La vio­la­ción del jefe del FMI y la acti­tud hacia Gre­cia, Por­tu­gal, Espa­ña- James Petras

Comen­ta­rios para CX36 Radio Cen­te­na­rio del soció­lo­go nor­te­ame­ri­cano, Prof. James Petras des­de Nue­va York-Esta­dos Uni­dos Lunes 16 de mayo de 2011. www. radio36. com. uy

Ánge­les: Res­ta­ble­ce­mos con­tac­to con james Petras.

Petras: Bueno, empe­za­mos. El caso más impor­tan­te es el caso de Al Nak­ba don­de los pales­ti­nos cele­bran el ani­ver­sa­rio de la catás­tro­fe cuan­do Israel lan­zó la cam­pa­ña de terror en la fun­da­ción del esta­do israe­li­ta. For­za­ron la sali­da de 800 mil pales­ti­nos a par­tir las medi­das de terro­ris­mo, masa­cres, ase­si­na­tos y robar­le a los pales­ti­nos sus tie­rras, sus casas, sus nego­cios, sus escue­las y for­za­ron a la gen­te a salir del país y vivir en cam­pos de refu­gia­dos. Y este fin de sema­na pasa­do los pales­ti­nos tra­ta­ron de cele­brar el ani­ver­sa­rio de esta catás­tro­fe con pro­tes­tas y los israe­li­tas vuel­ven a hacer una masa­cre. Mata­ron a 25 y hay más de 500 heri­dos con balas a par­tir de los ata­ques de los sol­da­dos israe­li­tas con­tra la gen­te des­ar­ma­da. Otra ins­tan­cia de acti­tud geno­ci­da de los israe­li­tas.

Y aquí en Esta­dos Uni­dos las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes judías apo­ya­ron la masa­cre. No hay nin­gu­na pala­bra de preo­cu­pa­ción ni de crí­ti­ca mucho menos. Dicen que cual­quier cosa que haga Israel con­tra los pales­ti­nos se pue­de jus­ti­fi­car, inclu­so los 500 heri­dos y 25 muer­tos. Y como siem­pre, las orga­ni­za­cio­nes más res­pe­ta­bles de hom­bres de nego­cios, pro­fe­sio­na­les, aca­dé­mi­cos, levan­tan la pro­tec­ción de Israel como el úni­co y prin­ci­pal valor uni­ver­sal, el úni­co valor que expre­sa sus intere­ses.

El segun­do tema que que­ría dis­cu­tir es el para­le­lis­mo de la vio­la­ción del jefe del Fon­do Mone­ta­rio a la muca­ma en un hotel de lujo en Nue­va York, con la acti­tud que el Fon­do Mone­ta­rio tie­ne hacia los paí­ses de sur de Euro­pa y de Amé­ri­ca Lati­na. El señor Strauss Kahn vio­ló a una mujer. For­zo­sa­men­te le impu­so sus per­ver­sio­nes sexua­les, la rap­ta, la encie­rra en el dor­mi­to­rio y no la deja salir y a par­tir de la vio­len­cia, la vio­la. Y este acto indi­vi­dual es una bue­na repre­sen­ta­ción de como actúa el Fon­do Mone­ta­rio la orga­ni­za­ción del señor Strauss Kahn: entran a un país, impo­nen su cri­te­rio, cas­ti­gan a cual­quie­ra que no es obe­dien­te y des­pués sacan la rique­za; en el caso de la mujer tra­ta de des­truir su vir­tud. Los para­le­lis­mos son fuer­tes.

La vio­la­ción sexual del jefe del Fon­do Mone­ta­rio es para­le­la con la acti­tud que ha adop­ta­do el mis­mo Strauss Kahn hacia Gre­cia, hacia Por­tu­gal, Espa­ña… Entra, cor­ta las pen­sio­nes para que los jubi­la­dos ten­gan que vivir con ham­bre, baja los sala­rios de los emplea­dos un 15%; aumen­ta la des­ocu­pa­ción, todo para que se pue­da pagar a los ban­que­ros. El señor Strauss Kahn no prac­ti­ca lo que pide a los otros.

El hotel del cri­men, el hotel de la vio­la­ción, es el prin­ci­pal hotel de lujo en el cen­tro de Manhat­tan, don­de el pre­cio de la habi­ta­ción del Sr. Strauss Kahn don­de come­tió el cri­men, cues­ta 3 mil dóla­res por noche. El sitio de la vio­la­ción era una de las habi­ta­cio­nes más lujo­sas en el hotel más lujo­so en Manhat­tan. Y es típi­co de la acti­tud: mien­tras los jefes del Fon­do Mone­ta­rio prac­ti­can la mayor osten­ta­ción de lujo, piden que los otros sacri­fi­quen la comi­da cada sema­na. Eso es una indi­ca­ción de la per­ver­sión no sim­ple­men­te moral sino polí­ti­ca de esta ins­ti­tu­ción que se lla­ma Fon­do Mone­ta­rio.

El últi­mo tema que que­ría tra­tar es la masa­cre en Méxi­co: 40 mil per­so­nas han muer­to des­de que gobier­na Cal­de­rón, el pre­si­den­te frau­du­len­to que lan­zó la gue­rra con­tra los nar­co­tra­fi­can­tes. Aho­ra, lo que mucha gen­te no sabe, es que los tra­fi­can­tes están ínti­ma­men­te vin­cu­la­dos con los ban­cos más impor­tan­tes de Esta­dos Uni­dos. Un ban­co sólo (Wacho­via) ha lava­do 373 mil millo­nes de dóla­res en cua­tro años, entre 2004 y 2007. Ese dine­ro es esen­cial para las ganan­cias de los tra­fi­can­tes y sin el apo­yo del lava­do del dine­ro por los ban­cos nor­te­ame­ri­ca­nos los nar­co­tra­fi­can­tes no pue­den finan­ciar su acti­vi­da­des.

Y digo los ban­cos más impor­tan­tes: Bank of Amé­ri­ca; City Bank; Wacho­via, Wells Far­go- todos los ban­cos más impor­tan­tes están impli­ca­dos. Y si un sólo ban­co ha lava­do 370 mil millo­nes, ¿cuán­to más los otros ban­cos. ¿Y por qué están invo­lu­cra­dos en eso? Por­que hay enor­mes ganan­cias lavan­do dine­ro. Reci­ben dine­ro y reci­ben comi­sio­nes para lavar y des­pués pres­tan el dine­ro a tasas de inte­rés cin­co veces más altas que lo que pagan a los depó­si­tos de los tra­fi­can­tes.

Y uno dice ¿qué pasó con los ban­cos cuan­do se des­cu­brió que están lavan­do dine­ro a los prin­ci­pa­les ase­si­nos de 40 mil mexi­ca­nos? Nada. Paga­ron una mul­ta que sólo era el uno por cien­to de las ganan­cias en un año. ¡Uno por cien­to! Nin­guno fue a la cár­cel y muchos de los altos fun­cio­na­rios de los ban­cos, ter­mi­nan toman­do pues­tos en el gobierno de Bush y Oba­ma y son los prin­ci­pa­les finan­cis­tas de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les con­gre­sis­tas y pre­si­den­cia­les. Por eso de los ban­cos, nada; de los tra­fi­can­tes, muer­tos.

Pero todos fun­cio­nan jun­tos. Uno lle­ga al ban­co, se rela­cio­na con los tra­fi­can­tes, des­pués entra a la Casa Blan­ca o al Con­gre­so y no san­cio­nan a los ban­cos por­que son sus socios, son el lugar don­de van a ter­mi­nar su carre­ra. Por­que des­pués de algu­nos años en el gobierno ter­mi­nan vol­vien­do a los ban­cos y siguen las tran­sac­cio­nes con los tra­fi­can­tes. Enton­ces todo la gue­rra con­tra los nar­co­tra­fi­can­tes es una far­sa y los úni­cos que sufren son los mexi­ca­nos que se están enfren­tan­do a la des­truc­ción de su país, gra­cias al apo­yo mili­tar de los Esta­dos Uni­dos al gobierno y el apo­yo finan­cie­ro a los tra­fi­can­tes. Washing­ton está invo­lu­cra­do en ambos lados: tan­to fren­te a la mili­ta­ri­za­ción del gobierno como fren­te al finan­cia­mien­to de los tra­fi­can­tes.

Extrac­ta­do por La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *