La vio­la­ción del jefe del FMI y la acti­tud hacia Gre­cia, Por­tu­gal, Espa­ña- James Petras

Comen­ta­rios para CX36 Radio Cen­te­na­rio del soció­lo­go nor­te­ame­ri­cano, Prof. James Petras des­de Nue­va York-Esta­dos Uni­dos Lunes 16 de mayo de 2011. www. radio36. com. uy

Ánge­les: Res­ta­ble­ce­mos con­tac­to con james Petras.

Petras: Bueno, empe­za­mos. El caso más impor­tan­te es el caso de Al Nak­ba don­de los pales­ti­nos cele­bran el ani­ver­sa­rio de la catás­tro­fe cuan­do Israel lan­zó la cam­pa­ña de terror en la fun­da­ción del esta­do israe­li­ta. For­za­ron la sali­da de 800 mil pales­ti­nos a par­tir las medi­das de terro­ris­mo, masa­cres, ase­si­na­tos y robar­le a los pales­ti­nos sus tie­rras, sus casas, sus nego­cios, sus escue­las y for­za­ron a la gen­te a salir del país y vivir en cam­pos de refu­gia­dos. Y este fin de sema­na pasa­do los pales­ti­nos tra­ta­ron de cele­brar el ani­ver­sa­rio de esta catás­tro­fe con pro­tes­tas y los israe­li­tas vuel­ven a hacer una masa­cre. Mata­ron a 25 y hay más de 500 heri­dos con balas a par­tir de los ata­ques de los sol­da­dos israe­li­tas con­tra la gen­te des­ar­ma­da. Otra ins­tan­cia de acti­tud geno­ci­da de los israelitas.

Y aquí en Esta­dos Uni­dos las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes judías apo­ya­ron la masa­cre. No hay nin­gu­na pala­bra de preo­cu­pa­ción ni de crí­ti­ca mucho menos. Dicen que cual­quier cosa que haga Israel con­tra los pales­ti­nos se pue­de jus­ti­fi­car, inclu­so los 500 heri­dos y 25 muer­tos. Y como siem­pre, las orga­ni­za­cio­nes más res­pe­ta­bles de hom­bres de nego­cios, pro­fe­sio­na­les, aca­dé­mi­cos, levan­tan la pro­tec­ción de Israel como el úni­co y prin­ci­pal valor uni­ver­sal, el úni­co valor que expre­sa sus intereses.

El segun­do tema que que­ría dis­cu­tir es el para­le­lis­mo de la vio­la­ción del jefe del Fon­do Mone­ta­rio a la muca­ma en un hotel de lujo en Nue­va York, con la acti­tud que el Fon­do Mone­ta­rio tie­ne hacia los paí­ses de sur de Euro­pa y de Amé­ri­ca Lati­na. El señor Strauss Kahn vio­ló a una mujer. For­zo­sa­men­te le impu­so sus per­ver­sio­nes sexua­les, la rap­ta, la encie­rra en el dor­mi­to­rio y no la deja salir y a par­tir de la vio­len­cia, la vio­la. Y este acto indi­vi­dual es una bue­na repre­sen­ta­ción de como actúa el Fon­do Mone­ta­rio la orga­ni­za­ción del señor Strauss Kahn: entran a un país, impo­nen su cri­te­rio, cas­ti­gan a cual­quie­ra que no es obe­dien­te y des­pués sacan la rique­za; en el caso de la mujer tra­ta de des­truir su vir­tud. Los para­le­lis­mos son fuertes.

La vio­la­ción sexual del jefe del Fon­do Mone­ta­rio es para­le­la con la acti­tud que ha adop­ta­do el mis­mo Strauss Kahn hacia Gre­cia, hacia Por­tu­gal, Espa­ña… Entra, cor­ta las pen­sio­nes para que los jubi­la­dos ten­gan que vivir con ham­bre, baja los sala­rios de los emplea­dos un 15%; aumen­ta la des­ocu­pa­ción, todo para que se pue­da pagar a los ban­que­ros. El señor Strauss Kahn no prac­ti­ca lo que pide a los otros.

El hotel del cri­men, el hotel de la vio­la­ción, es el prin­ci­pal hotel de lujo en el cen­tro de Manhat­tan, don­de el pre­cio de la habi­ta­ción del Sr. Strauss Kahn don­de come­tió el cri­men, cues­ta 3 mil dóla­res por noche. El sitio de la vio­la­ción era una de las habi­ta­cio­nes más lujo­sas en el hotel más lujo­so en Manhat­tan. Y es típi­co de la acti­tud: mien­tras los jefes del Fon­do Mone­ta­rio prac­ti­can la mayor osten­ta­ción de lujo, piden que los otros sacri­fi­quen la comi­da cada sema­na. Eso es una indi­ca­ción de la per­ver­sión no sim­ple­men­te moral sino polí­ti­ca de esta ins­ti­tu­ción que se lla­ma Fon­do Monetario.

El últi­mo tema que que­ría tra­tar es la masa­cre en Méxi­co: 40 mil per­so­nas han muer­to des­de que gobier­na Cal­de­rón, el pre­si­den­te frau­du­len­to que lan­zó la gue­rra con­tra los nar­co­tra­fi­can­tes. Aho­ra, lo que mucha gen­te no sabe, es que los tra­fi­can­tes están ínti­ma­men­te vin­cu­la­dos con los ban­cos más impor­tan­tes de Esta­dos Uni­dos. Un ban­co sólo (Wacho­via) ha lava­do 373 mil millo­nes de dóla­res en cua­tro años, entre 2004 y 2007. Ese dine­ro es esen­cial para las ganan­cias de los tra­fi­can­tes y sin el apo­yo del lava­do del dine­ro por los ban­cos nor­te­ame­ri­ca­nos los nar­co­tra­fi­can­tes no pue­den finan­ciar su actividades.

Y digo los ban­cos más impor­tan­tes: Bank of Amé­ri­ca; City Bank; Wacho­via, Wells Far­go- todos los ban­cos más impor­tan­tes están impli­ca­dos. Y si un sólo ban­co ha lava­do 370 mil millo­nes, ¿cuán­to más los otros ban­cos. ¿Y por qué están invo­lu­cra­dos en eso? Por­que hay enor­mes ganan­cias lavan­do dine­ro. Reci­ben dine­ro y reci­ben comi­sio­nes para lavar y des­pués pres­tan el dine­ro a tasas de inte­rés cin­co veces más altas que lo que pagan a los depó­si­tos de los traficantes.

Y uno dice ¿qué pasó con los ban­cos cuan­do se des­cu­brió que están lavan­do dine­ro a los prin­ci­pa­les ase­si­nos de 40 mil mexi­ca­nos? Nada. Paga­ron una mul­ta que sólo era el uno por cien­to de las ganan­cias en un año. ¡Uno por cien­to! Nin­guno fue a la cár­cel y muchos de los altos fun­cio­na­rios de los ban­cos, ter­mi­nan toman­do pues­tos en el gobierno de Bush y Oba­ma y son los prin­ci­pa­les finan­cis­tas de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les con­gre­sis­tas y pre­si­den­cia­les. Por eso de los ban­cos, nada; de los tra­fi­can­tes, muertos.

Pero todos fun­cio­nan jun­tos. Uno lle­ga al ban­co, se rela­cio­na con los tra­fi­can­tes, des­pués entra a la Casa Blan­ca o al Con­gre­so y no san­cio­nan a los ban­cos por­que son sus socios, son el lugar don­de van a ter­mi­nar su carre­ra. Por­que des­pués de algu­nos años en el gobierno ter­mi­nan vol­vien­do a los ban­cos y siguen las tran­sac­cio­nes con los tra­fi­can­tes. Enton­ces todo la gue­rra con­tra los nar­co­tra­fi­can­tes es una far­sa y los úni­cos que sufren son los mexi­ca­nos que se están enfren­tan­do a la des­truc­ción de su país, gra­cias al apo­yo mili­tar de los Esta­dos Uni­dos al gobierno y el apo­yo finan­cie­ro a los tra­fi­can­tes. Washing­ton está invo­lu­cra­do en ambos lados: tan­to fren­te a la mili­ta­ri­za­ción del gobierno como fren­te al finan­cia­mien­to de los traficantes.

Extrac­ta­do por La Haine

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.