Comi­té Vene­zo­lano de solidarida​d con Joa­quin Perez Becerra

Han pasa­do casi un mes des­de que Joa­quín Pérez Bece­rra fue­ra entre­ga­do des­de Vene­zue­la al Gobierno colom­biano, un hecho que sacu­dió muchas con­cien­cias y lla­mó a la refle­xión a cien­tos que vol­ca­ron sus ideas en decla­ra­cio­nes de todo tipo: ana­lí­ti­cas algu­nas, car­ga­das de emo­ti­vi­dad otras, más o menos vehe­men­tes, sope­sa­das, pro­fun­das, radi­ca­les o apa­sio­na­das. Todo un aba­ni­co de reac­cio­nes espontáneas.
 
Solo en el medio digi­tal Apo­rrea, en la pri­me­ra sema­na des­pués del suce­so, se pro­du­je­ron más de 150 artícu­los de opi­nión. Fren­te al silen­cio ofi­cial, los espa­cios libres fue­ron lle­nán­do­se de voces que pedían res­pues­tas, que recha­za­ban lo que con­si­de­ra­ban algo impro­pio para un Gobierno revo­lu­cio­na­rio. Más tar­de y tími­da­men­te sur­gie­ron algu­nos que tra­ta­ban de jus­ti­fi­car el hecho, basa­dos prin­ci­pal­men­te en una irres­tric­ta incon­di­cio­na­li­dad con las deci­sio­nes toma­das por Pre­si­den­te Hugo Chávez.
 
La soli­da­ri­dad nacio­nal e inter­na­cio­nal no tar­dó en lle­gar; a la fecha más de 180 orga­ni­za­cio­nes de todo tipo y de dis­tin­tas nacio­na­li­da­des han envia­do su alien­to y apo­yo, cen­te­na­res de per­so­nas se han pro­nun­cia­do, no solo por la inme­dia­ta liber­tad del comu­ni­ca­dor sue­co-colom­biano, si no tam­bién asu­mien­do la nece­si­dad urgen­te de garan­ti­zar que esto no vuel­va a ocu­rrir en nin­gún rin­cón del planeta…mucho menos en Vene­zue­la… NUNCA MÁS UN PERSEGUIDO POLÍTICO DEBERÍA SER ENTREGADO A SUS VERDUGOS!
 
No sería exa­ge­ra­do plan­tear que hay un antes y un des­pués de la entre­ga de Joa­quín, algo que tal vez solo pue­da vis­lum­brar­se en las inter-sub­je­ti­vi­da­des de quie­nes aspi­ra­mos a ese otro mun­do posi­ble y nece­sa­rio, com­pro­me­ti­dos con una éti­ca vital y dis­tin­ta, algo que algu­nos cali­fi­ca­ron como “la frac­tu­ra de la con­fian­za”, pero que podría lle­gar a trans­for­mar­se en algo más para­li­zan­te y derro­tis­ta: “la pér­di­da de la esperanza”.
 
 Por eso resul­ta preo­cu­pan­te el des­plie­gue den­tro de ese con­tex­to de una espe­cie de gue­rra decla­ra­da de epí­te­tos y des­ca­li­fi­ca­cio­nes que lamen­ta­ble­men­te han logra­do des­pla­zar la dis­cu­sión ori­gi­nal y de fon­do, entor­pe­cien­do y enra­re­cien­do cada vez más la nece­si­dad de deba­tir con altu­ra y pro­fun­di­dad un tema tan trascendente.
 
 Esta­mos con­ven­ci­dos que las des­ca­li­fi­ca­cio­nes y los insul­tos solo sir­ven para opa­car los argu­men­tos, obs­truir el diá­lo­go y nublar la razón. A nues­tro enten­der no es posi­ble rea­li­zar un inter­cam­bio fruc­tí­fe­ro de ideas, una polé­mi­ca basa­da en con­cep­tos y cri­te­rios de valor, un deba­te fran­co en pos de la ver­dad y la cer­te­za, si una par­te cali­fi­ca a la otra de “buró­cra­tas prag­má­ti­cos y medio­cres” o de “rene­ga­dos y trai­do­res” o a la inver­sa se acu­sa a la par­te con­tra­ria de “inte­lec­tua­les mar­xis­tas-leni­nis­tas des­fa­sa­dos” o de movi­mien­tos “infil­tra­dos por la CIA”, por­ta­do­res de mucha teo­ría “pero fra­ca­sa­dos en su ultra-izquier­dis­mo trasnochado”.
 
De esa mane­ra los espa­cios para un deba­te escla­re­ce­dor se cie­rran. Por­que des­de en el mis­mo momen­to en cree­mos que las ideas de nues­tros inter­lo­cu­to­res care­cen de vali­dez algu­na, des­de el ins­tan­te en que lo enten­de­mos mere­ce­do­res de tales des­ca­li­fi­ca­cio­nes, los esta­mos con­si­de­ran­do no sufi­cien­te­men­te dig­nos de ser escu­cha­dos y con­si­de­ra­dos como par­tes meri­to­rias de un pro­ce­so diver­so y contradictorio.
 Tal tra­ta­mien­to de las con­tra­dic­cio­nes y dife­ren­cias entre sec­to­res que han com­par­ti­do posi­cio­nes anti­im­pe­ria­lis­tas y enfre­na­mien­tos con las dere­chas impe­ni­ten­tes, y que han cami­na­do un lar­go y fruc­tí­fe­ro tre­cho jun­tos, aun man­te­nien­do dife­ren­cias, es a todas luces inade­cua­do e infecundo.Porque no se tra­ta de una pelea a muer­te don­de gana el más fuer­te, el que tie­ne más poder o el que gri­ta más; mucho menos es cues­tión de abrir las puer­tas del infierno para cobrar vie­jas deu­das acu­mu­la­das y hacer revan­cha por cada una de las dis­cu­sio­nes y crí­ti­cas cen­su­ra­das o autocensuradas.
 
Se tra­ta del futu­ro de Vene­zue­la, de su posi­ción fren­te al mun­do y espe­cial­men­te fren­te a los revo­lu­cio­na­rios y revo­lu­cio­na­rias que han teji­do su espe­ra­za en torno esta patria boli­va­ria­na que le ha devuel­to actua­li­dad a los cam­bios revo­lu­cio­na­rios y al pro­yec­to socia­lis­ta, cata­li­zan­do un her­mo­so pro­ce­so continental.¿O aca­so tenía que venir Joa­quín para que des­cu­brié­se­mos alar­ma­dos que la com­po­si­ción his­tó­ri­ca de este pro­ce­so es un enor­me mosai­co polí­ti­co-ideo­ló­gi­co por no decir una enor­me y colo­ri­da ensalada?
 
Que­re­mos pen­sar que no obs­tan­te el por­ta­zo en la cara de “las razo­nes de esta­do” y el sabor amar­go y áci­do de la cen­su­ra, sigue exis­tien­do la posi­bi­li­dad de abrir la ven­ta­na ancha de la crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca, de la dis­cu­sión sin­ce­ra y el deba­te fren­te a fren­te ‑y sin inter­me­dia­rios- en torno a la polí­ti­ca inter­na­cio­nal de Vene­zue­la y a su rela­ción con los pue­blos her­ma­nos y los movi­mien­tos popu­la­res del con­ti­nen­te y el mun­do; reafir­man­do por esa vía la idea del inter­na­cio­na­lis­mo cuya vigen­cia cobra una impor­tan­cia estra­té­gi­ca para la defen­sa de nues­tros pue­blos opri­mi­dos y agre­di­dos, de sus luchas heroi­cas y sus con­quis­tas, en el duro com­ba­te con­tra un enemi­go común cada vez más per­ver­so y voraz, con­tra un impe­rio mili­ta­ri­za­do, súper-explo­ta­dor y depre­da­dor, siem­pre acom­pa­ña­do de alia­dos ser­vi­les y Esta­dos canallas.
 
Nues­tro com­pro­mi­so con el pro­yec­to del socia­lis­mo boli­va­riano, con la Vene­zue­la en trán­si­to hacia él, con los paí­ses del ALBA y la revo­lu­ción con­ti­nen­tal, hoy es más fuer­te que nun­ca, así como nues­tra ple­na con­vic­ción res­pec­to al valor incon­men­su­ra­ble y la tras­cen­den­cia del lide­raz­go popu­lar del coman­dan­te Hugo Chá­vez Frías, el cual pen­sa­mos sabrá aqui­la­tar y sope­sar en su momen­to la jus­te­za de nues­tros plan­tea­mien­tos a favor de un diá­lo­go fran­co y sin­ce­ro que posi­bi­li­te al mis­mo tiem­po la con­fron­ta­ción de las ideas y el for­ta­le­ci­mien­to de la uni­dad, reco­no­cien­do siem­pre la diver­si­dad de acto­res y roles en este pro­ce­so trans­for­ma­dor a esca­la nacio­nal y continental.
 
Esta­mos con­ven­ci­dos que la soli­da­ri­dad, la éti­ca y los prin­ci­pios revo­lu­cio­na­rios son el cora­zón de cual­quier pro­ce­so de libe­ra­ción. Una éti­ca que impul­se a los pue­blos de estas tie­rras pro­mi­so­rias a la con­quis­ta del bien­es­tar colec­ti­vo, a la fra­gua de seres huma­nos nue­vos y al ama­ne­cer del con­ti­nen­te y la huma­ni­dad toda.
 
LIBERTAD A JOAQUIN PEREZ BECERRA!
LIBERTAD A TODOS LOS
[email protected] [email protected]!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.