Comi­té Vene­zo­lano de solidarida​d con Joa­quin Perez Bece­rra

Han pasa­do casi un mes des­de que Joa­quín Pérez Bece­rra fue­ra entre­ga­do des­de Vene­zue­la al Gobierno colom­biano, un hecho que sacu­dió muchas con­cien­cias y lla­mó a la refle­xión a cien­tos que vol­ca­ron sus ideas en decla­ra­cio­nes de todo tipo: ana­lí­ti­cas algu­nas, car­ga­das de emo­ti­vi­dad otras, más o menos vehe­men­tes, sope­sa­das, pro­fun­das, radi­ca­les o apa­sio­na­das. Todo un aba­ni­co de reac­cio­nes espon­tá­neas.
 
Solo en el medio digi­tal Apo­rrea, en la pri­me­ra sema­na des­pués del suce­so, se pro­du­je­ron más de 150 artícu­los de opi­nión. Fren­te al silen­cio ofi­cial, los espa­cios libres fue­ron lle­nán­do­se de voces que pedían res­pues­tas, que recha­za­ban lo que con­si­de­ra­ban algo impro­pio para un Gobierno revo­lu­cio­na­rio. Más tar­de y tími­da­men­te sur­gie­ron algu­nos que tra­ta­ban de jus­ti­fi­car el hecho, basa­dos prin­ci­pal­men­te en una irres­tric­ta incon­di­cio­na­li­dad con las deci­sio­nes toma­das por Pre­si­den­te Hugo Chá­vez.
 
La soli­da­ri­dad nacio­nal e inter­na­cio­nal no tar­dó en lle­gar; a la fecha más de 180 orga­ni­za­cio­nes de todo tipo y de dis­tin­tas nacio­na­li­da­des han envia­do su alien­to y apo­yo, cen­te­na­res de per­so­nas se han pro­nun­cia­do, no solo por la inme­dia­ta liber­tad del comu­ni­ca­dor sue­co-colom­biano, si no tam­bién asu­mien­do la nece­si­dad urgen­te de garan­ti­zar que esto no vuel­va a ocu­rrir en nin­gún rin­cón del planeta…mucho menos en Vene­zue­la… NUNCA MÁS UN PERSEGUIDO POLÍTICO DEBERÍA SER ENTREGADO A SUS VERDUGOS!
 
No sería exa­ge­ra­do plan­tear que hay un antes y un des­pués de la entre­ga de Joa­quín, algo que tal vez solo pue­da vis­lum­brar­se en las inter-sub­je­ti­vi­da­des de quie­nes aspi­ra­mos a ese otro mun­do posi­ble y nece­sa­rio, com­pro­me­ti­dos con una éti­ca vital y dis­tin­ta, algo que algu­nos cali­fi­ca­ron como “la frac­tu­ra de la con­fian­za”, pero que podría lle­gar a trans­for­mar­se en algo más para­li­zan­te y derro­tis­ta: “la pér­di­da de la espe­ran­za”.
 
 Por eso resul­ta preo­cu­pan­te el des­plie­gue den­tro de ese con­tex­to de una espe­cie de gue­rra decla­ra­da de epí­te­tos y des­ca­li­fi­ca­cio­nes que lamen­ta­ble­men­te han logra­do des­pla­zar la dis­cu­sión ori­gi­nal y de fon­do, entor­pe­cien­do y enra­re­cien­do cada vez más la nece­si­dad de deba­tir con altu­ra y pro­fun­di­dad un tema tan tras­cen­den­te.
 
 Esta­mos con­ven­ci­dos que las des­ca­li­fi­ca­cio­nes y los insul­tos solo sir­ven para opa­car los argu­men­tos, obs­truir el diá­lo­go y nublar la razón. A nues­tro enten­der no es posi­ble rea­li­zar un inter­cam­bio fruc­tí­fe­ro de ideas, una polé­mi­ca basa­da en con­cep­tos y cri­te­rios de valor, un deba­te fran­co en pos de la ver­dad y la cer­te­za, si una par­te cali­fi­ca a la otra de “buró­cra­tas prag­má­ti­cos y medio­cres” o de “rene­ga­dos y trai­do­res” o a la inver­sa se acu­sa a la par­te con­tra­ria de “inte­lec­tua­les mar­xis­tas-leni­nis­tas des­fa­sa­dos” o de movi­mien­tos “infil­tra­dos por la CIA”, por­ta­do­res de mucha teo­ría “pero fra­ca­sa­dos en su ultra-izquier­dis­mo tras­no­cha­do”.
 
De esa mane­ra los espa­cios para un deba­te escla­re­ce­dor se cie­rran. Por­que des­de en el mis­mo momen­to en cree­mos que las ideas de nues­tros inter­lo­cu­to­res care­cen de vali­dez algu­na, des­de el ins­tan­te en que lo enten­de­mos mere­ce­do­res de tales des­ca­li­fi­ca­cio­nes, los esta­mos con­si­de­ran­do no sufi­cien­te­men­te dig­nos de ser escu­cha­dos y con­si­de­ra­dos como par­tes meri­to­rias de un pro­ce­so diver­so y con­tra­dic­to­rio.
 Tal tra­ta­mien­to de las con­tra­dic­cio­nes y dife­ren­cias entre sec­to­res que han com­par­ti­do posi­cio­nes anti­im­pe­ria­lis­tas y enfre­na­mien­tos con las dere­chas impe­ni­ten­tes, y que han cami­na­do un lar­go y fruc­tí­fe­ro tre­cho jun­tos, aun man­te­nien­do dife­ren­cias, es a todas luces inade­cua­do e infecundo.Porque no se tra­ta de una pelea a muer­te don­de gana el más fuer­te, el que tie­ne más poder o el que gri­ta más; mucho menos es cues­tión de abrir las puer­tas del infierno para cobrar vie­jas deu­das acu­mu­la­das y hacer revan­cha por cada una de las dis­cu­sio­nes y crí­ti­cas cen­su­ra­das o auto­cen­su­ra­das.
 
Se tra­ta del futu­ro de Vene­zue­la, de su posi­ción fren­te al mun­do y espe­cial­men­te fren­te a los revo­lu­cio­na­rios y revo­lu­cio­na­rias que han teji­do su espe­ra­za en torno esta patria boli­va­ria­na que le ha devuel­to actua­li­dad a los cam­bios revo­lu­cio­na­rios y al pro­yec­to socia­lis­ta, cata­li­zan­do un her­mo­so pro­ce­so continental.¿O aca­so tenía que venir Joa­quín para que des­cu­brié­se­mos alar­ma­dos que la com­po­si­ción his­tó­ri­ca de este pro­ce­so es un enor­me mosai­co polí­ti­co-ideo­ló­gi­co por no decir una enor­me y colo­ri­da ensa­la­da?
 
Que­re­mos pen­sar que no obs­tan­te el por­ta­zo en la cara de “las razo­nes de esta­do” y el sabor amar­go y áci­do de la cen­su­ra, sigue exis­tien­do la posi­bi­li­dad de abrir la ven­ta­na ancha de la crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca, de la dis­cu­sión sin­ce­ra y el deba­te fren­te a fren­te ‑y sin inter­me­dia­rios- en torno a la polí­ti­ca inter­na­cio­nal de Vene­zue­la y a su rela­ción con los pue­blos her­ma­nos y los movi­mien­tos popu­la­res del con­ti­nen­te y el mun­do; reafir­man­do por esa vía la idea del inter­na­cio­na­lis­mo cuya vigen­cia cobra una impor­tan­cia estra­té­gi­ca para la defen­sa de nues­tros pue­blos opri­mi­dos y agre­di­dos, de sus luchas heroi­cas y sus con­quis­tas, en el duro com­ba­te con­tra un enemi­go común cada vez más per­ver­so y voraz, con­tra un impe­rio mili­ta­ri­za­do, súper-explo­ta­dor y depre­da­dor, siem­pre acom­pa­ña­do de alia­dos ser­vi­les y Esta­dos cana­llas.
 
Nues­tro com­pro­mi­so con el pro­yec­to del socia­lis­mo boli­va­riano, con la Vene­zue­la en trán­si­to hacia él, con los paí­ses del ALBA y la revo­lu­ción con­ti­nen­tal, hoy es más fuer­te que nun­ca, así como nues­tra ple­na con­vic­ción res­pec­to al valor incon­men­su­ra­ble y la tras­cen­den­cia del lide­raz­go popu­lar del coman­dan­te Hugo Chá­vez Frías, el cual pen­sa­mos sabrá aqui­la­tar y sope­sar en su momen­to la jus­te­za de nues­tros plan­tea­mien­tos a favor de un diá­lo­go fran­co y sin­ce­ro que posi­bi­li­te al mis­mo tiem­po la con­fron­ta­ción de las ideas y el for­ta­le­ci­mien­to de la uni­dad, reco­no­cien­do siem­pre la diver­si­dad de acto­res y roles en este pro­ce­so trans­for­ma­dor a esca­la nacio­nal y con­ti­nen­tal.
 
Esta­mos con­ven­ci­dos que la soli­da­ri­dad, la éti­ca y los prin­ci­pios revo­lu­cio­na­rios son el cora­zón de cual­quier pro­ce­so de libe­ra­ción. Una éti­ca que impul­se a los pue­blos de estas tie­rras pro­mi­so­rias a la con­quis­ta del bien­es­tar colec­ti­vo, a la fra­gua de seres huma­nos nue­vos y al ama­ne­cer del con­ti­nen­te y la huma­ni­dad toda.
 
LIBERTAD A JOAQUIN PEREZ BECERRA!
LIBERTAD A TODOS LOS
[email protected] [email protected]!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *