«La car­ta de los que resis­tían en Amaiur ya habla de los dere­chos nacio­na­les»

Esar­te se encuen­tra entre quie­nes más saben de la his­to­ria de Nafa­rroa, es uno de los nom­bres de refe­ren­cia para quie­nes ten­gan inte­rés por aden­trar­se en el pasa­do. Ha publi­ca­do sie­te libros. Vive en Eli­zon­do y es un hom­bre pasio­nal. Pre­si­de una aso­cia­ción cul­tu­ral con el lema de los infan­zo­nes, «Pro liber­ta­te patria, gens libe­ra sta­te» (Por la liber­tad de la patria, la gen­te libe­ra al Esta­do).

EsarteA puer­tas de cum­plir­se medio mile­nio de la con­quis­ta de Nafa­rroa, la pelea entre his­to­ria­do­res se enco­na. Una bata­lla que no deja ríos de san­gre, pero que hace correr ríos de tin­ta. Esar­te es, tan­to por carác­ter como por cono­ci­mien­tos, uno de los arie­tes de quie­nes llo­ran la pér­di­da de la inde­pen­den­cia de un Esta­do que que­dó a mer­ced del impe­rio de los reyes cató­li­cos, que se levan­ta­ba a cos­ta de Al Anda­lus y Amé­ri­ca. Esar­te ha resu­mi­do para Pamie­la su has­ta hora obra mag­na, «Nava­rra, 1512 – 1530. Con­quis­ta, ocu­pa­ción y some­ti­mien­to mili­tar, civil y ecle­siás­ti­co», que ron­da las mil pági­nas, para sacar un tex­to menos grue­so: «Bre­ve his­to­ria de la inva­sión de Nava­rra (1512−1530)».

Otra vez via­ja has­ta la con­quis­ta… ¿Se ha mode­ra­do?

No, la mis­ma visión, el mis­mo tema. Más didác­ti­co, para la gen­te que tie­ne mie­do a echar­le mano al tocho.

¿Ha segui­do el con­gre­so orga­ni­za­do por UPN sobre la inva­sión de 1512?

Ellos van a su onda. Son men­tes que se encie­rran en sí mis­mas. ¡Ni siquie­ra han con­se­gui­do lle­nar el audi­to­rio! Pero, aho­ra los his­to­ria­do­res serios y la gen­te que podría con­ti­nuar con aque­llas tesis, como Pedro Mon­teano, se les esca­pan. De hecho, Mon­teano ha escri­to denun­cian­do el cri­te­rio tan cerra­do que se ha uti­li­za­do para ele­gir qué his­to­ria­do­res par­ti­ci­pan.

¿Por qué cree usted que lo han con­ver­ti­do en un guet­to?

Por­que no se atre­ven a decir que fue una inva­sión mili­tar, que con­ti­nuó des­pués con dos siglos de some­ti­mien­to mili­tar. ¡El Virrey tam­bién era el Capi­tán Gene­ral! Las Cor­tes nava­rras tra­ta­ron de legis­lar, pero al final todo se deci­día en Cas­ti­lla. El Con­se­jo Real recor­ta­ba todo lo que sur­gía de la volun­tad de los nava­rros. Ése es el camino median­te el cual un Esta­do dege­ne­ró a la pro­vin­cia que tene­mos hoy. Ya no que­da fue­ro, todo es Cons­ti­tu­ción. Hoy no pode­mos decir que exis­ta un uso o una cos­tum­bre que se res­pe­te. No que­da nada. Esto no es un Esta­do auto­nó­mi­co, nadie tie­ne auto­no­mía. Lo úni­co que exis­te es des­cen­tra­li­za­ción del poder.

Pero son ya qui­nien­tos años.

¿Y qué? Es actual por­que ya no es una cosa utó­pi­ca, por­que antes la gen­te se reía cuan­do te escu­cha­ban hablar de inde­pen­den­cia. Aho­ra no se ríe nadie. En Bar­ce­lo­na, don­de la gen­te no cono­ce a sus veci­nos, ha sali­do un 21% a votar el refe­rén­dum. El hecho de que la gen­te sal­ga a votar, sin impor­tar qué elec­ción tome, demues­tra que la inde­pen­den­cia es fac­ti­ble. Lo que une el aho­ra y lo que ocu­rrió en 1512 es la con­cien­cia de que esta nación fue ava­sa­lla­da y colo­ni­za­da para que per­die­ra sus dere­chos. Hoy levan­ta­mos la cabe­za para rei­vin­di­car esos dere­chos. No hemos renun­cia­do a ellos.

Fren­te a esto, ¿qué defien­de la otra rama de his­to­ria­do­res?

Que enton­ces no exis­tía el con­cep­to de nación. Pero es obvio que exis­tía un ideal de inde­pen­den­cia entre quie­nes lucha­ron con­tra las tro­pas del Duque de Alba. ¿Tenían leal­ta­des feu­da­les? Pues, podría ser que sí, pero cuan­do se encie­rran en Amaiur, escri­ben una car­ta dicien­do que la nación les recor­da­rá y en el que se habla posi­ti­va­men­te de dere­chos nacio­na­les. Está cla­ro que exis­tía un con­cep­to de Esta­do, que ade­más per­vi­vió en el tiem­po a tra­vés de las Cor­tes que, por ejem­plo, se resis­tían a que los forá­neos ocu­pa­ran car­gos públi­cos. Pero cada vez que los nava­rros fue­ron a Madrid per­dían más y más dere­chos. Al vol­ver, los repre­sen­tan­tes nava­rros jamás lo reco­no­cían, pero vis­to está que ya no que­dan. Ade­más, ¿qué vali­dez tie­nen esos ame­jo­ra­mien­tos si no han sido vota­dos en refe­rén­dum?

Vol­va­mos al siglo XVI. ¿En qué asun­tos dis­cre­pa usted de la línea ofi­cial?

Inten­tan ven­der­nos que fue una lucha entre nava­rros. Dicen que fue un cam­bio en la con­for­ma­ción de los Esta­dos que ocu­rrió en la mis­ma épo­ca en toda Euro­pa, pero los Esta­dos esta­ban for­ma­dos. Espa­ña y Fran­cia se dispu­taban el con­trol del mun­do, que­rían ser como los roma­nos. Los para­ofi­cia­les no quie­ren oír que en Nafa­rroa entra- ron tro­pas para ganar­se el sala­rio con el saqueo. Es men­ti­ra que fue­ran tro­pas nava­rro-cas­te­lla­nas. Esta­ba el con­de de Lerín, pero debía obe­dien­cia al cató­li­co y lle­va­ba tro­pas cas­te­lla- nas, de su cuña­do, con­de de Náje­ra.

¿Tie­ne sen­ti­do com­pa­rar la con­quis­ta de Nafa­rroa con lo que esta­ba ocu­rrien­do al mis­mo tiem­po en Amé­ri­ca?

Mucho. Tres hijos de Fran­cis­co Piza­rro ter­mi­na­ron de luchar en Nafa­rroa y se mon­ta­ron en un bar­co rum­bo a Amé­ri­ca. Pero ni en un sitio ni en otro se preo­cu­pa­ron en apren­der nada, ni aquí el eus­ka­ra ni allí las len­guas pre­co­lom­bi­nas. Sólo cono­cían la san­gre y el fue­go.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *