Bil­du, una goti­ca peque­ña… – Mar­ce­lo Alvarez

La pre­sen­cia de la coa­li­ción Bil­du en las pró­xi­mas elec­cio­nes muni­ci­pa­les y fora­les es algo que ha sido aco­gi­do con lógi­ca ale­gria por todas las per­so­nas que en Eus­kal Herria tene­mos una volun­tad demo­crá­ti­ca real, que es tan­to como decir por todas aque­llas per­so­nas que tene­mos una volun­tad de que todas las per­so­nas y todos los pro­yec­tos poli­ti­cos ten­ga­mos los mis­mos dere­chos de ser y de rea­li­zar­nos, que es tan­to como decir por todas las per­so­nas que tene­mos una ver­da­de­ra volun­tad de paz…

Esta pre­sen­cia es sin duda pro­duc­to de muchos fac­to­res y de muchas con­tra­dic­cio­nes en el blo­que de la razón de esta­do espa­ño­la, pero sin duda ha sido más que nada pro­duc­to de la exis­ten­cia de una amplia per­cep­ción en la ciu­da­da­nia vas­ca y no sólo vas­ca en muchas de sus mul­ti­ples expre­sio­nes –sin­di­cal, poli­ti­ca, cul­tu­ral, aso­cia­ti­va…- de que las pró­xi­mas elec­cio­nes iban a ser la con­cre­ción de un ver­da­de­ro gol­pe elec­to­ral en Eus­kal Herria, de unas elec­cio­nes abso­lu­ta­men­te aje­nas a cual­quier mode­lo demo­crá­ti­co y tras ellas de un repar­to ins­ti­tu­cio­nal abso­lu­ta­men­te ajeno a la pro­pia reali­dad social y poli­ti­ca vas­ca y por tan­to abso­lu­ta­men­te inva­li­da­do para solu­cio­nar de for­ma real y dura­de­ra los pro­ble­mas de pre­sen­te y de futu­ro de este país, asi como tam­bien algu­nos del pasado. 

Esa per­cep­ción duran­te las sema­nas que duró el deba­te sobre su lega­li­za­ción habia cono­ci­do un cre­cien­te pro­ce­so de inte­rio­ri­za­ción social y más aún, habia apun­ta­do hacia un cre­cien­te pro­ce­so de denun­cia social que incor­po­ra­ba ya una tam­bien cre­cien­te asis­ten­cia a las movi­li­za­cio­nes con­vo­ca­das, algo que no habia ocu­rri­do con ile­ga­li­za­cio­nes ante­rio­res y de lo que los pro­mo­to­res de ese gol­pe elec­to­ral en cier­nes han toma­do debi­da nota, hacien­do­les recu­lar en su inten­ción. Que Bil­du pue­da estar en las elec­cio­nes del pró­xi­mo domin­go no es pues una expre­sión de una recu­pe­ra­ción de cali­dad de la demo­cra­cia espa­ño­la, ni siquie­ra de su pre­dis­po­si­ción defi­ni­ti­va a situar­se en otras cla­ves res­pec­to al con­flic­to vas­co en lo que a su nudo gor­diano se refie­re, sino un logro de los sec­to­res que duran­te un ya lar­go pro­ce­so de ile­ga­li­za­cio­nes, de excep­cio­na­li­dad anti­de­mo­crá­ti­ca en Eus­kal Herria, han sufri­do y a la par han denun­cia­do esa situa­ción, han refle­xio­na­do sobre ella y han dise­ña­do un plan­tea­mien­to para enca­rar estas elec­cio­nes que ha evi­den­cia­do has­ta hacer­se­lo real­men­te incó­mo­do a la razón de esta­do el carác­ter anti­de­mo­crá­ti­co de dicha razón y tam­bien del Esta­do que la impul­sa, y los han lle­va­do a una des­le­gi­ti­ma­ción tan evi­den­te como cre­cien­te. Esto, uni­do al tam­bien cre­cien­te har­taz­go de una bue­na par­te de la ciu­da­da­nia ante la poli­ti­ca ofi­cial de recor­te de dere­chos labo­ra­les y socia­les, corrup­te­las, des­fal­cos, tram­pas y demas com­por­ta­mien­tos es algo que ha hecho al Esta­do encen­der varias de sus alar­mas pre­ven­ti­vas y sin duda ha bene­fi­cia­do a Bildu.

Sin embar­go sien­do esto asi y dicien­do que el domin­go yo tam­bien mete­ré en una urna mi voto por Bil­du si lo haré sabien­do y dicien­do que Bil­du no es mi opción real, sabien­do y dicien­do que estas elec­cio­nes tam­bien son unas elec­cio­nes anti­de­mo­crá­ti­cas por­que Bil­du no es lo que yo quie­ro votar ya que no es una opción en la que cual­quier ciu­da­dano vas­co –yo mis­mo entre ellos- haya podi­do ele­gir a sus can­di­da­tos o haya podi­do ser can­di­da­to, sabien­do que muchas de las per­so­nas que más cre­di­bi­li­dad me ofre­cen por su lar­ga tra­yec­to­ria de lucha y com­pro­mi­so no han podi­do estar en esa lis­ta y que algu­nas de las que van no me ofre­cen nin­gu­na con­fian­za pre­ci­sa­men­te por su tra­yec­to­ria, sabien­do que este voto es obli­ga­do por la supre­sión de algu­nos de mis dere­chos civi­les y poli­ti­cos más bási­cos al igual que ocu­rre a dece­nas de miles de mis con­ciu­da­da­nos, sabien­do que al dia siguien­te segui­ré tenien­do esos dere­chos igual de ampu­tados y que si quie­ro recu­pe­rar­los habré de seguir luchan­do por ello, sabien­do en suma que Bil­du no es lo que yo quie­ro votar sino que es –y hay una dife­ren­cia sus­tan­cial- lo que me dejan votar.

El domin­go vota­ré y lo haré por Bil­du pero cons­cien­te de lo que és y de lo que no es. Y para que esto no se me olvi­de ni el domin­go ni des­pués ire tara­rean­do una can­ción del ami­go Fer­min Balen­tzia que vie­ne al pelo para la oca­sión y que creo que debe­ria­mos apren­der­nos bien para los tiem­pos que vie­nen… Si hom­bre, esa que dice “por el tapón se ha esca­pa­do una goti­ca peque­ña, pero pa´quitar la sed que­re­mos toda la bote­lla”.

Tan­ta sed acu­mu­la­da no debie­ra con­for­mar­se con menos…

Mar­ce­lo Alvarez

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.