FMI: Lamen­ta­ble sím­bo­lo de un sis­te­ma capi­ta­lis­ta y patriar­cal – Stépha­nie Jac­que­mont

Des­de hace unos días, todos los medios de comu­ni­ca­ción inter­na­cio­na­les infor­man de una posi­ble agre­sión sexual come­ti­da por Domi­ni­que Strauss Kahn en Nue­va York, y la foto del direc­tor gene­ral del FMI espo­sa­do dio la vuel­ta al mun­do. Sin pro­nun­ciar­nos sobre su even­tual cul­pa­bi­li­dad en este suce­so, que­re­mos denun­ciar otro tipo de escán­da­lo: las accio­nes del pro­pio FMI.

Al con­tra­rio de lo que pro­cla­man sus res­pon­sa­bles, el FMI no es la ins­ti­tu­ción que ayu­da a los paí­ses en cri­sis, sino la que impo­ne pro­gra­mas dra­co­nia­nos de aus­te­ri­dad y que defien­de un mode­lo eco­nó­mi­co estruc­tu­ral­men­te gene­ra­dor de pobre­za y des­igual­dad. Es el pro­pio accio­nar del FMI y de aque­llos que sos­tie­nen la mun­dia­li­za­ción neo­li­be­ral lo que hace recaer el peso de la cri­sis sobre las pobla­cio­nes, que son sus pri­me­ras víc­ti­mas. Si se pue­de hablar de res­ca­te en este asun­to, se tra­ta más bien el de los ban­cos, mien­tras los pue­blos son sacri­fi­ca­dos. Pro­fun­da­men­te anti­de­mo­crá­ti­co, ya que los paí­ses más ricos dis­po­nen de más de la mitad de los votos en el seno del con­se­jo de admi­nis­tra­ción, el FMI es de hecho un ins­tru­men­to de las gran­des poten­cias uti­li­za­do para vigi­lar el man­te­ni­mien­to del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y de los intere­ses de las gran­des socie­da­des trans­na­cio­na­les.

Muy acti­vo duran­tes varias déca­das en Áfri­ca, en Lati­noa­mé­ri­ca, en Asia y en Euro­pa del Este, apro­ve­chó la cri­sis que esta­lló en los años 2007 – 2008 para intro­du­cir­se sóli­da­men­te en Euro­pa occi­den­tal. Así impo­ne a los pue­blos de los paí­ses más indus­tria­li­za­dos las mis­mas rece­tas noci­vas que lle­va­ron a un trá­gi­co calle­jón sin sali­da a los paí­ses del Sur que las apli­ca­ron.

En los Esta­dos Uni­dos, trein­ta años de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les per­mi­tie­ron una des­re­gla­men­ta­ción gene­ra­li­za­da del sec­tor finan­cie­ro, que lle­vó direc­ta­men­te a esta enor­me cri­sis. Duran­te su pri­me­ra fase (2007−2009), algu­nos «amor­ti­gua­do­res socia­les» se esta­ble­cie­ron, sólo tem­po­ral­men­te, en los Esta­dos Uni­dos y en Euro­pa, para limi­tar los ries­gos de una explo­sión social. La pues­ta en mar­cha de la estra­te­gia del shock comen­zó a par­tir de 2010 y en un prin­ci­pio afec­tó a los paí­ses más débi­les de la cade­na de endeu­da­mien­to: Gre­cia, Irlan­da, Por­tu­gal… El FMI está en el cen­tro de esta estra­te­gia.

En abril de 2009, en Lon­dres, la cum­bre del G20 deci­dió reflo­tar el FMI con el fin de per­mi­tir­le inter­ve­nir en los Esta­dos sobre endeu­da­dos. Gran gana­dor de esa ope­ra­ción, el FMI vio cómo sus capa­ci­da­des de prés­ta­mo se tri­pli­ca­ban de 250.000 a 750.000 millo­nes de dóla­res. Por pri­me­ra vez, el FMI pue­de tam­bién pen­sar en pedir prés­ta­mos en los mer­ca­dos finan­cie­ros. Des­pués de una gra­ve cri­sis de legi­ti­mi­dad a comien­zos de los años 2000, debi­do al fra­ca­so de sus polí­ti­cas en los paí­ses del Sur y a las nume­ro­sas rebe­lio­nes anti-FMI, pare­ce que los tiem­pos de vacas fla­cas han ter­mi­na­do para esta ins­ti­tu­ción. En con­se­cuen­cia, en menos de un año ha abier­to una línea de cré­di­to en una dece­na de paí­ses euro­peos e inter­vie­ne des­de aho­ra en múl­ti­ples fren­tes.

En ese con­tex­to, DSK se esfuer­za por comu­ni­car la idea de un FMI nue­vo, en rup­tu­ra con los erro­res del pasa­do… Sin embar­go, la lógi­ca de las polí­ti­cas impues­tas no ha cam­bia­do. Un ver­da­de­ro hura­cán de aus­te­ri­dad se aba­te sobre Euro­pa. Las dele­ga­cio­nes del FMI son envia­das simul­tá­nea­men­te a las gran­des capi­ta­les y estu­dian, des­de lo alto de sus habi­ta­cio­nes en los hote­les de lujo y des­de las ofi­ci­nas del minis­te­rio de Finan­zas que ocu­pan como si fue­ran pro­pias, el balan­ce con­ta­ble de sus pla­nes sin con­si­de­rar las con­se­cuen­cias socia­les.

Los ejem­plos son nume­ro­sos. El FMI sus­pen­de un cré­di­to a Ucra­nia como con­se­cuen­cia de la deci­sión del gobierno ucra­niano de aumen­tar el sala­rio míni­mo; para poder con­ti­nuar reci­bien­do finan­cia­mien­to por par­te del FMI y de la Unión Euro­pea, Leto­nia debe redu­cir drás­ti­ca­men­te los sala­rios de los fun­cio­na­rios y las pen­sio­nes de jubi­la­ción; Gre­cia debe acep­tar unas pri­va­ti­za­cio­nes mayo­res que las pre­vis­tas ini­cial­men­te y cues­tio­nar la con­ti­nui­dad de muchos dere­chos socia­les; Islan­dia, para reci­bir el aval del FMI, bus­ca con­tor­near la volun­tad popu­lar que ya se expre­só por refe­rén­dum, en dos oca­sio­nes, con­tra el pago de la deu­da. En todos lados, el FMI da la razón a los ban­que­ros en con­tra de los intere­ses de los pue­blos. En todos lados, favo­re­ce la pro­fun­di­za­ción espec­ta­cu­lar de las des­igual­da­des, el desa­rro­llo de la corrup­ción, el man­te­ni­mien­to de los pue­blos en la sumi­sión al neo­li­be­ra­lis­mo. Mien­tras algu­nos espe­ra­ban que DSK ins­tau­ra­ría de for­ma dura­de­ra una polí­ti­ca neo­key­ne­sia­na, de hecho está apli­can­do una polí­ti­ca ultra­li­be­ral, dig­na de Frie­drich von Hayek y Mil­ton Fried­man. Con­trac­ción de la deman­da públi­ca, com­pre­sión de los sala­rios, pre­ca­ri­za­ción del empleo, pri­va­ti­za­cio­nes cons­ti­tu­yen el núcleo de su orien­ta­ción.

Más allá de este aspec­to, el actual sis­te­ma inter­na­cio­nal no es sola­men­te capi­ta­lis­ta sino tam­bién patriar­cal y machis­ta. Sólo han sido hom­bres, has­ta hora, los pre­si­den­tes de ins­ti­tu­cio­nes tales como el FMI, el Ban­co Mun­dial y la Orga­ni­za­ción Mun­dial del Comer­cio. El machis­mo y el carác­ter patriar­cal van auto­má­ti­ca­men­te a la par con com­por­ta­mien­tos de domi­na­ción, de aco­so o de vio­len­cia sexual.

Inde­pen­dien­te­men­te de la res­pon­sa­bi­li­dad real de DSK en este caso, actual­men­te media­ti­za­do, se debe denun­ciar la tri­via­li­za­ción de tales com­por­ta­mien­tos. La lucha con­tra el capi­ta­lis­mo es indi­so­cia­ble de la lucha con­tra un sis­te­ma patriar­cal, pues­to que estos sis­te­mas de domi­na­ción tie­nen raí­ces comu­nes y se ali­men­tan mutua­men­te. La explo­ta­ción eco­nó­mi­ca y sexual de las muje­res no ha deja­do de refor­zar­se bajo los ince­san­tes ata­ques de la mun­dia­li­za­ción neo­li­be­ral pro­mo­vi­da por las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les. La tra­ta de muje­res, sus migra­cio­nes para garan­ti­zar la super­vi­ven­cia de su fami­lia, el cre­ci­mien­to expo­nen­cial de la femi­ni­za­ción de la pobre­za y de la exten­sión del tra­ba­jo infor­mal y for­za­do de las muje­res, nos lo demues­tra todos los días. La des­igual­dad de sexo, de cla­se y de raza se refuer­za sin cesar bajo los efec­tos de las polí­ti­cas impues­tas a los pue­blos espe­cial­men­te por el FMI y el Ban­co Mun­dial. La imbri­ca­ción de los sis­te­mas de domi­na­ción es tal que cual­quier eman­ci­pa­ción real de los seres huma­nos ‑hom­bres y muje­res- no podrá rea­li­zar­se sin com­ba­tir simul­tá­nea­men­te el capi­ta­lis­mo, el racis­mo y el patriar­ca­do.

Se con­fir­men o no los hechos con­cer­nien­tes a DSK, lo que es indu­da­ble es que no pue­de haber impu­ni­dad para un fun­cio­na­rio del FMI, y todos aque­llos que tra­ba­jan para una ins­ti­tu­ción inter­na­cio­nal deben ren­dir cuen­tas de sus actos. El FMI, en tan­to que ins­ti­tu­ción, debe tam­bién ser enjui­cia­do por las múl­ti­ples vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos fun­da­men­ta­les que ha come­ti­do y que con­ti­núa come­tien­do en muchí­si­mos paí­ses. La sus­ti­tu­ción del FMI por un orga­nis­mo demo­crá­ti­co mun­dial encar­ga­do de la esta­bi­li­dad de las mone­das y de la lucha con­tra la espe­cu­la­ción finan­cie­ra es urgen­te. Des­de hace más de sesen­ta años, el FMI actúa con­tra los pue­blos con total impu­ni­dad. Aho­ra el men­sa­je debe ser cla­ro: el FMI por enci­ma de la ley está aca­ba­do.

Tra­du­ci­do por Gri­sel­da Pine­ro.

Los auto­res son miem­bros del Comi­té para la Anu­la­ción de la Deu­da del Ter­cer Mun­do (CADTM, www​.cadtm​.org). A apa­re­cer a fines de mayo: Damien Millet y Eric Tous­saint (coor­di­na­do­res), La Det­te ou la Vie (La deu­da o la vida), Aden-CADTM, Bru­se­las-Lie­ja, 2011.

. * – Damien Millet – Eric Tous­saint – Chris­ti­ne Van­den Dae­len (CADTM)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *