Bil­du, una goti­ca peque­ña… – Mar­ce­lo Alva­rez

La pre­sen­cia de la coa­li­ción Bil­du en las pró­xi­mas elec­cio­nes muni­ci­pa­les y fora­les es algo que ha sido aco­gi­do con lógi­ca ale­gria por todas las per­so­nas que en Eus­kal Herria tene­mos una volun­tad demo­crá­ti­ca real, que es tan­to como decir por todas aque­llas per­so­nas que tene­mos una volun­tad de que todas las per­so­nas y todos los pro­yec­tos poli­ti­cos ten­ga­mos los mis­mos dere­chos de ser y de rea­li­zar­nos, que es tan­to como decir por todas las per­so­nas que tene­mos una ver­da­de­ra volun­tad de paz…

Esta pre­sen­cia es sin duda pro­duc­to de muchos fac­to­res y de muchas con­tra­dic­cio­nes en el blo­que de la razón de esta­do espa­ño­la, pero sin duda ha sido más que nada pro­duc­to de la exis­ten­cia de una amplia per­cep­ción en la ciu­da­da­nia vas­ca y no sólo vas­ca en muchas de sus mul­ti­ples expre­sio­nes –sin­di­cal, poli­ti­ca, cul­tu­ral, aso­cia­ti­va…- de que las pró­xi­mas elec­cio­nes iban a ser la con­cre­ción de un ver­da­de­ro gol­pe elec­to­ral en Eus­kal Herria, de unas elec­cio­nes abso­lu­ta­men­te aje­nas a cual­quier mode­lo demo­crá­ti­co y tras ellas de un repar­to ins­ti­tu­cio­nal abso­lu­ta­men­te ajeno a la pro­pia reali­dad social y poli­ti­ca vas­ca y por tan­to abso­lu­ta­men­te inva­li­da­do para solu­cio­nar de for­ma real y dura­de­ra los pro­ble­mas de pre­sen­te y de futu­ro de este país, asi como tam­bien algu­nos del pasa­do. 

Esa per­cep­ción duran­te las sema­nas que duró el deba­te sobre su lega­li­za­ción habia cono­ci­do un cre­cien­te pro­ce­so de inte­rio­ri­za­ción social y más aún, habia apun­ta­do hacia un cre­cien­te pro­ce­so de denun­cia social que incor­po­ra­ba ya una tam­bien cre­cien­te asis­ten­cia a las movi­li­za­cio­nes con­vo­ca­das, algo que no habia ocu­rri­do con ile­ga­li­za­cio­nes ante­rio­res y de lo que los pro­mo­to­res de ese gol­pe elec­to­ral en cier­nes han toma­do debi­da nota, hacien­do­les recu­lar en su inten­ción. Que Bil­du pue­da estar en las elec­cio­nes del pró­xi­mo domin­go no es pues una expre­sión de una recu­pe­ra­ción de cali­dad de la demo­cra­cia espa­ño­la, ni siquie­ra de su pre­dis­po­si­ción defi­ni­ti­va a situar­se en otras cla­ves res­pec­to al con­flic­to vas­co en lo que a su nudo gor­diano se refie­re, sino un logro de los sec­to­res que duran­te un ya lar­go pro­ce­so de ile­ga­li­za­cio­nes, de excep­cio­na­li­dad anti­de­mo­crá­ti­ca en Eus­kal Herria, han sufri­do y a la par han denun­cia­do esa situa­ción, han refle­xio­na­do sobre ella y han dise­ña­do un plan­tea­mien­to para enca­rar estas elec­cio­nes que ha evi­den­cia­do has­ta hacer­se­lo real­men­te incó­mo­do a la razón de esta­do el carác­ter anti­de­mo­crá­ti­co de dicha razón y tam­bien del Esta­do que la impul­sa, y los han lle­va­do a una des­le­gi­ti­ma­ción tan evi­den­te como cre­cien­te. Esto, uni­do al tam­bien cre­cien­te har­taz­go de una bue­na par­te de la ciu­da­da­nia ante la poli­ti­ca ofi­cial de recor­te de dere­chos labo­ra­les y socia­les, corrup­te­las, des­fal­cos, tram­pas y demas com­por­ta­mien­tos es algo que ha hecho al Esta­do encen­der varias de sus alar­mas pre­ven­ti­vas y sin duda ha bene­fi­cia­do a Bil­du.

Sin embar­go sien­do esto asi y dicien­do que el domin­go yo tam­bien mete­ré en una urna mi voto por Bil­du si lo haré sabien­do y dicien­do que Bil­du no es mi opción real, sabien­do y dicien­do que estas elec­cio­nes tam­bien son unas elec­cio­nes anti­de­mo­crá­ti­cas por­que Bil­du no es lo que yo quie­ro votar ya que no es una opción en la que cual­quier ciu­da­dano vas­co –yo mis­mo entre ellos- haya podi­do ele­gir a sus can­di­da­tos o haya podi­do ser can­di­da­to, sabien­do que muchas de las per­so­nas que más cre­di­bi­li­dad me ofre­cen por su lar­ga tra­yec­to­ria de lucha y com­pro­mi­so no han podi­do estar en esa lis­ta y que algu­nas de las que van no me ofre­cen nin­gu­na con­fian­za pre­ci­sa­men­te por su tra­yec­to­ria, sabien­do que este voto es obli­ga­do por la supre­sión de algu­nos de mis dere­chos civi­les y poli­ti­cos más bási­cos al igual que ocu­rre a dece­nas de miles de mis con­ciu­da­da­nos, sabien­do que al dia siguien­te segui­ré tenien­do esos dere­chos igual de ampu­tados y que si quie­ro recu­pe­rar­los habré de seguir luchan­do por ello, sabien­do en suma que Bil­du no es lo que yo quie­ro votar sino que es –y hay una dife­ren­cia sus­tan­cial- lo que me dejan votar.

El domin­go vota­ré y lo haré por Bil­du pero cons­cien­te de lo que és y de lo que no es. Y para que esto no se me olvi­de ni el domin­go ni des­pués ire tara­rean­do una can­ción del ami­go Fer­min Balen­tzia que vie­ne al pelo para la oca­sión y que creo que debe­ria­mos apren­der­nos bien para los tiem­pos que vie­nen… Si hom­bre, esa que dice “por el tapón se ha esca­pa­do una goti­ca peque­ña, pero pa´quitar la sed que­re­mos toda la bote­lla”.

Tan­ta sed acu­mu­la­da no debie­ra con­for­mar­se con menos…

Mar­ce­lo Alva­rez

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *