La insos­te­ni­ble posi­ción del impe­rio- Fidel Castro

Nadie pue­de ase­gu­rar que el impe­rio en su ago­nía no arras­tre al ser humano a la catástrofe.

Como se sabe, mien­tras exis­ta la vida de nues­tra espe­cie, toda per­so­na tie­ne el deber sagra­do de ser opti­mis­ta. Éti­ca­men­te no sería admi­si­ble otra con­duc­ta. Recuer­do bien que un día, hace casi 20 años, dije que una espe­cie esta­ba en peli­gro de extin­ción: el hombre.

Ante un selec­to gru­po de gober­nan­tes bur­gue­ses adu­la­do­res del impe­rio, entre ellos el de inmen­sa mole bien ali­men­ta­da, el ale­mán Hel­mut Kohl, y otros por el esti­lo que hacían coro a Bush padre ‑menos tene­bro­so y ena­je­na­do que su pro­pio hijo W. Bush‑, no podía dejar de expre­sar aque­lla ver­dad que veía muy real, aun­que toda­vía más leja­na que hoy, con la mayor sin­ce­ri­dad posible.

Al encen­der el tele­vi­sor apro­xi­ma­da­men­te a las 12 y 15 del medio día, por­que alguien me dijo que Barack Oba­ma pro­nun­cia­ba su anun­cia­do dis­cur­so sobre polí­ti­ca exte­rior, pres­té aten­ción a sus palabras.

No sé por qué a pesar de los mon­to­nes de des­pa­chos y las noti­cias que escu­cho dia­ria­men­te, en nin­guno vi que el suje­to habla­ría a esa hora. Pue­do ase­gu­rar a los lec­to­res que no son pocas las ton­te­rías y men­ti­ras que, entre ver­da­des dra­má­ti­cas y hechos de todo tipo, leo, escu­cho, o veo en imá­ge­nes todos los días. Pero este caso era algo espe­cial. ¿Qué iba a decir el tipo a esa hora en este mun­do ago­bia­do de crí­me­nes impe­ria­les, masa­cres o avio­nes sin pilo­to lan­zan­do mor­tí­fe­ras bom­bas, que ni siquie­ra Oba­ma, aho­ra due­ño de algu­nas deci­sio­nes de vida o muer­te, ima­gi­na­ba cuan­do era estu­dian­te de Har­vard hace solo unas dece­nas de años?

Nadie supon­ga, des­de lue­go, que Oba­ma es due­ño de la situa­ción; solo mane­ja algu­nas par­tes impor­tan­tes que el vie­jo sis­te­ma en su ori­gen otor­gó al “Pre­si­den­te Cons­ti­tu­cio­nal” de Esta­dos Uni­dos. A estas altu­ras, des­pués de 234 años de la Decla­ra­ción de Inde­pen­den­cia, el Pen­tá­gono y la CIA con­ser­van los ins­tru­men­tos fun­da­men­ta­les del poder impe­rial crea­do: la tec­no­lo­gía capaz de des­truir al géne­ro humano en cues­tión de minu­tos, y los medios para pene­trar esas socie­da­des, enga­ñar­las y mani­pu­lar­las impú­di­ca­men­te el tiem­po en que nece­si­ten hacer­lo, pen­san­do que el poder del impe­rio no tie­ne lími­tes. Con­fían en mane­jar a un mun­do dócil, sin per­tur­ba­ción algu­na, todo el tiem­po futuro.

Es la idea absur­da en que basan el mun­do del maña­na, bajo “el rei­no de la liber­tad, la jus­ti­cia, la igual­dad de opor­tu­ni­da­des y los dere­chos huma­nos”, inca­pa­ces de ver lo que en reali­dad ocu­rre con la pobre­za, la fal­ta de ser­vi­cios ele­men­ta­les de edu­ca­ción, salud, empleo y algo peor: la satis­fac­ción de nece­si­da­des vita­les como ali­men­tos, agua pota­ble, techo y otras muchas.

Curio­sa­men­te, alguien pue­de pre­gun­tar­se por ejem­plo ¿qué ocu­rri­rá con los 10 mil muer­tos por año que oca­sio­na la vio­len­cia deri­va­da de las dro­gas, fun­da­men­tal­men­te en Méxi­co, a lo que se pue­den aña­dir los paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca y varios de los más pobla­dos del sur del continente?

No alber­go inten­ción algu­na de ofen­der a esos paí­ses; el pro­pó­si­to es solo seña­lar lo que ocu­rre a los demás casi diariamente.

Una pre­gun­ta sí hay que hacer­la casi de inme­dia­to: ¿qué pasa­rá en Espa­ña don­de las masas pro­tes­tan en las ciu­da­des prin­ci­pa­les del país por­que has­ta el 40% de los jóve­nes están des­em­plea­dos, para citar solo una de las cau­sas de las mani­fes­ta­cio­nes de ese com­ba­ti­vo pue­blo? ¿Es que aca­so van a ini­ciar­se los bom­bar­deos a ese país de la OTAN?

Sin embar­go, a estas horas, a las 4 y 12 p.m., no ha sido publi­ca­da la ben­di­ta ver­sión ofi­cial en espa­ñol del dis­cur­so de Obama.

Espe­ro me excu­sen por esta impro­vi­sa­da Refle­xión. Ten­go otras cosas de las cua­les ocuparme.

Fidel Cas­tro Ruz
Mayo 19 de 2011
4 y 16 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.