La sor­pren­den­te con­tra­ofen­si­va de las petro­mo­nar­quías ára­bes

7

Antes de las «revuel­tas y revo­lu­cio­nes del mun­do ára­be», el blo­que comer­cial y mone­ta­rio (hoy en sor­pren­den­te trans­for­ma­ción mili­ta­ris­ta) de las seis petro­mo­nar­quías del Con­se­jo de Coope­ra­ción de los Paí­ses Ára­bes del Gol­fo (CCPAG) –Ara­bia Sau­di­ta, Kuwait, Qatar, Bah­rein, Omán y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos– hace menos de dos años se había atre­vi­do a lan­zar el pro­yec­to teme­ra­rio de una divi­sa común (el «gul­fo» o «kha­lee­ji») para des­pla­zar al dólar en la ven­ta de sus hidro­car­bu­ros.

Exis­te abun­dan­te lite­ra­tu­ra que refie­re que uno de los peca­dos capi­ta­les de Sad­dam Hus­sein a los ojos uni­la­te­ra­les de Esta­dos Uni­dos (y, por exten­sión, de la OTAN) había sido el cobro de los hidro­car­bu­ros de Irak en euros (hoy vapu­lea­dos por «la gue­rra de divi­sas» des­ata­da por Wall Street).

Ade­más de la cap­tu­ra de los hidro­car­bu­ros de Libia por la OTAN, ya no se diga de una par­te sus­tan­cial del mayor acuí­fe­ro de agua fres­ca del mun­do en la región de Cire­nai­ca (capi­tal Ben­ga­si), John Per­kins –autor del libro impac­tan­te (por pro­ve­nir de las entra­ñas del sio­nis­mo anglo­sa­jón finan­cie­ris­ta, que es inhe­ren­te­men­te misán­tro­po) de hace sie­te años Con­fe­sio­nes de un sica­rio eco­nó­mi­co– ase­ve­ra que el pro­yec­to de Muam­mar Kada­fi de lan­zar una divi­sa afri­ca­na común (el dinar-oro) para sus­ti­tuir al inser­vi­ble dólar sig­ni­fi­có su des­gra­cia con sus ante­rio­res alia­dos de las pla­zas finan­cie­ras de la OTAN (ICH, 26/​4/​11).

Ubi­co esta tri­ple afren­ta con­tra el dólar –de Irak, el CCPAG‑6 y Libia, en un lap­so de ocho años– para enten­der lo que acon­te­ció ayer, suce­de aho­ra y pue­de ocu­rrir en un futu­ro.
Sería un gra­ve error de jui­cio sos­la­yar tan­to la cri­sis del finan­cie­ris­ta sio­nis­mo anglo­sa­jón como la sequía cre­di­ti­cia del mode­lo «occi­den­tal» capi­ta­lis­ta en los acon­te­ci­mien­tos que han sacu­di­do al mun­do ára­be sin excep­ción.

La dupla inva­so­ra anglo­sa­jo­na hipo­te­có las finan­zas de Irak. Aho­ra, Esta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña cap­tu­ra­ron más de 60 mil millo­nes de dóla­res de los depó­si­tos de Libia en sus ban­cos (con el pre­tex­to «huma­ni­ta­rio»).

El des­po­jo obs­ceno de las finan­zas de Irak y Libia, amén de la hipo­te­ca de sus hidro­car­bu­ros, es un jue­go de niños com­pa­ra­do con lo que pue­de suce­der con las colo­sa­les for­tu­nas del CCPAG‑6 que corren peli­gro de ser arre­ba­ta­das por el finan­cie­ris­ta sio­nis­mo anglo­sa­jón que osten­ta la expe­rien­cia y la téc­ni­ca inigua­la­bles de sus ante­ce­so­res pira­tas, ya no se diga la cober­tu­ra mili­tar nuclear de la OTAN.

En la fase de la sequía cre­di­ti­cia glo­bal, la suma de las reser­vas de divi­sas del CCPAG‑6 lo colo­ca­ría en el cuar­to lugar mun­dial con 555 mil 630 millo­nes de dóla­res: detrás de Chi­na, Japón y la euro­zo­na. Ara­bia Sau­di­ta sola (que de por sí ya osten­ta el cuar­to lugar mun­dial) apor­ta 82 por cien­to de todas las reser­vas del CCPAG‑6.

Mas rele­van­te­men­te, el CCPAG‑6 posee sus­tan­cia­les «fon­dos sobe­ra­nos de rique­za» (wealth sove­reign funds), de los mayo­res del mun­do, que dupli­can sus reser­vas de divi­sas. Reco­mien­do el repor­te al res­pec­to de The­Cit­yUk (abril de 2011).

En la deli­ca­da coyun­tu­ra de la cri­sis cre­di­ti­cia de «Occi­den­te», pro­vo­ca­da por su las­ci­via espe­cu­la­ti­va, es mi muy humil­de hipó­te­sis que el finan­cie­ris­ta sio­nis­mo anglo­sa­jón se pre­pa­ra a des­po­jar al esti­lo pira­ta las rique­zas acu­mu­la­das (reser­vas de divi­sas y «fon­dos sobe­ra­nos de rique­za») del CCPAG‑6.

No hay que per­der de vis­ta el ante­ce­den­te de que el sinies­tro Gru­po Carly­le (pro­pie­dad catas­tral del nepo­tis­mo bushiano) esta­fó enor­mes sumas de dine­ro a Kuwait, uno de los miem­bros del CCPAG‑6 (arab­fi­nan­ce, 2/​12/​09).

Dubai, uno de los sie­te de la fede­ra­ción de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos y rele­van­te pla­za finan­cie­ra del CCPAG‑6, toda­vía no se repo­ne de su des­ca­la­bro inmo­bi­lia­rio de hace menos de dos años.

Las seis petro­mo­nar­quías del CCPAG crea­do hace 30 años tie­nen un terri­to­rio de casi 2.7 millo­nes de kiló­me­tros cua­dra­dos, una pobla­ción total de casi 45 millo­nes, un PIB (medi­do en poder adqui­si­ti­vo) de 1.95 billo­nes de dóla­res (¡67.86 por cien­to del total de los 22 paí­ses del mun­do ára­be!), pro­du­ce alre­de­dor de 15 millo­nes de barri­les al día y, sobre todo, deten­ta alre­de­dor de 45 por cien­to de las reser­vas de petró­leo y 25 por cien­to del gas a esca­la pla­ne­ta­ria.

Las seis bases mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos (y una de Fran­cia en los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos) en el CCPAG‑6, más que para pro­te­ger­lo de sus enemi­gos (como publi­ci­tan) pare­ce­rían ser­vir de gra­va­men indi­rec­to a la pro­duc­ción y trán­si­to de los hidro­car­bu­ros del Gol­fo Pér­si­co (con excep­ción de Irán).

A raíz de la «revo­lu­ción del jaz­mín» el CCPAG‑6 cam­bió sor­pren­den­te­men­te su ros­tro.
El derro­ca­mien­to y ahor­ca­mien­to del suni­ta Sad­dam Hus­sein por la inva­sión de la dupla anglo­sa­jo­na favo­re­ció en últi­ma ins­tan­cia a la teo­cra­cia chií­ta de Irán, lo cual empe­zó a alte­rar la corre­la­ción de fuer­zas en el Gol­fo Pér­si­co en detri­men­to del CCPAG‑6, cuyos alia­dos fue­ron pues­tos en jaque a prin­ci­pios de año des­de Yemen (Ali Abda­lá Saleh) has­ta Líbano (el depues­to pri­mer minis­tro suni­ta Saad Hari­ri).

Pero nada se com­pa­ra, pri­me­ro, a la defe­nes­tra­ción de Hos­ni Muba­rak, ami­go del rey Abda­lá de Ara­bia Sau­di­ta ni, lue­go, a la revuel­ta de los chií­tas de Bah­rein (75 por cien­to de la pobla­ción) con­tra la petro­mo­nar­quía suni­ta mino­ri­ta­ria local, lo cual des­em­bo­có en la inter­ven­ción mili­tar del CCPAG‑6.

La caí­da de las dos prin­ci­pa­les poten­cias mili­ta­res sun­ni­tas del mun­do ára­be (Irak y Egip­to) angus­tió a los petro­mo­nar­cas del CCPAG‑6, quie­nes han pasa­do a una vigo­ro­sa con­tra­ofen­si­va en cua­tro fren­tes: 1) enca­be­za­dos por Qatar (y su pode­ro­sa tele­vi­so­ra Al Jazee­ra), que osten­ta el mayor PIB per cápi­ta del mun­do, que impre­sio­nó has­ta a Oba­ma (¡145 mil 300 dóla­res!; el de Méxi­co es de 13 mil 800 dóla­res), apo­ya­ron la revuel­ta de Cire­nai­ca (capi­tal Ben­ga­si) con­tra Kada­fi, de quien se cobra­ron afren­tas añe­jas; 2) dejan que corra la revuel­ta con­tra Bashar Assad en Siria –el por­tal israe­lí Deb­ka (11÷5÷11) afir­ma que el pode­ro­so prín­ci­pe Ban­dar Bin Sul­tan (ante­rior emba­ja­dor de Ara­bia Sau­di­ta en Esta­dos Uni­dos e ínti­mo de Baby Bush) ope­ra direc­ta­men­te la rebe­lión para dañar los intere­ses de Irán en Siria, Líbano y los terri­to­rios pales­ti­nos ocu­pa­dos – ; 3) aprie­tan las tuer­cas suni­tas en Líbano, y 4) nego­cian la sali­da deco­ro­sa de Ali Abda­lá Saleh de Yemen.

Mien­tras mejo­ran las rela­cio­nes de Egip­to con Irán, las del CCAPG‑6 (con sus mati­ces y suti­le­zas indi­vi­dua­les) empeo­ran dra­má­ti­ca­men­te con el país per­sa.

Como con­se­cuen­cia de la «era post Bin Laden», la volá­til situa­ción en Pakis­tán (el ver­da­de­ro alia­do mili­tar suni­ta de Ara­bia Sau­di­ta y dota­do con entre 90 y 110 bom­bas nuclea­res) afec­ta el flan­co orien­tal del CCPAG‑6, quien en for­ma espec­ta­cu­lar invi­tó a otras dos monar­quías ára­bes a inte­grar­se en su seno: Jor­da­nia (con­ti­gua a Ara­bia Sau­di­ta) y Marrue­cos (muy dis­tan­te), quie­nes no son muy pudien­tes que se diga.

Que el total de las ocho monar­quías ára­bes hayan con­for­ma­do un nue­vo blo­que ha lle­va­do a algu­nos ana­lis­tas de la penín­su­la ará­bi­ga a pro­cla­mar «la muer­te de la Liga Ára­be» (de 22 paí­ses), tra­di­cio­nal­men­te domi­na­da por la muy capaz diplo­ma­cia egip­cia.

Asis­ti­mos a dos ten­den­cias cen­trí­fu­gas en el mun­do ára­be: por un lado, la «revo­lu­ción del jaz­mín», cuyo prin­ci­pal acti­vo es Egip­to y, por otro, el CCPAG‑6 inmen­sa­men­te rico en todo, menos en agua, armas y ejér­ci­tos.

¿Sucum­bi­rán el CCPAG‑6 e Irán en la tram­pa que, a mi jui­cio, les ha ten­di­do el finan­cie­ris­ta sio­nis­mo anglo­sa­jón?

La Jor­na­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *