EEUU no entre­ga­rá la infor­ma­ción que posee sobre los des­apa­re­ci­dos en Argen­ti­na

7

Una pro­pues­ta del legis­la­dor demó­cra­ta Mau­ri­ce Hin­chey para que el direc­tor nacio­nal de inte­li­gen­cia entre­gue al Con­gre­so infor­ma­ción sobre vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos come­ti­das por la últi­ma dic­ta­du­ra argen­ti­na (1976−1983) fue recha­za­da el vier­nes en la cáma­ra baja con 214 votos en con­tra y 194 a favor.

La pro­pues­ta bus­ca­ba que los orga­nis­mos esta­dou­ni­den­ses de espio­na­je entre­ga­ran a comi­sio­nes de inte­li­gen­cia en ambas cáma­ras infor­ma­ción con­fi­den­cial sobre las vio­la­cio­nes del gobierno mili­tar argen­tino que dejó 30.000 des­apa­re­ci­dos, según las denun­cias de gru­pos de dere­chos huma­nos, con el obje­to de «arro­jar luz sobre el des­tino des­co­no­ci­do de cien­tos de niños argen­ti­nos que nacie­ron en cau­ti­ve­rio y fue­ron dis­tri­bui­dos a inte­gran­tes de los cuer­pos de segu­ri­dad».

Una medi­da simi­lar de Hin­chey en 1999 pro­vo­có la difu­sión de al menos 24.000 docu­men­tos sobre Chi­le duran­te el man­da­to del pre­si­den­te Bill Clin­ton que ayu­da­ron a enjui­ciar crí­me­nes de lesa huma­ni­dad per­pe­tra­dos duran­te la dic­ta­du­ra de Augus­to Pino­chet (1973−1990).

Los docu­men­tos demos­tra­ron que el gobierno de Esta­dos Uni­dos había esta­do muy invo­lu­cra­do en la des­es­ta­bi­li­za­ción del gobierno y eco­no­mía de Chi­le duran­te casi dos déca­das.

Duran­te el deba­te del jue­ves sobre la medi­da, el repre­sen­tan­te repu­bli­cano Mike Rogers, pre­si­den­te del comi­té de espio­na­je, expre­só su opo­si­ción argu­men­tan­do que sería una dis­trac­ción de tiem­po y de recur­sos para los orga­nis­mos esta­dou­ni­den­ses de espio­na­je, que nece­si­tan con­cen­trar sus esfuer­zos en des­man­te­lar a orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas como Al-Qai­da.

«No se com­pren­de cómo un país pue­de pro­cla­mar­se defen­sor de los dere­chos huma­nos y su Con­gre­so poner obs­tácu­los para que una abue­la pue­da reen­con­tra­se con su nie­to», afir­mó Alan Iud, abo­ga­do de las Abue­las de Pla­za de Mayo, quie­nes denun­cia­ron la des­apa­ri­ción de 500 niños naci­dos duran­te el cau­ti­ve­rio de sus madres en cen­tros clan­des­ti­nos de tor­tu­ra o secues­tra­dos jun­to a sus padres. En su mayo­ría los niños fue­ron adop­ta­dos ile­gal­men­te por otras fami­lias, gene­ral­men­te de mili­ta­res, y ano­ta­dos con otra iden­ti­dad.

Has­ta el momen­to fue­ron iden­ti­fi­ca­dos 104 nie­tos, hoy adul­tos de entre 30 y 35 años.

Iud recor­dó que archi­vos des­cla­si­fi­ca­dos del Depar­ta­men­to de Esta­do sir­vie­ron de prue­ba en varios jui­cios con­tra repre­so­res por crí­me­nes de lesa huma­ni­dad.

«Para Abue­las sería muy impor­tan­te poder acce­der a esa infor­ma­ción que podría ayu­dar a loca­li­zar a los nie­tos», des­ta­có el abo­ga­do.

Hin­chey la cali­fi­có como una opor­tu­ni­dad des­per­di­cia­da.

«Esta­dos Uni­dos pue­de jugar un papel vital en levan­tar el velo de con­fi­den­cia­li­dad que ha rodea­do los terri­bles abu­sos de dere­chos huma­nos de los dés­po­tas regí­me­nes mili­ta­res que gober­na­ron Argen­ti­na», dijo Hin­chey en un comu­ni­ca­do.

«Nues­tros orga­nis­mos de espio­na­je pue­den tener la lla­ve que ayu­de a abrir algu­nos mis­te­rios sobre las iden­ti­da­des de cien­tos de ciu­da­da­nos argen­ti­nos que fue­ron sepa­ra­dos de sus fami­lias bio­ló­gi­cas como resul­ta­do de las atro­ci­da­des», agre­gó.

La cáma­ra baja había apro­ba­do una medi­da simi­lar en 2008, 2009 y 2010, pero las tres veces nau­fra­gó en el Sena­do.

Casa​Pue​blos​-noti​cias​.blogs​pot​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *