EEUU no entre­ga­rá la infor­ma­ción que posee sobre los des­apa­re­ci­dos en Argentina

7

Una pro­pues­ta del legis­la­dor demó­cra­ta Mau­ri­ce Hin­chey para que el direc­tor nacio­nal de inte­li­gen­cia entre­gue al Con­gre­so infor­ma­ción sobre vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos come­ti­das por la últi­ma dic­ta­du­ra argen­ti­na (1976−1983) fue recha­za­da el vier­nes en la cáma­ra baja con 214 votos en con­tra y 194 a favor.

La pro­pues­ta bus­ca­ba que los orga­nis­mos esta­dou­ni­den­ses de espio­na­je entre­ga­ran a comi­sio­nes de inte­li­gen­cia en ambas cáma­ras infor­ma­ción con­fi­den­cial sobre las vio­la­cio­nes del gobierno mili­tar argen­tino que dejó 30.000 des­apa­re­ci­dos, según las denun­cias de gru­pos de dere­chos huma­nos, con el obje­to de «arro­jar luz sobre el des­tino des­co­no­ci­do de cien­tos de niños argen­ti­nos que nacie­ron en cau­ti­ve­rio y fue­ron dis­tri­bui­dos a inte­gran­tes de los cuer­pos de seguridad».

Una medi­da simi­lar de Hin­chey en 1999 pro­vo­có la difu­sión de al menos 24.000 docu­men­tos sobre Chi­le duran­te el man­da­to del pre­si­den­te Bill Clin­ton que ayu­da­ron a enjui­ciar crí­me­nes de lesa huma­ni­dad per­pe­tra­dos duran­te la dic­ta­du­ra de Augus­to Pino­chet (1973−1990).

Los docu­men­tos demos­tra­ron que el gobierno de Esta­dos Uni­dos había esta­do muy invo­lu­cra­do en la des­es­ta­bi­li­za­ción del gobierno y eco­no­mía de Chi­le duran­te casi dos décadas.

Duran­te el deba­te del jue­ves sobre la medi­da, el repre­sen­tan­te repu­bli­cano Mike Rogers, pre­si­den­te del comi­té de espio­na­je, expre­só su opo­si­ción argu­men­tan­do que sería una dis­trac­ción de tiem­po y de recur­sos para los orga­nis­mos esta­dou­ni­den­ses de espio­na­je, que nece­si­tan con­cen­trar sus esfuer­zos en des­man­te­lar a orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas como Al-Qaida.

«No se com­pren­de cómo un país pue­de pro­cla­mar­se defen­sor de los dere­chos huma­nos y su Con­gre­so poner obs­tácu­los para que una abue­la pue­da reen­con­tra­se con su nie­to», afir­mó Alan Iud, abo­ga­do de las Abue­las de Pla­za de Mayo, quie­nes denun­cia­ron la des­apa­ri­ción de 500 niños naci­dos duran­te el cau­ti­ve­rio de sus madres en cen­tros clan­des­ti­nos de tor­tu­ra o secues­tra­dos jun­to a sus padres. En su mayo­ría los niños fue­ron adop­ta­dos ile­gal­men­te por otras fami­lias, gene­ral­men­te de mili­ta­res, y ano­ta­dos con otra identidad.

Has­ta el momen­to fue­ron iden­ti­fi­ca­dos 104 nie­tos, hoy adul­tos de entre 30 y 35 años.

Iud recor­dó que archi­vos des­cla­si­fi­ca­dos del Depar­ta­men­to de Esta­do sir­vie­ron de prue­ba en varios jui­cios con­tra repre­so­res por crí­me­nes de lesa humanidad.

«Para Abue­las sería muy impor­tan­te poder acce­der a esa infor­ma­ción que podría ayu­dar a loca­li­zar a los nie­tos», des­ta­có el abogado.

Hin­chey la cali­fi­có como una opor­tu­ni­dad desperdiciada.

«Esta­dos Uni­dos pue­de jugar un papel vital en levan­tar el velo de con­fi­den­cia­li­dad que ha rodea­do los terri­bles abu­sos de dere­chos huma­nos de los dés­po­tas regí­me­nes mili­ta­res que gober­na­ron Argen­ti­na», dijo Hin­chey en un comunicado.

«Nues­tros orga­nis­mos de espio­na­je pue­den tener la lla­ve que ayu­de a abrir algu­nos mis­te­rios sobre las iden­ti­da­des de cien­tos de ciu­da­da­nos argen­ti­nos que fue­ron sepa­ra­dos de sus fami­lias bio­ló­gi­cas como resul­ta­do de las atro­ci­da­des», agregó.

La cáma­ra baja había apro­ba­do una medi­da simi­lar en 2008, 2009 y 2010, pero las tres veces nau­fra­gó en el Senado.

Casa​Pue​blos​-noti​cias​.blogs​pot​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.