías del com­plot, chan­ta­je emo­cio­nal, etc.

· Ha habi­do igual­men­te un sec­tor ape­ga­do a la éti­ca, que cabe des­ta­car

Cabe resal­tar que tam­bién ha habi­do un sec­tor crí­ti­co y revo­lu­cio­na­rio en Vene­zue­la que ha ade­lan­ta­do la éti­ca y el res­pe­to del DIH como pun­tos irre­vo­ca­bles, y que ha arti­cu­la­do los aná­li­sis entorno a la ver­dad y la argu­men­ta­ción, y no entorno a la des­ca­li­fi­ca­ción del que pien­sa dife­ren­te; ha habi­do un sec­tor impor­tan­te del pue­blo vene­zo­lano cons­cien­te de que si este deba­te no se da abier­ta­men­te, eso sí que es hacer­le el favor al impe­ria­lis­mo y a la dere­cha del PSUV; y este sec­tor ha sido víc­ti­ma de insul­tos e impro­pe­rios de todo tipo, des­de la tri­lla­da seña­li­za­ción de ser “con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios”, has­ta insul­tos más per­so­na­les. En este sec­tor soli­da­rio y digno des­ta­ca la labor del par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la, y en la inte­lec­tua­li­dad crí­ti­ca des­ta­can nom­bres como Luis Brit­to que dejó muy cla­ro en un artícu­lo que la entre­ga del perio­dis­ta era no sólo infrac­to­ra del DIH, sino total­men­te incons­ti­tu­cio­nal, y emi­tió su crí­ti­ca des­de la preo­cu­pa­ción por el mis­mo pro­ce­so vene­zo­lano que muchos hemos defen­di­do, y que no pode­mos tole­rar ver­se sumi­do en prác­ti­cas ile­ga­les y en pac­tos repre­si­vos: “(…) lo dicen las leyes y los tra­ta­dos (…) El que en otros paí­ses no exis­ta Esta­do de Dere­cho no es razón para que éste deje de exis­tir en Vene­zue­la. (…) Secues­trar a un comu­ni­ca­dor social y entre­gar­lo por la fuer­za a un país del cual no es nacio­nal; a un país don­de fue­ron ase­si­na­das su espo­sa y cin­co mil copar­ti­da­rios; don­de en tres años se cuen­tan más de 38 mil des­apa­re­ci­dos (…)cier­ta­men­te repre­sen­ta un peli­gro para él, y para quie­nes con­fia­mos en que cons­ti­tu­cio­nes, leyes y dere­chos huma­nos eran más que últi­mas palabras.(22).

Tam­bién des­ta­ca Gon­za­lo Gómez, fun­da­dor de Apo​rrea​.org, en su artícu­lo “En el caso Pérez Bece­rra había otras opcio­nes ¿Por qué se esco­gió la peor?”, expre­sa: “Las razo­nes dadas por el gobierno y por nues­tro pre­si­den­te han sido muy poco con­vin­cen­tes. Pero ade­más fal­ta un toque de humil­dad y de res­pe­to hacia la opi­nión y los sen­ti­mien­tos de los demás, en fun­ción del diá­lo­go y de la uni­dad de todos los que damos la vida por el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio boli­va­riano (…) Los méto­dos extra­via­dos nos que­man a todos al mis­mo tiem­po, que­man a la revo­lu­ción que esta­mos impul­san­do. El gobierno se está inmo­lan­do. Le está infi­rien­do una inmen­sa heri­da a fran­jas impor­tan­tes del movi­mien­to popu­lar vene­zo­lano, al sen­ti­mien­to de con­fian­za (…) No es sólo cosa del PCV (…) ni de la des­pre­cia­da “ultra­iz­quier­da” que sólo es bue­na para morir por Chá­vez en Puen­te Lla­guno. Los movi­mien­tos socia­les y pro­gre­sis­tas, las orga­ni­za­cio­nes de izquier­da que nos han defen­di­do en todas par­tes han tem­bla­do de indig­na­ción(…) O hay diá­lo­go con el pue­blo o este pro­ce­so entra­rá en una fase de gra­ví­si­mas difi­cul­ta­des.” (23)
Lucía Ruíz ano­ta con mucha per­ti­nen­cia que: “Acon­te­ci­mien­tos impor­tan­tes per­mi­ten que aflo­ren nobles y éti­cos prin­ci­pios, o en su defec­to, per­ver­sas pasio­nes y falen­cias ideo­ló­gi­cas. El secues­tro y entre­ga expres de Joa­quín Pérez Bece­rra al Esta­do terro­ris­ta de Colom­bia es uno de estos casos que nos per­mi­te valo­rar en su jus­ta dimen­sión el derro­te­ro demo-libe­ral a que vie­ne sien­do some­ti­do el pro­ce­so boli­va­riano de Vene­zue­la, por la dere­cha endó­ge­na en la direc­ción del PSUV y el gobierno cen­tral. El ‘asun­to Pérez’ de sope­tón tum­bó la más­ca­ra dejan­do al des­cu­bier­to todas las ver­güen­zas y quie­bras ideo­ló­gi­cas.(…) Por un lado está la deplo­ra­ble y arbi­tra­ria posi­ción asu­mi­da por Chá­vez y su gobierno, que piso­teó la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, que reza así el “Capí­tu­lo III, De los Dere­chos Civi­les , Artícu­lo 44 (…) Toda per­so­na dete­ni­da tie­ne dere­cho a comu­ni­car­se de inme­dia­to con sus fami­lia­res, abo­ga­do o abo­ga­da o per­so­na de su con­fian­za (…) Res­pec­to a la deten­ción de extran­je­ros o extran­je­ras se obser­va­rá , ade­más, la noti­fi­ca­ción con­su­lar pre­vis­ta en los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les sobre la mate­ria .” (24)
Y seña­la: “No sola­men­te se asu­me orgu­llo­sa­men­te la polí­ti­ca anti­te­rro­ris­ta impe­rial sino que se enri­que­ce con cre­ces los pos­tu­la­dos de ésta. En la pre­ten­di­da defen­sa de la “papa calien­te” que hicie­ra el pre­si­den­te Chá­vez que­da cla­ra­men­te demos­tra­do has­ta don­de se ha lle­ga­do a abra­zar esta polí­ti­ca anti­te­rro­ris­ta grin­ga, en la que alumno supera al pro­fe­sor: “[…]Se bajó en Mai­que­tía y lo cap­tu­ra­mos. Así como entre­ga­mos a Chá­vez Abar­ca a Cuba, entre­ga­mos a este señor a Colom­bia” . Si, así no más, sin un ápi­ce de ver­güen­za —a gri­to en cue­llo — , bur­lan­do el prin­ci­pio uni­ver­sal de la pre­sun­ción de ino­cen­cia y sin jui­cio alguno se con­de­na y se equi­pa­ra al perio­dis­ta de Ann­col y lucha­dor popu­lar Joa­quín Pérez con un terro­ris­ta.” (Ibíd. )
Ile­nia Medi­na recuer­da que: “En diver­sas opor­tu­ni­da­des hemos plan­tea­do la impe­rio­sa nece­si­dad de que Vene­zue­la debe aca­bar con el irres­pon­sa­ble pro­ce­di­mien­to de depor­tar a los ciu­da­da­nos colom­bia­nos. Toda soli­ci­tud que efec­túe Colom­bia debe ampa­rar­se bajo los pro­ce­di­mien­tos jurí­di­cos más ape­ga­dos al esta­do de dere­cho. (…) Sin embar­go, son las auto­ri­da­des colom­bia­nas, sin moral para ello, que le exi­gen a Vene­zue­la “garan­tías” para extra­di­tar a Makled.” (25)
· Polí­ti­ca de per­se­cu­ción con­tra el pen­sa­mien­to crí­ti­co ade­lan­ta­da por el impe­rio a nivel mun­dial
El cen­tro de este asun­to es la polí­ti­ca con­tra­in­sur­gen­te y repre­si­va con­tra el pen­sa­mien­to crí­ti­co ade­lan­ta­da por el impe­rio a nivel mun­dial, y con espe­cí­fi­co énfa­sis en luga­res como Colom­bia, en los que el gobierno ade­lan­ta una ver­da­de­ra cace­ría huma­na. La som­bría reedi­ción del Plan Cón­dor no pue­de ser ava­la­da por los revo­lu­cio­na­rios del mun­do: es una lla­ga abier­ta en el con­ti­nen­te ame­ri­cano. Y menos pode­mos acep­tar que el gobierno vene­zo­lano man­ci­lle su éti­ca cola­bo­ran­do con el geno­ci­dio con­tra el pue­blo colom­biano, en la sucia labor de entre­gar per­se­gui­dos polí­ti­cos.
Roo­se­velt Bar­bo­sa seña­la: “Joa­quín Pérez Bece­rra solo fue la gota que derra­mó el vaso. (…) Inclu­so se han entre­ga­do com­ba­tien­tes heri­dos, lo que está indi­can­do que no son erro­res cir­cuns­tan­cia­les las entre­gas, sino polí­ti­cas de Esta­do acor­da­das entre ambas nacio­nes. Es a esto, que sí es muy gra­ve, que debe res­pon­der el pre­si­den­te, expli­car con cla­ri­dad si segui­rá o no entre­gan­do a los colom­bia­nos recla­ma­dos por el gobierno de las inmen­sas tum­bas clan­des­ti­nas.” (26)

Como lo expre­sa el tex­to de aná­li­sis jurí­di­co que publi­có el Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la: «el gobierno boli­va­riano, por cum­plir un acuer­do no cono­ci­do con el gobierno de Colom­bia y su pre­si­den­te San­tos, dejó de apli­car las leyes de nues­tro país para entre­gar al perio­dis­ta.»
Hugó Gómez, expre­sa: “Ambos gobier­nos han pre­si­di­do este epi­so­dio detes­ta­ble de atro­pe­llo inau­di­to a la liber­tad y segu­ri­dad del revo­lu­cio­na­rio depor­ta­do. La depor­ta­ción de Pérez Bece­rra se ins­cri­be en un com­pro­mi­so polí­ti­co cla­ro-oscu­ro de dos man­da­ta­rios que osten­tan sig­nos polí­ti­cos con­tra­rios. Es esa una con­tra­dic­ción que debe resol­ver­se. El tsu­na­mi polí­ti­co que este epi­so­dio ha des­en­ca­de­na­do, con­tri­bui­rá a des­ve­lar al menos algu­nas de las raí­ces de este tipo de com­pro­mi­sos de entre­ga cons­tan­te de revo­lu­cio­na­rios colom­bia­nos por el gobierno vene­zo­lano, y medir sus noci­vas con­se­cuen­cias en la cons­truc­ción por ambos pue­blos, de la Patria Gran­de Boli­va­ria­na (…) En este pro­ce­di­mien­to demo­le­dor de toda con­duc­ta civi­li­za­da, fue­ron piso­tea­dos impu­ne­men­te los con­ve­nios inter­na­cio­na­les sobre Dere­chos Huma­nos y Diplo­má­ti­cos, la Con­ven­ción de Gine­bra, el Pac­to de San José de Cos­ta Rica y tan­tos más”(27).
“La depor­ta­ción de Pérez Bece­rra no es un epi­so­dio ais­la­do(…) Dicha con­duc­ta, ale­ja­da de la soli­da­ri­dad revo­lu­cio­na­ria (…) com­pro­me­te prin­ci­pios del idea­rio boli­va­riano, sin dis­tin­guir entre quie­nes son los ami­gos y quie­nes los enemi­gos reales del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio boli­va­riano en Vene­zue­la y en Colom­bia. El secues­tro y la depor­ta­ción de Joa­quín Pérez Bece­rra, rea­li­za­da en una ope­ra­ción mix­ta por los cuer­pos de inte­li­gen­cia y fuer­zas de la segu­ri­dad de las Repú­bli­cas de Colom­bia y Vene­zue­la, ha de aler­tar­nos sobre los efec­tos per­ver­sos de des­via­cio­nes ideo­ló­gi­cas y polí­ti­cas. (…) El comu­ni­ca­do del Minis­te­rio de la Comu­ni­ca­ción e Infor­ma­ción de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, (fue) ela­bo­ra­do con el len­gua­je inqui­si­to­rial toma­do pres­ta­do de la oli­gar­quía colom­bia­na cuan­do apun­ta a la resis­ten­cia popu­lar con­tra la injus­ti­cia social (…)” Esto expre­só el comu­ni­ca­do ofi­cial: “El Gobierno Boli­va­riano rati­fi­ca así su com­pro­mi­so inque­bran­ta­ble en la lucha con­tra el terro­ris­mo, la delin­cuen­cia y el cri­men orga­ni­za­do, en estric­to cum­pli­mien­to de los com­pro­mi­sos y de la coope­ra­ción inter­na­cio­nal, bajo los prin­ci­pios de paz, soli­da­ri­dad y res­pe­to a los dere­chos huma­nos”. (Ibíd. )
El ana­lis­ta J.A Gutié­rrez D., refi­rién­do­se al comu­ni­ca­do: “No sola­men­te con­de­na a Pérez Bece­rra antes del jui­cio, sino que ade­más deno­mi­na “terro­ris­mo” a la insur­gen­cia mien­tras que el Esta­do colom­biano sería la encar­na­ción de la “paz, la soli­da­ri­dad y el res­pe­to a los dere­chos huma­nos” (el mis­mo Esta­do colom­biano de los fal­sos posi­ti­vos, de las tor­tu­ras a más de 7.000 pre­sos sin debi­do pro­ce­so, el mis­mo de las dece­nas de miles de des­apa­re­ci­dos (…) el mis­mo del para­mi­li­ta­ris­mo, la para­po­lí­ti­ca y la lim­pie­za social)” (28)

Gutié­rrez expre­sa: “estas extra­di­cio­nes son par­te de un pro­ce­so de gue­rra sucia total (…) por par­te del Esta­do colom­biano, que des­de el 2002 ha deci­di­do cerrar toda puer­ta al diá­lo­go polí­ti­co y jugár­se­las por el exter­mi­nio (…) El com­po­nen­te jurí­di­co de esta gue­rra tie­ne diver­sos aspec­tos, inclui­do el con­cep­to de Gue­rra Jurí­di­ca en con­tra de toda for­ma de opo­si­ción, defen­so­res de dere­chos huma­nos, perio­dis­tas, jue­ces, etc. (…) El con­cep­to de uti­li­zar las extra­di­cio­nes como estra­te­gia de gue­rra y la abier­ta intro­mi­sión del Eje­cu­ti­vo en el queha­cer judi­cial han sido tam­bién deta­lla­dos en el ter­cer pun­to del lla­ma­do “Sal­to Estra­té­gi­co”, la polí­ti­ca que defi­ne la estra­te­gia mili­tar con­tra­in­sur­gen­te del Esta­do colom­biano des­de el 2009, con el cual se bus­ca:
 “arti­cu­lar el sis­te­ma judi­cial para que éste pro­duz­ca resul­ta­dos ejem­pla­ri­zan­tes, (…) La extra­di­ción, en par­ti­cu­lar, ha sido usa­da como herra­mien­ta en este com­po­nen­te; otro meca­nis­mo muy soco­rri­do fue evi­tar la judi­cia­li­za­ción por rebe­lión y pro­mo­ver con­de­nas por terro­ris­mo (…) Al mis­mo tiem­po, se inten­tó crear un sis­te­ma de pro­tec­ción jurí­di­ca a los efec­ti­vos de las Fuer­zas Mili­ta­res, con el obje­to de pre­ve­nir la des­mo­ra­li­za­ción de la tro­pa ante even­tua­les con­de­nas por vio­la­cio­nes de los dere­chos humanos”[7]”

El mis­mo San­tos, enton­ces Minis­tro de Defen­sa, había dicho en Mar­zo del 2009 que “segui­re­mos con el tema de la judicialización”[8]
En este esce­na­rio, el aco­so judi­cial a los inter­na­cio­na­lis­tas asu­me un rol cen­tral, y aún cuan­do no se con­si­gan todas las extra­di­cio­nes soli­ci­ta­das, se con­si­gue que los defen­so­res de dere­chos huma­nos (…) deban entrar al jue­go de defen­der­se en lugar de denun­ciar al régi­men.”
Evi­den­te­men­te, es momen­to de abrir el deba­te: el deve­nir de nues­tros pue­blos no pue­de ser sacri­fi­ca­do a las adu­la­cio­nes y las cen­su­ras. Y a los que lla­man a la cen­su­ra con su “car­ta de des­agra­vio a Chá­vez”: decir­les que oja­lá pudie­ran enten­der que la ver­dad no es un “agra­vio”; la ver­dad es una nece­si­dad revo­lu­cio­na­ria.
Lo peor de todo este asun­to, es que Vene­zue­la aún pue­de pedir la retro­ac­ción de la entre­ga (figu­ra pre­vis­ta en el DIH en caso de vio­la­ción del debi­do pro­ce­so), pero los cen­so­res han tapa­do la posi­bi­li­dad de que esto se de, con­tri­bu­yen­do a man­te­ner enjau­la­do a un sobre­vi­vien­te del geno­ci­dio, y a un perio­dis­ta encar­ce­la­do para callar su voz, que enfren­ta un des­co­mu­nal mon­ta­je judi­cial por par­te del régi­men colom­biano.
Si nos que­da­mos calla­dos, habrá más entre­gas de per­se­gui­dos polí­ti­cos: y la cace­ría huma­na con­ti­nua­rá inten­si­fi­cán­do­se, amor­da­zan­do el pen­sa­mien­to crí­ti­co y ale­jan­do las espe­ran­zas de paz mien­tras se acre­cien­ta el geno­ci­dio con­tra el pue­blo colom­biano. Esta­mos en un momen­to capi­tal para el deve­nir de la región, y para el deve­nir de la éti­ca: com­po­nen­te impres­cin­di­ble a cual­quier pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. Pode­mos acep­tar el silen­cio y poner­le una sor­di­na a los tor­tu­ra­dos del geno­ci­dio colom­biano; o pode­mos decir que no acep­ta­mos ser cóm­pli­ces con un geno­ci­dio, y abrir el deba­te para res­ca­tar la ver­dad, la soli­da­ri­dad, la cohe­ren­cia y la éti­ca como fun­da­men­tos impres­cin­di­bles.
NOTAS:
(1) http://www.rebelion.org/noticia.php?id=127703&titular=%93joaqu%EDn‑p%E9rez-no-fue-extraditado-sino-entregado-irregularmente.-el-gobierno-venezolano‑a%FAn-puede-rectificar%94-
Entre­vis­ta a Enri­que San­tia­go sobre el caso Joa­quín Pérez Bece­rra
“Joa­quín Pérez no fue extra­di­ta­do, sino entre­ga­do irre­gu­lar­men­te. El Gobierno vene­zo­lano aún pue­de rec­ti­fi­car”
Ver tam­bién el com­ple­tí­si­mo docu­men­tos de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Juris­tas, capí­tu­lo Vene­zue­la.
(2) 5000 mili­tan­tes de la UP exter­mi­na­dos
El ros­tro de la “demo­cra­cia” elec­to­re­ra: Geno­ci­dio polí­ti­co per­pe­tra­do por el Esta­do Colom­biano
http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​0​3​227
Exter­mi­nio de la UP: plan “Bai­le Rojo”. Docu­men­tal de Yesid Cam­pos acer­ca del geno­ci­dio polí­ti­co de la Unión Patrió­ti­ca: http://​video​.goo​gle​.com/​v​i​d​e​o​p​l​a​y​?​d​o​c​i​d​=​8​9​8​1​3​0​4​8​6​8​0​9​8​1​5​9​2​2​3​&​e​i​=​P​p​i​K​S​7​C​I​N​M​a​g​-​A​b​6​t​K​D​0​B​A​&​q​=​e​l​+​b​a​i​l​e​+​r​ojo
(3) www​.tras​pa​sa​los​mu​ros​.net
(4)Venezuela Vio­ló el DIH y las leyes vene­zo­la­nas: “Joa­quín Pérez no fue extra­di­ta­do, sino entre­ga­do irre­gu­lar­men­te. El Gobierno vene­zo­lano aún pue­de rec­ti­fi­car”
PCV: Lo ejer­ci­do con­tra el perio­dis­ta Joa­quín Pérez Bece­rra fue un acto total­men­te ile­gal:
http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​Y​e​R​j​B​6​C​d​0​s​E​&​f​e​a​t​u​r​e​=​p​l​a​y​e​r​_​e​m​b​e​d​ded
http://www. pcv ‑vene​zue​la​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​p​a​r​t​i​d​o​-​c​o​m​u​n​i​s​t​a​/​c​o​m​i​t​e​-​c​e​n​t​r​a​l​/​8​3​3​7​-​v​i​d​eo- pcv ‑lo-ejer­ci­do-con­tra-el-perio­dis­ta-joa­quin-perez-bece­rra-de-ann­col-fue-un-acto-total­men­te-ile­gal
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=127685&titular=caso‑p%E9rez-becerra:-el-pcv-dio-a-conocer-la-declaraci%F3n-de-su-bur%F3-pol%EDtico-
Luis Brit­to: entre­ga incons­ti­tu­cio­nal, no extra­di­ción.
http://​www​.apo​rrea​.org/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​a​1​2​2​9​2​3​.​h​tml
(5) El 60% de los sin­di­ca­lis­tas ase­si­na­dos en el mun­do, son ase­si­na­dos en Colom­bia: http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​2​0​921
(6) En Colom­bia el cri­men de esta­do de la des­apa­ri­ción for­za­da reba­sa ya las terri­bles cifras de la dic­ta­du­ra argen­ti­na y chi­le­na reu­ni­das:
TRIBUNAL INTERNACIONAL DE OPINION; “LA DESAPARICION FORZADA UN CRIMEN DE ESTADO” Vere­dic­to. Sena­do del Con­gre­so de la Repú­bli­ca. Bogo­tá 24, 25 y 26 de Abril de 2008:http://www.dhcolombia.info/spip.php?article568
El cri­men de Esta­do de des­apa­ri­ción for­za­da de la «demo­cra­cia» en Colom­bia ha reba­sa­do las dra­má­ti­cas cifras de la dic­ta­du­ra argen­ti­na: sólo en 3 años el Terro­ris­mo de Esta­do ha des­apa­re­ci­do a 38.255 per­so­nas. Para una esti­ma­ción total en los últi­mos 20 años de 250.000 per­so­nas des­apa­re­ci­das… http://​www​.tele​surtv​.net/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​s​e​c​c​i​o​n​e​s​/​n​o​t​a​/​7​1​7​6​5​-​N​N​/​c​o​l​o​m​b​i​a​-​r​e​g​i​s​t​r​a​-​m​a​s​-​d​e​-​3​8​-​m​i​l​-​p​e​r​s​o​n​a​s​-​d​e​s​a​p​a​r​e​c​i​d​a​s​-​e​n​-​t​r​e​s​-​a​n​os/
Pie­dad Cór­do­ba, Madrid, mayo 2010 «Hay 250.000 des­apa­re­ci­dos en Colom­bia en los últi­mos años» : http://www.rebelion.org/noticia.php?id=106344&titular=%22hay-250.000-desaparecidos-en-colombia-en-los-%FAltimos‑a%F1os%22-
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=104558&titular=piedad‑c%F3rdoba-denuncia-la-pasividad-internacional-y-pide-que-se-condicione-el-tlc-con-europa-
(7) “ Al mes de noviem­bre de 2010, las esta­dís­ti­cas ofi­cia­les del gobierno de Colom­bia regis­tran más de 51.000 Des­apa­ri­cio­nes” seña­la un repor­te de 2011 de la US offi­ceen Colombia:http://lawg.org/storage/documents/Colombia/RompiendoElSilencio.pdf
Des­apa­ri­ción, cri­men del Terro­ris­mo de Esta­do en Colom­bia: http://​jus​ti​ciay​paz​co​lom​bia​.com/50 – 000-per­so­nas-des­apa­re­ci­das-en
(8)Informe Fis­ca­lía, enero 2011 : 173.183 ase­si­na­tos; 1.597 masa­cres; 34.467 des­apa­ri­cio­nes for­za­das, y al menos 74.990 des­pla­za­mien­tos for­za­dos, come­ti­dos entre 2005 y el 31 de diciem­bre 2010 por el para­mi­li­ta­ris­mo: http://​www​.fis​ca​lia​.gov​.co/​j​u​s​t​i​c​i​a​p​a​z​/​I​n​d​e​x​.​htm
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=120461&titular=cifras-alarmantes-de-cr%EDmenes-cometidos-por-la-herramienta-paramilitar-de-estado-y-multinacionales-
(9) Miles de ase­si­na­tos de civi­les per­pe­tra­dos por mili­ta­res, lla­ma­dos “fal­sos posi­ti­vos” : niños y jóve­nes ase­si­na­dos por el ejér­ci­to colom­biano para des­pués dis­fra­zar sus cadá­ve­res de “gue­rri­lle­ros aba­ti­dos en com­ba­te” ; ase­si­na­tos impul­sa­dos por una direc­ti­va guber­na­men­tal de recom­pen­sas por cadá­ver (direc­ti­va 029), y enmar­ca­dos en la gue­rra sucia con­tra el pue­blo colom­biano aus­pi­cia­da por Esta­dos Uni­dos.
Wili­keaks con­fir­ma: Mili­ta­res admi­ten polí­ti­ca esta­tal de ase­si­na­tos de civi­les por par­te del ejér­ci­to colom­biano: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=119540&titular=militares-admiten-pol%EDtica-estatal-de-asesinatos-de-civiles-por-parte-del-ej%E9rcito-colombiano-
http://​www​.fal​sos​-posi​ti​vos​.blogs​pot​.com/
Repor­ta­je Tele­sur “Fal­sos posi­ti­vos crí­me­nes ver­da­de­ros”: http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​Y​J​v​L​V​m​4​l​8fc
http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​2​w​a​h​v​X​N​I​M​O​8​&​f​e​a​t​u​r​e​=​r​e​l​a​ted
http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​n​N​-​2​H​X​Q​H​7​H​M​&​f​e​a​t​u​r​e​=​r​e​l​a​ted
Evi­den­cias foto­grá­fi­cas “fal­sos posi­ti­vos”, estre­me­ce­dor Video, varias veces cen­su­ra­do con la argu­cia de “noti­fi­ca­cio­nes de ter­ce­ros por infrac­ción de dere­chos de copyright”http://www.youtube.com/watch?v=VuSBNcNsdMU&feature=player_embedded
http://​terratv​.terra​.com​.ec/​v​i​d​e​o​s​/​N​o​t​i​c​i​a​s​/​N​o​t​i​c​i​a​s​-​U​n​o​/​5​499 – 225817/Revelan-evidencias-fotograficas-de-falsos-positivos.htm
2 cam­pe­si­nos ase­si­na­dos en el Meta y tele­vi­sa­dos como “aba­ti­dos en com­ba­te” http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​f​e​a​t​u​r​e​=​p​l​a​y​e​r​_​e​m​b​e​d​d​e​d​&​v​=​d​m​p​W​F​9​J​n​OGo
Y el repor­ta­je foto­grá­fi­co de la Revis­ta Sema­na evi­den­cias foto­grá­fi­cas “fal­sos posi­ti­vos”: http://​www​.sema​na​.com/​n​o​t​i​c​i​a​s​-​n​a​c​i​o​n​/​c​a​s​o​s​-​o​l​v​i​d​a​d​o​s​-​f​a​l​s​o​s​-​p​o​s​i​t​i​v​o​s​/​1​4​1​8​6​3​.​a​spx
http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​0​9​939
Infor­me espe­cial – Los niños y las niñas: otras víc­ti­mas de ase­si­na­tos por par­te del Ejér­ci­to colom­biano”: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=118133&titular=los-ni%F1os-y-las-ni%F1as:-otras‑v%EDctimas-de-asesinatos-por-parte-del-ej%E9rcitocolombiano-
http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​k​m​-​u​_​v​h​6​-Io
La ONU tie­ne pleno cono­ci­mien­to de estos ase­si­na­tos de civi­les, de al menos 3.000 casos docu­men­ta­dos, lo que per­mi­te amplia­men­te esta­ble­cer sis­te­ma­tis­mo en el ase­si­na­to de civi­les por par­te de un Esta­do. ONU sabe de fal­sos posi­ti­vos y no hace nada con­cre­to. Con­sul­ta­da Pie­dad Cór­do­ba res­pon­dió: “El Gobierno dice que fue­ron unos 2.000, pero noso­tros cree­mos que fue­ron, al menos, unos 5.000″.
ONU docu­men­ta­ba exis­ten­cia «fal­sos posi­ti­vos» antes de que salie­ran a la luz
http://​www​.eles​pec​ta​dor​.com/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​j​u​d​i​c​i​a​l​/​a​r​t​i​c​u​l​o​1​9​8​0​3​9​-​o​n​u​-​d​o​c​u​m​e​n​t​a​b​a​-​e​x​i​s​t​e​n​c​i​a​-​f​a​l​s​o​s​-​p​o​s​i​t​i​v​o​s​-​a​n​t​e​s​-​d​e​-​s​a​l​i​e​r​a​n​-​luz
ONU ele­va a 3000 las eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les en Colom­bia, 24 febre­ro 2011
http://​www​.cara​coltv​.com/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​a​r​t​i​c​u​l​o​-​2​0​8​6​2​1​-​o​n​u​-​e​l​e​v​a​-​a​-​3​0​0​0​-​e​j​e​c​u​c​i​o​n​e​s​-​e​x​t​r​a​j​u​d​i​c​i​a​l​e​s​-​c​o​l​o​m​bia
(10) En mayo 2011 el CINEP publi­có un infor­me en el que evi­den­cia que los ase­si­na­tos de civi­les a manos de mili­ta­res, lejos de dis­mi­nuir, han aumen­ta­do bajo la pre­si­den­cia de San­tos
Infor­me espe­cial Fal­sos Posi­ti­vos 2010 El Cinep afir­ma que aumen­ta­ron las víc­ti­mas de ase­si­na­tos de civi­les a manos de mili­ta­res
CINEP /​PPP (10−05−2011)
(11) La mayor fosa común de Lati­noa­mé­ri­ca, ubi­ca­da detrás del bata­llón mili­tar de la fuer­za estre­lla del Plan Colom­bia, la Fuer­za Ome­ga, en la Maca­re­na, depar­ta­men­to del Meta. (5) La http://​www​.publi​co​.es/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​2​8​8​7​7​3​/​a​p​a​r​e​c​e​/​c​o​l​o​m​b​i​a​/​f​o​s​a​/​c​o​m​u​n​/​c​a​d​a​v​e​res
http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​9​9​507 Los Medios ocul­tan la mayor fosa común de Amé­ri­ca, mien­tras el Esta­do colom­biano bus­ca alte­rar­la: http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​0​0​898
(12)“ Denun­cian el hallaz­go de al menos 1.505 cuer­pos más en fosas comu­nes en Colom­bia, en el Meta, en la mis­ma región que la mayor fosa común del con­ti­nen­te, con 2.000 cadá­ve­res halla­da en diciem­bre 2009, y cuyos cadá­ve­res son cuer­pos de des­apa­re­ci­dos y ase­si­na­dos por el ejér­ci­to, como que­dó evi­den­cia­do en las Audien­cias públi­cas a tes­ti­gos y fami­lia­res de des­apa­re­ci­dos” http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​1​9​299
(13) El Movi­mien­to de Víc­ti­mas de Crí­me­nes de Esta­do (MOVICE) denun­cia en mar­zo 2011: “Las accio­nes del gobierno de San­tos para encu­brir el para­mi­li­ta­ris­mo en su nue­va eta­pa de rein­ge­nie­ría cono­ci­da con el eufe­mí­si­ti­co tér­mino de ban­das cri­mi­na­les (bacrim). (…) la per­sis­ten­cia de los Crí­me­nes de Lesa Huma­ni­dad se encu­bre bajo la deno­mi­na­ción de Ban­das Cri­mi­na­les, que es par­te de la rein­ge­nie­ría para­mi­li­tar y la fal­se­dad del espec­tácu­lo de las des­mo­vi­li­za­cio­nes. Per­sis­tien­do el poder mafio­so, polí­ti­co y empre­sa­rial en las estruc­tu­ras para­mi­li­ta­res. (…) con­ti­núa la cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta social, la judi­cia­li­za­ción de cam­pe­si­nos, estu­dian­tes y defen­so­res de DDHH, con la pro­lon­ga­ción de la prác­ti­ca de la des­apa­ri­ción for­za­da, la vio­len­cia sexual” http://​www​.polo​de​mo​cra​ti​co​.net/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​o​p​t​i​o​n​=​c​o​m​_​c​o​n​t​e​n​t​&​v​i​e​w​=​a​r​t​i​c​l​e​&​i​d​=​4​8​7​:​m​o​v​i​c​e​-​a​n​u​n​c​i​a​-​a​c​c​i​o​n​e​s​-​c​o​n​t​r​a​-​e​n​c​u​b​r​i​m​i​e​n​t​o​-​a​-​r​e​i​n​g​e​n​i​e​r​i​a​-​p​a​r​a​m​i​l​i​t​a​r​-​&​c​a​t​i​d​=​6​4​:​n​a​c​i​o​n​a​l​e​s​&​I​t​e​m​i​d​=48
(14) Orga­ni­za­cio­nes popu­la­res vene­zo­la­nas, el PCV, inte­lec­tua­les y artis­tas repu­dian la entre­ga del perio­dis­ta, y repu­dian los acuer­dos de entre­ga de per­se­gui­dos polí­ti­cos con Santos:http://www.youtube.com/watch?v=WnCLWl_3igc&feature=player_embedded
(15) El pre­si­den­te de Colom­bia, Juan Manuel San­tos, en decla­ra­cio­nes al dia­rio El Tiem­po de Bogo­tá el 25 de abril, expre­só acer­ca de la entre­ga del perio­dis­ta: “el sába­do lla­mé al pre­si­den­te Chá­vez y le dije que un tipo muy impor­tan­te para noso­tros de las Farc lle­ga­ba en un vue­lo de Lufthan­sa esa tar­de a Cara­cas y que si lo podía dete­ner. No titu­beó. Lo man­dó cap­tu­rar y nos lo va a entre­gar.” http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​2​7​260
(16) Dis­cur­so Hugo Chá­vez, cri­mi­na­li­zan­do a la crí­ti­ca: http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​1​n​U​Q​N​s​F​r​F​u​U​&​f​e​a​t​u​r​e​=​p​l​a​y​e​r​_​e​m​b​e​d​ded
(17) Comu­ni­ca­do que con­tie­ne una cen­su­ra, vela­da por apa­ren­tes nobles pro­pó­si­tos: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=127542&titular=a‑los-revolucionarios-del-mundo-
(18) O bien cosas tan insi­dio­sas con­tra los sobre­vi­vien­tes de un geno­ci­dio como: “¿Cómo sabe­mos, a estas altu­ras, que Joa­quín Pérez Bece­rra es AUTÉNTICAMENTE un com­pa­ñe­ro? ¿Cómo sobre­vi­vió y pudo salir de Colom­bia, cuan­do todos los demás murie­ron, en ata­ques furi­bun­dos?” Cita­do en: www​.kao​sen​la​red​.net/​n​o​t​i​c​i​a​/​c​a​s​o​-​b​e​c​e​r​r​a​-​b​a​t​a​l​l​a​-​d​e​-​i​d​eas
(19)“Cualquier ciu­da­dano que sos­pe­che que pue­da estar en las lis­tas del gobierno colom­biano (cuya fuen­te son la compu­tado­ras de Raul Fuen­tes (sic.))(…) o que tie­ne que hacer cual­quier per­so­na que este en estas cir­cuns­tan­cias, es no ir a Vene­zue­la, por­que con esta acción per­ju­di­ca, y com­pro­me­ta la revo­lu­ción boli­va­ria­na, con­vir­tién­do­se, en un arma arro­ja­di­za con­tra esta” (sic) http://​www​.kao​sen​la​red​.net/​n​o​t​i​c​i​a​/​g​o​b​i​e​r​n​o​-​r​e​p​u​b​l​i​c​a​-​b​o​l​i​v​a​r​i​a​n​a​-​v​e​n​e​z​u​e​l​a​-​p​r​e​s​i​d​e​n​t​e​-​h​u​g​o​-​c​h​a​v​e​z​-​f​r​ias (núme­ro 3)
(20) “ Quien obre por deci­sión o inad­ver­ten­cia con­tra la con­cre­ción de la Celac, está hacien­do algo muy gra­ve(…) Y quien ape­le a la polí­ti­ca de los hechos con­su­ma­dos, no pue­de gemir lue­go por­que encuen­tra fren­te a sí, tam­bién, hechos con­su­ma­dos.” (20)
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=127974&titular=la-deportaci%F3n-de-un-militante- )
(21) De Jair Klein a Joa­quín Pérez
Jai­me Cedano Rol­dán (06−05−2011)
(22)Luis Brit­to. entre­ga incons­ti­tu­cio­nal, no extra­di­ción: http://​www​.apo​rrea​.org/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​a​1​2​2​9​2​3​.​h​tml
(23) Tam­bién des­ta­ca Gon­za­lo Gómez, fun­da­dor de Apo​rrea​.org, en su artícu­lo “En el caso Pérez Bece­rra había otras opcio­nes ¿Por qué se esco­gió la peor?”, http://​www​.apo​rrea​.org/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​a​1​2​2​6​1​0​.​h​tml
(24) Lucía Ruiz ano­ta con mucha per­ti­nen­cia que: “ Acon­te­ci­mien­tos impor­tan­tes per­mi­ten que aflo­ren nobles y éti­cos prin­ci­pios, o en su defec­to, per­ver­sas pasio­nes y falen­cias ideo­ló­gi­cas
El Pre­si­den­te Chá­vez y el ‘Asun­to Joa­quín Pérez’
Lucía Ruíz (07−05−2011)
http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​2​7​913
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=127913&titular=el-presidente-ch%E1vez-y-el-%91asunto-joaqu%EDn‑p%E9rez%92-
(25) La vene­zo­la­na Ile­nia Medi­na recuer­da que: “ En diver­sas opor­tu­ni­da­des hemos plan­tea­do la impe­rio­sa nece­si­dad de que Vene­zue­la debe aca­bar con el irres­pon­sa­ble pro­ce­di­mien­to de depor­tar a los ciu­da­da­nos colom­bia­nos. Toda soli­ci­tud que efec­túe Colom­bia debe ampa­rar­se bajo los pro­ce­di­mien­tos jurí­di­cos más ape­ga­dos al esta­do de dere­cho. Eso es lo que le sale a un país cuya Cons­ti­tu­ción Nacio­nal decla­ra que Vene­zue­la es un Esta­do Social de Dere­cho y de Jus­ti­cia. Sin embar­go, son las auto­ri­da­des colom­bia­nas, sin moral para ello, que le exi­gen a Vene­zue­la “garan­tías” para extra­di­tar a Makled.”
http://​www​.kao​sen​la​red​.net/​n​o​t​i​c​i​a​/​t​i​e​n​e​-​p​r​e​c​i​o​-​d​i​g​n​i​d​a​d​-​v​e​n​e​z​u​e​l​a​-​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​a​r​i​o​s​-​v​e​n​e​z​o​l​a​n​o​s​-​i​n​d​i​g​n​a​dos
(26) Roo­se­velt Bar­bo­sa seña­la: “ Joa­quín Pérez Bece­rra solo fue la gota que derra­mó el vaso. Inclu­so se han entre­ga­do com­ba­tien­tes heri­dos, lo que está indi­can­do que no son erro­res cir­cuns­tan­cia­les las entre­gas, sino polí­ti­cas de Esta­do acor­da­das entre ambas nacio­nes. Es a esto que sí es muy gra­ve, que debe res­pon­der el pre­si­den­te, expli­car con cla­ri­dad si segui­rá o no entre­gan­do a los colom­bia­nos recla­ma­dos por el gobierno de las inmen­sas tum­bas clan­des­ti­nas.” (25)
http://​www​.kao​sen​la​red​.net/​n​o​t​i​c​i​a​/​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​-​p​a​r​a​-​s​e​r​l​o​-​d​e​b​e​-​s​e​r​-​t​r​a​n​s​p​a​r​e​nte

(27) Joa­quín Pérez Bece­rra, ¿error inex­cu­sa­ble o polí­ti­ca de Esta­do? Hugo Gómez (09−05−2011)
(28) Chá­vez cola­bo­ra con el lin­cha­mien­to judi­cial de lucha­do­res colom­bia­nos: http://​www​.kao​sen​la​red​.net/​n​o​t​i​c​i​a​/​c​h​a​v​e​z​-​c​o​l​a​b​o​r​a​-​l​i​n​c​h​a​m​i​e​n​t​o​-​j​u​d​i​c​i​a​l​-​l​u​c​h​a​d​o​r​e​s​-​c​o​l​o​m​b​i​a​nos

Rebe­lión ha publi­ca­do este artícu­lo con el per­mi­so de la auto­ra median­te una licen­cia de Crea­ti­ve Com­mons, res­pe­tan­do su liber­tad para publi­car­lo en otras fuen­tes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *